Buscar

Adoración y Liberación

Por Vicente Montesinos

Etiqueta

Dios Uno y Trino

El Buen Pastor, y los malos pastores…

Vicente Montesinos

 

 

 

 

Escuchamos en este Domingo en la Santa Eucaristía como El Buen Pastor, cuida con cariño y esmero de todo su rebaño.

Me venía esta tarde a la cabeza en la Santa Eucaristía el cumplimiento de la antigua profecía de Ezequiel, en la que ante el destrozo que están haciendo los malos pastores de Israel, se afirma: “Yo mismo iré a buscar a mis ovejas, y las redimiré”.

Tiempos recios pues, aquellos, y tiempos recios los nuestros; en que Jesús, ante la actitud de los malos pastores, viene Él mismo a salvar a sus ovejas. ¿Cómo no ofrecerle nuestras humildes manos y esfuerzos? ¿Cómo no vencer la comodidad, la tibieza y el respeto humano para suplir, como buenamente podamos, y si necesario fuere, lo que dejen de hacer “los malos pastores de Israel”?

Jesús es el Buen Pastor. Y el Evangelio repite insistentemente que el Buen Pastor da la vida por sus ovejas, y lo distingue muy bien de aquél que hace las cosas no por sentirlas propias, sino a cambio de un salario… ¿Quizá es que gran parte de los pastores son hoy asalariados, y no sienten las ovejas como propias? ¿Cómo se entiende si no el abandono al que nos están sometiendo?

También nos dice el Evangelio que el asalariado, cuando llega el peligro, abandona a sus ovejas… ¿Cuantos pastores ante el peligro de ser misericordiados nos han abandonado?

…y huye, porque no le importan las ovejas… ¿Callarían si les importáramos?

Pero el Buen Pastor da la vida por las ovejas.

Pocas cosas en la vida de Jesús aparecen más claras que su faceta de Buen Pastor, con una entrega generosa, hasta el final; hasta dar la vida por los demás.

Tanta generosidad, tanta entrega, y tanto sacrificio, produjo asombro entre los que con Él convivían, y nos sigue produciendo asombro a nosotros. Un asombro que se hace palpable en el cúlmen de la entrega en el Sacramento-Sacrificio de la Eucaristía.

En este cuarto domingo de Pascua nosotros también conmemoramos a Jesús como nuestro Buen Pastor, y renovamos con Él nuestro entusiasmo y nuestro propósito de luchar, entregarnos y sacrificarnos hasta el final por todas su ovejas. Porque quizá, hoy más que nunca, estamos llamados a ser pastores. ¿O también vamos a callar?

Pedimos a Jesús que no perdamos de vista que Él es el Buen Pastor,  y que nos acompaña en los tiempos difíciles que estamos viviendo.

Cuando nos convencemos de ello, arraiga en nosotros la actitud de la entrega, y esta opción de vida adquiere una claridad meridiana, que es la de dar la vida por las ovejas.

Dar la vida… ¡por las almas…! Da mihi animas, caetera tolle, decía San Juan Bosco (Dadme almas, y llevaos todo lo demás…)

Luchar por salvar la nuestra, y la de todos los demás, contra todo y contra todos si necesario fuere.

De esto se trata. Con El Buen Pastor. Y con la ayuda de los pastores, o sin ella. Ya no cabe otra salida.

Y porque hasta el cielo no paramos, que Dios os bendiga; y Feliz Domingo de El Buen Pastor.

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Anuncios

Del sentimentalismo católico a la herejía.

Vicente Montesinos

 

papa_Francisco

 

Hoy observamos a enormes masas de católicos que idolatran al Papa Francisco.

Más allá de que desde el punto de vista del debe y el haber del presente Pontificado, no se entienden dichas efusiones (básicamente por el daño a la doctrina, la confusión y el cisma de hecho que Bergoglio está dejando a su paso), el fenómeno en sí excede a este Papa como tal, aunque su personalidad y su disfrute personal con el asunto lo han acentuado. Porque el fenómeno en sí no tiene otro nombre que sentimentalismo religioso. Y es un grave peligro.

Este sentimiento destruye la fe, convirtiéndola en un acto absolutamente subjetivo, que deja de ser un acto sobrenatural de adhesión de la inteligencia (animada por la voluntad y con la ayuda de la gracia) a las verdades inmutables de nuestra religión.

Sentimentalismo pues, que es sentimiento barato. Que destruye la razón y convierte al “católico” en un ser emocional, que hace retroceder de todo punto la recta razón.

¿Y que está suponiendo esto en la práctica? Pues que nuestra religiosidad (porque de eso se trata) no se diferencia de la de los pueblos primitivos o las tribus. Ni más ni menos.

Si al sentimentalismo le añades una pizca de populismo (que algo sabemos de eso en los últimos años) ya tienes la bella epopeya de la “Iglesia de los Pobres” montada, lo cual, a su vez, de forma sentimentaloide y falsaria, genera más populismo, y más sentimentalismo. Más idolatría al líder de la manada, y más ausencia de fe y razón ciertas y verdaderas.

La Iglesia de Cristo fue, es y será siempre la de todos. Pobres y ricos. Altos y bajos. Guapos y feos. La Iglesia ha enseñado siempre a sus hijos ricos el buen uso de las riquezas, y a sus hijos pobres a amar y aceptar la pobreza. ¿O no era rico José de Arimatea que cedió su sepulcro nuevo para que Nuestro Señor fuera enterrado, y después resucitara?

La actual jerarquía, lejos de formar a la grey en la recta conciencia, discernimiento, fe y razón, potencia este debastador sentimentalismo, que prohibe “hacer proselitismo” hablando de Cristo, y lanza camisetas con el “Super Papa”, que lleva en la mano una “cartera de valores”.

Es la tribalización de Nuestra Iglesia. Es el “siento, luego creo”. Es el sentimentalismo inmanentista, por el que rápidamente nos deslizamos por la ladera del panecumenismo, y la del “paz y amor, y el Plus pa’l salón.

Ya no se trata de creer en las verdades inmutables de Nuestra Fe, proclamadas por Cristo y salvaguardadas por Nuestra Santa Madre Iglesia durante 2000 años. Hasta ahora. Porque ahora se trata de “sentir”, aunque sea algo vago, abstracto, espiritual, lo que sea… “Sentir”… Y de ahí a la relatividad de la verdad y de todas sus formas, entre las que, por supuesto, están las dogmáticas.

Es la supra-religión que vislumbró Sanahuja. Es el Nuevo Orden Mundial. Es el “vive y dejà vivir”, que sustituye a los mandamientos de la Ley de Dios.

Es el “Gaudete”. “Gaudete”. Diviértanse. No vayan a molestar a la gente con Jesucristo y su mensaje de salvación para el hombre, sellado con su sangre, y confirmado con su resurrección glosiosa. ¡No hagan proselitismo, boludos!

¿Y quien soy yo para “juzgar a nadie”?  (salvo a los católicos fieles a la verdad inmutable).

A la vista de los expuesto ya no hay herejes, ya no hay una religión verdadera ni religiones falsas. Ya no existe la Iglesia de Dios. Solo “hermanos, separados por matices, pero unidos en lo sustancial”

¿Quién soy yo?… Excepto si se trata de católicos dispuestos a defender que la Verdad es una y que sólo por Jesucristo se va a Dios Padre. Entonces… ¡Te vas a enterar de quién soy yo!

Y porque hasta el cielo no paramos… ¡Que Dios os bendiga!

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Yo quiero hacer “marketing” de Jesucristo…

Vicente Montesinos

 

dfvfv

 

 

El mensaje del Papa Francisco para los religiosos españoles:

  • Que se diviertan…
  • Y que no hagan proselitismo…

 

Y a la marcha…

 

En un mundo en el que cada vez se oye hablar menos de Dios; y en el que a quienes intentamos extender la Fe en Cristo, conforme a su mandato, se nos llama fundamentalistas o extremistas…

En una religión que es la única del mundo, y por primera vez en la historia, en que evangelizar está mal visto por la jerarquía; en que se rechaza a los consagrados y seglares de sana doctrina para abrazar a todo tipo de herejes y ateos…

… el consejo del Papa es que no atraigamos a gente a Cristo… Que no les hablemos de Él…

Que no hagamos “marketing” de Cristo…

Santidad… Yo no sé que más decir… Se me agotan las palabras…

Se me rompen todos los esquemas…

Si hubiéramos puesto al frente de la Iglesia al peor enemigo de la misma, no nos podría ir peor…

¡Por Dios, santidad…! ¡Por compasión!

¿No resuena en su conciencia este mandato de Nuestro Señor Jesucristo?:

Y (Jesús) les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará» (Mc 16,15s).

¿Pero Su Santidad, que piensa, que esto es una metáfora?

¿Cuantas más cosas pueden hacer ya ustedes para confundir y desarmar a la grey católica?

Yo quiero hacer “marketing” de Jesucristo. Y moriré haciéndolo…

Si no, ¿de qué hago marketing, Santidad? ¿De la Play Station?

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

 

 

 

Firma invitada: SÁBADO SANTO SILENTE…

Carlos Núñez

 

 

SAbado

 

SILENCIO.SÁBADO SANTO.
CALLA LA IGLESIA,DOLIENTE.
CON TENSA CALMA,SILENTE,
MAQUILLA TODO SU ESPANTO…

EN LA ROCALLA DE UN HUERTO,
YACE EL SEÑOR DE LA VIDA,
PUES SU CUERPO, PURA HERIDA,
POR DAR EL ALMA, ESTÁ MUERTO…

TODA LA IGLESIA ENMUDECE,
ENLUTADA Y TENEBROSA,
SIN BARRUNTAR LA GOZOSA
MAÑANA QUE YA AMANECE…

CRISTO EN LIENZOS CONSERVADO,
MIENTRAS SU IGLESIA VEGETA.
SU HISTORIA,TOCA LA META
DE SURGIR ¡…RESUCITADO!

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

¿Llegaron las “misas” sin consagración?

Vicente Montesinos

 

Captura de pantalla 2018-03-20 a las 1.20.40.png

 

Hemos podido saber por distintos testimonios difundidos en las redes sociales algo que, de ser cierto, (y todo apunta a que sí, por las diversas fuentes de donde proviene esta información , y por la seriedad de las mismas) se convertiría en uno de los últimos pasos a seguir en el guión de la demolición de la Iglesia Católica, sino el último: la eliminación de la Transubstanciación.

Porque al parecer, y en España, las misas sin consagración ya están “celebrándose”. Ojo a la tremenda gravedad de lo que podría estar pasando, conforme la noticia ha llegado a Adoración y Liberación y que, repito, de ser cierto, exigiría unas medidas más que excepcionales. De hecho, desde Adoración y Liberación exigimos desde ya al Obispado de Palencia que abra una investigación al respecto.

Sirva de momento como mejor texto informativo el testimonio de una católica publicado en la red el pasado 16 de marzo:

TOMEMOS EJEMPLO Y SEAMOS VALIENTES: LAS «MISAS» SIN CONSAGRACIÓN YA ESTÁN OCURRIENDO (Testimonio 16/marzo/2018)

Queridos hermanos en Cristo Jesús Dios, acabo de salir de una “Misa” en la que sacerdote ha cambiado la palabra sacrificio por la palabra “memoria”, y ha repetido varias veces esta palabra, así como ha cambiado la fórmula de la consagración por la nueva expresión protestante, al elevar el cáliz ha dicho “éste es el cáliz de bendición” y, en fin, ha cambiado las palabras de la consagración haciendo inválida la Misa.

Tras la “Misa” hubo exposición y procesión del Santísimo, y dije para mí: “Voy hacer un Acto de Fe, Señor”, pero el sacerdote concelebrante también dijo “memoria”, por lo que no sé qué hemos estado adorando.

Al terminar he ido a la sacristía y se lo he dicho, entonces todo soberbio y con los ojos desorbitados, el sacerdote celebrante dijo: “¡ME ALEGRO MUCHO!” Luego, al decirle que ha convertido la Misa en una misa luterana y hereje, nuevamente repitió: “¡ME ALEGRO MUCHO!”, lo que ha repetido varias veces sucesivamente y… ¡me ha agarrado violentamente de los brazos y zarandeado con mucha violencia!

No he podido contener el fuego que me hizo decir: “¡Usted es un soberbio y va a dar cuenta a Dios por esto que ha hecho, ha hecho la misa al gusto de los masones y va a dar cuenta de esta profanación a Dios! ¡Maldito sacerdote del demonio! «¡Habéis convertido la Casa de mi Padre en una cueva de ladrones!»”

Nunca he sentido lo que hoy. He sentido verdadero fuego en mi alma y sé que Santa Juana estaba conmigo porque no pude reprimir decir “¡Viva Juana de Arco!”, y el sacerdote celebrante (que estaba invitado por la Cofradía de la Vera Cruz) me miró con los ojos totalmente desorbitados -yo percibía al mismo Satanás en él y los dardos que me estaba lanzando-, a lo que le he respondido: “¡Sí, los católicos daremos la vida por Dios, pero tú le rendiréis cuenta de ello!”
Entonces me han sacado de la Iglesia (estaba en la sacristía).

El sacerdote concelebrante me dijo que saliera de su casa, a lo que he respondido nuevamente: “«¡Habéis convertido la casa de Mi Padre en una cueva de ladrones!», y en la casa de Satanás, malditos curas herejes luciferinos, y váis a rendir cuentas a Dios por ello!” Entonces el sacerdote concelebrante me dijo con ironía: “Vete y díselo al obispo”.

Ha sido indescriptible. Si se repite ya no podremos ir más a Misa porque ya no lo será. Me ha dado un ataque de nervios y tengo un disgusto horrible, pero me doy cuenta de lo bendecida que soy por Dios por darme a conocer el tiempo que estoy viviendo, en el que soy solo de Mi Señor, y de lo cerca que está su Segunda Venida.

Cuando salía de la Iglesia miraba a la gente tan ignorante de todo; los veía besando el cordón de la Virgen, mientras tocaban las cornetas y trompetas, sin saber que habían caído en la mayor de las herejías.

 

El testimonio que les copio en concreto, que coincide con otros varios, es aterrador. Los informantes de Adoración y Liberación nos manifiestan que esto ha sucedido en la Iglesia de los Padres Dominicos de San Pablo, en Palencia; en el último día del triduo de la exaltación de la Santa Vera Cruz. No puedo confirmar que sea cierto, pero sí que doy la máxima credibilidad a mis fuentes. Así que si están equivocadas, estaré encantado de rectificar la noticia en este mismo medio; pero imagino que, alguien, desde arriba, deberá investigar esta barbaridad.

¿O no?

Dios mío, una vez más (y me temo que las que nos quedan), perdónanos.

Y porque hasta el cielo no paramos, ¡que Dios os bendiga!

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Los salvadores del hombre para Sor Lucía Caram: Jesucristo y el Papa Francisco.

Vicente Montesinos

 

 

 

Lucía Caram, la “monja” dominica argentina famosa por todo tipo de intervenciones llamadas a escandalizar al pueblo de Dios, vuelve a “armar lío”, al gusto actual, en unas recientes declaraciones.

Son constantes las barbaridades de esta consagrada a la que nadie pone freno, mientras se “misericordea” a católicos fieles a la doctrina, el magisterio bimilenario, la tradición, y las sagradas escrituras.

Pero la última de ellas roza la herejía más grosera, además de ser una muestra de papolatría inaudita, al manifestar que  «A los cristianos nos salvó Jesucristo y, ahora, el papa Francisco». Sí. Sé que tendrán los ojos como platos, pero esto es lo que ha manifestado la monjita al medio secesionista catalán “NacióDigital”.

Las palabras textuales vienen en este contexto, al ser preguntada sobre como lleva lo de que el papa sea argentino: “¡Fantástico! Ha sido un soplo de aire fresco. A los cristianos nos salvó Jesucristo y, en estos momentos, Francisco. No es un producto de marketing, es una persona que cree el Evangelio. Fue a Chile, se equivocó defendiendo un obispo, pero luego pidió disculpas. Que vaya a Lampedusa y diga que lo que ocurre con los inmigrantes es la vergüenza de la humanidad, es importante. Ha puesto el bisturí en la banca vaticana, que funcionaba como un paraíso fiscal. Es austero y quiere una Iglesia pobre. 

Por otra parte ha vuelto a manifestar: “me gustaría que Cataluña pueda ser un país libre para decidir lo que quiere ser“, sosteniendo abiertamente las mismas tesis que los golpistas que intentaron sin éxito separar a Cataluña del resto de España. Con un víctimismo más político que teológico afirma: “Este proceso se nos está haciendo muy largo. Lo está siendo para nosotros, pero sobre todo por los que están en el exilio y en la cárcel . Lo veo con mucha tristeza por la manera con que se está pisando la dignidad de Cataluña.”

 

Una monja llegada de Argentina, y enemiga de la Iglesia, hasta que la Iglesia se ha llevado como ella deseaba; momento en el que pone a Bergoglio a la altura de Nuestro Señor Jesucristo y se queda tan pancha. Y en sus ratos de aburrimiento, a hacer secesionismo catalán “argentino”.

¿Esta vez tampoco nadie la llamará al orden? Pues claro que no. “Arma lío”. Es lo que se lleva.

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

FIRMA INVITADA: Aborto, esclavitud de la mujer y humanicidio.

Nota del Director: Por su absoluta maestría, acierto e indispensabilidad, me veo impelido a recomendarles vivamente la lectura del siguiente artículo publicado por el Padre Christian Viña en Adoración y Liberación. Dios les bendiga.   Vicente Montesinos

 

——————————————————————————————————————–

 

+ Padre Christian VIÑA

El Día Internacional de la Mujer, y el así llamado Paro de mujeres, de este 8 de marzo, encuentra a nuestra colonizada Argentina sumida en una salvaje campaña pro aborto; impulsada por el gobierno (“sin principios de orden moral y natural”, como bien lo describiera nuestro Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer) y sus supuestos opositores. Unos y otros, rejuntados en esta transversalidad funesta de la democracia liberal, se empecinan en debatir lo que, de por sí, está fuera de todo debate: lo sagrado de toda vida humana.

 

Captura de pantalla 2018-03-07 a las 22.36.38

 

No todo está sujeto a la fugaz e, incluso, antihumana dictadura de circunstanciales mayorías, o de consensos surgidos de masas manipuladas, que se resisten a la razón. El primerísimo derecho a la vida, sin el cual no son posibles los otros derechos humanos –tan reivindicados por la izquierda, hoy más que nunca al servicio del imperialismo demográfico-, jamás podrá depender del antojo, los caprichos y hasta las modas, elevados a dioses intocables, por parlamentos y gobiernos rehenes del Nuevo desOrden Mundial. Curiosa contradicción de quienes se empecinan por definir a los animales como personas no humanas, y les niegan su condición de personas a los humanos…

Eliminada la barrera de la protección de los más débiles e indefensos de la sociedad todo será posible. En una caravana salvaje se sucederán –como ya lo estamos viendo en la Europa agonizante, donde mueren más personas de las que nacen-, otras formas de infanticidio y eutanasia indiscriminados, para niños, jóvenes, adultos y ancianos. Una sociedad que elimina a los más pobres y vulnerables, lisa y llanamente, renunció al sentido y al bien común, ha decretado su propio exterminio; y tiene, por cierto, los días contados… Humillante es comprobar que todo eso se disfraza de absoluta libertad para decidir. Quienes no piensan jamás podrán elegir libremente…

En el colmo del cinismo, los agitadores de la anticultura de la muerte, exhiben cifras exageradas sobre las muertes de las mujeres que abortan. Ocultando, claro está, que en todo aborto, muere una mujer o un varón por nacer; y a veces, también, sus madres. Y apelan, como no podía ser de otra manera, a las mujeres pobres y sus abortos clandestinos.

Quienes como nosotros, los sacerdotes, vivimos entre muchas mujeres pobres sabemos perfectamente que entre ellas es muchísimo menor el número de abortos. Los que menos tienen suelen ser los más cuidadosos de las vidas más frágiles; porque, entre otras cosas, saben por propia experiencia, que para muchos ellos mismos son descartables… ¡Dios llora junto a las mujeres que han abortado; y que nunca encontrarán humano consuelo! Bien sabemos los curas cuánta oración, cuánto amor y cuánta paciencia son necesarios para ayudarlas a sanar esa herida; que, sin el auxilio de la gracia, jamás cerrará del todo…  Por lo demás, legal (según  el derecho positivo) o ilegal, el aborto es y será siempre criminal e ilegal, según la ley natural.

Defender toda vida humana no es algo de católicos fundamentalistas… (¡Gloria a Dios, de cualquier modo, que los católicos seamos valientes y primerísimos soldados de esa causa…!). Defender toda vida humana es algo propio de la naturaleza humana, de su instinto de supervivencia, del sentido común y, claro está, de la razón.

El feminismo totalitario, de clarísimas raíces marxistas, en maridaje con el ultracapitalismo, es ni más ni menos que un hembrismo brutal; enemigo acérrimo de la mujer y el varón. Basta con leer sus consignas: “muerte al macho”, “basta de heteropatriarcado”, “abortá al macho”, y otras sentencias por el estilo, para concluir que lo que se busca es la destrucción de la especie humana. Hoy mujeres y varones somos víctimas de la peor esclavitud: la de aquellos que se creen absolutamente libres, sin darse cuenta de las cadenas y grilletes que los postran…

¡Qué bien nos vendría ese nuevo feminismo, del que habló proféticamente San Juan Pablo II! ¡Cuánto añoramos mujeres que no vean sus hogares como cárceles, ni a sus cuerpos como mera materia absolutamente disponible, ni a los niños como enemigos, a los cuales eliminar!

Felizmente, entre los más jóvenes, los llamados millennials, crece ostensiblemente el número de los provida y profamilia. Quizás por ser ellos mismos las víctimas más estragadas del modernismo, el hippismo, el así llamado Mayo francés, y de todas las lacras que los siguieron… Adolescentes y jóvenes huérfanos con padres vivos; que sufren al ver a sus propios padres reducidos a verdaderas piltrafas… Y que, prácticamente, no han tenido quien les hablara de la pureza, la castidad y la virginidad hasta el matrimonio; como fundamentos de una auténtica educación sexual integral.

Felizmente, incluso entre los más adultos que no se resisten a pensar, crecen los militantes de la vida, el matrimonio y el orden natural. Seguramente porque no quieren que los Soros, los Rockefeller, los Gates, los Zuckerberg, y otros de sus castas, financien con sus dineros esta reingeniería social; que hace a la luz del día, y con el éxtasis de las masas manipuladas, lo que los nazis y los comunistas hicieron en la oscuridad de los campos de concentración…

Felizmente, entre quienes sufren la pérdida de menores y mayores, nietos y abuelos, se va alzando un creciente ejército de  valientes, dispuestos a decirles ¡basta! a los amos del planeta. Son los que aunque no tengan visibilidad –como se dice ahora a las imposiciones mediáticas-, no están dispuestos a dejarse matar por los financistas del mundialismo sin Dios; y, por lo tanto, sin hombre.

Felizmente, en nuestra Hispanoamérica, en buena parte de Estados Unidos, en África, en Asia e, incluso, en Europa, particularmente la oriental, con los países del Grupo de Visegrado, se van multiplicando las voces, los movimientos y las luchas en favor de los niños por nacer. Y en contra del humanicidio abortista, que mata en el mundo, por año, alrededor de sesenta millones de seres humanos; y, en tan solo una década, muchas más personas que todas las guerras juntas de toda la humanidad, de todos los tiempos…    

Que cada uno tome, entonces, su puesto de combate en esta batalla por la vida; que no es ni optativa ni secundaria. Y que, al hacerlo, cierre por un momento sus ojos y evoque a la madre que lo tuvo, y a la abuela que lo cuidó; que, con su maravilloso e irremplazable instinto maternal, guardaron de varones y mujeres con la sola recompensa del deber cumplido. Ellas, por supuesto, no harán ninguna huelga de mujeres. Y seguirán apostando por la vida, el matrimonio y la familia; pese a sufrir los más crueles ataques, el desprecio, y hasta la apostasía estruendosa…

 

La Plata, martes 6 de marzo de 2018

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

FIRMA INVITADA. PREGUNTAS DE UN CATÓLICO DEL SIGLO PASADO (III): El Cardenal Marx y los deseos.

 

Rafael Ortín

 

cardenal-marx-metropolicoorg
Cardenal Marx

 

He leído que el Cardenal Marx proyecta darle la Sagrada Comunión a los protestantes que expresen su deseo de recibirla. A bote pronto no voy a entrar en consideraciones teológicas, sino de lógica elemental.

Si el cardenal Marx actúa siguiendo los “deseos” de los que ni siquiera son sus fieles…¿no está actuando fuera del marco evangélico? Porque Jesucristo no se movía por los deseos de sus discípulos ni del populacho, sino por la Fe con que acudían a Él, judíos o paganos….

Si los protestantes desean recibir la Sagrada Comunión con el cuerpo, alma, sangre y divinidad de Jesucristo… ¿es que creen en la Presencia Real? Si es así, pues coherentemente tendrían que dejar su protestantismo, profesar íntegro el Credo y adherir a todas las enseñanzas de la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana. ¡Ah! y acudir a la Confesión, paso imprescindible según tengo entendido….

Y así el cardenal también sería coherente con la Fe que profesamos los católicos.

¿O no lo tiene claro?

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

La felicidad se encuentra en Dios.

Vicente Montesinos

 

Captura de pantalla 2018-02-25 a las 23.15.51

 

Se afanan muchos por encontrar los ocultos senderos de la dicha en las realidades que fascinan: el mundo (con sus encantos y bellezas), la tecnología, las riquezas, la belleza física, y otros tantos ídolos que aglutinan ingentes cantidades de admiradores.

Más todo esto no son más que pálidos reflejos. Apagados destellos de una superior y única realidad. Por ello nunca se encontrarán en estas cosas ni el manantial, ni la fuente, ni el origen de la felicidad.

Más ambiciosos, nosotros pensamos que todas las participaciones, todas las partículas de felicidad derramadas acá y allá en la tierra, no son más que fragmentos minúsculos y partecillas nimias de la auténtica felicidad, causa y raíz de toda otra que quiera merecer tal nombre.

Como las ansias y deseos del alma son, en este sentido, incontenibles, inmensos e ilimitados, nadie sino el Ser Infinito, Ilimitado y Eterno podrá ser quien proporcione al hombre la saciedad plena en sus deseos de felicidad.

Ya el Obispo de Hipona había comprendido a la perfección toda la profundidad de este pensamiento y lo expresó en una frase que será siempre definitiva en su contenido: “Nos has hecho, Señor, para Ti, e inquieto está nuestro corazón hasta que descanse en Ti” (Confesiones, I, 1)

Afirmar que la felicidad auténtica no se encuentra más que en Dios es decir algo que está muy dentro de la convicción de los fieles católicos. Y sí, Jesucristo nos promete esa felicidad, en una etapa celestial y perdurable; pero nos regala una etapa terrena y humana donde el hombre debe conseguir su perfeccionamiento progresivo, ayudado por la Gracia y la presencia real, vital y operante de Dios.

Él es nuestra dicha, aún en esta tierra. Nuestra felicidad, en este mundo, y en el otro. 

Contra el Edén materialista de todos los tiempos, opone Cristo el paraíso espiritual, que es el resultado de la presencia y acción de Dios en el alma del justo durante su existencia sobre la tierra.

Con San Pablo, “In Ipso vivimus, movemus et sumus”, y es imposible ser conscientes de esta proximidad y cercanía del Señor, y no experimentar los saludables efectos de esta realidad.

Si Dios es la fuente de la felicidad y el cielo es la suma de todas las venturas por hallarse en él Dios, su presencia real y operante en el alma del justo proporcionará lógicamente la alegría, la paz y la felicidad que nadie podrá arrebatar.

En Él encontrará el hombre la saciedad de sus deseos más íntimos, en cuanto es posible en este mundo.

Y por cierto… ¿Donde es más posible? Muy cerquita del sagrario.

Y porque hasta el cielo no paramos, que Dios os bendiga. 

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑