Buscar

Adoración y Liberación

Por Vicente Montesinos

Categoría

Firma invitada

Firma invitada: SÁBADO SANTO SILENTE…

Carlos Núñez

 

 

SAbado

 

SILENCIO.SÁBADO SANTO.
CALLA LA IGLESIA,DOLIENTE.
CON TENSA CALMA,SILENTE,
MAQUILLA TODO SU ESPANTO…

EN LA ROCALLA DE UN HUERTO,
YACE EL SEÑOR DE LA VIDA,
PUES SU CUERPO, PURA HERIDA,
POR DAR EL ALMA, ESTÁ MUERTO…

TODA LA IGLESIA ENMUDECE,
ENLUTADA Y TENEBROSA,
SIN BARRUNTAR LA GOZOSA
MAÑANA QUE YA AMANECE…

CRISTO EN LIENZOS CONSERVADO,
MIENTRAS SU IGLESIA VEGETA.
SU HISTORIA,TOCA LA META
DE SURGIR ¡…RESUCITADO!

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Anuncios

Orgullosos del nuestro colaborador, el Padre Christian Viña

Vicente Montesinos

 

El Padre Christian Viña

 

¡Siguen llegando cosas buenas de Argentina!

¡Es un no parar!

En estos días tan grandes para la atribulada Argentina, les quiero compartir con gozo y con orgullo la entrevista que le han hecho sobre el tema del aborto en TLV1 de Buenos Aires o nuestro colaborador el Padre Christian Viña.

¡Un santo sacerdote argentino, sin pelos en la lengua, si de defender la verdad de Cfristo y de la Iglesia se trata, en estos tiempos de componendas! ¡Para gloria de Dios!

Con gozo les dejo enlace. ¡No se la pierdan! ¡Saboréenla!

Sobre todo, aquellos quienes andamos buscando sacerdotes santos que nos ayuden en la dura batalla en la que nos encontramos. ¡Reconforta!

Como dice nuestro padre Christian Viña, ¡O santos, o nada!

¡Que María Santísima, Reina y Madre de la Vida, nos alcance las gracias necesarias en esta batalla…!

 

https://www.youtube.com/watch?v=xygqYEGUfc8

FIRMA INVITADA: ¡A luchar, Alfie!

Vicente Montesinos / Carlos Núñez

 

Hoy que hemos conocido en Adoración y Liberación que hay una nueva esperanza para Alfie Evans, que tenemos que jugarnos la baza al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, ante el silencio ignominioso de los demás organismos, civiles y religiosos (que Dios nos pille confesados, pero hemos de agarrarnos a ese clavo ardiendo), son cientos los seguidores de Adoración y Liberación que nos muestran todos su respaldo, apoyo y oraciones por Alfie Evans y sus padres.

Valga como muestra que recoja todas ellas el bello poema que Carlos Núñez le dedica al pequeño valiente. ¡Gracias Carlos!

 

Vicente Montesinos

 

 

 

 

TUS OJOS MIRAN ABIERTOS

PIDIENDO INDULTO ENCONTRAR.

PERO TE QUIEREN MATAR,

PORQUE ELLOS SÍ QUE ESTÁN MUERTOS…

 

SÓLO CULTIVAN LOS HUERTOS

DONDE EL VIVIR PROFANAR.

PUES SON TODO UN AFANAR,

DEL INFIERNO,FRUTOS CIERTOS…

 

MIRAS, ALFIE, SUPLICANTE

POR VER SI HAY UN PODER JUSTO

QUE,AL VER TUS OJOS,TE DIGA:

VIVE,LUCERO RADIANTE,

TRAS ESTE INFINITO SUSTO…

QUE MUERA, SÓLO,…i ESTA INTRIGA !

 

Carlos Núñez

FIRMA INVITADA: Aborto, excomunión e infierno.

+ Padre Christian VIÑA

 

infierno-pixabay-el-editor.jpg

 

 

En estos días, minuto a minuto, en nuestra Argentina secuestrada por las logias mundialistas, la ideología de género, y la desfachatez de sus gobernantes y de sus supuestos opositores, se suceden las carreras para ver quién es más abortista. A punto de desencadenar un legalizado baño de sangre, que solo podrá impedirse por una directa intervención sobrenatural, la inmensa mayoría de los políticos únicamente se muestran interesados en mostrarse bien de avanzada, bien progresistas, bien modernos.  ¿Sabrán que el aborto es un abominable crimen; como bien lo definiera la Iglesia en el Concilio Vaticano II (Gaudium et spes, 51)…?. ¿Sabrán cómo se llama a quienes procuran un crimen?

Especialmente patético en este escenario es el presidente Mauricio Macri. Que pasó de decir que, en lo personal, está a favor de la vida pero que habilitaba el debate; a sostener, directamente, que no vetará la ley si se logra su aprobación en el Congreso. Híbrida versión de Herodes y Pilatos de siglo XXI; dispuesto a garantizar vía libre al filicidio. Desde la más alta autoridad del país se terminará por decretar el fin de los derechos humanos, en la Argentina. Si el niño por nacer podrá ser matado por su propia madre, ¿qué podrá impedir que nos matemos entre nosotros mismos, invocando el derecho a decidir sobre la vida de los demás?      

Macri, aunque no se sabe hacer la señal de la Cruz, se declara católico; y estudió en un colegio católico, y en una universidad católica. Es mi deber como cura, entonces, recordarle sus obligaciones como tal. No hago política; hago lo que debo hacer como sacerdote. Y como mi única candidatura es al Cielo, y no a ningún puestito ni a mesas de diálogo con quienes no quieren ni oír ni dialogar –lo que, por otra parte, está fuera de toda discusión-, me remito a recordarle a Él las enseñanzas del Evangelio y del Catecismo de la Iglesia Católica.

 Podrá, más de uno, tildarme de ingenuo; habida cuenta de que el presidente, en vez de apelar a la Biblia y al Magisterio bimilenario de la Iglesia, recurre a armonizadores espirituales budistas, o a bien pagados brujos y gurúes de la así llamada posverdad. Y que es inútil buscar convencer a quienes solo rinden culto a la diosa Consenso, o a las tiránicas y circunstanciales mayorías. No me interesa lo que diga la opinión pública, sino lo que me pueda decir el Señor en el día del Juicio (Mt 25, 31 – 46).

Deben saber el señor Macri, y todos los políticos que procuren el aborto que la Biblia manda, expresamente, “no matar” (Ex 20, 13). Y que el asesinato del inocente clama al Cielo (Gn 4, 10 – 11). Y que “el homicidio voluntario de un inocente es gravemente contrario a la dignidad del ser humano, a la regla de oro y a la santidad del Creador. La Ley que lo proscribe posee una validez universal: obliga a todos y a cada uno, siempre y en todas partes” (Catecismo de la Iglesia Católica 2261).

Deben saber el señor Macri, y todos los políticos que procuren el aborto que la Iglesia prevé su excomunión automática (Catecismo de la Iglesia Católica, 2272). Y que, por lo tanto, no podrán comulgar y acceder a los demás sacramentos; en tanto y en cuanto no se retracten y pidan públicamente perdón, y realicen la correspondiente confesión sacramental. Y que si llegan a comulgar sin haberlo hecho, cometerán un sacrilegio, y estarán tragando su propia condenación (1 Cor 11, 19).

Deben saber el señor Macri, y todos los políticos que procuren el aborto que los católicos creemos en lo que viene tras nuestra muerte: el juicio, el Cielo o el infierno. Y que a este último van los que mueren en pecado mortal y en enemistad con Dios. Y ese es un estado definitivo; del que no se sale con votaciones, ni con dinero, ni con presiones de las Naciones Unidas…

Deben saber el señor Macri, y todos los políticos que procuren el aborto que una democracia sin valores se convierte con facilidad en un totalitarismo visible o encubierto, como lo demuestra la historia. Y que esa alianza entre democracia y relativismo ético quita a la convivencia civil cualquier punto seguro de referencia moral (San Juan Pablo II, Centesimus annus, 46).

Deberíamos preguntarnos, también, en tren de autocrítica, los católicos argentinos, qué hemos hecho para llegar a estos niveles de decadencia nacional. ¿Qué dirigencia ha salido de nuestros colegios y universidades católicos? ¿Quién nos convenció de que es obligatorio elegir siempre el presunto mal menor? ¿En qué capítulo del Evangelio y de la teología moral se  nos manda elegir entre males y no entre bienes?

San Juan Pablo II Magno, a quien tanto extrañamos, nos enseñó que “una fe que no se hace cultura es una fe no plenamente acogida, no totalmente pensada, no fielmente vivida” (16 de enero de 1982). Evidentemente esto es lo que ha ocurrido en estas periferias australes…

¿Lograremos ser, algún día, un país auténticamente católico; liberado de la oligarquía mundialista, masónica y atea? Solo Dios puede saberlo… En nosotros, está dar la batalla en todos los frentes posibles. Partiendo, claro está, de esta durísima e inexcusable realidad. Y teniendo el coraje de ser héroes y santos; o sea, en todo sentido, políticamente incorrectos…

 

La Plata, 11 de marzo de 2018.

Cuarto Domingo de Cuaresma

FIRMA INVITADA: ¿Qué te pasó, Padre Santo…?

Carlos Núñez

 

 

ea8a2667e79841adf26742965f2059e1--roman-catholic-catholic-mass
Siempre de rodillas…

 

 

¿QUÉ TE PASÓ, PADRE SANTO,
PARA QUE ASÍ TE TIRARAN?
¿CON QUÉ TE CHANTEJEARAN,
Y TAPASTE CON TU MANTO?

¿QUÉ SABE EL GALLEN ODIOSO
PARA QUE TU DECIDIERAS
IRTE PRONTO A LAS AFUERAS
ANTE ALGUIEN TAN PODEROSO?

¿QUÉ HIZO EL PODER DE LA CIA
EN MANOS DE AQUEL OBAMA,
PARA HACERTE ASÍ LA CAMA,
SACÁNDOTE DE LA VÍA?

¡DA IGUAL!, PUES QUE TE QUEREMOS
POR TU SABER MAGISTRAL.
POR TU BONDAD PROVERBIAL.
POR LO QUE, TUYO, TENEMOS.

POR LA HUMILDAD QUE DESTILAS.
POR LA MIRADA QUE CLAVAS.
POR LAS IDEAS QUE GRABAS.
POR LA PACIENCIA QUE ESTILAS.

PADRE SANTÍSIMO Y GRANDE,
DEL QUE, EN VERDAD, ”DIGO-BIEN”.
MI BENDICIÓN, POBRE, TEN.
Y QUE EL CIELO, MIENTRAS,…¡ MANDE!…

 

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

FIRMA INVITADA: EL P. CHIODI Y SU PROBLEMA CON LA CONCIENCIA

Rafael Ortín

 

q589ghdyc9fy8ycf2gtfriyw18ycf2gtfriyz
P.Chiodi

 

Ya me he referido a las múltiples “ignorancias” del P. Chiodi, más peligrosas en cuanto es profesor de Teología Moral y da conferencias. Añado más.

Como ya pudimos leer…

(https://adoracionyliberacion.com/2018/01/10/y-ahora-a-por-la-humanae-vitae-un-miembro-de-la-academia-pontificia-de-la-vida-defiende-que-las-parejas-puedan-usar-anticonceptivos)

… Chiodi en su conferencia… ¡en la Gregoriana!, se manifiesta en contra de la enseñanza tradicional de la Santa Iglesia Católica. Y ahora lo pruebo, Catecismo en mano, que expresa lo que los católicos debemos creer (sin dudas), practicar (sin “rebajas”), celebrar litúrgicamente (sin “shows”) y orar (sin descanso).

Así, el teólogo moralista italiano explicó que «normalmente, lo objetivo se identifica con la norma moral conocida por la razón y lo subjetivo se identifica con la conciencia iluminada por la ley», pero rechazó esta idea, argumentando en cambio que «la relación entre lo objetivo y lo subjetivo no es una relación entre la norma conocida por la razón y la conciencia sino entre el acto … y la conciencia ». La tarea para los filósofos y teólogos, dijo Chiodi, es «repensar una teoría de la conciencia que recupere el vínculo original entre conciencia y el acto moral».

Pues, parece que no ha entendido el Catecismo, números 1749 hasta el 1794. Transcribo unos pocos:

1756 Es, por tanto, erróneo juzgar de la moralidad de los actos humanos considerando sólo la intención que los inspira o las circunstancias (ambiente, presión social, coacción o necesidad de obrar, etc.) que son su marco. Hay actos que, por sí y en sí mismos, independientemente de las circunstancias y de las intenciones, son siempre gravemente ilícitos por razón de su objeto; por ejemplo, la blasfemia y el perjurio, el homicidio y el adulterio. No está permitido hacer el mal para obtener un bien.

1780 La dignidad de la persona humana implica y exige la rectitud de la conciencia moral. La conciencia moral comprende la percepción de los principios de la moralidad («sindéresis»), su aplicación a las circunstancias concretas mediante un discernimiento práctico de las razones y de los bienes, y en definitiva el juicio formado sobre los actos concretos que se van a realizar o se han realizado. La verdad sobre el bien moral, declarada en la ley de la razón, es reconocida práctica y concretamente por el dictamen prudente de la conciencia. Se llama prudente al hombre que elige conforme a este dictamen o juicio.

Contrariamente al Catecismo, leemos: «Desde esta perspectiva», argumentó Chiodi, «las normas morales no se pueden reducir a la objetividad racional, sino que pertenecen a la vida humana entendida como una historia de salvación y gracia. Las normas conservan lo bueno e instruyen en el camino del bien. Pero son históricas»

O sea que según época, cultura y circunstancias cambian….a gusto del “cliente” y caprichos del “teólogo”… Y las normas las pone cada uno, según interés y conveniencia. ¿suena conocida esta forma de pensar?

Hablando sobre la anticoncepción (Veritatis Splendor n. 80 incluye la anticoncepción entre los actos «intrínsecamente malvados») dijo: «Oficial y objetivamente, la norma se ha mantenido», pero «incluso muchos pastores» no hablan de eso, dijo. «En público, en la catequesis y en la predicación, prefieren no hablar de ello», mientras que «en encuentros personales mantienen una actitud muy indulgente cuando se plantea el problema». «Y por lo tanto», argumentó, «es significativo que Amoris Laetitia hable tan poco de eso»

Ah!! Ahí está el “quid” de la cuestión: aquellos que tienen que enseñar no enseñan y los que tienen que iluminar las conciencias no lo hacen. Volvemos al Catecismo:

1783 Hay que formar la conciencia, y esclarecer el juicio moral. Una conciencia bien formada es recta y veraz. Formula sus juicios según la razón, conforme al bien verdadero querido por la sabiduría del Creador. La educación de la conciencia es indispensable a seres humanos sometidos a influencias negativas y tentados por el pecado a preferir su propio juicio y a rechazar las enseñanzas autorizadas.

Si unos callan y otros tergiversan la Doctrina Católica….están deformando las conciencias de sus fieles, pues si no predican y enseñan la verdad, que es lo que deberían hacer….¡otros introducirán su ideología creando conciencias laxas y erróneas!

Termino con la última parte de ese párrafo: efectivamente, es significativo que Amoris Laetitia hable poco de eso, ¡muy significativo! Pero para vergüenza, propia y ajena.

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

FIRMA INVITADA: Aborto, esclavitud de la mujer y humanicidio.

Nota del Director: Por su absoluta maestría, acierto e indispensabilidad, me veo impelido a recomendarles vivamente la lectura del siguiente artículo publicado por el Padre Christian Viña en Adoración y Liberación. Dios les bendiga.   Vicente Montesinos

 

——————————————————————————————————————–

 

+ Padre Christian VIÑA

El Día Internacional de la Mujer, y el así llamado Paro de mujeres, de este 8 de marzo, encuentra a nuestra colonizada Argentina sumida en una salvaje campaña pro aborto; impulsada por el gobierno (“sin principios de orden moral y natural”, como bien lo describiera nuestro Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer) y sus supuestos opositores. Unos y otros, rejuntados en esta transversalidad funesta de la democracia liberal, se empecinan en debatir lo que, de por sí, está fuera de todo debate: lo sagrado de toda vida humana.

 

Captura de pantalla 2018-03-07 a las 22.36.38

 

No todo está sujeto a la fugaz e, incluso, antihumana dictadura de circunstanciales mayorías, o de consensos surgidos de masas manipuladas, que se resisten a la razón. El primerísimo derecho a la vida, sin el cual no son posibles los otros derechos humanos –tan reivindicados por la izquierda, hoy más que nunca al servicio del imperialismo demográfico-, jamás podrá depender del antojo, los caprichos y hasta las modas, elevados a dioses intocables, por parlamentos y gobiernos rehenes del Nuevo desOrden Mundial. Curiosa contradicción de quienes se empecinan por definir a los animales como personas no humanas, y les niegan su condición de personas a los humanos…

Eliminada la barrera de la protección de los más débiles e indefensos de la sociedad todo será posible. En una caravana salvaje se sucederán –como ya lo estamos viendo en la Europa agonizante, donde mueren más personas de las que nacen-, otras formas de infanticidio y eutanasia indiscriminados, para niños, jóvenes, adultos y ancianos. Una sociedad que elimina a los más pobres y vulnerables, lisa y llanamente, renunció al sentido y al bien común, ha decretado su propio exterminio; y tiene, por cierto, los días contados… Humillante es comprobar que todo eso se disfraza de absoluta libertad para decidir. Quienes no piensan jamás podrán elegir libremente…

En el colmo del cinismo, los agitadores de la anticultura de la muerte, exhiben cifras exageradas sobre las muertes de las mujeres que abortan. Ocultando, claro está, que en todo aborto, muere una mujer o un varón por nacer; y a veces, también, sus madres. Y apelan, como no podía ser de otra manera, a las mujeres pobres y sus abortos clandestinos.

Quienes como nosotros, los sacerdotes, vivimos entre muchas mujeres pobres sabemos perfectamente que entre ellas es muchísimo menor el número de abortos. Los que menos tienen suelen ser los más cuidadosos de las vidas más frágiles; porque, entre otras cosas, saben por propia experiencia, que para muchos ellos mismos son descartables… ¡Dios llora junto a las mujeres que han abortado; y que nunca encontrarán humano consuelo! Bien sabemos los curas cuánta oración, cuánto amor y cuánta paciencia son necesarios para ayudarlas a sanar esa herida; que, sin el auxilio de la gracia, jamás cerrará del todo…  Por lo demás, legal (según  el derecho positivo) o ilegal, el aborto es y será siempre criminal e ilegal, según la ley natural.

Defender toda vida humana no es algo de católicos fundamentalistas… (¡Gloria a Dios, de cualquier modo, que los católicos seamos valientes y primerísimos soldados de esa causa…!). Defender toda vida humana es algo propio de la naturaleza humana, de su instinto de supervivencia, del sentido común y, claro está, de la razón.

El feminismo totalitario, de clarísimas raíces marxistas, en maridaje con el ultracapitalismo, es ni más ni menos que un hembrismo brutal; enemigo acérrimo de la mujer y el varón. Basta con leer sus consignas: “muerte al macho”, “basta de heteropatriarcado”, “abortá al macho”, y otras sentencias por el estilo, para concluir que lo que se busca es la destrucción de la especie humana. Hoy mujeres y varones somos víctimas de la peor esclavitud: la de aquellos que se creen absolutamente libres, sin darse cuenta de las cadenas y grilletes que los postran…

¡Qué bien nos vendría ese nuevo feminismo, del que habló proféticamente San Juan Pablo II! ¡Cuánto añoramos mujeres que no vean sus hogares como cárceles, ni a sus cuerpos como mera materia absolutamente disponible, ni a los niños como enemigos, a los cuales eliminar!

Felizmente, entre los más jóvenes, los llamados millennials, crece ostensiblemente el número de los provida y profamilia. Quizás por ser ellos mismos las víctimas más estragadas del modernismo, el hippismo, el así llamado Mayo francés, y de todas las lacras que los siguieron… Adolescentes y jóvenes huérfanos con padres vivos; que sufren al ver a sus propios padres reducidos a verdaderas piltrafas… Y que, prácticamente, no han tenido quien les hablara de la pureza, la castidad y la virginidad hasta el matrimonio; como fundamentos de una auténtica educación sexual integral.

Felizmente, incluso entre los más adultos que no se resisten a pensar, crecen los militantes de la vida, el matrimonio y el orden natural. Seguramente porque no quieren que los Soros, los Rockefeller, los Gates, los Zuckerberg, y otros de sus castas, financien con sus dineros esta reingeniería social; que hace a la luz del día, y con el éxtasis de las masas manipuladas, lo que los nazis y los comunistas hicieron en la oscuridad de los campos de concentración…

Felizmente, entre quienes sufren la pérdida de menores y mayores, nietos y abuelos, se va alzando un creciente ejército de  valientes, dispuestos a decirles ¡basta! a los amos del planeta. Son los que aunque no tengan visibilidad –como se dice ahora a las imposiciones mediáticas-, no están dispuestos a dejarse matar por los financistas del mundialismo sin Dios; y, por lo tanto, sin hombre.

Felizmente, en nuestra Hispanoamérica, en buena parte de Estados Unidos, en África, en Asia e, incluso, en Europa, particularmente la oriental, con los países del Grupo de Visegrado, se van multiplicando las voces, los movimientos y las luchas en favor de los niños por nacer. Y en contra del humanicidio abortista, que mata en el mundo, por año, alrededor de sesenta millones de seres humanos; y, en tan solo una década, muchas más personas que todas las guerras juntas de toda la humanidad, de todos los tiempos…    

Que cada uno tome, entonces, su puesto de combate en esta batalla por la vida; que no es ni optativa ni secundaria. Y que, al hacerlo, cierre por un momento sus ojos y evoque a la madre que lo tuvo, y a la abuela que lo cuidó; que, con su maravilloso e irremplazable instinto maternal, guardaron de varones y mujeres con la sola recompensa del deber cumplido. Ellas, por supuesto, no harán ninguna huelga de mujeres. Y seguirán apostando por la vida, el matrimonio y la familia; pese a sufrir los más crueles ataques, el desprecio, y hasta la apostasía estruendosa…

 

La Plata, martes 6 de marzo de 2018

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Imprescindible artículo del Padre Christian Viña – FIRMA INVITADA: Argentina, a merced de los nuevos Herodes y Pilatos

+ Padre Christian VIÑA

 

 

Icono de los Santos Märtires Inocentes, de la parroquia homónima, en Cambaceres, Ensenada.

 

 

Por si algo le faltaba a nuestra Argentina que se desangra por el narcotráfico, el crimen organizado, la violencia sin límite, la pobreza y la miseria, el gobierno del presidente Macri promueve despenalizar el aborto. Eso sí: para que no parezca tan brutal, disfraza la iniciativa de “habilitar el debate” en el Congreso. Un nuevo y patético jalón en una democracia que, en 35 años, ha legalizado el divorcio; el mal llamado, inexistente y perverso matrimonio igualitario; y que, seguramente, irá por más, irá por todo, con la legalización de la eutanasia, y la pedofilia –como ya está ocurriendo en algunos países de la agonizante Europa-, siguiendo los dictados del mundialismo masónico y ateo del Nuevo desOrden Mundial.

        Triste derrotero de varias décadas en un país que solo busca remediar la violencia, con más crueles y disfrazadas formas de violencia. Como bien advirtió nuestro Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer, en la Argentina la desaparición forzada de personas es delito de ‘lesa humanidad’. Con el aborto se harán desaparecer miles y miles de niños, con apariencia de legalidad y hasta de pretendida virtud libertaria…

        El argumento feminista de hacer con el cuerpo lo que se les dé la gana es tan mentiroso que no resiste el menor análisis. Un niño por nacer no es parte del cuerpo de la madre; solamente está alojado provisoriamente en el cuerpo de esa madre, como ella, en su momento estuvo en el de la suya. No es un tumor que merezca ser expulsado, de cualquier modo. Es una vida que no le pertenece; y ante la cual, ella, el padre, y toda la sociedad, no solo deben deponer todos sus egoísmos, sino que la deben cuidar y proteger de todos los modos posibles… ¿No quieren tenerlo? Pues, entonces, a darlo en adopción. Y a facilitar la adopción sin burocracia y sin dilaciones.

        En épocas muy duras para el país, en los años setenta del siglo pasado, con el marco de la lucha contra la guerrilla se llegó al extremo, inconcebible, del robo de bebés. Hoy se busca mucho más: matarlos, directamente… Lo más curioso es que aquellos supuestos defensores de los derechos humanos, que celebran eufóricos cuando logran encontrar alguno de aquellos bebés, hoy convertidos en adultos, estén en la primera línea de los abortistas. Ni los más imaginativos investigadores de las ciencias sociales y políticas hubieran pensado, hace tan solo unas décadas, que la supuesta izquierda, y la no menos supuesta derecha, coincidirían en su servilismo a los nuevos amos del mundo. A esos oscuros personajes de las finanzas y el poder global que, con el imperialismo demográfico, buscan limitar el crecimiento y hasta promover la desaparición de pueblos enteros, marginales, o si lo quieren, periféricos

        En esta periferia del fin del mundo, despoblada y mal poblada, con niveles alarmantes de injusticia social y marginalidad extrema; con la familia absolutamente destrozada, y con índices dramáticos de analfabetismo y semianalfabetismo, lejos de seguir sirviendo a la anticultura de la muerte, los gobernantes deberían ser auténticos patriotas y gobernar para su pueblo; y no para quienes les imponen esta agenda antivida, a cambio de dólares teñidos de sangre. Si algo tuvieran de dignidad, deberían salir a denunciar a los cuatro vientos que la oligarquía globalizadora los obliga a semejante carnicería, a cambio de créditos y financiamiento. Como respuesta tendrían a todo un pueblo en las calles dispuesto a ponerse de pie; y no permitir que le metan la mano en el bolsillo, y en otros sitios mucho más pudorosos…

        La Iglesia, madre y maestra, más que nunca, debe alzarse contra lo que promete ser un genocidio silencioso; que, de cualquier modo, clamará al cielo (Gn4, 10; Ap 6, 10). No tengamos miedo, como cuerpo místico del Señor de ganar la calle, la escena pública, los medios de comunicación, las universidades, los parlamentos, y cualquier otra instancia para impedir el humanicidio. Por supuesto, nos llamarán fachos (como se dice, despectivamente, en Argentina a los presuntos fascistas), nazis, retrógrados, chupacirios, y otras lindezas por el estilo. Recordemos, únicamente, que a la hora del juicio (Mt 25, 31 – 46) solo rendiremos cuentas ante el Señor; y no ante estos nuevos Herodes y aún más cobardes nuevos Pilatos (Mt 27, 24). Y que debemos clamar ante esta atrocidad que los nazis y los comunistas hacían en los campos de concentración; y que hoy se busca hacer a la luz del día, y hasta con el aplauso de una sociedad libre, y de mente abierta

        Todos los días los sacerdotes, en particular quienes ejercemos nuestro ministerio en barrios pobres y villas de emergencia, estamos abrazando el dolor de tantos padres que pierden a sus hijos por la droga; de tantos niños y adolescentes huérfanos con padres vivos; de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana y de ancianos y enfermos que, aparte de sus achaques, deben luchar contra una sociedad que los declaró descartables… A cada momento estamos multiplicándonos para que puedan descubrir su dignidad de hijos de Dios; y tomar conciencia de que no son basura –como este mundialismo les hace creer- sino verdaderos hijos de Dios. Y que cada uno de ellos vale hasta la última gota de sangre de Jesucristo.

        Si este gobierno y sus supuestos opositores quieren, en serio, terminar con el hambre y la miseria, no busquen exterminar a los futuros comensales; procuren ampliar la mesa en este granero del mundo, que puede producir alimentos para 500 millones de personas. Busquen, en serio, demostrar que Argentina es un país seguro para todos sus habitantes. Empezando por los más indefensos, que todavía no nacieron, que están en el seno materno, y a los que tantos odian…

 

Cambaceres, 27 de Febrero de 2018.                    

En el 206° aniversario de la creación de la Bandera Argentina.

 

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

FIRMA INVITADA: Quédate, Señor, en San Fernando…

Carlos Núñez Díaz

 

Captura de pantalla 2018-02-27 a las 23.16.04

 

 

QUEDATE, SEÑOR, EN SAN FERNANDO
LO MISMO EN EL ALTAR QUE EN LA FACHADA.
DEJA QUE TU IMAGEN ADORADA
SIGA PRESIDIENDO NUESTRO BANDO.

QUEDATE, SEÑOR, EN NUESTRAS CALLES,
NO SÓLO EN LAS GRISES SACRISTÍAS.
MIRA QUE,SIN TI,QUEDAN VACIAS
TODAS LAS QUE EN ELLAS NO TE HALLES…

NO DEJES QUE AQUÉLLOS QUE, AL ODIARTE,
PRIVEN DE TU ROSTRO NUESTRAS PLAZAS.
NO DEJES SIN TI A LA HUMANA RAZA
QUE ES MEJOR TAN SÓLO CON MIRARTE…

HAZ QUE ESOS TUS OJOS, AUN PINTADOS,
SEAN EL ESPEJO ANTE EL QUE ESTEMOS.
HAZ QUE EN ELLOS SIEMPRE NOS MIREMOS,
SIENDO POR SUS NIÑAS MEJORADOS.

ESOS OJOS SANTOS, QUE DERRAMAN
FUENTES DE ABISMAL MISERICORDIA.
SANTA PAZ Y ANHELOS DE CONCORDIA.
ESOS OJOS SANTOS QUE… iNOS AMAN!

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑