Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel dejándola se fue. 

Señor Jesús, en una breve respuesta de María se encierra la salvación del mundo. Impresionante. De la respuesta de María dependía todo. Pero que yo sepa ver, Señor, que también, aunque en menor medida, de mi respuesta dependen muchas cosas grandes. 

En esta preparación a la Navidad, que sepa yo, señor, estar cerca de María. Que sepa ver e imitar sus virtudes, para así acogerte con el corazón abierto, como Tú mereces.

Gracias por tu sí, María. Gloria a Dios

Anuncios