Zacarías dijo al ángel: «¿En qué lo conoceré? Porque yo soy viejo y mi mujer avanzada en edad». El ángel le respondió: «Yo soy Gabriel, el que está delante de Dios, y he sido enviado para hablarte y anunciarte esta buena nueva. Mira, te vas a quedar mudo y no podrás hablar hasta el día en que sucedan estas cosas, porque no diste crédito a mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo». 

Señor Jesús, ¿me vas a encontrar como el ángel encontró a Zacarías? ¿Despistado, “fuera de juego”? 

Señor, cuando ya faltan pocos días para la Navidad, conviene que el Ángel del Señor nos encuentre preparados, como María. 

Señor, que sepa mantener la presencia de Dios a lo largo del día, intensificar mi amor a Ti en mi tiempo de oración, y recibir con mucha devoción la Sagrada Comunión

Así sea. 

Anuncios