Buscar

Adoración y Liberación

Por Vicente Montesinos

Etiqueta

Fe

No se me rasguen las vestiduras. La legitimidad de la desobediencia existe.

Vicente Montesinos

 

 

 

Creo que ha llegado el momento, dada la situación excepcional que vivimos, de aclarar de una vez por todas la controvertida relación entre la fe y la autoridad; desde el punto de vista de la doctrina tradicional católica inmutable; ya que ahora, más que nunca, es precisa una aclaración de la confusión existente entre estos conceptos, y una recta interpretación de los mismos. Ello nos llevará, sin escándalos ni alharacas a poder discernir cuando es legítima la desobediencia.

Y ello porque el tema no puede interpretarse como lo hace el mundo y la Iglesia hoy (para los que lo que dice la autoridad eclesial, sea lo que sea, va a misa); pero tampoco de una forma tan simple como manifestar que cada vez que una autoridad eclesiástica legal, como el Papa, abusa de su oficio, dando un mandato que no debiera haberse dado, entonces sus inferiores tienen el derecho (quizás incluso el deber) de resistirlo, es decir, se les permite o se les exige desobedecer negándose a ejecutarlo.

Salvadas ambas modalidades extremas; quiero afirmar con toda rotundidad que, por supuesto, hay ocasiones en que  un católico puede (y debe) desobedecer las instrucciones dadas por la autoridad eclesiástica legítimamente constituida, incluso en los asuntos que son de su competencia. Tal desobediencia puede ser moralmente permisible, y de hecho moralmente obligatoria.

Pero estas ocasiones caen en una sola categoría, es decir, cuando la autoridad en cuestión da una instrucción que es imposible obedecer sin cometer claramente un pecado. Entonces la desobediencia al superior eclesiástico no es más que un efecto accidental de un acto de obediencia a una autoridad superior.

La doctrina católica sobre este tema, nos la brinda muy bien San Roberto Bellarmino en su De Romano Pontifice , lib. IV, cap. 15. Y además nos sirven de estudio las enseñanzas del P. H. Hürter, que en su Compendio de Teología Dogmática , vol. Yo, p. 277, nos informa que “no es posible que la Iglesia apruebe una disciplina general universalmente obligatoria que sea contraria a la fe o a la moral o que cause un daño grave a la religión”.

 

Es por ello que sí (y les invitamos a leer ambos tratados, que exceden de la posibilidad de extensión de este artículo) es posible y permisible desobedecer una ley universal de la Iglesia que no ha sido revocada cuando:

 

  • La ley es física o moralmente imposible de cumplir. La imposibilidad moral, en este caso, significaría que la obediencia a la ley eclesiástica requeriría la desobediencia a una ley superior (por ejemplo, si, para cumplir con la ley que requiere asistencia a la misa del domingo, uno tuviera que abandonar a una persona enferma que necesite de atención continua)

 

  • Cesación automática de la ley. Esto ocurre cuando las circunstancias sobrevinientes hacen imposible que una ley logre cualquiera de los buenos fines para los que el legislador la promulgó.

 

  • Epikeia” . Este es el principio según el cual una ley que permanece generalmente en vigor puede dejar de vincular a un individuo en particular en un caso particular porque circunstancias totalmente extraordinarias hacen que la ley sea perjudicial o excesivamente onerosa para esa persona en ese caso.

 

Dejando a un lado los casos concretos que extraemos de la lectura de estos eminentes teólogos; me interesa destacar lo escrito por el P. Patrick Murray en su De Ecclesia , Disputatio XVII, Sectio IV, n. 90,  al decir que “uno está siempre obligado a obedecer al Pontífice (romano) cuando da un mandato absoluto, ya sea que lo haga infaliblemente o no, en todo lo que no implique pecado manifiesto “. Otra vez queda claro.

Es decir: la obediencia es vinculante salvo que llevada a cabo por nosotros fuese un pecado. Insisto. Al considerar el tema de cuándo es permisible desobedecer a las autoridades eclesiásticas, es de suma importancia tener en cuenta esta distinción: si uno pecara obedeciendo un mandamiento, uno puede y debe desobedecerlo.

 

Pero es que acaso… ¿No podemos apoyarnos también en las palabras de San Ignacio de Loyola cuando manifiesta que: “Cuando, a mi juicio, el superior me ordena hacer algo que esté en contra de mi conciencia o me parezca pecado, y el superior piensa lo contrario, debo creerle a él a menos que esté manifiestamente equivocado” . ( Monumenta Ignatiana , serie 1a, XII, 660) (ojo pues a esa equivocación manifiesta, una vez más)

 

Por lo tanto, si un Obispo, y también el de Roma,   promulgan una ley para su diócesis (o para la cristiandad), que manifiestamente implique hacer un pecado, evidentemente debe ser desobedecido.

 

Ahora, pues, y partiendo de la premisa de que los católicos estamos sujetos a la autoridad de nuestro ordinario y del Papa, y unidos en indisociable comunión con el cuerpo místico de Cristo; existe, como hemos visto, sin ningún género de dudas, la posibilidad (y el deber) de desobedecer el mandato que nos obligue a pecar. Y ello no aminora nuestra condición de católicos; antes bien todo lo contrario.

 

Y todo ello, claro está,  partiendo de la premisa de que la autoridad que emite la instrucción, orden o ley; sea la legítimamente nombrada y elegida para el cargo; o no se haya situado, por sus propios actos objetivos, en excomunión manifiesta e inhabilitante para dar órdenes de facto… Porque en ese caso ni siquiera haría falta  entrar a valorar la doctrina antes expuesta…

Si se diera el caso, claro…

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Anuncios

¡Día grande! ¡San Atanasio, ruega por nosotros!

Vicente Montesinos

Vivió el peor momento de la historia de la iglesia, hasta ahora…

Y no por los ataques a la iglesia, que esos siempre han existido, y son gloria; sino por la herejía desde dentro y desde arriba de la misma.

Quedó sólo, excomulgado, abandonado, y como único obispo resistente y manteniendo la verdadera Iglesia de Cristo, fiel, remanente, frente al propio Papa, hereje.

Hoy es Santo, y doctor de la Iglesia, quien tanto le debe.

Esto ya pasó una vez.

¿Vas a ser un Atanasio, o prefieres ser un chupamedias?

Y porque hasta el cielo no paramos, que Dios os bendiga.

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

FIRMA INVITADA. PREGUNTAS DE UN CATÓLICO DEL SIGLO PASADO (III): El Cardenal Marx y los deseos.

 

Rafael Ortín

 

cardenal-marx-metropolicoorg
Cardenal Marx

 

He leído que el Cardenal Marx proyecta darle la Sagrada Comunión a los protestantes que expresen su deseo de recibirla. A bote pronto no voy a entrar en consideraciones teológicas, sino de lógica elemental.

Si el cardenal Marx actúa siguiendo los “deseos” de los que ni siquiera son sus fieles…¿no está actuando fuera del marco evangélico? Porque Jesucristo no se movía por los deseos de sus discípulos ni del populacho, sino por la Fe con que acudían a Él, judíos o paganos….

Si los protestantes desean recibir la Sagrada Comunión con el cuerpo, alma, sangre y divinidad de Jesucristo… ¿es que creen en la Presencia Real? Si es así, pues coherentemente tendrían que dejar su protestantismo, profesar íntegro el Credo y adherir a todas las enseñanzas de la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana. ¡Ah! y acudir a la Confesión, paso imprescindible según tengo entendido….

Y así el cardenal también sería coherente con la Fe que profesamos los católicos.

¿O no lo tiene claro?

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

TELEGRAMA: “No sabemos lo que nos pasa y eso es precisamente lo que nos pasa…”

Vicente Montesinos

 

 

 

 

Decía Ortega y Gasset:  “No sabemos lo que nos pasa y eso es precisamente lo que nos pasa”.

La gran mayoría de los católicos ni siquiera son conscientes de los problemas tan graves por los que nuestra Santa Madre Iglesia está atravesando. Y eso es una realidad que constatamos quienes nos movemos en esta ardua batalla.

Y digo yo… ¿No será que ni siquiera conocemos el original, y entonces nos es imposible identificar la copia? ¿No será que desgraciadamente y realmente no conocemos nuestra propia Fe ni nuestra propia Doctrina?

Pareciera que solo vemos los gestos grandilocuentes y ampulosos de tal Obispo o tal Papa; y que solo nos llenan sloganes huecos y lenguajes de mitin.

Pero… ¿no hay forma de que seamos capaces de ver que caminamos irremediablemente hacia el protestantismo, el antropocentrismo radical y la salvaje secularización; que cada día desangran a nuestra amada Iglesia de Cristo?

La enfermedad es grave. Sí. Muy grave. Pero por supuesto, no es mortal. Como nunca lo será ninguna. Porque Cristo siempre sale vencedor. Pero eso sí; nos toca padecer como su Cuerpo Místico durante el tiempo que Dios tenga señalado.

Y porque hasta el cielo no paramos, que Dios os bendiga.

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

 

No tengo titular para las palabras del Arzobispo Chaput: todas ellas serían un titular para mí.

Vicente Montesinos

 

charles-chaput-arzobispo-de-filadelfia
Monseñor Charles Chaput

 

 

El 14 de septiembre de este año “Fides et Ratio” de San Juan Pablo II cumplirá 20 años. Con tal motivo el Arzobispo de Philadelphia; Charles Chaput, ha manifestado que la encíclica del santo papa fue profética, ya que “enfrenta la crisis de la verdad dentro de la misma Iglesia“. En una entrevista concedida a CNA el mitrado ha hablado largo y tendido sobre la relevancia de “Fides et Ratio” en el momento que atraviesa la Iglesia en la actualidad.

Chaput ha declarado que es una vital encíclica contra la “teología caprichosa“; y que una buena filosofía y una buena teología son mutuamente enriquecedoras, y sirven para combatir los actuales vaivenes. Por otro lado ha resaltado que dicha encíclica trae como principal conclusión que aprender a pensar con claridad, con la Iglesia, de una manera madura y bien informada, es vital. Es tan crucial como sentir profundamente nuestras convicciones religiosas. El sentimiento no es suficiente, y eso afecta directamente la forma en que entendemos el papel de la conciencia.

Monseñor Chaput ha manifestado que la fe cristiana es más que buena voluntad e intenciones amables. La conciencia es más que nuestras opiniones sinceras personales. Una conciencia sana necesita una fuerte formación en las verdades comunes de la comunidad católica. Sin ella, la conciencia puede convertirse rápidamente en una máquina de coartada. El mundo es un lugar complicado y requiere sólidas habilidades de razonamiento católico arraigadas en la enseñanza de la Iglesia.

El arzobispo de Philadelphia no se ha escondido de afirmar que las últimas generaciones han tenido una catequesis deficiente y una formación de conciencia muy inadecuada. Tenemos una gran cantidad de adultos con credenciales exitosos que se consideran a sí mismos como católicos pero cuya educación de fe terminó en sexto grado. La recuperación de la disciplina del buen razonamiento moral católico es urgente.

No tienen desperdicio además la siguientes respuestas dadas por Chaput a algunas cuestiones que se le han plateado en CNA:

 

Si alguien se encuentra en un entorno cultural o eclesial dominado por una filosofía y una teología pobres, ¿cómo debería responder él o ella?

Ignorar las tonterías, leer, mirar y escuchar buen material católico, y vivir su fe en conformidad con lo que la Iglesia siempre ha enseñado. Los conceptos básicos todavía se aplican al matrimonio, el sexo, la honestidad y todo lo demás. No hay “nuevos paradigmas” o revoluciones en el pensamiento católico. Usar ese tipo de lenguaje engañoso solo agrega confusión a una edad confusa.

 

Si nos encontramos en un entorno con buena filosofía y teología, ¿contra qué debemos protegernos?

Contra el orgullo y la complacencia. Todos nosotros estamos llamados a ser misioneros. Predicamos mejor a Jesucristo cuando somos testigos de nuestra fe en la caridad y justicia de nuestras acciones diarias.

 

¿Por qué cree que estos problemas de fe y razón son tan recurrentes en nuestro tiempo?

La ciencia y la tecnología parecen, pero solo parecen, hacer que lo sobrenatural y sacramental sea inverosímil. El lenguaje de la fe puede comenzar a parecer extraño e irrelevante. Es por eso que perdemos a tantos jóvenes antes incluso de considerar las creencias religiosas. Son catequizados todos los días por una corriente de distracciones materialistas que no refutan a Dios, sino que crean una indiferencia hacia él.

La Iglesia está luchando con muchas dudas sobre sí misma. Creo que muchos pastores y eruditos de la Iglesia simplemente han perdido la confianza en la racionalidad de la fe y la fiabilidad de la palabra de Dios, sin estar dispuestos a admitirlo. En cambio, se refugian en los sentimientos humanitarios y la acción social. Pero no necesitas a Dios para ninguna de esas cosas, al menos a corto plazo. A la larga, Dios es el único garante seguro de los derechos humanos y la dignidad. Entonces, debemos pensar nuestro cristianismo, profunda, fiel y rigurosamente, así como sentirlo.

Por eso Fides et Ratio es tan importante. Nos recuerda.

 

Excelencia, no he podido quedarme con ninguna de sus frases como titular. Las hubiera puesto casi todas. Permítame el juego fácil: Monseñor Chaput… chapó.

 

 

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

¡Salid del armario, por favor!

Vicente Montesinos

1111111

 

Callar, callar, callar…

Esconder, esconder, esconder…

Tapar, tapar, tapar…

No se cansan de pedirme: calla, esconde, tapa…

¡No escandalizar!

¿Pero acaso no es más escándalo el silencio?

¿Pero que queréis esconder y para qué? ¿Pero acaso hay misión más importante para un católico fiel que la de salvar su alma y ayudar a salvar la de los demás; siempre de la mano de Jesucristo; y con la mirada puesta en las Sagradas Escrituras, el Ministerio Petrino, el Magisterio Bimilenario, la Tradición y la Sana Doctrina?

¿Pero qué queréis conservar? ¿De que os van a servir vuestras carreras, puestos y cargos el día del Juicio Final?

 

¿Pero qué queréis conservar? ¿De que os van a servir vuestras carreras, puestos y cargos el día del Juicio Final?

 

¿Por qué, aunque sea por una sola vez en vuestra diaria oración ante el Santísimo, no os atrevéis a valorar, delante de Nuestro Señor Todopoderoso, todas las cosas que, humildemente, os estamos diciendo?

Al callar nos convertiríamos en “perros mudos”. Y si el miedo es el de perder privilegios…, ¿algún privilegio mayor que el del Cielo?

¡Salid del armario, por favor! ¡Por el bien de todas las almas! ¡Os necesitamos a todos!

No olvidéis que si el Pastor llega a volverse lobo; el deber esencial de la manada es defenderse a sí misma.

Sin duda alguna, y como dijera Dom Prosper Guéranguer, Abad de Solesmes, lo usual es que la doctrina descienda de los obispos a los fieles; y aquellos sujetos a la Fe, no deberán juzgar a sus superiores. Pero en el tesoro de la Revelación hay doctrinas esenciales que todos los cristianos, por el mero hecho de serlo, están obligados a conocer y defender.

Evidentemente, los pastores están guardando silencio, por unas u otras razones, en estas circunstancias en que la fe peligra.

Por lo que, en estos tiempos, los verdaderos Hijos de la Iglesia son los que actúan y caminan a la luz de su Bautismo.

Y no las almas cobardes que bajo el falso pretexto de sumisión a los poderes existentes, retrasan su oposición al enemigo, con la esperanza de recibir instrucciones que no son necesarias ni deseables.

Por Jesucristo; por la Fe; por la Santa Madre Iglesia, y por las almas… ¡Por favor, salid del armario!

¡Y porque hasta el cielo no paramos; que Dios os bendiga!

De rodillas ante la custodia me dices… (14)

 

140_custodia_ copia

 

1.Que aprenda a tener una enorme fe en Ti; y esto me dará una realista y justa fe en mí.

 

2. Que recibiendo y aceptando con interés y sin agobio las cosas pequeñas que nos presenta la vida diaria, serán ellas las que convertirán en algo efectivo mi entrega.

 

3. Que si antes no supe, ahora de por el pasado y por el presente. Si fuerte es el hábito, mayor es la gracia.

 

 

Vicente Montesinos

3 de septiembre de 2017 – San Gregorio I Magno papa

Perla del Evangelio de hoy: «Señor, si eres tú, mándame ir donde tú sobre las aguas»

 La barca se hallaba ya distante de la tierra muchos estadios, zarandeada por las olas, pues el viento era contrario. Y a la cuarta vigilia de la noche vino Él hacia ellos, caminando sobre el mar. Los discípulos, viéndole caminar sobre el mar, se turbaron y decían: «Es un fantasma», y de miedo se pusieron a gritar. Pero al instante les habló Jesús diciendo: «¡Ánimo!, que soy yo; no temáis». Pedro le respondió: «Señor, si eres tú, mándame ir donde tú sobre las aguas»





En el Evangelio de hoy me gusta destacar como  en la persona de Pedro, con sus entusiasmos y debilidades, se describe nuestra fe: siempre frágil y pobre, pero a pesar de todo victoriosa, porque camina hacia el Señor resucitado, en medio de las tormentas y peligros del mundo

Pedro cuando se ve así, en peligro, clama al Señor.

Que nunca dejemos de clamarte, Señor; y que nuestra fe en ti sea cada vez más fuerte. 

                                    Vicente Montesinos

Perla del evangelio de hoy: “seréis odiados de todos por causa de mi nombre”

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Mirad que yo os envío como ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas. Guardaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y os azotarán en sus sinagogas; y por mi causa seréis llevados ante gobernadores y reyes, para que deis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Mas cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué vais a hablar. Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento. Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros.  Entregará a la muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levantarán hijos contra padres y los matarán. Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará. 




En el evangelio de hoy Jesús nos deja muy claras las dificultades y contrariedades que sufriremos por ser cristianos fieles.

El camino que nos promete no es fácil, pero es gozoso y maravilloso; y hemos de saber perseverar hasta el final.

Hemos de saber que el mundo como estructura apartada de Dios obedece a otro señor, y eso nos ha de causar irremediablemente problemas. ¡Benditos problemas, que traerán su redención  y su gloria!

Además, somos conscientes de que por cada dificultad, Dios nos dará una gracia.

Así, que, bien asidos de la mano de Jesús y de María, a perseverar, firmes en la fe.

¡Dios os bendiga!

                             Vicente Montesinos 

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑