El pez San Pedro, o del genio “abismal” de Benedicto XVI en el Código Ratzinger. Por Andrea Cionci

Los depredadores se abalanzan sobre el falso ojo, pensando que apuntan a la cabeza del animal, y éste se escabulle en otra dirección.

0 1.104

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

Por Andrea Cionci

Para Adoración y Liberación

 

 

Traducción autorizada Maria Luisa Perez Gherlone

17 Enero 2023

Hemos intentado dejarlo claro de todas las maneras posibles, con artículos, entrevistas, ejemplos, diapositivas, dibujos animados, incluso una fábula.

Un décimo tercero esfuerzo de Hércules, gastado inútilmente para gente que no quiere entender, tradicional-sedemasoquistas que no ven la hora de regalarse antipapa Zuppi con hostia de harina de saltamontes, para poder disfrutar quejándose de ello. Todo esto mientras Bergoglio mientras tanto invita en Twitter a “amar este mundo”, cuyo príncipe es el diablo, en lugar de amar el Cielo y el destino eterno. Pero se sabe , cuando el Katechon no está, los ratones bailan.

Pongamos el último ejemplo, el último intento metafórico para  aclarar lo extraordinariamente brillante que fue lo que hicieron Juan Pablo II y el cardenal Ratzinger, luego papa Benedicto XVI, que estos días quedan despreciablemente desacreditados por la reapertura como un reloj del caso Emanuela Orlandi, un coletazo pretendido por un antipapa Francisco en caída libre.

Esta vez nos basaremos en una maravillosa e inesperada coincidencia que vincula el mundo de la naturaleza, a las leyendas cristianas, la ciencia estratégica y el derecho canónico.

En varias entrevistas, el escritor ya había hablado de un sistema defensivo adoptado por el Papa Benedicto con la Declaratio, el del “falso tiro”, que también es común en la naturaleza. Algunas especies de animales, peces, insectos, pájaros, de hecho, llevan en la cola, o en otra parte del cuerpo, manchas que simulan un ojo y que sugieren un “giro equivocado” de la bestia.

Los depredadores se abalanzan sobre el falso ojo, pensando que apuntan a la cabeza del animal, y éste se escabulle en otra dirección.

Esto es exactamente lo mismo que el papa Wojtyla y el Cardenal Ratzinger crearon en el Derecho Canónico de 1983: un falso tiro. Han  “dividido ” el ojo, es decir, el oficio papal, distinguiéndolo en un aspecto auténtico y fundamental, el munus, (ser papa) y otro que constituye un falso objetivo, el ministerium, (hacer el papa) consecuencia directa del munus, pero cuya renuncia puramente fáctica y no jurídica, con abandono físico de la sede, no produce abdicación.

No crean a los gramelots bergoglianos: ministerium nunca puede ser sinónimo de munus porque en todo el derecho canónico significa siempre y únicamente HACER, ejercer prácticamente un cargo.

Es bastante extraordinario descubrir cómo uno de los peces con la posesión más pronunciada de esta estratagema defensiva se llama… PEZ SAN PEDRO. Es un pez feo pero muy apreciado, que vive en las profundidades, muy común en el Mediterráneo y en los mares de Japón, el sudeste asiático y el océano Índico. Su nombre científico es Zeus faber, lo que refuerza la idea de que se trata efectivamente de un pez “divino”, ya que incluso los árabes lo llaman “pez de Dios”.

El nombre procede del Evangelio de Mateo, 17:24-27, donde se relata cómo San Pedro la pescó por orden expresa de Jesús para pagar el impuesto del templo: “Cuando llegaron a Cafarnaún, los que estaban recogiendo las didracmas se acercaron a Pedro y le dijeron: “¿Acaso tu amo no paga las didracmas?””. Respondió: “Sí”. Cuando entró en la casa, Jesús lo previno y le dijo: “¿Qué te parece, Simón? ¿De quién cobran tributo o impuesto los reyes de la tierra? ¿De sus hijos o de los extranjeros?” “De extranjeros”, respondió Peter. Jesús le dijo: “Los hijos, pues, están exentos. Pero, para que no los escandalices, vete al mar, echa el anzuelo y pesca el primer pez que salga. Ábrele la boca: encontrarás un statere (moneda n.d.r.). Tómalo y dáselo por mí y por ti”.

Es interesante que esta moneda fuera pagada por Jesús precisamente para mantener el templo en funcionamiento y no provocar un escándalo.

Exactamente como hizo el Papa Ratzinger, para reaccionar de forma prudente pero definitiva ante un escandaloso ataque al papado desde dentro y mantener la Iglesia en funcionamiento.

Otros relatos, refieren que el nombre del pez procede de una reacción del futuro primer Papa a una provocación de algunos incrédulos que no creían en su santidad. Parece la historia del papa Benedicto.

En lo que todo el mundo está de acuerdo es en que las dos manchas oscuras de los lados no son otras que las huellas dactilares que dejó el Príncipe de los Apóstoles en el pez cuando lo recogió.

Pero en la naturaleza, son precisamente ese falso ojo que tiene la función de desorientar a los depredadores.

Así, el pez San Pedro-papa Benedicto, a los atacantes que querían su cabeza y apuntaban al verdadero ojo, el munus, ofreció la mancha ilusoria del ministeriumrenunciando al cual se quitó de en medio, pero siguió siendo el único papa, mientras sus enemigos se convertían en antipapales y cismáticos.

Los tiburones de la mafia de San Gallo quedaron desorientados y el pez-papa Benedicto  se refugió en la guarida submarina del papado emérito y de la sede totalmente impedida, salvándose a sí mismo y a la Iglesia.

No engañó a nadie: él con esa mancha en forma de ojo, lista desde 1983, había nacido en el 2005. Fueron los enemigos quienes se confundieron y no supieron distinguir un ojo real de un punto negro. Simplemente les ofreció su costado a su vista, y cayeron en la trampa, quedándose con la boca seca y arruinándose.

Verdaderamente sugestivo: el mandato de Jesús, las huellas de San Pedro, un ingenioso sistema de defensa común entre las criaturas. El pez, no sólo por su nombre griego que constituye el acróstico de Jesús, al ser un animal que vive bajo el agua sin ahogarse, ha simbolizado siempre a Cristo, que puede entrar en la muerte permaneciendo vivo. Y así, el Papa Benedicto, entrando en la “muerte” de la sede impedida, siguió siendo el Papa, siguió “vivo”.

El escritor recuerda el verano de 2021, la mitad dedicado a la pesca submarina y la otra mitad  inmerso en el océano azul de la mente del Papa Benedicto, escribiendo su propio libro de investigación.

La Declaratio del pez (sucesor) de San Pedro se descubre en el abismo azul del Código Ratzinger. En una lectura superficial todo parece plano y banal, bergoglianamente bidimensional, pero si se desciende a las profundidades, al silencio del Logos, el mar cobra vida con rocas de virtud, algas iridiscentes de genio, cuevas de sabiduría.

Respiren profundo y sumérjanse también en la comprensión de este abismo, antes de que sea demasiado tarde.

 

 

 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: