Un sacerdote escucha una conferencia sobre el Códice Ratzinger: el obispo de Bergoglio, le quita la parroquia. Por Andrea Cionci

0 1.174

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

Por Andrea Cionci

Para Adoración y Liberación

 

 

Por el simple hecho de participar como auditor en una conferencia sobre el Código Ratzinger, este sacerdote fue privado de su parroquia. Luego acabó en el hospital por un desmayo. La crueldad de la falsa iglesia.

Traducción autorizada Maria Luisa Perez Gherlone

18 de diciembre de 2022

Se supone que la Iglesia del autodenominado Papa Francisco es la Iglesia “de los puentes, del diálogo, de la misericordia, de la fraternidad humana”… Hoy te mostramos la verdadera naturaleza de esta impostura mediático-emocional servida a cucharadas como un puré dulzón a las masas desde hace nueve años, al menos tan opuesta a la realidad como la película de Netflix “Los dos Papas”. Recordamos aquella especie de impúdica comic-fantasy realizada en 2019 para patrocinar a Bergoglio en la que Benedicto XVI-Anthony Hopkins decía que estaba descontento con su gobierno y quería dejar el trono al argentino.

La realidad es que esta nueva formación espiritualista, que ha ocupado el lugar de la Iglesia católica mientras el verdadero Papa está impedido (y no abdicatario), no tiene nada que ver con el catolicismo, adorando a las serpientes, Grandes Madres, Pachamama, Abuelas Araña: es en realidad una especie de dictadura sudamericana donde no sólo no hay lugar para la disidencia, sino ni siquiera para las preguntas más legítimas. Cualquiera que se atreva siquiera a interesarse por ciertos temas “inconfesables” es duramente sancionado. Los jerarcas, por su parte, obedecen ciega, pronta y absolutamente los dictados del gran jefe que celebra ritos nigrománticos en plan visionario .

Baste pensar en el pánico en que cayeron los obispos bergoglianos Tomasi y Cipolla, de Treviso y Padua respectivamente, al conocer la noticia de la llegada del P. Minutella y del P. Celestino della Croce para la celebración de las esperadas misas en comunión con el Papa Benedicto. El hecho de que el Santo Padre Ratzinger nunca se haya distanciado de estos sacerdotes, sino que incluso les haya animado llamándoles “locos de Dios”, según el conocido tema místico de la locura profética, y haciendo que monseñor Gaenswein les asegure que celebra en comunión consigo mismo y no con Bergoglio, no parece haberles molestado lo más mínimo. Lo importante es obedecer al antipapa.

Pero el otro hecho significativo que queremos contarles es el siguiente: el 30 de octubre, por iniciativa personal de dos fieles, el escritor presentó el libro de investigación “Código Ratzinger” en un conocido hotel de Asti.

También asistió a la conferencia, vestido de civil, un sacerdote, (cuyo nombre no mencionaremos a petición suya para protegerle) que ocupó discretamente su lugar en las últimas filas.

El 31, al día siguiente, el padre es convocado por el vicario general de una diócesis del norte, y LE QUITAN LA PARROQUIA .

El pobre sacerdote cae desmayado y acaba en el hospital.

El motivo de la sanción quedó impreciso: “es hora de tomarse un descanso, un tiempo libre”, etc.

 

 

Tras reflexionar, el sacerdote decidió concedernos una entrevista.

D. Padre, ¿había tenido antes algún problema con sus jerarquías?

R. “No, sólo en el periodo post-Covid había recibido una llamada porque daba la comunión en la boca, pero sólo a muy pocos creyentes y los últimos de la fila.

D. ¿Quién está ahora en tu lugar?

R. “Ahora hay otro “administrador” con un diácono, y mi parroquia está en proceso de fusión con otras. Ahora sólo estoy esperando a que me llamen solo para alguna sustitución. Fue un golpe muy duro, para mí celebrar la Misa para los fieles lo es todo”.

D. ¿Por qué intervino en la conferencia “Código Ratzinger”?

R. “Para un sencillo estudio en profundidad a través de fuentes fiables. Lo hice vestido de civil precisamente para pasar desapercibido y no molestar a los fieles. Pero el tema merece ser aclarado, y como no hay debate a nivel teológico y pastoral, un sacerdote no puede vivir así, al día, sin remordimientos de conciencia. No se puede no saber quién es el Papa, dado que sólo hay un Papa y Benedicto no ha especificado cuál de los dos desde hace nueve años (el hecho de que a veces lo llame “papa Francisco” no sirve de nada, por supuesto). Uno puede no estar de acuerdo con el Papa en todo, incluso en ciertas decisiones tomadas por Juan Pablo II, como Asís, un sacerdote puede tener una opinión diferente, pero el Papa es el Papa y hay que amarle y serle fiel. Por lo tanto, la cuestión no es si a uno le gusta Bergoglio o no; la cuestión ineludible es si es el verdadero Papa desde el punto de vista canónico, o no. Porque el aspecto canónico también está relacionado con la asistencia del Espíritu Santo en las diversas formas previstas.

D. ¿Cómo se dió cuenta de que algo iba mal?

R. “Desde el principio critiqué al Papa Ratzinger por la elección de la categoría de papado emérito. Cuando el Papa abdica del cargo, de hecho, cesa su papado. El canon 402 y el Directorio de Obispos Apostolorum successores de 2004, que regulan la institución del obispo emérito, simplemente no se aplican al Papa, como también especifica el distinguido canonista Gianpaolo Montini (en ‘Consideraciones sobre el canon 401.1’). El título de “emérito”, por lo que respecta a los obispos diocesanos, es una concesión del Papa, otorgada, ex lege, al obispo diocesano al final de un servicio encomiable. En cualquier caso, el Papa no podía auto atribuirse tal título. Como también aclara la canonista Geraldina Boni, (“¿Dos papas en Roma?” 2015 ) el mérito reconocido ciertamente no se aplica al pontífice para el que no se establece un límite de edad y cuya renuncia no tiene que ser aceptada por nadie”.

D. Parece absurdo que el derecho canónico sólo se aplique cuando se trata de excomulgar o apretar a diestro y siniestro, ¿no cree?

R. El derecho canónico no es filosofía, ni siquiera teología, donde puede haber interpretaciones. El derecho canónico es matemático: no hay compromisos, ‘peros’, ‘quizás’, ‘renuncias poco claras’, también porque un principio canónico básico es que “papa dubius, papa nullus”. Es decir, la abdicación de un Papa debe ser 100% clara y límpida. Y aquí, después de nueve años, sigue habiendo una discusión, o mejor dicho, hay una discusión que sólo cobra vida fuera de la Iglesia, ya que dentro de ella parece haber un verdadero tabú. Luego, leyendo primero su investigación y después el libro “Código Ratzinger”, me di cuenta de que el papado emérito del que habla Benedicto, escrito en minúscula, tenía otro significado, no canónico, sino descriptivo: “el que merece, el que tiene derecho a ser papa”. Y esto derivaría precisamente de estar en la sede impedida. En definitiva, estudio: “francamente, en conciencia, no creo que se pueda criticar o sancionar a un sacerdote porque intente, de buena fe, resolver cuestiones de fondo que no parecen interesar a la jerarquía”.

En definitiva, este es el clima que reina en la iglesia antipapal de Francisco, un cardenal elegido a empujones, con una elección supletoria inválida dentro de un cónclave completamente ilegítimo porque se convocó con un papa que no estaba ni muerto, ni abdicado, sino impedido.

Desde el mundo una cum (los conservadores legitimistas de Bergoglio) siguen con insultos y objeciones pueriles como “Pero en la Declaratio está escrito que había que nombrar un nuevo pontífice…”. Seguimos esperando a ese nuevo pontífice y tendrá que ser elegido, como escribe Benedicto, “por aquellos a quienes corresponde”, es decir, los verdaderos cardenales de nombramiento anterior a 2013. Tómese tres minutos de lectura concentrada y descubrirá cómo la Declaratio fue divinamente construida por el Papa Benedicto para anunciar su simple retirada del ejercicio práctico del poder, al verse impedido, y cómo ello condujo a la SEDE TOTALMENTE IMPEDIDA, según el art. 335, que comienza el 1 de marzo de 2013, cuando precisamente se convoca el cónclave ilegítimo.

Si desea entonces una “ayudita de casa”, desde el Monasterio Mater Ecclesiae, el Papa Benedicto sugiere que busque la respuesta en el libro de Jeremías donde dice, sin ir más lejos, “YO ESTOY IMPEDIDO”.

Ahora, esperamos la próxima represalia canónica contra los sacerdotes que demuestren su lealtad al verdadero Papa o que incluso se limiten a expresar su interés por la Magna Quaestio: tengan por seguro que informaremos oportunamente.

Bergoglio, por su parte, avanza hacia una estrategia de salida. Ya ha anunciado que, en caso de enfermedad, ha presentado su dimisión. ¿Ah, sí? ¿A qué, al munus petrino? Lástima que esto siga en manos del Papa Benedicto XVI, desde hace unos buenos nueve años. En cualquier caso, no se pierda la entrevista de esta noche en Canal 5 con el antipapa. A pesar del torrente de melaza demagógica sobre los pobrecitos, la fraternidad (con delantal), los hambrientos, los huérfanos de guerra, la pobreza hermana (la suya), aún podrán igualmente oír genialidades.

 

 

 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: