Poema: La Dulzura inefable de Dios hecha hombre

1 1.033

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

 

Por Carlos Núñez

Para Adoración y Liberación 

 

 

 

Varón de dolores, sí.

Pues en la cruz va cargado
del mundo todo el pecado.

¿Por qué lo hiciste, Dios, di?

Tu sangre en Getsemani,
regó aquel huerto cercado.

Y en tu vía, torturado,
más sangre rojo rubí…

¿Por qué subiste al madero,
cosido por duros hierros?

¿Por qué moriste, Señor?

¿Por qué ese dolor tan fiero,
conocedor de mis yerros?

¿Por qué ,por qué, tanto Amor?…

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

1 comentario
  1. Alberto Ramón Althaus says

    The Wanderer ha tomado el guante que le echamos y ha reaccionado con un artículo llamado “Francisco esjatológico Providencia y apocalipsis del pontificado de Bergoglio”.
    No lo dice ni afirma directamente pero se deduce de su lectura que el fin del Mundo no está próximo porque Bergoglio sería sólo una prefiguración de una figura final que azotaría desde lo religioso como falso profeta el Mundo.
    Concedo que Bergoglio puede no ser el falso profeta pero de eso no se deduce que el fin no esté próximo. Es más está preparando el terreno.
    El problema no está en las afirmaciones que The Wanderer o en mi caso podamos hacer sino de los fundamentos de tales afirmaciones, lo que debe preguntarse cualquier lector es si de las causas que The Wanderer afirmó pueden sacarse las conclusiones que saca.
    Señala The Wanderer que la gran crisis actual de la Iglesia y del Mundo está generada por problemas internos de la Iglesia que se relacionan con una espiritualidad de concepción estatalista, Iglesia como Estado, de la papolatría y de un magisterialismo que data del siglo XVI después del Concilio de Trento y propone como solución para los problemas del Mundo y de la Iglesia devolver al papado y a la jerarquía los límites y funciones que estableció Cristo.
    Dicho así podemos decir sin lugar a dudas que las causas que señala como principales y que habrían originado la gran crisis de la Iglesia actual y del Mundo se presentan como insignificantes y como evidentemente erróneas con lo que no decimos que The Wanderer peque por mentir sino que ha errado en el diagnóstico de las causas y ese es el principal diagnóstico que debe hacerse y no se hace para saber si puede detenerse el presente movimiento de apostasía y destrucción de la Iglesia católica y la formación de un imperio global del Anticristo y de una religión global y una Iglesia ecuménica global del Falso Profeta.
    Muy por el contrario nosotros señalamos que la separación Iglesia Estado ha sido una de las causas principales de la tempestad que azota la Iglesia y el Mundo.
    Como señala Santo Tomás de Aquino el gobernante es el que ordena la comunidad al bien común político, la Iglesia ha sabido siempre que eran necesarios gobernantes católicos para que la religión y la Iglesia no fuera perseguida y destruida y por ello los ha buscado formar pero desde la Revolución Francesa se ha negado a inculturar de Cristo lo público desde una democracia no según Rousseau sino según Santo Tomás de Aquino.
    La Iglesia para no quedar dividida en partidos se negó a que existieran partidos políticos católicos, por ello, quedó dividida en partidos políticos anticatólicos y anticristianos y estos comenzaron a inculturar de anticristianismo la sociedad. El laicismo es una bestialización encubierta por la cuál se presentan como bienes y derechos cosas que no lo son y de esa forma se imponen conductas contrarias a la moral desde el poder para subvertir el orden natural.
    Esta es la principal causa del desastre actual de la Iglesia y de su continuo retroceso “los santos serán vencidos”, no ha habido gobiernos católicos en doscientos años y lo que han existido son gobiernos anticatólicos y anticrísticos.
    Consecuencia los gobernantes han ordenado paulatinamente la sociedad a un falso bien común político porque el fin no era Dios ni se trataba de inculturar de Cristo las cosas sino que el fin era el hombre convertido en fin último de la sociedad y de la Creación.
    Como refuerzo a mi explicación de la causa primera de la debacle de la Iglesia y del Mundo podemos afirmar que no ha existido una verdadera Espada Espiritual desde hace doscientos años y que la doctrina social de la Iglesia al no estar encarnada en partidos políticos católicos no tuvo la capacidad para evitar que gobernantes anticatólicos ordenaran la sociedad hacia la construcción de gobiernos y sociedades que tienen estructuras de pecado y que se van bestializando.
    La segunda causa de la crisis de la Iglesia y del Mundo es la conspiración, la conspiración desde Satanás con Adán y Eva existió siempre no hubo corte de reyes que no la padeciera, la conspiración forma parte de la política y de la mala política y forma parte de la vida de los hombres en sociedad.
    Los malos no están obligados a actuar solos y de manera individual sino que forman alianzas y son más astutos que los hijos de la luz.
    Los poderosos conspiran unos con otros y lo hacen muchas veces desde la oscuridad. La negación de las conspiraciones es la negación de la realidad.
    Hace más de doscientos años ha aparecido un pequeño cuerno político que tiene composición masónica que tiene, también, una cabeza con dos cuernos religiosos masónico y cabalístico (hay muchas cábalas pero la verdadera es la satánica).
    Este cuerno político y sus dos cuernitos teológicos han estado gobernando tras bambalinas al mundo desde hace doscientos años con una única función la formación del último Imperio o la octava Bestia de Daniel, un imperio que fue global con la Babel que ahora no lo es pero que lo será dentro de poco tiempo y por poco tiempo.
    Estas dos fuerzas están trabajando en la Iglesia y en el Mundo.
    Por la primera fuerza que es la negativa de la Iglesia de inculturar de Cristo lo público y lo político y con ello el Mundo por medio de la democracia de Santo Tomás de Aquino (no de Rousseau) y por partidos políticos católicos o la imposibilidad de hacerlo, la Iglesia sufre un proceso de división interna, las ideologías la invaden, el comunismo, el liberalismo, la democracia, el progresismo se le van metiendo dentro y generando herejías y divisiones.
    Es lo que se llamó la suma de todas las herejías que fue el modernismo y que es el progresismo.
    Pero a su vez estas construcciones ideológicas y sus falsas ciencias y filosofías no totalmente falsas porque algunas verdades tienen pero orientadas a lo que no es Dios sino contra Dios y, por ello, van generando lo que siempre ha soñado la masonería la construcción por el hombre de nuevos cielos y nuevas tierra, conquistar el hombre la condición de dios haciendo de sí mismo algo contrario a la naturaleza e instituciones naturales.
    La destrucción de las instituciones naturales es una demostración de que el hombre no se encuentra limitado por su naturaleza y que la domina, los dioses no tienen límites en una naturaleza creada sino que construyen el mundo y la realidad.
    De allí la necesidad de la masonería y de las ideologías de destruir la familia, las instituciones intermedias naturales y la realeza y principados para construir algo artificial, una sociedad que sea sólo hechura humana que demuestre que el hombre es dios.
    Los masones leen las Sagradas Escrituras y leen el Apocalipsis y leen artículos como estos pero lo que ellos esperan de esta formación de las Bestias del Mar y de la Tierra no es la segunda Venida de Cristo en la que no creen sino la construcción del imperio global de mil años en los que ellos gobernarán como hombres dioses a los hombres con alma animal o esclavos.
    La construcción de una sociedad similar al Egipto con su faraón y sus sacerdotes y un pueblo controlado y sometido, el nuevo Imperio pagano al estilo de la Roma pagana con su Cesar convertido en hombre dios que une en sí a todas las religiones del planeta y por ello todas deben rendirle culto.
    Pero incluso aunque no se crea y se nieguen las conspiraciones, incluso bajo ese supuesto no se puede negar que gobiernos anticatólicos van a generar una cultura anticatólica y una civilización anticristiana que por la globalización se unirá en un gobierno global que exigirá tener bajo su mando una religión e Iglesia global ecuménica.
    Con lo cuál estando estas dos fuerzas presentes y habiéndose resfriado el amor en la Iglesia y existiendo cismas en proceso en Alemania y China y divisiones internas entre tradicionalistas, conservadores y progresistas y debilitándose la figura del papado y del magisterio como reconoce The Wanderer todo esto debe llevar inexorablemente en corto tiempo a lo que se señala en el Apocalipsis que le pasará a la Mala Mujer: la Bestia le dará muerte y devorará sus carnes y lo que señala además: Roma será destruida en una hora.
    Esto puede pasar hoy mismo dentro de tres años, diez, veinte o treinta pero estos treinta no deben pensarse como mil años sino como pronto.
    Mientras estén estas fuerzas funcionando se buscará la formación del Imperio global constantemente y será anticatólico y anticristiano o de anticristos.
    Por el liberalismo se lo buscó en la década de los noventa y ahora por el modelo chino o como dijo Castellani en 1950 reuniendo lo peor del comunismo: políticos ricos y poderosos, lo peor del liberalismo: el capitalismo salvaje empresarios ricos y poderosos y un pueblo empobrecido y controlado y lo peor del modernismo: que es el progresismo taimado.
    Pero China y Rusia a pesar de ser cabezas bestiales del Imperio político global que va asomando las narices se han convertido en obstáculos para que ese pequeño cuernito de la masonería los gobierne porque son nacionalismos o quintas que se oponen a la globalización pero no por ello dejan de ser gobiernos bestiales.
    Forman parte de la Bestia del Mar una vez que los venza el resto se someterá.
    Puede pasar así ahora o dentro de veinte años de otra forma que no conocemos pero esas son las fuerzas que actúan y que generan la gran crisis global política, económica, social, religiosa, etc. del Mundo y la crisis de santidad y cismática de la Iglesia.
    ¿Se puede intentar algo para evitar este desastre?
    No me parece posible pero sí se puede tratar de salvar a la Buena Mujer, la Iglesia que hoy sufre y que quizás no ha cometido apostasía, esa Iglesia del silencio que no conozco o rebañito fiel.
    Se pueden hacer cosas buenas y meritorias que repercutan en la salvación de almas pero el mal ha llegado a tan grandes proporciones a nivel mundial y eclesiástico que todos los actores se van ubicando en algún lugar de la división de los que gritarán quién como el gobierno global y de los que gritarán quién como Dios.
    Bergoglio y su jerarquía se han sentado sobre el Nom y han adulterado la fe para poder sobrevivir y ello porque no creen que Cristo vuelva pronto.
    No van a formar la Bestia de la Tierra o la religión e Iglesia global ecuménica sino la Mala Mujer a la que la Bestia le dará muerte.
    Ahora quisiera hacer esta explicación más fácil a todos para que entiendan.
    Todo católico tiene que decidir si quiere creer que existe la Santísima Trinidad y que el alma sobrevive a la muerte no porque querer creer lo lleve a la fe porque la fe es sobrenatural y gracia de Dios sino porque no poner buena voluntad para creer lo lleva a la incredulidad.
    Ahora les digo que es esto lo que se discute cuando se niega a predicar y aceptar la segunda Venida de Cristo pronto.
    ¿Cómo? Preguntará el lector casi sin entender nada.
    En realidad de eso se trata la fe en la segunda Venida de Cristo.
    Si Cristo resucitó la persona cree que al fallecer encontrará la posibilidad de la salvación o de la condenación eternas.
    De eso se trata la fe en la segunda Venida de Cristo, se relaciona con la resurrección de Cristo y con la resurrección de los muertos y con la fe en que Cristo es el Hijo de Dios hecho hombre que vino a sacrificarse para la salvación de muchos.
    Creemos los católicos en eso pero creemos también en la resurrección de los muertos, que el alma sola no es persona sino que la persona supone un cuerpo con una naturaleza humana que será divinizado gratuitamente por Dios.
    ¿Qué tiene que ver eso con la segunda Venida de Cristo?
    Es que no creer en la segunda Venida es no creer que Cristo resucitó y que Cristo se sacrificó por nosotros y es no tener fe.
    A ver si me explico.
    En este momento el hombre pretende por el transhumanismo y por el poder ser como dioses, es decir, la inmortalidad y la felicidad por su propia mano.
    Esa es la fe masónica natural y parecería no ser grave pecado salvo que se enlaza con la pretensión de los primeros hombres de ser como dioses, con el pecado original originante y con el pecado original consumado en el deicidio de Cristo que éste transformó en sacrificio para la salvación de muchos y se relaciona con el pecado original esjatológico o del fin de los tiempos, con la apostasía general o lo que es lo mismo la abominación de la desolación en el lugar santo o lo que es lo mismo con el misterio de iniquidad.
    Se relaciona esta fe masónica de conseguir la inmortalidad y la felicidad con todos los pecados del mundo y por ello dará como consecuencia el hombre del pecado que los asume y acepta y comete por un supuesto bien mayor.
    Este es el trayecto de rebelión contra la Voluntad de Dios que comienza en Satanás y termina por consumarse en el Anticristo.
    Cuando el hombre establece un fin en su vida ese fin o es Dios o es lo que no es Dios.
    Si un hombre construye su vida sin Dios u oponiéndose a Dios es un necio y va hacia el fracaso.
    Si una sociedad y una Iglesia planifican su futuro sin Dios y sin tener en cuenta el Apocalipsis es una sociedad y una Iglesia de necios que van al fracaso.
    La discusión sobre la mortalidad del hombre y su transcendencia es la misma discusión sobre la mortalidad de la Iglesia y del Mundo y su transcendencia.
    Suplantar la eternidad por la búsqueda de la inmortalidad y negarse a que la vida humana y la Creación tengan un fin es negar la realidad y tratar de construir otra cosa que no es real o mejor dicho ordenar la Creación a un mal o a aquello que no es su Fin Último y su Bien.
    Mientras la jerarquía está pensando en cómo lograr que la Iglesia continúe por mil años más, Jesús le dice que es necia porque esta misma noche va a morir.
    Para que la eternidad se abra la historia y el tiempo deben morir.
    Es necesario que no exista más la historia y el tiempo para que sean creados nuevos Cielos y nuevas Tierras y para que baje la Jerusalén celestial del Cielo.
    Mientras estos construyen en la tierra y construyen fuera de la roca que es Cristo, la tempestad última barrerá todo lo que haya construido sobre arena.
    Pero a aquellos que se niegan a que el Apocalipsis suceda y venga Cristo pronto les pregunto: ¿no es de necios negar que el hombre debe morir?
    ¿No es de necios negar que este mundo debe morir?
    ¿No es de necios preferir una falsa inmortalidad a la eternidad verdadera?
    ¿No es de necios poner la esperanza en el futuro de la humanidad o de la Iglesia cuando la esperanza debe ser puesta en Dios?
    ¿Es tan dura la doctrina que enseña que el Mundo y la Iglesia terrenal tendrán un fin catastrófico?
    ¿Es tan dura esa doctrina teniendo presente que en unos años, décadas o quizás este mismo día podemos morir y sabiendo que no vamos a vivir terrenalmente para siempre?
    ¿Por qué deberíamos atarnos a las cosas terrenas y mundanas y a lo histórico cuando nos espera la eternidad?
    Pero es que sin eternidad no habrá felicidad.
    Si no morimos no estaremos nunca con Dios y no seremos felices porque Dios es la felicidad para el hombre, Él único que puede darnos la felicidad perfecta y para siempre.
    ¿Por qué debemos rechazar que la historia tenga un fin, que la sociedad y la Iglesia terrenal tengan un fin si es la única forma que existe de que tengamos a Dios, a la Jerusalén celestial y a los nuevos Cielos y nuevas Tierras?
    Es que si lo razonamos así y si nos preguntaran ¿qué deseo vivir para la muerte o morir para la Vida? ¿Qué respondemos?
    ¿Qué nos atrae más pensar en una Iglesia que se recompone y pasan dos mil años más?
    ¿Y si eso sucede a nosotros qué?
    ¿Y si eso sucede a nosotros por qué debería importarnos?
    Más tiempo, más almas.
    Sí, pero ojo, si la Iglesia no evangeliza más tiempos más almas que irán al infierno.
    Pero además son cosas que establece la divina Providencia y en cuyos asuntos no deberíamos meternos porque no nos concierne.
    No nos concierne establecer la cantidad de almas que creará Dios y no nos concierne establecer el tiempo.
    ¿Entienden que el Reino de Dios no es de este Mundo sino pertenece a la eternidad y que para entrar en esa eternidad hay que morir y no de cualquier manera sino que hay que morir como Dios manda?
    ¿Les resulta tan duro pensar que en algún momento van a morir?
    ¿Vamos a decirle a Dios cuando debe venir y dar por terminada la Historia de Salvación?
    ¿No es eso pecado de soberbia y necedad?
    Cristo vendrá pronto y todas las cosas terribles que sucederán antes y que se señalan se señalan para que perseveren en la esperanza y no en la esperanza de que el Mundo y la Iglesia van a seguir por siempre o por mil años más sino para que perseveren en la esperanza de encontrarse con Cristo.
    Y allí está el problema que el que no espera que Cristo vuelva pronto y no acepta que el Mundo y la Iglesia terrenal tengan un fin para que baje del cielo la Jerusalén celestial es porque ama al Mundo y a la Iglesia terrenal más que a Dios y contra Dios.
    Si se ama a una creatura más que a Cristo uno no es digno de Cristo.
    Si se ama la continuación histórica de la Iglesia terrenal más que la segunda Venida de Cristo no se ama a Cristo y no se es digno de Él.
    El que ama el tiempo más que la eternidad no espera la eternidad y no espera la segunda Venida, la posterga en su mensaje y la posterga en su vida, de alguna manera se ama a sí mismo más que a Dios y hasta el desprecio de Dios.
    Porque Dios nos habla del Apocalipsis pero para señalarnos las riquezas y consuelos eternos que vendrán cuando Cristo vuelva, la esperanza no está en el Apocalipsis sino en que una vez terminado este, Dios creará nuevas Tierras y nuevos Cielos y veremos a Dios cara a cara.
    No podemos no querer una buena muerte, una muerte como Dios manda y querer a Dios porque si negamos la muerte somos necios y, entonces, consumimos nuestra vida en las creaturas.
    No podemos no querer que termine el tiempo y la Historia de Salvación como Dios lo señaló en su Apocalipsis porque si negamos la muerte del Mundo y de la Iglesia terrenal, entonces, consumimos nuestra vida en las creaturas aunque más no sea en una Creatura divinizada como es la Iglesia terrenal pero creatura al fin.
    La Iglesia terrenal es santa pero no es perfecta hasta que no se una a Cristo en la eternidad y si se obstina en negar esa muerte es porque no quiere esa eternidad y a Dios que es la eternidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: