Rusia siempre Rusia. (Por Ángel Ortega)

 Hasta nuestra Santa Madre María se acordó de Rusia en sus Apariciones en Fátima, intentó por medio del hombre salvar a su pueblo con una Consagración que nunca se produjo. Y, ahora, se están viendo, de nuevo, sus terribles consecuencias.

0 1.497

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

Por Ángel Ortega.

Para adoración y Liberación.

 

 

 

Dmitri Medvedev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, sobre las sanciones económicas a su país, se pregunta ¿Contra quién es todo? Y dice:

“La conclusión parece repugnante: estas sanciones están dirigidas precisamente contra el pueblo de Rusia. ¿Cuál es el propósito? Obligar al Estado a abandonar las obligaciones sociales, golpear al contribuyente en la ciudad y el campo, prohibición de vuelos de nuestros aviones, de viajes a muchos países, prohibición del uso de instrumentos de pago.

Esta conclusión es desalentadora, pero, por desgracia, es cierta. ¡Nos odian a todos! En el corazón de estas decisiones está el odio por Rusia, por los rusos, por todos sus habitantes. Odio a nuestra cultura. Odio a nuestra religión. De ahí el deseo de destruir la Iglesia Ortodoxa Rusa e imponer sanciones contra su patriarca. Y así fue casi siempre.

Este odio es repugnante e irracional. Pero eso no significa que tengamos que aguantarlo. Solo necesita sacar todas las conclusiones necesarias para el futuro. Recuerda esta actitud hacia nosotros. Y no perdones a los que nos odian. Nunca.”

 Estas declaraciones parecen correctas, la explicación, convincente. Pero hay un detalle que echa para atrás todo el argumento. Está justo al final:

“Y no perdones a los que nos odian. Nunca.”

 La falta de perdón lleva al odio, el odio a la violencia y la violencia a la guerra.

 Esa desafortunada frase resume el pensamiento ruso, otrora bolchevique, hacen la revolución y luego pagan las consecuencias, porque es el pueblo el que se oprime, nunca el gobernante.

 Hasta nuestra Santa Madre María se acordó de Rusia en sus Apariciones en Fátima, intentó por medio del hombre salvar a su pueblo con una Consagración que nunca se produjo. Y, ahora, se están viendo, de nuevo, sus terribles consecuencias.

 Al igual que ocurre en China, no se puede encontrar información fiable acerca del sentimiento ruso en estos momentos de guerra. Apertura no es una palabra que utilicen en ningún caso.

 Fueron ellos mismos los que se separaron de la Iglesia Católica y, aunque predican el mismo Evangelio, se encuentran a cierta distancia de la Sana Doctrina.

 Y yo me pregunto, qué hubiera pasado si se hubiera consagrado a Rusia correctamente, como la Virgen expresamente pidió.

 Porque el paripé que hizo Bergoglio tuvo sus funestas consecuencias, más hambre, más separación, más muerte y menos esperanza.

 A día de hoy, el ruso de a pie tiene que estar intranquilo, confuso y atormentado. Ya no es cuestión de poder sino de debilidad, la guerra no termina con una rendición sino con el sometimiento de los contendientes hacia sus propios gobernantes, gane quien gane, ésta es la justicia del hombre, donde siempre paga el pueblo el odio de sus jefes.

 “La otra mejilla” es el resultado del ardor de la batalla, casi nunca se llega a recibir daño en ella, porque el mundo cambió el santificante sintagma por otro muy parecido pero con el odio como sujeto omitido, “la mejilla del otro”. Y así le va.

 No sé si tendrá relación o no, pero este año se cumple el centenario del nacimiento de la URSS. José María Faraldo Jarillo, Profesor de Historia de la Universidad Complutense de Madrid, pregunta al mundo: “¿De verdad ha desaparecido la Unión Soviética?”

 Pues esa pregunta sigue en el aire, cien años después de su satánico nacimiento.

 Aunque el mundo la tiene, no la expone con palabras sino con hechos que estremecen al hombre ante la pasividad de casi todos, ante la alegría del maligno, provocador del mal, hecho a través del hombre que se sometió.

 Darle la razón en un conflicto a uno de los dos bandos es hacer pagar al pueblo que no la lleva los desmanes de sus gobernantes, sembrar odio y no paz. Eso no es de Dios, es del demonio. Nos lo dice Santiago Apóstol con una formidable pregunta: “¿De dónde proceden los conflictos y las luchas que se dan entre vosotros? ¿No es precisamente de esos deseos de placer que pugnan dentro de vosotros?” (Sant 4, 1) 

Mientras tanto, nosotros, seguiremos pidiendo Misericordia al Señor que todo lo puede.

 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: