LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO: Domingo en la Infraoctava de Navidad

Juan Donnet

 

 

 

DOMINGO EN LA INFRAOCTAVA DE NAVIDAD

Blanco, II Clase. 

(Comentario después de los textos y oraciones de la Misa)

 

 

 

 

 

Introito. Sab. 18.14-15; 92.1.-  Cuando un profundo silencio envolvía todos los seres, y la noche alcanzaba en su curso la mitad de su camino, tu omnipotente palabra, Señor, vino del cielo, desde el real trono.  Salmo–  Reina el Señor, vestido de majestad; vistióse el Señor de fortaleza, y se ciñó de poder. V/. Gloria al Padre, y al Hijo.

 

Colecta.- Omnipotente y sempiterno Dios, dirige nuestras acciones según tu beneplácito, para que, en el nombre de tu amado Hijo, merezcamos abundar en buenas obras. El cual vive y reina.

 

Epístola.  Gál.4.1-7.- La venida de Cristo ha cambiado totalmente la condición de los hombres frente a Dios; hijos ya suyos, se dirigen a él como tales, seguros de que los atenderá y recibirá. San Pablo, que habla a los judíos convertidos, compara su primera situación a los herederos menores de edad, los cuales se hallan bajo tutela. Con los tiempos mesiánicos ha alcanzado el pueblo su mayoría de edad y entra en posesión de la herencia que le estaba prometida. Hermanos: Mientras el heredero es niño, en nada difiere del siervo, aunque sea señor de todo, pues está bajo la potestad de tutores y curadores hasta el tiempo determinado por su padre. Así también, nosotros, cuando éramos niños, estábamos sometidos a los elementos del mundo. Mas, al venir la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer y sujeto a la Ley, para liberar a los sometidos a la Ley y hacernos hijos adoptivos. Y, por cuanto sois hijos, ha enviado Dios a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: ¡Abba!, esto es: jPadre! y así, ya no es siervo, sino hijo. Y, siendo hijo, es también heredero de Dios.

 

Gradual. Salm. 44..3.2.-  Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; la gracia está derramada en tus labios. V/. Bullendo está en mi corazón un bello canto, que al rey voy a cantar. Sea mi lengua como el cálamo de veloz escriba.

 

Aleluya. Salm. 92.1.- Aleluya, aleluya. V.. Reina el Señor, vestido de majestad; vistió se el Señor de fortaleza y se ciñó de poder. Aleluya.

 

Evangelio. Luc.2.33-40.- En aquel tiempo: José y María, madre de Jesús, estaban maravillados de lo que se decía de él. Y los bendijo Simeón y dijo a María, su madre: Sábete que éste está puesto para ruina y para resurrección de muchos en Israel, y será signo de contradicción, y una espada traspasará tu alma, para que queden patentes los pensamientos de muchos corazo­nes. Había allí una profetisa, llamada Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser; ésta era ya muy anciana, y había vivido siete años con su marido desde su virginidad. Y esta viuda, que tenía ochenta y cuatro años, no se apartaba del templo, sirviendo en él día y noche con ayunos y oraciones. Ésta, pues, como viniese a la misma hora, alababa al Señor y hablaba del Niño a cuantos esperaban la redención de Israel. Y cumplidas todas las cosas conforme a la Ley del Señor, volviéronse a Galilea, a su ciudad de Nazaret. Y el Niño crecía y se robustecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba en él. CREDO.

 

Ofertorio. Salm.92.1-2.- Dios asentó el mundo y no vacilará. Tu silla, ioh Dios!, está preparada desde, la eternidad; desde todos los siglos existes tú.

 

Secreta.-  Te rogamos, ¡oh Dios omnipotente!, nos concedas que el don ofrecido a la vista de tu majestad nos alcance la gracia de una piadosa devoción y nos dé la posesión de una dichosa eternidad. Por nuestro Señor.

 

Prefacio de Navidad.-  En verdad es digno y justo, equitativo y saludable darte gracias en todo tiempo y lugar, Señor, santo Padre, omnipotente y eterno Dios, pues por el misterio del Verbo ha brillado a los ojos de nuestra alma un nuevo resplandor de tu gloria, para que, conociendo a Dios bajo una forma visible, seamos atraídos por él al amor de las cosas invisibles. Y por eso, con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial cantamos el himno de tu gloria, diciendo sin cesar.

 

Comunión. Mat.2.20.- Toma el Niño y su madre y vete a tierra de Israel, porque han muerto los que buscaban la muerte del Niño.

 

Poscomunión. – Oh Señor!, haz que, por la virtud de este mis­terio, nos purifiquemos de nuestros vicios, y se cumplan nuestros justos deseos. Por nuestro Señor.

 

 

 

 

 

 

COMENTARIO

 

 

Referencias litúrgicas

 

Este es el Domingo siguiente a la Navidad, y que se encuentra dentro de la Octava, por eso la denominación de Domingo en la Infraoctava de Navidad.

Recordemos que desde la Solemnidad de la Natividad del Señor hasta la Fiesta de la Circuncisión del Señor, el 1º de Enero inclusive, son ocho días que la Iglesia celebra como un solo Gran Día en que el Señor viene al mundo. La Octava de Navidad.

Con respecto al Domingo que se celebra hoy,  la Iglesia griega llama a este Domingo, Domingo Después de la Natividad del Señor, y la Iglesia Latina, lo ha llamado Vacante. Además de la denominación con la cual encabezamos hoy.

Este Domingo es un eco de la Navidad y es de II Clase.

 

LA LEY ANTIGUA Y LA VENTAJA DE LA NUEVA LEY EN CRISTO

 

La Vigencia de la Ley Moral

 

Hay en la Palabra de hoy una fuerte mención de la Ley de Dios, la Ley Antigua, la dada por Moisés,  tanto en la Epístola como el Evangelio, con enfoque distinto.

Recordemos que Jesucristo ha afirmado con claridad diáfana: No he venido a abolir la Ley, sino a dar cumplimiento. Esta afirmación debe entenderse con la Tradición y la interpretación del Magisterio de la Iglesia.

La misión del Señor nunca fue desechar la Ley de Moisés como si fuera un error histórico (concepto que refocila a los progremodernistas) de Dios o del Pueblo de Israel. La Ley de Moisés no fue ley humana (algo que también maneja la nefasta teología personalista, como también ciertos grupos aprobados después del II Concilio); fue Ley dada por Dios y absolutamente necesaria.

La Ley antigua fue como un ayo, un tutor que llevó al pueblo de Israel inmaduro espiritualmente hasta la Venida del Mesías, el Hijo de Dios, en la plenitud de los tiempos. San Pablo lo menciona en la Epístola y este tema está tratado en otras Cartas, como la de los Hebreos.

Cuando llegó la Plenitud de los Tiempos, el Pueblo en cierto estadio espiritual después de haber sido instruido por Dios durante la historia, por Moisés, los jueces, los Profetas y Santos Reyes, vino el Mesías, el Salvador y no desechó la Ley, sino que la llevó a su cumplimiento. La elevó, la profundizó, la interiorizó, la hizo mas exigente espiritualmente y menos ritualista exteriormente. La plenificó.

Esto se ve claro en el Sermón de la Montaña: ¡Han escuchado que se ha dicho, pero Yo los digo!

Paradójicamente en esta elevación y plenificación de la Ley, se suelta el lastre del preceptivismo ritual. En el plano ritual externo la cosa se simplifica; pero los Mandamientos de la Ley de Dios siguen absolutamente vigentes; no solo vigentes sino con un significado y una exigencia espiritual mas profunda; esto se ve claro en el Sermón de la Montaña y en las Charlas de Despedida, en la Oración Sacerdotal del Señor, en el Mandamiento del Amor.

¿Quieres llegar a la vida eterna? ¡Cumple los Mandamientos! Dice el Señor al Joven Rico.

Si ustedes me aman, guardarán mis Mandamientos…

El que dice que lo conoce (a Cristo, dice San Juan en su Carta) y no cumple sus Mandamientos, es un mentiroso.

Esto que está tan diáfanamente claro ha sido oscurecido de una manera inverosímil por el progremodernismo, por la teología personalista, haciendo una contraposición inicua, falsa, entre cumplimiento de Mandamientos y Amor. El cumplimiento legal, legalismo, es farisaico, vacío de amor, sostienen satisfechos los nefastos progremodernistas. No importa el cumplimiento de leyes, importa el Amor, concluyen con satisfacción luciferina.

Pero no hay amor sin Verdad; no hay Amor negando la Palabra y la Ley de Dios; hay justamente lo contrario: desamor y vacío de Dios. Lo que queda ahí es nada más que sentimentalismo, asistencialismo, oenegenismo, como se ve claramente hoy en el neoparadigmatismo eclesial.

La verdad es justamente lo contrario: el indicador de que hay amor es el cumplimiento de los Mandamientos, como lo dice claramente el Señor en el Evangelio y San Juan en su Carta; y así lo ha sabido siempre la Iglesia con absoluta claridad hasta 1962. Luego con Rhaner y la teología personalista, se “empiojó la cancha”, se suele decir en mi país, cuando la cosa se complica, se oscurece.

 

Veamos con que exquisitez María y José, y luego el mismo Cristo, cumplen con la Ley de Dios necesaria al momento. Cuando algo está o estuvo siempre mal interpretado, o debe ser elevado y profundizado a la plenitud, el Señor lo señala con absoluta claridad. Vemos los episodios de pésimas interpretaciones farisaicas de la Ley, como el tema del Sábado y el Korbán, este último en el Evangelio de San Marcos, que Jesús refuta con elocuencia divina, finalizando con el apóstrofe a los fariseos de que en vano rinden culto a Dios, pues no siguen otra cosa que Mandamientos de Hombres.

¡En vano me rinden culto, pues siguen Mandamientos que nos mas que Mandamientos de hombres!

 

Esto está dirigido específicamente al antropocentrismo progremodernista que asuela la iglesia desde el II Concilio Vaticano. Está dirigido a la aterrización, al vaciamiento de sobrenaturalidad y trascendencia, a la horizontalidad crasa a que es reducida la Palabra de Dios. Muchas veces a sosa autoayuda y moralina sentimental políticamente correcta, muy inferior a la moral natural de Cicerón y Confusio. Es decir, digámoslo de una: Cristo fue anulado. Si Cristo se encarnó, predicó, hizo milagros, mostró el poder omnímodo de Dios sobre toda la creación, incluso sobre el Demonio y la Muerte, luego pagó por nuestros pecados en su Pasión y Muerte, bajó a los infiernos, resucitó de entre los muertos, Ascendió y recobró su Trono Eterno, ahora encarnado en la naturaleza humana, envió el Espíritu Omnipotente de Dios, para que descendamos bajo la exigencia de la moral natural, y nos contentemos con ser buenas personas……entonces hizo todo al reverendo pedo -de balde, en España-. La Redención ha quedado bonitamente anulada. El Diablo es realmente talentoso y astuto.

Pero no; la Venida de Cristo y su Redención nos da la Gracia de elevarnos por sobre nuestra naturaleza y realizar el Sermón de la Montaña, cumplir los Mandamientos, no principalmente como un imperativo puramente externo, como una cárcel que tortura al hombre, sino impulsados desde dentro, por el Espíritu que nos hace clamar ¡Abba Padre! Esto no implica que no nos debamos esforzar en cumplir la voluntad de Dios. El esfuerzo requiere muchas veces de la negación de sí mismos, pero la Gracia de Dios da siempre infinitamente más de lo que pide.

Hay Gracia mas que suficiente para realizar  con creces el Sermón de la Montaña y cumplir los Mandamientos.

La demonización del concepto cumplir es otra estupidez nefasta progremodernista que ha tenido un éxito devastador en la Fe de la Iglesia. Se lo ha asociado, como ya mencionamos, con fariseismo. Uno de los sofismas mas caros y dañinos del progremodernismo y la teología personalista.

Ahora, después de la Venida de Cristo, ya no somos siervos exclusivamente, sino hijos, amigos, hermanos del Señor, como él mismo nos llama en el Evangelio. Hemos sido liberados de un lastre de preceptos exteriores de la Antigua Ley, y debemos vivir la Ley del Espíritu que mora en nosotros, que no excluye el cumplimiento de los Mandamientos, pero ahora lo puede cumplir con la fuerza interior infinita del amor del Espíritu que habita en nosotros. La moral católica ya no es una mera ética heterómana, sino que también es autónoma, porque Dios en su Espíritu, obra dentro de nosotros.

 

LAS PROMESAS DE DIOS SON ESTUPENDAS CUANDO SE CUMPLEN

 

El Evangelio de hoy, en la Octava de Navidad, debe ser abordado en una primera mirada desde el gozoso asombro, el estupor dichoso del que ve cumplirse la Promesa del Señor. Esta siempre supera la expectativa del hombre. Dios siempre es más de lo que imaginamos, aún impulsados por la Gracia.

María, que tenía más talento, más sabiduría y hasta yo diría que conocía la Escritura mejor que cualquier rabino y cualquier erudito progremodernista de hoy, (conocer y amar en hebreo apuntan al mismo concepto en hebreo: una relación íntima de amor. La Madre de la Palabra conocía bien la Palabra y la amaba), está maravillada por la alegría de los profetas Simeón y Ana, que reciben al Niño como el Mesías, el Esperado.

La caterva religiosa de Israel no pudo discernir la llegada del Esperado, porque no conocía la Escritura, en el sentido profundo y hebreo del término. El abordamiento farisaico era mas bien nemotécnico, de una erudición puramente académica y humana; igual que el progremodernismo. No hay allí genuflexión amorosa ante la Palabra; hay una mirada presuntuosa y crítica, instrumentalizadora, que pretende mostrarse como piadosa. El resultado es que no entienden nada, ni logran conocer nada. Se lo dijo el mismo Cristo a los Fariseos: Ustedes no me conocen. A mi Padre no lo conocen. Si lo conocieran a Él sabrían quién Soy. También los trata de raza de víboras e hijos del Diablo. El progremodernista es el Hijo del Fariseo, Doctor de la Ley y Escriba. Tiene las mismas características principales: no busca la Gloria de Dios, sino la que dan los hombres; adora la Apariencia, la Figuración; le gusta mostrarse como piadoso y superior, aunque hoy la vaya de humilde. Finge humildad. El Respeto Humano es Sagrado para él.

El Fariseo era legalista en cuanto a la Ley de Dios malinterpretada; el Progremodernista es legalista en cuanto a la Corrección Política del Sistema; he ahí su Dogma: a esto le llama Inserción en la Historia, Ciudadanía del Mundo. La realidad sin eufemismos es que es un maniqui del Sistema.

El confinamiento a la Inmanencia los une: ¡En vano me rinden culto, porque su Doctrina no es mas que Mandamientos de hombres!

Ahora la diferencia es que el progremodernista en cuanto a la Ley de Dios es Anómico, para él no es más que convenciones y normas humanas.

Pero el católico fiel, el humilde, sí entiende la Escritura. Cuando se ama la Escritura, se ama la Tradición y se ama el Magisterio auténtico y fiel de la Iglesia. Entonces se entiende.

Si se desprecia la Tradición y el Magisterio no se entiende nada.

Es para aprender de la actitud de María, que presenciaba los acontecimientos y guardaba las cosas en su corazón, meditándolas con la Palabra de Dios. Entonces el cumplimiento de las Promesas de Dios no nos encuentra desubicados, en otra….como decimos en Argentina.

 

 

VOLUNTAD SALVÍFICA, MISERICORDIA, PERO TAMBIÉN JUSTICIA

 

Vemos en el Evangelio de hoy que la misión de Cristo suscita una toma de posición en los hombres. Él es Signo de Contradicción, y está puesto para Resurrección y Ruina de muchos. Él es una divisoria de aguas. Dios tiene voluntad salvífica; quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la Verdad, dice San Pablo a Timoteo. Pero esta voluntad salvífica está supeditada al libre albedrío del hombre: a creer y seguir al Mesías. Creer y amar. Para Rhaner todos los hombres son cristianos anónimos y tienen metida intrínsecamente en su naturaleza la salvación, podemos decir brutalmente.

Pero para Dios no: se salva el que cree en Cristo, el que lo ama y cumple sus Mandamientos.

 

 

EL SIGNO DE CONTRADICCIÓN, LA CRUZ, EL RECHAZO DEL SISTEMA

 

El profeta Simeón bendice a María y José, pero luego se dirije a ella especialmente y le espeta con claridad, sin anestesia: Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, será signo de Contradicción, y a ti misma, una espada te atravesará el alma, a fin de que salgan a la luz los designios de muchos corazones.

Siempre volvemos a los mismos temas, porque esos mismos temas son capitales, candentes hoy. Vemos como los Profetas, el Bautista y el mismo Cristo, y después los Apóstoles, Papas, los Santos, los misioneros y Doctores de la Iglesia, siempre han hablado con claridad meridiana, sin recubrimientos almibarados, sin cobardías, sin respetos humanos, sin disminuir ni mutilar la Verdad, sin eufemismos licuados y dulzones, sin vaguedades, sin ambigüedades, hasta 1962.

Siempre se ha hablado de los enemigos del Cristiano, el Demonio, la carne, el mundo; se ha hablado sin rubores de la Cruz, del sufrimiento, de la hostilidad del mundo, del fin del mundo y de la Parusía del Señor, del Juicio Final, de los castigos de Dios, del Infierno….

Luego empieza otra época, otra era, explícitamente anunciada por Juan XXIII en el Discurso de Inauguración del II Concilio Vaticano: la Era de la Misericordia.

El lenguaje se vuelve vago, impreciso, ambiguo, borroso, se licúan conceptos para no herir a nadie….Muchos puntos de la soteriología y la escatológia se proscriben…el Mundo, por obra de Rhaner, Theiulard y los personalistas, la Nouvelle Teologíe, ya deja de ser el enemigo y se convierte en el Maestro que hay que seguir; en todo caso, un amiguito díscolo e irascible, pero genial y mas interesante que Dios mismo…..El Mundo es la Realidad con mayúscula.

Pero a la misma Virgen María parece no molestarle la Verdad clara; ni le molesta mostrársela a niños pequeños con imágenes y tods: En Fátima a los Pastorcitos les mostró el Infierno.

En la Era conciliar y post conciliar pareciera que decir verdades con precisión y sin licuación ni velos almibarados, sin eufemismos vaciantes, es un acto de terrorismo. Entonces Cristo, los Profetas, los Santos, los Doctores de la Iglesia, los Papas, y la misma Santísima Virgen son terroristas religiosos.

Hay un amaneramiento, una manierización (por no usar acá un término mas soéz) de la Iglesia, que acompaña al sistema en este proceso de licuación del orden romano y cristiano de la civilización occidental.

Pero atengámnos a la Verdad revelada y a Cristo mismo: será signo de Contradicción; el mundo es hostil a la Verdad, en su estructura de poder, en su espíritu. El cristianismo siempre fue perseguido, porque la Verdad choca a los que prefieren las tinieblas. El hombre del mundo aborrece la claridad de la Verdad y se refugia en la mentira almibarada, vaga, borrosa. Las tinieblas no soportan la Luz; lo dice El Evangelio con claridad.

Por eso Cristo fue crucificado, por dar testimonio de la Verdad. Y millones de cristianos verdaderos, verdaderos discípulos de Cristo fueron martirizados durante dos milenios, por no licuar ni abdicar del Mensaje de la Verdad, de la Palabra de Dios.

Pero el Progremodernismo ha descubierto que ese catolicismo arcaico ha sido muy torpe, poco diplomático, poco astuto; debería haber dialogado mas con el César; no espetarle críticas morales fundamentalistas, ni Apocalipsis arcaicos y oscurantistas, pesimistas. Debería haberle hablado con persuasión e inteligencia, adaptando la Palabra. Entonces no hacen falta mártires, porque la Iglesia se reconcilia con el Mundo. Esta es la estrategia de fondo del Progremodernismo.

Es obvio que el oneroso costo de esto no es otra cosa que abandonar a Cristo, con Él la Verdad que choca, y el ser Signo de Contradicción.

Por eso la iglesia después del II Concilio se vuelve coqueta con el Mundo, y aún máss que eso. Ya no lo enfrenta y le canta las cuarenta….ahora le dora la píldora (adulación, en Argentina)….hablando en general. Igual sigue habiendo mártires y signos de contradicción, porque siguen siendo fieles a la Verdad, y no aceptan el aggiornamiento progremodernista; la reconciliación con el mundo.

Animo, Yo he vencido al mundo, dice Cristo en el Evangelio. Al que venza….dice Apocalipsis, Yo le daré….y promete diversos premios.

¿Qué es este vencer al mundo? ¿Aniquilarlo con armas? No, predicarle la Verdad para que se convierta, aún a costa de ser rechazados, ridiculizados, perseguidos, segregados y martirizados, como Cristo, los Profetas, el Bautista, los Apóstoles y millones de Santos en toda la historia de la Iglesia; hoy inclusive.

Cristo no manda reconciliaciones mentirosas, que no son mas que abdicación de la misión que Él nos mandó, claudicación de la Verdad, traición para venderse al Enemigo, con tal de estar cómodos en su Reino y no ser molestados. Con tal de tener la Paz que da el mundo a sus ciudadanos, a los que aceptan su corrección política.

Mi Paz les dejo, mi paz les doy, pero no como la da el Mundo…

 La Paz de Cristo es la salud y la quietud profunda espiritual que da la amistad Divina, el vivir en la Verdad y el Amor de Dios, no es la traición, el abandono de Cristo para entregarse al Sistema abdicando de la Verdad que tanto le molesta a él.

Pero este es el viraje doctrinal de hecho que ha conseguido el progremodernismo en la iglesia.

Pero el católico fiel, Tradicional, sabe que ser discípulo auténtico de Cristo, traerá choque con el mundo y los hijos del sistema. Traerá ser Signo de Contradicción, igual que Cristo y todos los profetas y santos de la historia. Esta es la Verdad.

 

MI PAZ LES DEJO, MIS PAZ LES DOY, PERO NO COMO LA DA EL MUNDO

 

Jesús nos deja su Paz, como dijimos antes, la verdadera; la salud y la quietud profunda espiritual que da la amistad Divina, el vivir en la Verdad y el Amor de Dios. La Verdad libera y da Paz al hombre, con la verdadera liberación del Pecado, del Demonio y del Mundo; esta liberación puede implicar el rechazo e incluso el odio de los seres queridos y cercanos como ya lo predice con claridad Cristo en el Evangelio. ¿Ustedes creen que he venido a traer paz? No he venido a traer paz, sino espada….Con lo que hablamos antes, esta paradoja queda bien entendida. Espada a la mentira, a la falsa paz.

 

 

LA VERDADERA NAVIDAD

 

La verdadera Navidad, la de Cristo verdadero, el Cristo de la Fe y de la Historia, que es el mismo; el Cristo de la Escritura, vivida por la Tradición e interpretada por el Magisterio hasta 1962, trae al hombre la alegría porque Dios cumple sus promesas de amor al hombre. La Venida de su Hijo para redimirnos y liberarnos del Demonio y la perdición eternas.

Esto trae paz al cristiano, la Paz de Cristo, no la del Mundo. El ser signo de Contradicción y ser discípulo de Cristo trae, en mayor o menor medida, tarde o temprano, la guerra del mundo; hay que saberlo definitivamente.

Salvando las distancias, la espada que traspasó el corazón de María en la Pasión de Cristo, va a traspasar el nuestro también; pero si estamos en la Verdad, la Paz verdadera no se irá del fondo de nuestro corazón, aún en medio del dolor, del rechazo y la persecución, aún en el martirio. Como de hecho lo han atestiguado millones de mártires durante toda la historia, muriendo con alegría, seguridad y gallardía por Cristo.

La alegría profunda, la seguridad, la fortaleza, el aplomo en medio de la guerra, es el signo del verdadero cristiano, y el signo de vivir la Navidad en serio.

 

 

ORACIÓN FINAL

 

Le pedimos a la Santísima Virgen, que tanto amaba la Palabra, que meditaba y guardaba las cosas de Dios en su corazón, que se alegraba profunda y gozosamente por las promesas cumplidas, que nos de la Gracia de creer en las Promesas de Dios, de avivar las virtudes infusas de la Fe, la Esperanza y el Amor, para vislumbrar la Gloria eterna y superar las penas de este mundo, que nos de rectitud para interpretar la Revelación y permanecer en la Verdad, con discernimiento para aceptar los verdaderos signos de Dios y no confundirnos en esta era de Confusión incluso intraeclesial. Que nuestra postura verdadera respecto de Cristo y la Verdad redunde en un verdadero amor al prójimo.

Que también interceda para que no abdiquemos y nos regalemos al enemigo por comodidad, por una presunta Reconciliación; que perserveremos hasta el fin, en el martirio si es necesario, al pie de la Cruz como ella, o en nuestra propia cruz, para lograr la Salvación y alegrarnos eternamente disfrutando el cumplimiento de las Promesas últimas de Dios en el Reino Pleno.

 

 

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.



Categorías:LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO, San José, VIRGEN MARÍA

Etiquetas:, , , , , , , , ,

7 respuestas

  1. Gracias Juan.

  2. Muchísimas gracias.

  3. Por nada amigos, Echenique y Jope. Gracias a ustedes siempre haciendo comentarios agudos a nuestras publicaciones.

  4. Excelente la reivindicación de la vigencia del cumplimiento de la Ley Moral.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: