Sofistas de ayer. Sofistas de hoy

Carlos Núñez

 

 

 

 

El sofista Protágoras enseñaba que el hombre es la medida de todas las cosas.

El NOM, el modernismo, y su acólito Bergoglio, quieren hacer una “iglesia” a la medida del hombre. Eso sí, enrasando por abajo, por sus miserias, por su vientre. Sofistas de ayer. Sofistas de hoy.

Frente a Protágoras, Sócrates buscaba humildemente la verdad, convencido de que es el hombre el que pende de ella, y no viceversa.

Y unos siglos después llegó Alguien que, sin ambages ,declaró ser La Verdad en Persona. Y para que tal declaración y conocimiento sanador llegara hasta los confines de la tierra, fundó la Iglesia.

Por lo tanto, cualquier pasteleo, disimulo, apaño, rebaja, acomodación,…,de ese sagrado cometido, es alta traición.

Jesucristo, y únicamente Jesucristo, y exclusivamente Jesucristo, ES el Camino, la Verdad, y la Vida.Y cualquier maquillaje que se pretenda hacer de tal cosa, aun pensando que con ello se sirve a los hombres, es en definitiva robarles hasta la posibilidad de lo más grande que pueden tener, que es creer y tener intimidad con el Señor.

Porque,…,Él Es el Mismo, se crea o no se crea en Él, ya que no le aportamos nada.

Pero el hombre no es el mismo sin Jesucristo…

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.



Categorías:BLOG ADORACIÓN Y LIBERACIÓN

Etiquetas:,

16 respuestas

  1. GRACIAS CARLOS NUÑEZ, GRACIAS GOTTI TEDESCHI, GRACIAS ALDO MARÍA VALLI. POR NO PLEGAROS AL PENSAMIENTO ÚNICO, A LA SOCIEDAD LÍQUIDA, A LA IGLESIA VAPOROSA-GASEOSA.

    Gotti Tedeschi: «Por eso no podemos prescindir de la autoridad moral»

    Que nuestra sociedad es «líquida» se ha convertido en un eslogan. Ahora se supone que, especialmente desde un punto de vista moral, no puede haber puntos de referencia estables y ciertos. Nuestros niños crecen inmersos en este clima. Dado que, se dice, no hay verdad, pero solo hay partes de la verdad subjetiva, se cuestiona la idea misma de la autoridad moral. Nadie, este razonamiento, puede tener tal autoridad. El único camino a seguir es garantizar la convivencia de diferentes puntos de vista. Una lógica a la que incluso la Iglesia a menudo parece inclinarse al ceder al relativismo prevaleciente.

    Lo hablamos con un observador que está atento a los temas que conciernen no solo a la Iglesia, sino a la calidad misma de la humanidad de nuestro tiempo: Ettore Gotti Tedeschi, cuyo último libro, Coloquios mínimos. El arte maíutico de la controversia se presentará en el Festival de la Fe y la Cultura en Verona el domingo 25 de noviembre.

    Economista y banquero, ex presidente del Instituto de obras religiosas de 2009 a 2012, Gotti Tedeschi ha argumentado durante mucho tiempo que las verdaderas raíces del desorden, en todos los campos, son morales y, en última instancia, afectan la relación del hombre con Dios. Un enfoque decididamente sui generis para el pensamiento dominante, especialmente para aquellos que se ocupan de cuestiones económicas.

    Obviamente los eventos relacionados con el IOR no tienen un poco de amargura. Pero a partir de esa experiencia, que ha demostrado tanto desde un punto de vista espiritual como profesional, Gotti Tedeschi ha obtenido la fuerza para un compromiso aún más fuerte con la defensa del pensamiento católico. Sus reflexiones, incluso si a veces con vehemente disgusto por la situación actual, nunca se caracterizan por la resignación o el desaliento. Porque la Providencia funciona y, aunque sus dibujos a veces parezcan misteriosos, todo contribuye al bien.

    Entonces, volvamos a la pregunta que comenzamos: nuestra sociedad «líquida», que no tiene, y ni siquiera parece tener puntos de referencia sólidos, ni siquiera en el campo moral. Una sociedad en la que, sorprendentemente, incluso aquellos que poseen autoridad moral prefieren lanzar invitaciones al «realismo» en lugar de indicar lo que está bien y lo que está mal.

    Pregunta: ¿Pero podemos realmente hacer sin una enseñanza clara e inequívoca, por no ser interpretada, por la autoridad moral? ¿Y cuál es la respuesta a la tendencia, muy marcada hoy, que enfatiza la práctica a expensas de la doctrina?

    Ettore Gotti Tedeschi – Si las ideas no influyen en el comportamiento, el comportamiento termina por influir en las ideas. Pero la famosa «realidad» en la que debemos reconocernos es, en su mayor parte, el fruto de ideales confusos o corruptos. Si queremos ser «sal de la tierra» no debemos suspender el juicio sobre la realidad. Debemos entender sus causas y debemos querer influir en ello. Todo esto también es válido desde un punto de vista moral. Si nos limitamos a considerar solo las consecuencias morales del comportamiento, sin tener en cuenta las causas, no diagnosticaremos los problemas. En consecuencia, perderíamos el pronóstico y no lograríamos resolverlos. ¿Alguna vez has pensado en el significado de la invitación a ser «realistas» en Sodoma y Gomorra?

    ¿Y qué pasa si la autoridad moral se vuelve confusa a su vez?

    Dado que no soy teólogo, diría que la autoridad moral se vuelve confusa cuando descarta que es una autoridad moral. Y esto sucede cuando se abstiene de señalar la Verdad, cuando dice que no hay preceptos absolutos, pero todos son discutibles. Esto equivale a admitir que cada dogma se puede interpretar a lo largo del tiempo de acuerdo con ciertas circunstancias. Es equivalente a afirmar que la verdad es hecha por la praxis y que la fe es experiencia existencial. Pero si este fuera el caso, la autoridad moral reconocería que, dado que no hay más verdades y principios que defender a toda costa, «no negociables», la fe ya no tiene que influir en nada. Debe reducirse a un hecho privado, sentimental, sin consecuencias en la vida de las personas, grupos o comunidades. De ahí la idea de que los pastores deben limitarse a escuchar, que no deben enseñar, que el mundo debe ser escuchado sin juzgarlo y corregirlo, como si el pecado original nunca hubiera existido. Indirectamente, es como si la autoridad moral admitiera que la duda es positiva, el pluralismo teológico beneficioso, la fidelidad doctrinal contraria a la misericordia y la sofocante coherencia doctrinal para el espíritu de caridad. En la práctica, la autoridad moral ya no serviría para nada, porque todos trabajarían en conciencia transformando la conciencia en un absoluto. Desde el punto de vista de los comportamientos, todos nos convertiríamos en «pseudo-protestantes» y nos arriesgaríamos a hacer el bien o el mal de acuerdo con lo que más nos satisface y nos satisface. Y, por supuesto, no tendríamos el problema de ser salvos, porque nos sentiríamos libres de este «escrúpulo». Indirectamente, es como si la autoridad moral admitiera que la duda es positiva, el pluralismo teológico beneficioso, la fidelidad doctrinal contraria a la misericordia y la sofocante coherencia doctrinal para el espíritu de caridad. En la práctica, la autoridad moral ya no serviría para nada, porque todos trabajarían en conciencia transformando la conciencia en un absoluto. Desde el punto de vista de los comportamientos, todos nos convertiríamos en «pseudo-protestantes» y nos arriesgaríamos a hacer el bien o el mal de acuerdo con lo que más nos satisface y nos satisface. Y, por supuesto, no tendríamos el problema de ser salvos, porque nos sentiríamos libres de este «escrúpulo». Indirectamente, es como si la autoridad moral admitiera que la duda es positiva, el pluralismo teológico beneficioso, la fidelidad doctrinal contraria a la misericordia y la sofocante coherencia doctrinal para el espíritu de caridad. En la práctica, la autoridad moral ya no serviría para nada, porque todos trabajarían en conciencia transformando la conciencia en un absoluto. Desde el punto de vista de los comportamientos, todos nos convertiríamos en «pseudo-protestantes» y nos arriesgaríamos a hacer el bien o el mal de acuerdo con lo que más nos satisface y nos satisface. Y, por supuesto, no tendríamos el problema de ser salvos, porque nos sentiríamos libres de este «escrúpulo». En la práctica, la autoridad moral ya no serviría para nada, porque todos trabajarían en conciencia transformando la conciencia en un absoluto. Desde el punto de vista de los comportamientos, todos nos convertiríamos en «pseudo-protestantes» y nos arriesgaríamos a hacer el bien o el mal de acuerdo con lo que más nos satisface y nos satisface. Y, por supuesto, no tendríamos el problema de ser salvos, porque nos sentiríamos libres de este «escrúpulo». En la práctica, la autoridad moral ya no serviría para nada, porque todos trabajarían en conciencia transformando la conciencia en un absoluto. Desde el punto de vista de los comportamientos, todos nos convertiríamos en «pseudo-protestantes» y nos arriesgaríamos a hacer el bien o el mal de acuerdo con lo que más nos satisface y nos satisface. Y, por supuesto, no tendríamos el problema de ser salvos, porque nos sentiríamos libres de este «escrúpulo».

    ¿Y qué sucede cuando la autoridad moral no aclara las confusiones más frecuentes y sus efectos?

    Si la autoridad moral no se comporta como tal, indicando principios morales objetivos, deje que el individuo decida qué es correcto o incorrecto, pero en este caso caemos en el subjetivismo que en la práctica coincide con la acción política: no se comporta de acuerdo con preceptos morales vinculantes, sino de acuerdo con la oportunidad. Puede parecer progreso, pero es una regresión. Es una mortificación de la búsqueda necesaria de la verdad y, por lo tanto, una mortificación del uso de la inteligencia en sí. Pensamos en la confusión sobre el concepto de solidaridad o sobre la igualdad social. Cuando uno argumenta que el origen de los males sociales es la inequidad, uno comete un error trágico, uno cae en la aspiración revolucionaria y desaprendible. Porque la inequidad no es la causa de los males sociales, sino la consecuencia de los vicios humanos: avaricia, egoísmo, Indiferencia hacia los demás. Es consecuencia de la falta de virtudes practicadas. Que no se practican porque no se enseñan. Otra confusión reside en la idea de que hay una «economía que mata». Esta convicción confunde fines y medios (la economía es solo un medio) y no explica que sea el hombre el que hace que la economía sea buena o mala, según el sentido moral sobre el que interpreta la vida.

    ¿Y cómo se refleja esta confusión en la visión de lo que es ético o no, y en el comportamiento consecuente?

    Debido a esta confusión, «ético» se convierte en un comportamiento realista, pragmáticamente lícito. Lo que en la práctica hoy coincide con dos dogmas de la modernidad: no crear conflictos con nadie y no dañar el medio ambiente. Pero todo esto no puede ser suficiente. Sobre todo, no puede ser suficiente para el creyente, que no considera un comportamiento ético que ya no se basa en criterios de juicio con respecto a la verdad. Si el creyente no juzga, si no aplica su fe a la vida vivida, si no transforma la fe en vida, ¿cómo puede santificarse a sí mismo?

    En comparación con fenómenos complejos como la pobreza, la desigualdad, la migración, la inestabilidad ambiental, ¿cuáles son las consecuencias de no analizar las causas morales?

    Son consecuencias desastrosas, porque no solo, en este camino, no resolvemos los problemas, sino que creamos otros. La falta de criterios morales claros determina un moralismo vacío. ¿Se resuelven los problemas de pobreza y desigualdad maldiciendo a los ricos? ¿Se resuelven los problemas de migración culpando a las personas a las que se dirigen los migrantes? Cuando el Papa explica que la Iglesia debe ir a los suburbios y evitar los salones (lo que significa que debe cuidar a los pobres y no a los ricos), parece ignorar a los ricos que tienen los recursos para ayudar a los menos afortunados, y por lo tanto a la Iglesia. debe estar particularmente atento al apostolado con los ricos, para enseñarles a santificarse usando los bienes de acuerdo con criterios morales precisos. Nunca lo decimos, pero es evidente que, para hacer trabajos evangelizadores, La Iglesia debe ser rica en el sentido de que debe tener recursos. Pero los recursos fluyen a la Iglesia solo si enseña a hacer el bien. Los fieles no aportan recursos a la Iglesia cuando se dan cuenta de que no enseña a hacer el bien. Así se hace pobre. Pero esto no ayuda, porque sin recursos no puede hacer nada.

    Como dijimos, hay una influencia creciente del pensamiento protestante, como infectar el catolicismo. ¿Por qué este pensamiento ejerce tanto encanto? ¿Y qué hay de la conciencia en el sentido luterano?

    Fascina porque libera el comportamiento humano de los escrúpulos impuestos por una autoridad moral y por el control que ejerce. Porque separa la fe y las obras y nos deja libres para llevar a cabo cada acción en función de una conciencia a menudo mal formada. Y finalmente porque justifica cada comportamiento. Parece la religión perfecta, secularizada para un mundo global. Una religión cuyos sacerdotes están en el mundo, no en la iglesia. Sobre el uso de la conciencia en el sentido luterano, creo que nos enfrentamos a un abuso de la inconsciencia, no de la conciencia. Si en conciencia (en la certeza de estar justificado) quiero decir que hacer el mal me da más ventajas que hacer el bien, ¿por qué debo hacer el bien? Incluso las SS nazis actuaron en conciencia. La conciencia elige el bien no cuando se justifica a sí mismo, pero cuando se orienta a Dios y se deja iluminar por la Redención de Cristo. Reemplazar la Redención con lo «real» es una apuesta típica de la gnosis modernista que promete mejorar la dignidad del hombre en el mundo moderno sin tener en cuenta la Verdad del Evangelio.

    A veces parece que en el pensamiento católico existe el germen de la autodestrucción. El abrazo del mundo (basado en una misericordia genérica) se considera más importante que la salvaguarda y el testimonio de la verdad. ¿Por qué?

    Uno diría que se decidió reemplazar la evangelización y el apostolado con un diálogo genérico hacia lo «diferente», que expresa misericordia en lugar de corrección amorosa. Pero esta actitud es lo opuesto a la misericordia, y también es para aquellos que se consideran «diferentes». La verdadera misericordia es condenar el error corrigiendo al vagabundo y acercándolo a los sacramentos. Cuando me desafían diciendo que con el ateo es demasiado difícil hacerlo, respondo que es difícil hacerlo para aquellos que no tienen fe. Para lograr esto, también debemos convertirnos en «ateos», ateos con respecto a todos los dioses que no son nuestro único Dios trinitario, que quiere que lo soportemos todo.

    ¿Por qué los católicos parecen tan tímidos cuando se trata de hablar de virtudes morales y no enseñarles más?

    Las razones son muchas. Entre las principales ideas hay una disposición a reconciliarse con el mundo moderno, no a chocar con él, quizás por temor a ser marginado. De ahí la tendencia a comprometerse, basada en una moralidad más secular, que ya no evangeliza, ya no está ansiosa por afectar la vida, incluidas las leyes, en la ética. De ahí también muchas excusas que se inventan, como esa (realmente humillante para nuestra inteligencia de creyentes) que habla de la evolución de los dogmas y la falta de certeza sobre lo que Jesús realmente dijo, porque «entonces no había un registrador». ». Wow! Pero si el criterio fuera el del grabador, podríamos hablar de historia solo desde 1900, ¡cuando Edison la inventó! En cuanto a los dogmas que deberían evolucionar, estamos en pleno materialismo. Es verdad La naturaleza evoluciona, pero el hombre está hecho de materia y espíritu, y el espíritu no evoluciona. ¡Pero puede retroceder! Incluso la idea de que no hay principios no negociables es un hijo del materialismo. Negar la intangibilidad de la vida humana, que es un regalo de Dios, significa equiparar al hombre con cualquier forma de vida, dejándolo a la merced de todo poder.

    Aldo María Valli

  2. LO QUE NO ENTIENDO NI PUEDO ENTENDER ES PORQUÉ NO DESAUTORIZÓ MÜLLER A LADARIA EN UN ASUNTO GRAVÍSIMO Y QUE SIENTA PRECEDENTE. ¿ IGNORANCIA ? ¿ CONFORMIDAD ?

    https://infovaticana.com/wp-content/uploads/2018/10/ladaria.jpeg

    https://infovaticana.com/2018/11/12/ladaria-los-obispos-argentinos-y-el-travestismo/

  3. MÁS PERSECUCIÓN A CATÓLICOS. LA MISERICORDITIS ODIA EL CATOLICISMO Y, POR TANTO, LA IGLESIA CATÓLICA; POR ESO HA FUNDADO LA IGLESIA DEL NUEVO PARADIGMA, CON UN BERGOGLIO NO SOMETIDO A LA ESCRITURA NI A LA TRADICIÓN, COMO NOS ASEGURO EL SODOMÍTICO THOMAS ROSICA, SIN DESAUTORIZACIÓN ALGUNA.

    https://i1.wp.com/www.marcotosatti.com/wp-content/uploads/2018/11/Schermata-2018-11-11-alle-19.16.22.png?w=967

    http://www.marcotosatti.com/2018/11/12/come-il-vaticano-distrugge-unordine-religioso-di-suore-in-francia-34-su-39-rinunciano-ai-voti-bravi/

  4. OTRO VIGANÓ: POPE

    https://pbs.twimg.com/profile_images/183885714/47b6cc20b3127cce9854864c7d3000000027100AbuW7Rs2ZsWJg.jpg

    Los sínodos siembran confusión y división Mons Charles Pope

    El ambiente prevaleciente de la Iglesia Católica es actualmente «de caos impío», dijo un conocido sacerdote de los EE. UU., «creado por los mismos ministros ordenados ”

    Una de las funciones principales del Sacramento del Orden y el mandato de Cristo conferido a los obispos y sacerdotes es mantener el orden en la Iglesia a través del gobierno, la enseñanza y la santificación, dijo mons. Charles Pope. Y un obispo es designado como el líder de un área local o diócesis.

    Pero, Pope dijo que lo están haciendo «terriblemente» (mal).

    «De hecho, algunos de los trastornos más graves se encuentran dentro de los rangos de las Órdenes Sagradas», afirmó. «Hay una imagen impactante pero persistente de desorden, confusión y negación hasta los más altos rangos, tanto a nivel nacional como internacional».

    Pope rogó a los obispos de Estados Unidos «escuchar el grito del corazón», mientras se preparan para su Asamblea General de Otoño la próxima semana. No solo el suyo como sacerdote, dijo, «sino de tantos fieles que deben vivir con el desorden en la Iglesia que nosotros, los que estamos en las órdenes santas, tenemos toda la obligación de corregir».

    «Nuestra credibilidad es casi inexistente», escribió en su columna más reciente del National Catholic Register.

    «La fe católica es traicionada y negada por los obispos renegados, incluso conferencias enteras de obispos, y jefes de órdenes religiosas», dijo el sacerdote de la Arquidiócesis de Washington D.C.

    Si bien él no nombró ningún obispo en particular, hay varios en los Estados Unidos, muchos de ellos nombrados por Francis, que son afirmativos con respecto a los estilos de vida LGBT en conflicto con los principios de la Iglesia.

    Además, los obispos alemanes, en particular, se han apartado de la enseñanza de la Iglesia sobre temas como la Santa Comunión para los no católicos, la homosexualidad, el género y el matrimonio.

    Mons. Pope llegó al corazón de la crisis de abuso sexual de la Iglesia, diciendo: “En los seminarios y en el sacerdocio, la depredación homosexual por parte de una aparente red de sacerdotes se ha prolongado durante años junto con encubrimientos, negaciones y pagos secretos. ”

    «El mismo Santo Padre está rodeado de figuras cuestionables que están en el corazón mismo de la crisis actual», afirmó. «Los fieles están consternados por el caos».

    «Los sínodos siembran la confusión y la división en lugar de la claridad o la unidad» dijo.

    «La enseñanza están de vacaciones, el silencio ante el error es galopante, y la escucha sin límite se llama» magisterial «. «Los eufemismos ambiguos que violan la antropología católica, la doctrina y la tradición sagrada se adoptan sin críticas».

    Sus palabras probablemente se refieren tanto al Sínodo Juvenil recién concluido como al Sínodo anterior sobre la Familia.

    Hubo una inserción del lenguaje problemático que rodea la sexualidad y el gobierno de la Iglesia en los documentos del Sínodo Juvenil. Ese Sínodo también fue polémico por una carencia en transmitir la enseñanza de la Iglesia a los jóvenes en lo que parecía ser un esfuerzo para otorgar a los documentos del Sínodo autoridad magisterial.

    Varias conferencias de obispos en todo el mundo han usado la ambigüedad en partes de la exhortación Amoris Laetitia del Papa Francisco, promulgada por el Sínodo sobre la Familia, para permitir la Comunión de los católicos que viven en las llamadas «uniones irregulares».

    Otro ejemplo que dijo Monseñor fue que «hay ‘sacerdotes famosos’ errantes que promueven la agenda de LBGT sin ninguna referencia al arrepentimiento o la castidad», evocando al padre James Martin, que afirma a los LGBT.

    Monseñor declaró que «las preguntas legítimas y las solicitudes de aclaraciones necesarias se topan con el silencio», probablemente refiriéndose a las cinco dubias propuestas por cuatro cardenales al Papa Francisco en 2016 para aclarar las ambigüedades de Amoris Laetitia. Esas preguntas siguen sin respuesta hasta el día de hoy. Monseñor probablemente también se refirió al hecho de que Francis todavía tiene que contestar los cargos de Carlo Maria Viganò, los testimonios escritos de que el Papa y otros prelados superiores cubrieron al presunto depredador sexual arzobispo Theodore McCarrick.

    La disidencia abierta en los colegios católicos, los abusos litúrgicos, los escándalos financieros y la disminución de la asistencia a la misa también son ejemplos puestos por Pope como parte de la crisis en que se encuentra la Iglesia

    El arrepentimiento y el nuevo compromiso por parte del clero con las enseñanzas morales y doctrinales del Señor es el único camino a seguir, dijo, llamando al pecado por su nombre propio.

    «No debemos hablar con menos claridad que nuestro Señor y sus apóstoles, que utilizaron palabras como sodomía, fornicación, adulterio, avaricia, odio, divorcio y herejía», dijo Mons. Pope. “Recurrir a términos vagos como herida, clericalismo y abuso de poder solo disminuye nuestra credibilidad. La gente no puede ver a través de tal ofuscación «.

    Concluyó con un llamado a restablecer el orden en la Iglesia del Señor, y que las personas oren y ayunen por los obispos mientras se preparan para su próxima reunión.

    https://www.lifesitenews.com/news/priest-begs-us-bishops-to-use-upcoming-meeting-to-restore-holy-order-to-pri
    http://religionlavozlibre.blogspot.com/2018/11/los-sinodos-siembran-confusion-y.html

    • «No debemos hablar con menos claridad que nuestro Señor y sus apóstoles, que utilizaron palabras como sodomía, fornicación, adulterio, avaricia, odio, divorcio y herejía», dijo Mons. Pope. “Recurrir a términos vagos como herida, clericalismo y abuso de poder solo disminuye nuestra credibilidad. La gente no puede ver a través de tal ofuscación «.

  5. SI TODAS DAN LO MISMO ¿ DE QUÉ TIENEN QUE HABLAR ? ¿ PARA QUÉ ? Y, SI UNA ES VERDADERA Y LAS DEMÁS NÓ, TAMPOCO TIENE SENTIDO CONFERENCIAR EN UN PLANO DE IGUALDAD.
    https://infovaticana.com/blogs/manuel-guerra/las-conferencias-mundiales-de-las-religiones-hacia-lo-comun-a-todas-las-religiones-o-la-religion-del-nuevo-orden-mundial-nom/

  6. Correcciones alto y claro, oración y ayuno.

    “No debemos hablar con menos claridad que nuestro Señor y sus apóstoles, que utilizaron palabras como sodomía, fornicación, adulterio, avaricia, odio, divorcio y herejía”, dijo Mons. Pope. “Recurrir a términos vagos como herida, clericalismo y abuso de poder solo disminuye nuestra credibilidad. La gente no puede ver a través de tal ofuscación “.

    Ojo:
    “No debemos hablar con menos claridad que nuestro Señor y sus apóstoles…»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: