Claramente se trata de un ataque a los defensores de la sana doctrina; al afirmar que esto es  “para pedir a la Santa Madre de Dios y a San Miguel Arcángel que protejan a la Iglesia del diablo, que siempre pretende separarnos de Dios y entre nosotros”. O sea, que el diablo, además de Viganó, son los que quieren separar según su criterio. ¿No, Francisco? O sea… los que le critican… ¿No, Francisco? El Gran acusador y sus secuaces… Es de echarse a reír por no llorar…

 

Vicente Montesinos

 

La oficina de Prensa de la Santa Sede, en fecha de hoy, 29 de septiembre de 2018, ha emitido el siguiente comunicado:

 

 

Comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, 29.09.2018

El Santo Padre ha decidido invitar a todos los fieles, de todo el mundo, a rezar cada día el Santo Rosario, durante todo el mes mariano de octubre y a unirse así en comunión y penitencia, como pueblo de Dios, para pedir a la Santa Madre de Dios y a San Miguel Arcángel que protejan a la Iglesia del diablo, que siempre pretende separarnos de Dios y entre nosotros.

En los últimos días, antes de su partida a los Países Bálticos, el Santo Padre se reunió con el P. Fréderic Fornos S.I., Director internacional de la Red Mundial de Oración por el Papa, y le pidió que difundiera su llamamiento a todos los fieles del mundo, invitándoles a terminar el rezo del Rosario con la antigua invocación “Sub Tuum Praesidium”, y con la oración a San Miguel Arcángel, que protege y ayuda en la lucha contra el mal (ver Apocalipsis 12, 7-12).

La oración –afirmó el Pontífice hace pocos días, el 11 de septiembre, en una homilía en Santa Marta, citando el primer libro de Job-, es el arma contra el Gran acusador que “vaga por el mundo en busca de acusaciones”. Sólo la oración puede derrotarlo. Los místicos rusos y los grandes santos de todas las tradiciones aconsejaron, en momentos de turbulencia espiritual, protegerse bajo el manto de la Santa Madre de Dios pronunciando la invocación “Sub Tuum Praesidium”.

La invocación “Sub Tuum Praesidium” dice lo siguiente:

“Sub tuum praesidium confugimus Sancta Dei Genitrix. Nostras deprecationes ne despicias in necessitatibus, sed a periculis cunctis libera nos semper, Virgo Gloriosa et Benedicta”.

[Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro, ¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!].

Con esta solicitud de intercesión, el Santo Padre pide a los fieles de todo el mundo que recen para que la Santa Madre de Dios, ponga a la Iglesia bajo su manto protector, para defenderla de los ataques del maligno, el gran acusador, y hacerla, al mismo tiempo, siempre más consciente de las culpas, de los errores, de los abusos cometidos en el presente y en el pasado y comprometida a luchar sin ninguna vacilación para que el mal no prevalezca.

El Santo Padre también ha pedido que el rezo del Santo Rosario durante el mes de octubre concluya con la oración escrita por León XIII:

“Sancte Michael Archangele, defende nos in proelio; contra nequitiam et insidias diaboli esto praesidium. Imperet illi Deus, supplices deprecamur: tuque, Princeps militiae caelestis, Satanam aliosque spiritus malignos, qui ad perditionem animarum pervagantur in mundo, divina virtute, in infernum detrude. Amen”.

[San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas.  Amén

 

 

 

 

 

 

Se trata de una clara ceremonia de la confusión, la que lleva a cabo Bergoglio con este comunicado; porque… si alguien se va a creer que Francisco está a favor de la introducción de la Oración de San Miguel en nuestras vidas, de forma recta, es que todavía no se ha caído del guindo.

¡Además, por un comunicado de la Oficina de Prensa!

Imagínense la gasolina para los papólatras, que ahora, y para otro largo período más, ante cada salvajada litúrgica de la jerarquía actual, nos van a responder que Bergoglio pide rezar a San Miguel… Para troncharse.

Tampoco se crean que se arriesga mucho el Papa con este brindis al sol: rezarla un mes, y en la devoción privada… ¿Porque no la devuelve al final de la Santa Misa, Santo Padre? ¿Demasiada apuesta para ganar unos cuantos créditos más entre los católicos ingenuos, no?

Pero es que todo no acaba ahí.

Claramente se trata de un ataque a los defensores de la sana doctrina; al afirmar que esto es  “para pedir a la Santa Madre de Dios y a San Miguel Arcángel que protejan a la Iglesia del diablo, que siempre pretende separarnos de Dios y entre nosotros”. O sea, que el diablo, además de Viganó, son los que quieren separar según su criterio. ¿No, Francisco? O sea… los que le critican… ¿No, Francisco? El Gran acusador y sus secuaces… Es de echarse a reír por no llorar…

Pero vamos a ver… ¿De verdad quiere hacernos tragar ahora Bergoglio con esta nueva jugada que San Miguel Arcángel va a escuchar su plegaria para ayudarle a llevar adelante todas las barbaridades que está llevando a cabo en la Iglesia?

Con que… ¿Ahora nos acogemos bajo tu amparo, Santa Madre de Dios? ¡Pues claro, como venimos haciéndolo desde el primer momento; mientras Su Santidad veneraba a Lutero en Roma¡ ¡Nosotros nos acogemos, claro… quienes luchamos contra la nefasta gestión de la Iglesia en la actualidad!

Va a ser patético escuchar a partir de este mismo fin de semana a la enorme legión de cardenales, obispos y sacerdotes del mundo, que desprecian y han despreciado a la Santísima Virgen María, al Santo Rosario (que gran parte de ellos no saben ni rezar) y no digamos a San Miguel (en cuya existencia no creen) darnos de repente la murga en todas las Parroquias como los más “rosarinos” y los más “miguelianos”. Ahora sí… Que lo ha dicho Bergoglio… Para un mes… Pero bueno… La Palabra de Dios no valía…  La de Bergoglio sí…

¡Qué piadoso es nuestro Papa, y amante de las devociones! ¿Ven, Grandes Acusadores, que llevan 5 años inventándose cosas sobre él?

Olvídense ya de nombrarle a ningún cura nada de los desmanes de Bergoglio; porque van a tener “oración de después del Rosario” de Bergoglio Santo hasta en la sopa.

¿Ahora hay que poner a San Miguel a rezar por las intenciones de Bergoglio? ¡Pues apañado iba Viganó y todos los defensores de la sana doctrina, si no fuera porque sabemos que San Miguel y la Santísima Virgen están a la cabeza de los ejércitos celestiales para combatir a Satán! ¡Pero en el fiel combate! ¡En el que llevamos mucho tiempo! Y no en este, Bergoglio… No en este…

No somos diablos quienes no estamos de acuerdo con Bergoglio, como bien ha dicho ahora mismo Henry Gómez en su fiel informativo católico diario. ¡No! ¡Ni ángeles! Somos pecadores, pero amantes de la sana doctrina, y nos nos vamos a dejar arrastrar para la demolición de la Iglesia de Cristo.

¡Y claro que rezaremos el Sub tuum Praesidium y la Oración de León XIII! ¡Claro, Bergoglio! ¡Como cada día! Pero desde luego no por seguir su ocurrencia de hoy… Ni por supuesto por sus intenciones…

Lo peor será comprobar a cuantos millones esta vez se la da usted con queso… (hace un rato que salió este comunicado y cuento ya en 37 los papólatras que me han enviado el llamado a la oración de San Miguel del piadoso Bergoglio…; para morirse…)

 

 

Anuncios