Vicente Montesinos

 

 

 

 

Recientemente hemos conocido los datos del último anuario de la Santa Sede, en los cuales se refleja un crecimiento del número de católicos en el mundo, dato que se nos quiere vender como un éxito de la actual pastoral.

Los datos de crecimiento son, claro, en numero absolutos, pero a efectos prácticos, lo realmente relevante es que hay una gran disminución del porcentaje de católicos respecto al crecimiento  de la población mundial. Ello, evidentemente, significa, que vamos para atrás.

Y no es de extrañar. La jerarquía actual, encabezada por Francisco, lo que nos viene predicando constantemente es:

 

  • Que no hace falta conversión al catolicismo
  • Que no hemos de hacer apostolado, al que ellos llaman “proselitismo”
  • Que los ateos también van al cielo
  • Que lo importante es la conversión ecológica y demás variantes
  • Etc…

 

Y claro. La gente piensa: ¿para que voy a convertirme y complicarme la vida, si resulta que ya tengo el cielo asegurado?

En un mensaje constante de armen lío; quién soy yo; tu has nacido así; Dios te quiere así; etc…; la Iglesia ha abandonado su función evangelizadora y salvífica para prometer a todo el planeta lo que no puede prometer. Para prometer a todos y todas (y todes) la salvación eterna; en un claro fraude que lleva hacia el abismo a millones de almas.

Y entre tanto, crece el sincretismo, el espiritualismo oriental, las sectas protestantes, la judeo-masonería; y todo tipo de ideologías contrarias a la única y verdadera fe. Con la patente de corso expedida por Bergoglio y sus amigos, para que cada cual viva como quiera, pero eso sí; cuidando a la pachamama, ahorrando agua, y construyendo un planeta sostenible.

Todo aquello de “nadie va al Padre si no por mí“…; “si no créeis no podréis salvaros“, y no digamos ya el “extra ecclesiam nulla salus“, son cosas de los católicos rígidos, los pepinillos en vinagre, demás amantes de la sana doctrina y otras gentes de mal vivir, a los que Francisco, a esos sí, detesta con fuerza, y “misericordea” sin compasión.

Al parecer son los únicos sin salvación en esta Iglesia del saldo y la liquidación.

Hemos “abierto las puertas” y nos “hemos puesto en salida” para atraer a todo el mundo.

Y hemos conseguido conducir a los católicos al averno, y no atraer a nadie. Y que la salida sea de todos… Pero hacia afuera…

Al fin y al cabo los que aman a Francisco son los que jamás pisarán una Iglesia y todos los enemigos de la misma.

Pero… ¿para que van a ir? Si el sitio de Pablo Iglesias, James Martin, Osoro o el Padre Ángel es estar a la derecha de Bergoglio… ¿A quién le importa ya estar a la derecha del Padre?

 

En el nombre de Cristo, se despide este pecador, que confía incesantemente, eso sí, en la Misericordia de Dios para con él. ¡Santos o nada! Y porque hasta el cielo no paramos, ¡que Dios les bendiga, y la Santísima Virgen de Fátima nos auxilie!

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Anuncios