Vicente Montesinos

 

 

Hace escaso días les hablaba en este artículo de la pretendida continuidad de Bergoglio con S.S el Papa Benedicto XVI, que era algo así como mi continuidad con Pablo Iglesias. Más o menos. Por mucho que se empeñen los que son más papólatras que el Papa en vendernos lo contrario.

Es tan clara la continuidad, que a un personaje como Jose María Castillo, que fue expulsado de la Universidad de Granada por órdenes del entonces Cardenal Ratzinger por sus opiniones sobre la jerarquía eclesiástica, el misterio de la Santísima Trinidad y la naturaleza de la Iglesia; el Papa Francisco lo acaba de rehabilitar de la pérdida de su “venia docendi”, manifestando además que sus libros “hacen mucho bien a la gente“. Vamos, un bien inconmensurable. Perder la poca fe que pudieran tener en estos tiempos convulsos. Cabría saber si el Papa también los ha leído. Si es así, se entienden algunas cosas; y si no es así, y en todo caso, a ver como narices sabe Bergoglio el bien que le hacen o dejan de hacer a la gente.

Vamos, una continuidad total con Su Santidad el Papa Benedicto. Si ya lo decía yo.

Estamos llegando a un extremo en el que cualquier día va a ser dogma de fe también la continuidad de Francisco con San Francisco de Asís. ¡Oiga, que pasa eso se puso su nombre! ¡Y es el papa de los pobres, las periferias, y todo eso…!

Vendernos que el extraordinario Papa Benedicto es como Francisco, es como vendernos que San Francisco de Asís es como Bergoglio.

¡Claro! Discurso del mundo: el Santo de los Pobres, y el Papa de los Pobres, que se puso su nombre. Y a correr. Que bonito… Entrañable…

En tal comparación jamás podría llegar Bergoglio a más ni San Francisco a menos. Entre otras cosas porque es justamente el tipo de católico que alaba a Bergoglio el que sin tener ni idea del de Asís se queda con la imagen que interesa a este mundo líquido, superficial y cosmoplanetario-ecuménico: el santo de los pobres, ecologista, guay y vegano.

Estos ideólogos de la nada, no saben, ni quieren saber que San Francisco, sí, ayudó mucho a los pobres (más que el Papa de los pobres, por supuesto), pero que si fue santo fue por su enorme amor a Dios, por ser un santo enormemente eucarístico, que sus escritos empezaba y acababa no hablando de los pobres, sino de Cristo Eucaristía, que tomó a la pobreza por escudo, pero no escatimó en gastos para Dios (vasos sagrados ricos; cálices de la máxima calidad, manteles para los altares de las más finas telas, etc…).

Tampoco quieren saber de su fidelidad al magisterio, a la sana doctrina y a las sagradas escrituras.

Tampoco del cuidado excelso de la tradición, a la que defendía con virtudes heróicas.

Vamos, como Bergoglio.

Es por ello que el Señor dijo a San Francisco que reparara su Iglesia, que falta hacía, ya que él tenía mimbres para poner fin a muchos desmanes litúrgicos y morales que se estaban produciendo…

Y ahora, que hace más falta que entonces, a lo mejor Francisco cree que el Señor le ha pedido “rehabilitar su Iglesia” (la suya propia, claro). Sólo así se entiende la rehabilitación de todo lo que huela a herejía, y el castigo de todo lo que huela a catolicidad fiel. De ahí la rehabilitación de Castillo… Y de tantos otros “enamorados de la Fe”.

Vamos. Todo continuidad.

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Anuncios