Vicente Montesinos

 

 

 

 

Escuchamos en este Domingo en la Santa Eucaristía como El Buen Pastor, cuida con cariño y esmero de todo su rebaño.

Me venía esta tarde a la cabeza en la Santa Eucaristía el cumplimiento de la antigua profecía de Ezequiel, en la que ante el destrozo que están haciendo los malos pastores de Israel, se afirma: “Yo mismo iré a buscar a mis ovejas, y las redimiré”.

Tiempos recios pues, aquellos, y tiempos recios los nuestros; en que Jesús, ante la actitud de los malos pastores, viene Él mismo a salvar a sus ovejas. ¿Cómo no ofrecerle nuestras humildes manos y esfuerzos? ¿Cómo no vencer la comodidad, la tibieza y el respeto humano para suplir, como buenamente podamos, y si necesario fuere, lo que dejen de hacer “los malos pastores de Israel”?

Jesús es el Buen Pastor. Y el Evangelio repite insistentemente que el Buen Pastor da la vida por sus ovejas, y lo distingue muy bien de aquél que hace las cosas no por sentirlas propias, sino a cambio de un salario… ¿Quizá es que gran parte de los pastores son hoy asalariados, y no sienten las ovejas como propias? ¿Cómo se entiende si no el abandono al que nos están sometiendo?

También nos dice el Evangelio que el asalariado, cuando llega el peligro, abandona a sus ovejas… ¿Cuantos pastores ante el peligro de ser misericordiados nos han abandonado?

…y huye, porque no le importan las ovejas… ¿Callarían si les importáramos?

Pero el Buen Pastor da la vida por las ovejas.

Pocas cosas en la vida de Jesús aparecen más claras que su faceta de Buen Pastor, con una entrega generosa, hasta el final; hasta dar la vida por los demás.

Tanta generosidad, tanta entrega, y tanto sacrificio, produjo asombro entre los que con Él convivían, y nos sigue produciendo asombro a nosotros. Un asombro que se hace palpable en el cúlmen de la entrega en el Sacramento-Sacrificio de la Eucaristía.

En este cuarto domingo de Pascua nosotros también conmemoramos a Jesús como nuestro Buen Pastor, y renovamos con Él nuestro entusiasmo y nuestro propósito de luchar, entregarnos y sacrificarnos hasta el final por todas su ovejas. Porque quizá, hoy más que nunca, estamos llamados a ser pastores. ¿O también vamos a callar?

Pedimos a Jesús que no perdamos de vista que Él es el Buen Pastor,  y que nos acompaña en los tiempos difíciles que estamos viviendo.

Cuando nos convencemos de ello, arraiga en nosotros la actitud de la entrega, y esta opción de vida adquiere una claridad meridiana, que es la de dar la vida por las ovejas.

Dar la vida… ¡por las almas…! Da mihi animas, caetera tolle, decía San Juan Bosco (Dadme almas, y llevaos todo lo demás…)

Luchar por salvar la nuestra, y la de todos los demás, contra todo y contra todos si necesario fuere.

De esto se trata. Con El Buen Pastor. Y con la ayuda de los pastores, o sin ella. Ya no cabe otra salida.

Y porque hasta el cielo no paramos, que Dios os bendiga; y Feliz Domingo de El Buen Pastor.

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Anuncios