Tres mensajes de Navidad de Benedicto XVI y una anécdota de su infancia.

¿Qué significa para Benedicto XVI la Navidad? Hemos seleccionado algunas reflexiones de Su Santidad el Papa para estas fechas; y una tierna anécdota. No se lo pierdan

0 1.557

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

Durante su pontificado han sino muchas las veces que Benedicto XVI se ha referido a la Navidad, y aunque van pasando los años, destacamos tres mensajes perfectamente aplicables a día de hoy.

 

1. Dar algo muy nuestro

En la homilía del 24 de diciembre de 2005 hizo referencia al verdadero regalo que debemos esperar y dar a los demás: nuestro tiempo.

“La Navidad se ha convertido en la fiesta de los regalos para imitar a Dios que se ha dado a sí mismo. ¡Dejemos que esto haga mella en nuestro corazón, nuestra alma y nuestra mente! Y no olvidemos el verdadero regalo: darnos mutuamente algo de nosotros mismos. Darnos mutuamente nuestro tiempo”.

También nos invitaba a no olvidarnos de los más desfavorecidos. “Cuando des una comida o una cena, no invites a quienes corresponderán invitándote, sino a los que nadie invita ni pueden invitarte. Y cuando regales no has de regalar algo solo a quienes, a su vez, te regalan, sino también a los que nadie hace regalos ni pueden darte nada a cambio”.

 

2. Recibir a Cristo

Dos años más tarde, en la homilía del 24 de diciembre de 2007, Benedicto XVI comparó el momento en el que José y María llegan a la posada con cómo el mundo vive hoy en día: “La humanidad espera a Dios, su cercanía. Pero cuando llega el momento, no tiene sitio para Él. Está tan ocupada consigo misma de forma tan exigente, que necesita todo el espacio y todo el tiempo para sus cosas”.

Según el Papa emérito, estas palabras se dirigen directamente a todos nosotros, a la sociedad en su conjunto. “¿Tenemos tiempo para el prójimo que tiene necesidad de mi palabra, de mi afecto? ¿Para aquel que sufre y necesita ayuda? ¿Tenemos tiempo y espacio para Dios?”, se preguntaba.

Pero lejos de quedarse solo en el reproche señalaba también el pasaje que dice: “Pero a cuantos lo recibieron, les da poder para ser hijos de Dios” (Jn 1, 12).

Y aseguraba que “hay quienes lo acogen y, de este modo, desde fuera, crece silenciosamente, comenzando por el establo, la nueva casa, la nueva ciudad, el nuevo mundo”.

 

3. Creer en el misterio

En la audiencia general del 3 de enero de 2007, llamaba a imitar a los pastores por su sencillez y a los Reyes Magos por su búsqueda incansable de los signos de Dios: “Contémonos entre los que lo acogen.

Los más de dos mil años de historia cristiana están llenos de ejemplos de hombres y mujeres, de jóvenes y adultos, de niños y ancianos que han creído en el misterio de la Navidad y han abierto sus brazos al Emmanuel, convirtiéndose con su vida en faros de luz y de esperanza”.

 

Los regalos de Navidad del niño que fue Joseph Ratzinger

De niño, Benedicto XVI pidió por Navidad un misal, una sotana de monaguillo y un Corazón de Jesús. Es una de las anécdotas de la infancia recogidas por Peter Seewald en el libro Benedicto XVI, últimas conversaciones con Peter Seewald (Mensajero, 2016). Ante la sorpresa del periodista, Benedicto aseguró que “para nosotros la participación en la liturgia era desde el principio realmente constitutiva y una gran vivencia, un mundo misterioso en el que uno deseaba adentrarse más. Jugar entre nosotros a los párrocos era, se mire como se mire, un bello juego”.

Podemos deducir por tanto que el niño que fue Ratzinger tenía, como cualquier otro, ilusión por los regalos de Navidad y que, en vez de Superman, su ídolo era más bien el párroco de su pueblo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: