¡Pidamos estar llenos de los dones del Espíritu Santo! Por Abraham García

Para que crezca en nosotros el don del temor de Dios, para que le amemos de verdad y así alcancemos la santidad a la que estamos llamados obedeciendo para ello de forma perfecta sus 10 mandamientos.

0 857

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

Por Abraham García

Para Adoración y Liberación

Queridos hermanos, por intercesión de la Santísima Madre María, madre de Dios y madre nuestra, pidamos estar llenos de los dones del Espíritu Santo. ¿Para qué?

Para que crezca en nosotros el don del temor de Dios, para que le amemos de verdad y así alcancemos la santidad a la que estamos llamados obedeciendo para ello de forma perfecta sus 10 mandamientos, que se resumen en los dos que Cristo Nuestro Señor nos dio como podemos leer en el capítulo 22 del evangelio según San Mateo: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.» y «Amarás a tu prójimo como a ti mismo.»

Para que todo lo que hagamos sea movidos por la intención de agradar a Dios por puro y verdadero amor hacia Él y no por simple miedo al infierno.

Para que el miedo, la desesperación, la amargura, la ira, el ego, la envidia, la soberbia y todo mal sentimiento que sea infundido por el maligno y sus subordinados, jamás se apodere de nuestro corazón, ya que todo eso genera ceguera en nuestra alma y nos hace dejar de amar al prójimo y en consecuencia dejar de amar a Dios, porque aquel que no ama al prójimo no se ama ni así mismo ni ama a Dios.

Para que no caigamos en el terrible pecado de la indiferencia hacia el prójimo ni en la mala actitud de la ignorancia culpable que nos hace mirar para otro lado mantenimiento posturas cómodas que dañan gravemente nuestra alma, nos nublan el juicio y nos alejan de Dios.

Para que nada ni nadie ciegue nuestro espíritu de manera que tengamos paz en nuestros corazones y seamos capaces de mantenernos unidos como parte del cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia que Él fundó.

Para que seamos capaces de ver a Cristo en nuestros hermanos, o sea, lo bueno que hay en sus corazones.

Para que no caigamos en el peligroso pecado de la envidia espiritual. Para ello es importante recordar que el Señor nos ama a todos por igual, ni más ni menos que a aquellos que les concede determinadas gracias o dones especiales porque es su voluntad.

Para que siempre aceptemos y cumplamos el fiat que le damos al Padre cada vez que nos dirigimos a Él en el padrenuestro: «Fiat voluntas tua».

Para que no caigamos en la trampa de obedecer un mandamiento si para hacerlo uno se ve obligado a desobedecer alguno de los otros nueve. Que obedecer un mandamiento no implique hacer ningún daño a nadie para así no agraviar al Señor, recordando que eso incluye evitar tanto los pecados de obra como los de omisión.

Para que nuestro corazón tenga la fortaleza suficiente para no caer en el error causado por el miedo que conduce al odio, a las injusticias y a la división.

Para que seamos capaces de ocuparnos en vez de sólo preocuparnos.

Para que seamos capaces de analizar, escuchar y comprender las circunstancias del prójimo sin caer en el grave error de realizar prejuicios sin tela de juicio.

Que el Señor nos dé fortaleza para aceptar toda tribulación por dura que sea, para ser capaces de cargar nuestra cruz por amor a Él y de levantarnos cuando nos caigamos. Que así no caigamos en el autoengaño y que no nos agarremos a clavos ardientes, o sea, que no sigamos a ídolos de carne que nos llevan precisamente a eso y a posturas cómodas que dañan nuestra alma y la de nuestros hermanos. Amemos, pero no adoremos nada más que a Dios.

Que el Señor no nos deje caer en la tentación y nos libre de todos los males.

Que nunca nos olvidemos de la misericordia infinita de Dios, y de su perfecta justicia. El Dios uno y trino, el único verdadero, aquel que es tres veces santo, nunca se equivoca.

Lo más importante es tener buenas intenciones en el corazón cuando uno toma una decisión, que es equivalente a desear agradar a Dios por Ley Natural respetando para ello todos sus mandamientos.

Que el Señor y la Virgen nos bendigan y acompañen siempre y que confiemos en ellos plenamente en todo momento.

Un abrazo en Cristo y María, y buen día para todos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: