Omisión de ayuda al Papa: los tradicionalistas abandonan a Benedicto XVI. Por Andrea Cionci

Es doloroso escribir lo que sigue, pero desgraciadamente, "los hechos son testarudos"

1 1.727

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

Por Andrea Cionci

Traducción autorizada: Maria Luisa Perez Gherlone

 

24 de noviembre de 2022

 

Es doloroso escribir lo que sigue, pero desgraciadamente, “los hechos son testarudos”. La investigación realizada en Libero, ahora con más de 350 artículos en dos años, condensados en el libro “Código Ratzinger” (ed. Byoblu) has revelado un panorama estremecedor. Benedicto XVI no es abdicante, sino impedido, lo que significa que conserva el Munus Petrino, la investidura de origen divino a la que está ligada la asistencia del Espíritu Santo reservada al pontífice, desde la perspectiva de la fe. De ello se deduce que el cónclave de 2013, convocado con un papa no abdicante pero impedido, fue nulo y eligió a un antipapa, Bergoglio, que, además, está desmontando la doctrina católica. Si el próximo cónclave incluye cardenales electores nombrados por el antipapa, dará lugar a otro antipapa, y la Iglesia canónica visible quedará ACABADA por la sucesión antipapal ilegítima: la verdadera Iglesia de Cristo tendrá que renacer de las catacumbas, partiendo de la nada como en los primeros siglos del cristianismo.

Ahora bien, esta investigación, que hunde sus raíces en estudios previos y en el testimonio de nada menos que TRES OBISPOS (Lenga, Gracida, Blacks),no sólo se describe canónicamente con la aportación de los académicos, sino que se ilustra a lo largo y ancho con la explicación lógica de decenas de mensajes del Papa Benedicto, el llamado Códice Ratzinger, un sistema de comunicación lógico pero velado, identificado por 30 especialistas 7 obligados por el estatus de impedimento, que CONFIRMA la situación canónica descrita.

Estos son, en definitiva, los resultados de la mayor, más profunda e interdisciplinaria investigación jamás realizada sobre la renuncia del Papa Benedicto y su lenguaje.

¿NO CREEN? No importa. Es perfectamente legítimo ser escéptico ante un panorama de tan impactante gravedad. También puede pensar que el escritor no es un periodista con una carrera normal y honorable que lleva casi veinte años escribiendo en los principales periódicos nacionales, sino un imbécil-inmoral-loco-diabólico-especulador, según los “titulares cruzados” que se le atribuyen. En cualquier caso, la cuestión, sea cierta o falsa, NO PUEDE SER IGNORADA por la propia naturaleza del problema que plantea.

De hecho, si alguien les dijera que su padre o su hijo están en el hospital o han sido secuestrados, ¿no harían ustedes mismos al menos una llamada telefónica para asegurarse? ¿Con qué conciencia se podría ignorar la alarma sobre algo así, ya sea verdadero o falso? Sólo podrían hacerlo si fueran hijo degenerados, interesados en la desaparición del padre odiado, tal vez para heredar.

En este caso concreto, hoy “Código Ratzinger” no es precisa el último de los libritos: ha vendido12.000 ejemplares en seis meses, ha sido traducido al inglés y al español, está entre los diez ensayos bestseller en Italia, se presenta por iniciativa espontánea de los ciudadanos en 10 ciudades italianas (el día 27 estará en Catania, el 3 en Pordenone y el 4 en Bolonia). Su tesis ha sido confirmada por el abogado más conocido de Italia, por un magistrado antimafia y ex subsecretario de Justicia, por filósofos , canonistas, profesores universitarios, periodistas y reconocidos intelectuales italianos y extranjeros, y por decenas de especialistas. Ni siquiera el Papa Benedicto lo negó cuando escribió al autor AQUÍ en 2021, y mucho menos después de recibir el libro el pasado mes de julio.

Sin embargo, habrían bastado los dos o tres primeros mensajes inquietantes de Benedicto XVI y las primeras dudas jurídicas sobre la Declaratio para que los verdaderos católicos y el alto clero entraran en alerta roja.

Por lo tanto, quien se profesa católico (no hablemos de pro-Bergoglio) y no toma en CONSIDERACIÓN CUIDADOSA, SERIA Y APROPIADA lo reconstruido, sin ofrecer una explicación alternativa, es objetivamente culpable de falta de asistencia al Romano Pontífice, de complicidad con la usurpación y de ser coautor del fin de la iglesia canónica visible.

Además, aunque el escritor se equivocara y el verdadero papa fuera Bergoglio, ni siquiera defenderían al verdadero papa Francisco del escándalo: por lo tanto, tienen dos faltas graves.

Esto no es un juego: el escritor, después de perder el trabajo y poner a disposición del público 350 artículos y toda la investigación ordenada en 60 capítulos de forma gratuita en Byoblu, lleva casi tres años interrogando respetuosa y cordialmente a intelectuales católicos y miembros del alto clero, pero todos ellos se han hecho los locos, O insultan gratuito, asumen actitudes esnobistas de superioridad o se atrincheran en un apresurado murmullo canónico entre dientes o en un deshonroso mutismo pasivo-agresivo, negándose a cualquier confrontación honesta. Si los clérigos pueden estar -en un grado ínfimo- justificados por estar en riesgo de sanción canónica (inválida) por el antipapa, los intelectuales libres no tienen ninguna justificación.

Por lo tanto, debemos enumerar -para la posteridad-a quienes hasta ahora han eludido la verificación ineludible de un escenario escrupulosamente documentado y apoyado por intelectuales autorizados, donde surge un atroz abusi contra el Vicario de Jesucristo que puede marcar para siempre el fin de la Iglesia católica visible y un grave riesgo para nuestra soberanía nacional. (Cualquiera de ellos que estén interesados recibirán el volumen gratis).

Procedamos por orden.

Arzobispo Carlo Maria Viganò. Se le llegó directamente a través de al menos un centenar de artículos del escritor, así como del libro. Recibió una carta abierta , y fue objeto de varios artículos respetuosos, pero se negó a responder. Incluso después de hacer algunas aperturas a la posibilidad de que la renuncia del Papa Benedicto haya sido “providencialmente” inválida, volvió sobre sus pasos, atribuyendo al (totalmente tergiversado) “monstruo jurídico” del papado emérito la responsabilidad de haber colocado en el trono de Pedro a un Papa ejecutor de la agenda de los poderes fuertes. Esta actitud configuró una estrategia política dirigida a la autopromoción como próximo Papa (antipapa, ya que fue nombrado por un cónclave inválido) . Ninguno de los suyos lo defendió ni desmentió.

Monseñor Athanasius Schneider, obispo: Se ha negado categóricamente a examinar la investigación y no ha respondido a esta carta abierta  . Afirma que el peor mal para la Iglesia es no tener al Papa, aunque llamó a Bergoglio no católico.

Don Tullio Rotondo: Nunca ha leído el Códice de Ratzinger y sigue subiendo vídeos en su canal para desacreditar agresivamente al autor, llamándolo “falsificador” e “incompetente”, presentando como “pruebas” los principales mensajes del códice de Ratzinger que ya han sido ampliamente estudiados, y negándose -de forma tetraconducente y obstinada- a entender la razón de ser del sistema de comunicación del Papa impedido. Además, sigue manteniendo que el canon 332.2 no exige la renuncia al munus petrino, más allá de toda evidencia: “Si contingat ut Romanus Pontifex MUNERI suo renuntiet”.

Don Curzio Nitoglia, desde hace al menos 25 años sedevacantista, habiendo considerado ilegítimos a todos los papas desde Pío XII, hoy que existe realmente un papa ilegítimo, se encuentra entre los más esforzados legitimistas. Defiende a Bergoglio con la atrevida teoría del “papa diablo”  , tomada del apóstol-diablo Iscariote, pasando por alto que el papa no es el sucesor de Judas, sino de San Pedro. Nunca ha cuestionado el Código Ratzinger, a pesar de que se lo envió un lector.

Don Alfredo Morselli: recibió el volumen Código Ratzinger como regalo del escritor, lo leyó, pero sin rebatirlo en lo más mínimo, se limitó a citar una opinión que ni siquiera es suya, sino de un tal Bunga Banyangumuka , que resume todo el asunto diciendo que Benedicto XVI llamó a Francisco “Santidad”. En respuesta a la decepción que se le expresó, advirtió al escritor sobre el destino de su alma.

Dr. Riccardo Cascioli, director de La Nuova Bussola Quotidiana: actualizado durante dos años en todos los artículos de la investigación, al ser interrogado pública y cordialmente  se negó a responder a las preguntas planteadas y ni siquiera descargó el pdf de la investigación que se había enviado a la Redacción.

Piergiorgio Seveso, de Radio Spada: sedevacantista, sigue ultrajando al Papa Benedicto, llamándolo “neomodernista, bahía de basura” y burlándose de la investigación sin entrar en sus méritos.

Profesor Roberto de Mattei, director de Corrispondenza romana: menciona sin especificar “teorías conspirativas expuestas de forma superficial y a veces fantasiosa, que apelan a las emociones más que a la razón, que se ganan a quienes, con un acto de fe, ya han decidido creer lo improbable”. Se preocupa no sólo de señalar las teorías, sino también de rebatirlas. Actualmente, ha sacado un libro sobre la arcaica mafia de San Gallo con acentos desacreditadores hacia el Papa Benedicto. También él considera a Francisco totalmente legítimo a pesar de sus “gravísimos errores”, y llama idólatras a quienes denuncian su ilegitimidad. Evidentemente no ha comprendido que la cuestión de la legitimidad de Bergoglio es canónica, años luz antes que teológica.

Dr. Aldo Maria Valli, vaticanista: se negó a responder a dos cartas abiertas justificándose diciendo  que el Papa Benedicto ha renunciado a su pontificado (nunca lo dijo). De nada sirvió señalarle que el Papa ha renunciado al ministerio-ministerio, que lo envía a la sede impedita, y no al ministerio-munus que lo habría hecho abdicar.

El profesor Massimo Viglione: también se negó a responder a las dos cartas abiertas mencionadas y a cualquier oferta de confrontación cordial. Por otro lado, publica mensajes misteriosos: “Cuanto más exitosa sea la respuesta de los medios de comunicación, menos profundidad intelectual y adhesión a la verdad de lo que se transmite”. ¿A quién se refiere?

El Prof. Giovanni Zenone, editor de Faith & Culture: atacado gratuita e insultantemente al Código Ratzinger sin argumentar en absoluto los méritos. AQUÍ Aunque recibió el libro como regalo, entendió mal pensando que le pedíamos una reseña y sigue haciendo alarde de un aire caricaturesco de superioridad al calificar el “Código Ratzinger “tonterías” y a los periodistas de “escoria del mundo de las letras”. Además, mientras desprecia ferozmente al don Minutella, partidario de Benedicto XVI como único papa, ha pubblicado un libro del don Enrico Roncaglia, que sostiene exactamente lo mismo que el don Minutella y celebra una papa Benedicto.

Sra. Dorotea Lancellotti, catequista: tras calificar el método del escritor de “falso perverso y diabólico”, se negó a argumentar sus objeciones, incluso después de que se le ofreciera amablemente el espacio del escritor.

Ahora bien, aparte de los sedevacantistas y de los que tienen límites objetivos en su comprensión del asunto, la sospecha legítima sobre los demás intelectuales y eclesiásticos, aunque dignos, es que intentan un juego poco límpido, una maniobra exquisitamente política en el más absoluto desprecio del aspecto sagrado del oficio papal: acudiendo a un próximo cónclave inválido para intentar que incluso los falsos cardenales de nombramiento bergogliano elijan a un tradicionalista que seguiría siendo antipope, careciendo del Munus Petrino y de la correspondiente “disposición divina”, tal y como establece el Art. 53 de la ConstituciónUniversi Dominici Gregis.

 

De hecho, por una cuestión de sentido común evidente, si fueran sinceramente fieles al Papa, devotos de la Iglesia y de la verdad, ante la cuestión planteada por la investigación del “Código Ratzinger” tendrían que demostrar una actitud totalmente diferente:

1) máximo interés en el asunto,

2) un enfoque constructivamente crítico y puntual de los aspectos canónicos y comunicativos,

3) discusión abierta y colaborativa, participación consultiva de canonistas de fuera de la Iglesia,

4) capacidad de superar el propio ego, o los propios intereses, por el bien de la Iglesia,

5. El eventual rechazo del asunto sólo tras la oportuna y completa impugnación de los aspectos canónicos y lingüístico-comunicativos,

6) eventual defensa del legítimo Papa Francisco frente a las tesis desaforadas del escritor.

Repetimos: todo esto debería tener lugar independientemente de que el Papa esté impedido o no, ya que la mera perspectiva vaga, la mera posibilidad remota es tan grave como para imponer su casación completa, o su aceptación total. O el Papa es Benedicto, o es Francisco. “Tú eres  Pedro”. El sentido común lo dicta, ¿no? Y si es Benedicto, es un gran, gran problema a resolver.

Además, lo más surrealista es que muchos de ellos, a pesar de atacar ferozmente a Francisco, incluso de forma irrespetuosa (en el blog de Valli llegaron a llamarle “psicópata”) ahora justifican sus herejías con teorías como la del “papa diablo” o la del “doctor privado”(un papa que, a nivel personal, podría decir lo que quisiera) mientras que son inflexiblemente severos con las posturas anodinamente progresistas de Joseph Ratzinger a los 25 AÑOS, ¡cuando llevaba 3 como sacerdote y ni siquiera era era monseñor! ¿Entienden la paradoja?

Por último, también hay que disipar la última ilusión de que algunos de los mencionados están, de hecho, persiguiendo secreta y sabiamente una estrategia a favor del Papa Benedicto. De hecho, el propio Sumo Pontífice impedido está intensificando hasta el paroxismo sus intervenciones, por ahora ya ni siquiera en clave, sino manifiestas, como cuando indicó hace unas semanas que “la respuesta está en el Libro de Jeremías”, donde -casualidad- dice en letras de molde: “YO ESTOY IMPEDIDO”. O cuando el arzobispo Gaenswein tachó de “puras mentiras” el contenido de la carta en la que se decía que el Papa Benedicto celebra en comunión con Francisco.

El Vicario de Cristo Benedicto XVI grita la verdad, ahora más que nunca, pero ellos tienen otros planes y conspiran en las sombras. Secularmente hablando, rendirán cuentas a la historia, a su nación, amenazada por un oscuro potentado globalista que medita en su seno. Desde el punto de vista de la fe, es mejor correr un velo.

¿Y ahora saben cómo responderán (si es que responden)? Que el autor de “Código Ratzinger” quiere “obligarles a hacer publicidad de su libro”.

 

 

COMPRA EL CÓDIGO RÁTZINGER CON UN SÓLO CLIC

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

1 comentario
  1. Alberto Ramón Althaus says

    En relación al artículo de Andrea Cionci en Adoración y Liberación: “Sede impedida “para dummies”: el trigo de Benedicto XCI y la cizaña de Bergoglio, Los tradicionalistas abandonan a Benedicto XVI y el libro del mismo autor: Código Ratzinger”.
    UN INTENTO DE TAPAR EL SOL CON UN DEDO.
    Silogismos presentes en los artículos presentados a la jerarquía de la Iglesia bergogliana y de la Iglesia católica para su análisis, confirmación o refutación:
    Primer silogismo; En latín “Munus” significa ministerio y al ejercicio de ese ministerio se lo llama en latín “Ministerium” según la “renuncia” al ejercicio del ministerio en latín realizada por Benedicto XVI.
    Primera Premisa: Si un papa presenta su renuncia al EJERCICIO del ministerio del papado y no al ministerio del papado no renuncia al ministerio del papado.
    Segunda Premisa: Benedicto presentó su renuncia al EJERCICIO del ministerio del papado (en latín Ministerium) y no al ministerio del papado (en latín Munus) por lo tanto no renunció al ministerio del papado (en latín Munus).
    Conclusión: Benedicto sigue siendo papa legítimo.
    Segundo silogismo:
    Primera Premisa: Existiendo un papa legítimo que conserva el munus (MINISTERIO DEL PAPADO) no puede nombrarse un sucesor.
    Segunda Premisa: Benedicto conservaba el Munus (MINISTERIO DEL PAPADO) cuando fue designado Bergoglio.
    Conclusión: Bergoglio no es papa.
    Tercer silogismo:
    Primera Premisa: El que no es papa no puede designar cardenales.
    Segunda Premisa: Bergoglio no es papa.
    Conclusión: Los designados por Bergoglio no son cardenales.
    Cuarto silogismo:
    Primera Premisa: Si los que no son cardenales intervienen en un cónclave, es un falso cónclave y la elección del papa no es legítima.
    Segunda Premisa: Los cardenales designados por Bergoglio van a intervenir en un futuro cónclave.
    Conclusión: El próximo cónclave será un falso cónclave y no podrá elegir un papa legítimo.
    O sea, hay un problema de ruptura (RUPTURA) de la sucesión apostólica que afecta la continuidad de la Iglesia.
    Si el cónclave ilegítimo que eligió a Bergoglio se hizo existiendo un papa legítimo Benedicto que conservaba el munus (MINISTERIO DEL PAPADO) aunque Benedicto quisiera que Bergoglio fuera papa no tendría hacerlo papa a Bergoglio porque un papa no puede nombrar a otro como papa.
    Es evidente que Benedicto no ha querido abdicar de manera completa y se reservó el munus (MINISTERIO DEL PAPADO) y que no fue un error en su latín, eso es seguro pero, además, se cuidó de conservar casi todos los elementos que lo relacionan con el papado.
    No podría invocarse un error material en una renuncia al papado realizada por el mayor teólogo del siglo XX eligiendo el latín para hacerla y midiendo cada palabra.
    Incluso para los que piensan mal y que podrían decir que conservó su situación para que no peligre su persona sin pensar en la Iglesia, los MOTIVOS de Benedicto NO VIENEN AL CASO y parece que providencialmente la decisión salva algo de la Iglesia, un resto fiel.
    Desde el punto de vista institucional entendemos que la afirmación del autor debe ser refutada por la vía de la LÓGICA tal como el autor la ha sostenido, o sea, el autor ha presentado silogismos breves expuestos TÁCITAMETE en el artículo y en el libro en base a premisas que se muestran como verdaderas y llegando a conclusiones que se muestran como verdaderas.
    Expuesto el silogismo en el artículo es SENCILLO VERIFICAR su veracidad y refutarlo no es una cuestión complicada ni que exige tiempo.
    Hasta que sea refutado el silogismo de manera adecuada y como santa Teresa ha enseñado que Iglesia tiene DOCTORES que podrán hacerlo con facilidad y rapidez.
    Es decir, la CARGA DE LA PRUEBA de la falsedad de lo afirmado por el autor se invierte, corresponde a la Iglesia bergogliana y a la Iglesia católica PROBAR LA FALSEDAD de los silogismos que han sido presentados de manera clara, concisa y precisa a los fines de facilitar su refutación o confirmación.
    Mientras tanto, los fieles católicos deben tener a Benedicto por papa emérito y verdadero y a Bergoglio NO tenerlo por papa hasta que refuten el silogismo planteado.
    En base a ello Bergoglio NO es papa y los que lo sostienen llamándolo “papa” pecan y van a la perdición.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: