Datos inesperados sobre la abolición del sacrificio perpetuo. Por Abraham García

Aunque parezca mentira debido al dolor de ir perdiendo por el camino el vínculo con personas queridas que no quieren despertar de su letargo, 2022 está siendo por ahora el año más gozoso de mi vida en cuanto a la vivencia de la fe se refiere. ¿Por qué? Pues por una serie de vivencias que estoy teniendo en las que percibo con claridad cómo el Señor está obrando. Él está separando claramente el trigo de la cizaña.

0 4.804

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

 

 

Por Abraham García González

 

 

Amo a Dios. Estoy sufriendo mucho al tener plena consciencia de estar viviendo la plenitud del Apocalipsis, también llamado «Fin de los tiempos» por la Santísima Virgen María en sus célebres apariciones de San Sebastián de Garabandal a cuatro niñas entre los años 1961 y 1965, justo en una época en la que estaba a punto de acelerarse a pasos agigantados el deterioro de la Santa Madre Iglesia a causa de la profunda infiltración de la masonería tras la celebración del Concilio Vaticano II convocado por el papa Juan XXIII. Observo día tras día con perplejidad la crítica e irreversible situación no sólo del mundo sino de la Iglesia, lamentablemente secuestrada desde el 13/03/2013 (*1) por Bergoglio (el falso profeta) y su séquito de obispos y sacerdotes herejes causantes de que S.S. el aún papa Benedicto XVI esté en situación de sede impedida, sólo reconocido como el legítimo sucesor de San Pedro por el «Remanente fiel», ese pequeño grupo de creyentes fieles a la sana doctrina y a la santa tradición desperdigados por todo el mundo. Siento un enorme dolor sabiendo la enorme cantidad de sacrilegios que se producen en todo el mundo con cada vez mayor frecuencia por parte de numerosos obispos y sacerdotes, que tratan con cada vez menor respeto a la Eucaristía, y eso me lleva a recordar al segundo mensaje de la Santísima Virgen María en Garabandal a Conchita (una de las niñas) dado a través del arcángel San Miguel el 18 de junio de 1965, que en aquel entonces sorprendió mucho pero hoy en día cobra todo el sentido del mundo: «Como no se ha cumplido y no se ha dado mucho a conocer mi mensaje del 18 de octubre, os diré que éste es el último. Antes la copa se estaba llenando, ahora está rebosando. Los Sacerdotes, Obispos y Cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas más almas. A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debéis evitar la ira del Buen Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con alma sincera El os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Ángel San Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación. Pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos. Debéis sacrificaros más, pensad en la Pasión de Jesús».

 

Aunque parezca mentira debido al dolor de ir perdiendo por el camino el vínculo con personas queridas que no quieren despertar de su letargo, 2022 está siendo por ahora el año más gozoso de mi vida en cuanto a la vivencia de la fe se refiere. ¿Por qué? Pues por una serie de vivencias que estoy teniendo en las que percibo con claridad cómo el Señor está obrando. Él está separando claramente el trigo de la cizaña, juntando a su «Remanente fiel católico» en pequeños grupos, y a mi me ha concecido esa dicha de poner en mi camino a un pequeño grupo de hermanos en la fe con quienes he desarrollado un fuerte vínculo emocional. Para nada me arrepiento de haberlos conocido porque me están aportando mucho, con frecuencia en momentos clave en los que suceden cosas extraordinarias que me hacen sentir que nada es producto de la casualidad, sino de la Divina Providencia. En mi caso personal, esto viene a sumarse también al surgimiento de algunas amistades nuevas, al refuerzo de la amistad con algunos amigos de hace muchos años y a la recuperación del contacto que había perdido con un viejo amigo, todos ellos conscientes de esta conspiración contra la humanidad. El Señor nos marca el camino y para eso hemos de aprender a escucharle, preocupándonos de cultivar una relación cada vez más estrecha con Él por medio de la oración. Por todo esto y mucho más, le doy gracias.

 

 

 

 

Antes de entrar en materia sobre lo que me ha sucedido y lo que Dios mediante he descubierto, creo relevante decir que el pasado puente de mayo de este 2022 (del 30 de abril al 2 de mayo) tuve el privilegio de visitar por primera vez en mi vida San Sebastián de Garabandal junto a mi mujer, mi madre y mi hermana, y doy fe de que es un lugar donde se respira una paz que te acerca más al Cielo y en donde se percibe la presencia de nuestra madre, la Santísima Virgen María. De hecho, a mi no me cabe duda de que es un lugar de conversión en el que mucha gente recibe con frecuencia gracias especiales. Aunque por una parte tristes debido a circunstancias desafortunadas de última hora que impidieron viajar a unos hermanos en la fe muy especiales y queridos por nosotros, nuestra experiencia allí fue gozosa, realmente inolvidable, y personalmente me quedé con muchas ganas de volver algún día, quien sabe, quizás para presenciar si Dios quiere el profetizado «Gran milagro» (*2) a ser posible todos juntos y con más hermanos del «Remanente fiel», pero yo no sé si tendré el privilegio de estar allí cuando llegue ese momento. Por este motivo y por lo que voy a contar, me veo en la obligación de decir que aunque el Señor quiere que estemos atentos a los signos de los tiempos mediante la información precisa que nos ha dado a través de los profetas de la Biblia (reforzada y clarificada a lo largo de la historia por muchas revelaciones privadas), como bien dice Jesús en el capítulo 24 del Evangelio según San Mateo, el momento en el que Él venga sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria nadie lo sabe, ni los ángeles del Cielo, sino sólo el Padre, y es que aunque llegado el «Fin de los tiempos» en el que nos encontramos se pueda realmente calcular una fecha exacta (que de hecho es teóricamente posible teniendo en cuenta que la profecía de las 70 Semanas de Daniel tiene una exactitud matemática), si uno se pone a meditar sobre las enseñanzas contenidas en este capítulo, cualquier persona con dos dedos de frente que ame verdaderamente a Dios, debería esforzarse en estar siempre preparada, en ser buena, en agradarle. Hacer cosas malas a propósito por no creer que el Señor vaya a venir hasta un determinado momento, sería un acto miserable de absoluta falta de amor hacia Él, hacia el prójimo y hacia nosotros mismos, o lo que es lo mismo, un intento de tomarle el pelo a quien nos libró del pecado por su insondable amor hacia todos nosotros mediante su sacrificio en la cruz, que además es perpetuo al hacerse realmente presente todos los días en el pan y el vino a través del sacramento de la Eucaristía. Además, esto nos debería hacer tener en cuenta que hay algo que sí que es completamente imposible de saber, a menos que el Señor decida revelárnoslo como le ocurrió a San Benito (*3), y es el momento de nuestra muerte física, tras la cuál todo el mundo (a excepción de quienes aún vivan en el momento de la parusía) ha de pasar por un juicio particular tras el cuál el alma tiene como posibles destinos el Cielo, el Purgatorio o el Infierno. Exhorto a todo el mundo a estar en vela siendo antes que nada muy buenos, tal como dijo la Santísima Virgen María a las cuatro niñas videntes en Garabandal en su primer mensaje el 18 de octubre de 1961: “Tenemos que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia, visitar el Santísimo Sacramento a menudo, pero primero tenemos que ser muy buenos y si no lo hacemos, el castigo vendrá sobre nosotros. La copa se está llenando y si no cambiamos nos vendrá encima un castigo muy grande”.

 

 

Estando sólo en casa, algo impresionante me sucedió el pasado 02/07/2022, que es justo el día del aniversario de la primera aparición de la Santísima Virgen en San Sebastián de Garabandal, aunque en el momento de sucederme desconocía ese dato y me di cuenta de ello unos días más tarde. Me encontraba realizando tareas importantes con mi ordenador personal, sumamente cansado por acostarme tarde y haber dormido pocas horas, y una vez más, mi experiencia volvió a ser puramente matemática. Digo lo de «volvió a ser» porque este tipo de cosas me vienen pasando con cierta frecuencia desde hace un tiempo y sinceramente creo que el Señor ha decidido inducirme a encontrar información profética relacionada con los números debido a mi forma tan analítica y matemática de razonar (*4), aunque también nos hable a todos de otras maneras en el día a día. Por otra parte, he de decir que no es la primera vez ni la segunda que estas experiencias numéricas tienen que ver de un modo u otro con nuestra madre del Cielo, en este caso con Nuestra Señora del Carmen de Garabandal. Además, personalmente no tengo ninguna duda de que Dios es matemáticamente preciso porque el Universo y la Historia están llenos de asombrosas coincidencias matemáticas que son voluntad suya, producto de su omnipotencia, omnipresencia y omnisciencia.

Enormemente adormilado, me puse a echar una cabezada reclinado sobre la silla, y hacia las 17:15h, de repente escuché en mi mente de forma súbita una voz que me espabiló pronunciando los números 23, 4, 30, tal cual, muy claramente, en el orden que cito. Esto llamó enormemente mi atención, pero realmente tenía tanto sueño, que seguí durmiendo a propósito. Sin embargo, pasó cerca de un minuto y presentí que era importante. Entonces me dije a mi mismo que tenía que apuntarlo, me incorporé y así hice, en una hoja de papel que tenía sobre el escritorio.

 

 

 

Aunque lo más impresionante lo descubrí después, lo primero que hice fue buscar en Internet utilizando el buscador Duck Duck Go, que es el que utilizo habitualmente desde hace un tiempo porque da mejores resultados de búsqueda y es popular entre la resistencia antiglobalista. Utilicé esos números en la caja de búsqueda a ver lo que me salía, y rebuscando entre los resultados hubo dos relacionados con versículos de la Biblia que llamaron mi atención. El primero de ellos fue Luke 4:23-30 en inglés, que naturalmente lo examiné en español (Lucas 4:23-30) y el segundo de ellos fue Jeremías 23 directamente en español. En Lucas 4:23-30, Jesús habla sobre los profetas, diciendo que no son bien recibidos en su patria, y menciona las tribulaciones haciendo mención a viudas en tiempos del profeta Elías y a leprosos en tiempos del profeta Eliseo, tras lo cuál desata la ira de los presentes en la sinagoga de Nazaret en la que estaba en ese momento. Lo más llamativo es que en el versículo 25 habla de un periodo de 3 años y 6 meses en el que se cerró el cielo y hubo un gran hambre en todo el país, lo cuál es algo que ya sucedió hace mucho tiempo, pero me recordó al periodo de 3 años y medio profetizado para el «Fin de los tiempos» al que conocemos como «Gran tribulación» y que quienes somos conscientes de lo que está pasando y nos consideramos parte del «Remanente fiel», sabemos que tenemos ya muy cerca. En Jeremías 23, la palabra de Dios parece claro que nos habla por un lado de los malos pastores y profetas impíos que recibirán un castigo eterno por dejar que se pierdan y desparramen las ovejas y por otro lado de un «Remanente fiel» con un destino feliz en un reino de justicia en la tierra. En el bloque comprendido entre los versículos 1 y 4 la palabra de Dios comienza con una advertencia a los malos pastores y termina mencionando con “- oráculo de Yahveh -” a los buenos pastores que pondrá al frente de un resto de ovejas sin que falte ninguna. El bloque comprendido del 30 al 40 (último versículo) la palabra de Dios comienza dejando claro con “- oráculo de Yahveh -“ que está contra los falsos profetas y habla de un castigo eterno para ellos.

Llegado a este punto, aunque estos capítulos del Evangelio según San Lucas y del profeta Jeremías llamaron mi atención por lo mencionado en ellos, estaba convencido de que tenía que haber algo más llamativo y contundente, y entonces me centré en tratar los números como fecha, ya que me di cuenta enseguida que dos de ellos podrían referirse claramente a días del mes (días 23 o 30) o a años de esta década (años 2023 o 2030) y el otro al mes de abril (mes 4).

Primero contemple por si acaso la fecha 23/04/2030, e incluso la busqué con el buscador Duck Duck Go, pero ni encontré nada relevante ni llegué a ninguna conclusión, salvo que es una fecha que corresponde al famoso año que da nombre a la satánica hoja de ruta globalista, es decir, a la Agenda 2030. Sin embargo, no me entretuve apenas con esto, y acto seguido lo que hice es investigar con la fecha 30/04/2023, que es mucho más cercana. Tuve la corazonada de que los números se correspondían realmente con esa fecha, pero al principio tampoco encontré nada relevante, hasta que se me ocurrió buscar en el santoral, a ver a qué santos se celebran el 30 de abril, y realmente me quedé bastante impresionado al leer el nombre de San Pio V (*5). Así es, el papa de familia noble pero modesta, profesor de Filosofía, que fue un auténtico ejemplo de vida austera y penitencial, cuya vocación se encaminó a la orden de los Dominicos y que tras la batalla de Lepanto instituyó la Fiesta de la Virgen del Rosario el 7 de octubre después de que tal día de 1572 los cristianos vencieran a los turcos en dicho lugar gracias a su rezo; el papa que actuó con firmeza contra las herejías de su tiempo defendiendo la sana doctrina; el papa que puso en marcha las reformas propuestas en el Concilio de Trento para hacer frente al desastre provocado por el hereje Lutero; el papa de la misa tridentina, la de siempre, o sea, de la Vetus Ordo, blindada por él mismo a perpetuidad con la bula «Quo primum tempore» junto con la publicación de una edición del misal romano para su uso obligatorio, y que no tengo ninguna duda de que es la que más agrada a Dios, por no decir la única que le agrada, aunque por su misericordia sean válidas las misas Novus Ordo en caso de celebrarse correctamente, con las palabras correctas en la consagración.

 

A continuación tuve una corazonada. Se me ocurrió que esta fecha podría ser justo la mitad de la última semana de 7 años de la profecía bíblica de las 70 semanas de Daniel (*6) relatada en el capítulo 9 del libro del profeta homónimo. Como todo católico del «Remanente fiel» sabe, se corresponde con el «Fin de los tiempos», se divide en dos mitades de 3 años y medio y remarca como momento significativo el fatídico acontecimiento de la abolición del sacrificio perpetuo, es decir, la eliminación de la Sagrada Eucaristía en todas las iglesias (*7), retirando el tabernáculo que nos permite adorar a Cristo y sustituyéndolo por la abominación de la desolación, que será alguna forma de adoración impuesta por el anticristo para que se le adore que nos obligará con todo el dolor de nuestro corazón a celebrar misas clandestinas en catacumbas amenazados por una situación de persecución. Esto es lo que ocurrirá teóricamente justo a la mitad de la semana, es decir, una vez transcurridos 3 años y medio bíblicos (años de 360 días), o lo que es lo mismo, 1.260 días que darán fin a la «Tribulación» y comienzo a la «Gran tribulación», con la presentación pública del anticristo (el dictador mundial que seducirá a millones de personas haciendo prodigios de origen satánico), que se proclamará soberano del mundo para poner orden en un momento crítico para la humanidad, de enorme miseria y caos producida por la hambruna, la enfermedad y las guerras, dando inicio al NOM e imponiendo su nueva religión mundial basada en los principios masónicos.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué pensé que podría ser la fecha de abolición del sacrificio perpetuo y por lo tanto la que marca justo la mitad de la semana 70? Pues sencillamente porque la élite satánica, o mejor dicho, el anticristo, un espíritu maligno encarnado en un cuerpo humano, en su ilimitada maldad, no sería de extrañar que justo eligiera ese día tan significativo, es decir, el correspondiente al papa santo que blindó a perpetuidad la Santa Misa Tridentina, liturgia que además no se puede modificar gracias a la bula que promulgó.

 

En este punto, con la semana 70 de Daniel en mente, lo primero que se me ocurrió es sumar los 3 años y medio correspondientes a la «Gran tribulación» que preceden a la Segunda Venida de Nuestro Señor Jesucristo sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria.

 

Pero no sumé 1.260 días (los 3 años y medio exactos) indicados en Apocalipsis 11:2-3, sino 1.335 (que son 75 días adicionales). Esto es porque Daniel 12:11-12 habla de 1.290 y 1.335 días, lo cual a primera vista parece dificil de comprender, ya que 1.260 a 1.290 van 30 días, y de 1.290 a 1.335 van 45 días más, lo que hace un total de 75 días adicionales.

 

Y en cualquier caso estos versículos dejan bastante claro que será dichoso aquel que sepa esperar y alcance los 1.335 días, lo que indica que todo habrá terminado pasado ese tiempo, el mal habrá sido aniquilado tras la purificación que se llevará a cabo durante la «Gran tribulación» no quedará vivo ni un solo impío y será cuando comience el nuevo y hermoso mundo de belleza imposible de imaginar que Dios tiene preparado para quienes le aman en el que Satanás ya no tendrá ningún poder porque él estará encadenado por 1.000 años en el Infierno, en el que habrán triunfado el Inmaculado Corazón de María y el Sagrado Corazón de Jesús. Más adelante trataré de explicar mis conclusiones del porqué de esta colección de cifras (1.260, 1.290 y 1.335).

 

 

 

 

 

¿Qué fecha obtuve al sumar 1.335 días al 30/04/2023? ¡Nada más y nada menos que el 25/12/2026! Sí, no bromeo, extraordinario. ¡El día de Navidad del año 2026! ¿No sería maravilloso que la parusía se produjese tan señalado día? De ser así, podríamos decir que la primera venida en pobreza y humildad se produjo el 25 de diciembre del año 1 a través del seno virginal de la Santísima Virgen María, concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, y la segunda venida en gloria y majestad se producirá el 25 de diciembre de 2026 en este caso a través del Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María, que es el templo, trono y sagrario de la Santísima Trinidad. Esta forma de venir la segunda vez queda muy clara en la alocución que el padre Gobbi (*8) recibió de la Virgen el 24 de diciembre de 1978 curiosamente en Nochebuena, lo cual da todo el sentido al esperado triunfo del Inmaculado Corazón de María, que se corresponde con la milenaria era de paz que llegará después de finalizar la «Gran tribulación» con los profetizados 3 días de oscuridad (*9) en los que quedarán aniquilados todos los impíos y encadenados todos los demonios en el Infierno, todo ello tras haber sido previamente arrojados vivos al lago de fuego el falso profeta y el anticristo. Antes de continuar con el relato, hago aquí un inciso para exhortar a todo el mundo a consagrarse a María no sólo para estar bajo su amparo y protección en este «Fin de los tiempos», sino porque sin duda es el mejor y más directo camino hacia Jesús, tal como nos recuerda el lema «A Jesús por María» de la obra más sublime sobre ella, escrita por el gran santo San Luis María Grignion de Monfort en 1700, «Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen», en donde queda clarificada su importancia en el plan salvífico de Dios.

Pero las sorpresas que hacen que lo sucedido sea más impactante no acaban aquí, ya que a continuación se me ocurrió restar al 30/04/2023 los 1.260 días correspondientes a la primera mitad de la semana 70 que aún estamos viviendo la «Tribulación» y obtuve el 17/11/2019, tras lo cuál, ni corto ni perezoso, me puse a buscar inmediatamente en Internet con el buscador Duck Duck Go, ¿y qué es lo que apareció? ¡Decenas y decenas de resultados de búsqueda con titulares de prensa oficialista diciendo que es la fecha del primer caso de coronavirus en Wuhan!

 

                         ABC: ¿Cuándo surgió el primer caso de Covid-19? El 17 de noviembre en China.

EOM: 17 de noviembre de 2019: primer caso de covid-19 detectado en Wuhan.

Marca: 17 de noviembre: A dos años del primer caso de Covid-19 en Wuhan esto es lo que sabemos del Coronavirus.

Prensa Libre: 17 de noviembre de 2019: cómo fue el día en que se dio a conocer el primer caso de covid-19 en el mundo.

El Universal: Ya tiene un año: primer caso de Covid-19 se registró el 17 de noviembre de 2019.

Antena 3: El 17 de noviembre de 2019 se detectó el primer caso positivo de coronavirus en Wuhan, China.

Me quedé impresionado teniendo en cuenta que la PLANdemia del COVID-19 que marcó un antes y un después en la historia de la humanidad está totalmente relacionada con la célebre marca de la bestia cuyo número es el 666 mencionada en Apocalipsis 13:16-17. Naturalmente a mi me parece que no puede ser casualidad que soñase esa fecha (no me sé el santoral y la verdad es que no tenía ni idea de que el 30 de abril se celebra San Pio V) a la que sumando y restando los 1.335 y los 1.260 días respectivamente obtenga fechas tan significativas que impactan por su perfecto encaje matemático por lo indicado en los libros de Daniel y del Apocalipsis. Además, esta fecha me hace concluir que el famosa alianza que el anticristo concertaría con muchos poco tiempo antes de dar comienzo la semana 70 de acuerdo a Daniel 9:27 no es ni más ni menos que la «ID2020 Alliance» en su cumbre «Rising to the Good ID Challenge» (*10) celebrada el 19/09/2019 en la ciudad de Nueva York con la participación de casi todos los países del mundo.

¿Y por qué el profeta Daniel menciona 75 días extra (por un lado 30 y por otro 45) añadidos a los 1.260 de la «Gran tribulación»? ¿Cuál es mi conclusión al respecto? Respecto a los 45 días, habitualmente es bien sabido por quienes conocen bien las apariciones de la Virgen María en Garabandal y posteriores mensajes de otros videntes o visionarios, que Dios dará 6 semanas y media para arrepentirse y convertirse tras el profetizado «Gran aviso» (*11), y tal como me recordó Ruth (*12) una querida hermana en la fe que el Señor ha puesto en mi camino, de fe intrépida y firme, con las cosas tan claras como yo acerca de todo lo que estamos viviendo cuando le conté lo sucedido, durante ese breve tiempo el cronómetro se detendrá, Satanás no tendrá ningún poder y todo el mundo tendrá una mayor capacidad de discernimiento para elegir si se pone de lado de Dios o de Satanás. Pasado ese mes y medio durante el cuál es de suponer que millones de personas harán interminables colas para confesarse, tras casi 2.000 años de misericordia, comenzará el tiempo de justicia. De acuerdo a esta lógica, el «Gran aviso» acontecería en un momento indeterminado durante la «Gran tribulación», y sólo después del mismo, quienes se hubieren puesto del lado de Dios tendrán sin ningún problema la valentía suficiente para resistirse a las imposiciones del anticristo, siendo perfectamente capaces de dar la vida por Cristo como mártires, sin ningún miedo a morir (*13), si las circunstancias así lo requiriesen, antes que aceptar ninguna marca de la bestia. Respecto a los 30 días, en el momento de escribir este relato no he sabido encajarlos con ninguna profecía que yo conozca que hable de esa cantidad de días, pero parece obvio que al ser días adicionales a los 3 años y medio bíblicos exactos, el cronómetro también queda detenido. Lo único que se me ocurre es que tengan una significación relacionada con el periodo aproximado de un mes correspondiente al adviento y, en ese caso, se corresponderían con el último mes antes de que dé comienzo el nuevo mundo. ¿Podrían tal vez corresponderse con el «Juicio de las naciones»? ¿Quizás duré 30 días el juicio? ¡Quién sabe! En ese caso, ¿regresaría Cristo un mes antes del 25 de diciembre? ¿Sería en ese caso el día de Navidad aquel en el que comenzaría el milenio de paz, es decir, el anhelado «Reino de Cristo» al que sólo pasarán los justos?

 

 

 

¿Cuándo se produciría entonces el «Gran milagro» teniendo en cuenta que es posterior al «Gran aviso» y que según dijo la Virgen María en Garabandal el intervalo entre ambos eventos no puede ser superior a un año? Si consideramos que estos acontecimientos sucederán durante la «Gran tribulación», estos no podrían suceder en ningún caso antes del 30/04/2023.

Por otra parte, en un conocido mensaje, la Virgen le dio a la vidente principal, Conchita, información que permite acotar mucho las fechas probables del «Gran milagro». Dijo que se produciría un jueves en el que se celebrase la festividad de un mártir de la Eucaristía, entre los meses de marzo y mayo, y entre los días 6 y 16. Si tenemos esto en cuenta, las únicas fechas futuras posibles anteriores a la Navidad de 2026 serían las siguientes:

  • 13 de abril de 2023, San Hermenegildo.
  • 11 de abril de 2024, San Estanislao.

Dado que el 13/04/2023 es anterior a la fecha teórica de la supresión del sacrificio perpetuo, la única fecha posible que nos quedaría para el «Gran milagro» sería el 11/04/2024, y como no puede haber más de un año de diferencia con el «Gran aviso», eso significa que éste se produciría en cualquier momento posterior al 30/04/2023.

Hace poco también descubrí algo a tener muy en cuenta basándome en un extraordinario y fascinante estudio que vi presentado por el exégeta Emilio Saura en un video titulado «Malaquías, una lista de 888 años», con quien difiero ligeramente en el año de referencia tras estudiar después el tema, y que con franqueza creo que viene a reforzar todo lo que he expuesto en este relato. Es una asombrosa curiosidad basada por un lado en la célebre profecía de los papas de San Malaquías de Armagh (*14) y por otro en el número que representa a Cristo en la numerología bíblica por gematría (*15) tomando su nombre en griego (888), que tal como expliqué en mi anterior relato, «Datos inesperados sobre el katejón y la palabra de Dios», sería con el que queden marcadas todas aquellas personas santas con una mente como la de Cristo los 144.000 de Apocalipsis 14:1, en contraposición a una mente mundana, la de la marca de la Bestia, representada por el 666. En este relato también explicaba que en código ASCII el 888 es el número de Benedicto XVI en minúsculas (el humilde katejón) y el 666 es el número de Bergoglio en mayúsculas (el soberbio falso profeta).

 

Emilio Saura hace un cómputo de años basado en la fecha de inicio del pontificado del primer papa de la lista, Celestino II, que es 1143. Sin embargo, pensé que más bien habría que tener en cuenta la fecha en la que el Cielo le reveló la lista a San Malaquías de Armagh. Me puse a investigar y descubrí que esto sucedió durante un viaje del santo a Roma en 1139, durante el pontificado del papa anterior, Inocencio II, justo 888 años antes del 2027. Esto cuadra perfectamente con el inicio del milenio de paz en Navidad de 2026, ya que pudiera decirse que 2027 es el primer año del mismo. Otro dato asombroso que comprobé basándome en otra observación de Emilio Saura es que si se tienen en cuenta la mitad de años, es decir, 444, según el año de referencia que toma él, parece quedar claramente remarcado el ecuador cronológico con el lema Axis in medietate signi (El hacha en medio del signo) correspondiente al papa Sixto V. Sin embargo, contando 444 años a partir de la fecha de la revelación, el año que se obtiene es 1583, que coincide con el lema Medium corpus pilarum (El cuerpo en medio de las columnas) correspondiente al papa Gregorio XIII. Este lema curiosamente también es fácilmente asociable a un punto central al hablar de un cuerpo en medio de dos columnas que podrían representar el primer y el último año de un periodo en el que el santo nombró los lemas de los 111 futuros papas que habría en la Iglesia Católica entre los años 1139 y 2027. Algo aún más sorprendente es que el pasado mes de abril descubrí algo que meses después, al ver el video de Emilio Saura, me produjo mayor asombro porque dio más sentido al descubrimiento. Resulta que Armagh, es decir, la ciudad irlandesa de origen de San Malaquías, fue fundada por San Patricio el Grande en el año 444 (!). Por último, me parece sorprendente que en este asunto destaquen el 111 y un par de números que son múltiplos, es decir, el 444 y el 888.

Mantengo como hipótesis que Benedicto XVI está entre los 144.000 arrebatados, con la particularidad de que al ser el katejón, tiene sentido que su nombre en ASCII sume 888 para remarcar que es el antagonista de Bergoglio, el falso profeta, con su 666 el katejón impide la manifestación del anticristo y el falso profeta trabaja para lo contrario. Respecto a la referencia a Petrus Romanus, citado en unas lineas adicionales que hay tras la lista de 111 lemas, sinceramente creo que no se corresponde con ningún papa, sino que es posible que se refiera al mismísimo San Pedro resucitado, cuya tumba se encuentra 7 pisos por debajo del altar mayor de la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano. Sorprende también que Benedicto XVI, que nació el 16/04/1927, cumpliría 100 años en 2027, un número redondo.

 

 

No puedo finalizar mi relato sin antes exhortar de nuevo algo que comentaba al principio del mismo, y es que lo importante no es si Cristo va a volver en tal o cuál fecha, sino estar siempre en vela, ser buenas personas y buenos cristianos, procurando estar en estado de gracia mediante el sacramento de la Confesión, teniendo también en cuenta que cada uno de nosotros puede abandonar este mundo en cualquier momento. También creo que tengo el deber de remarcar algo que queda muy claro gracias a San Mateo 24:21-22. En estos versículos la palabra de Dios dice claramente que en los tiempos finales habrá una tribulación tan grande como ninguna otra desde el principio del mundo y que si esos días no fueran abreviados, no se salvaría nadie, pero en atención a los elegidos, serán abreviados. Creo que esto resuelve la aparente contradicción entre la precisión matemática de la profecía de las 70 semanas de Daniel y la afirmación que aparece en San Mateo 24:36, que dice que nadie sabe ni el día ni la hora, ni tan siquiera el Hijo, sino sólo el Padre. Personalmente lo interpreto como que es muy probable que por su infinita misericordia Cristo vuelva antes de que finalicen los 3 años y medio de la «Gran tribulación», y la fecha supongo que dependerá de cómo se desarrollen los acontecimientos, de cuánto nos sacrifiquemos y de cuánto oremos. ¡El tiempo nos lo dirá!

 

 

 

Esquema cronológico

 

19/09/2019: Alianza del anticristo con muchos en el «Rising to the Good ID Challenge».

04/10/2019: Entronización de la Pachamama en el Vaticano.

17/11/2019: Inicio de la semana 70 de Daniel con primer caso de COVID-19.

30/04/2023: Abolición del Sacrificio Perpetuo. Abominación desoladora.

??/??/2023: Gran aviso. Iluminación de la conciencia. 45 días de misericordia.

11/04/2024: Gran milagro en Garabandal.

??/??/2026: 3 días de oscuridad.

??/??/2026: Parusía y juicio de las naciones.

25/12/2026: Inicio del Reino de Cristo, con los justos resucitados y los justos supervivientes.

_____________________

(*1) La fecha 13.03.2013 en que el falso profeta se sienta en la silla de Pedro, usurpándosela a S.S. Benedicto XVI, tiene unas particularidades inquietantes, además de destacar el número 13 (en el día y el año) y el 3 (en el mes de marzo, que viene de Marte, para los romanos, el dios de la guerra). Si sumamos todas sus cifras el resultado sorprende:

1+3+3+2+1+3 = 13

El 13 en numerología bíblica es un número frecuentemente asociado al mal y a Satanás.

Curiosamente es el capítulo 13 de Apocalipsis el que habla de la marca de la bestia.

Además, tal como señaló un muy apreciado hermano en la fe llamado Javier que el Señor ha puesto en mi camino cuando le comenté mi observación numerológica: «La élite utiliza mucho la numerología en sus eventos. Es el 12 + 1, que ellos utilizan con desprecio a los 12 apóstoles y a Jesús. 12 son las familias de la élite mundial que gobiernan el mundo, y el que falta hasta completar el 13, es el anticristo, que está a punto de hacer su aparición pública. Es una burla y una copia de los 12 apóstoles y Jesucristo.»

(*2) El «Gran milagro» es el principal hecho profetizado en las apariciones de Garabandal. Gracias a las declaraciones de las niñas videntes, se saben algunos datos sobre él pero ningún detalle de cómo será. Se sabe que será el mayor milagro de la historia después de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y su propósito es el de propiciar que la humanidad se convierta. La Santísima Virgen María es quien pidió a Dios el «Gran milagro» como último remedio para evitar o suavizar un posterior «Castigo». Quien lo presencie directamente en Garabandal —y probablemente en otros muchos santuarios marianos en los que tal vez también suceda— creerá y se convertirá. Además, el Papa lo verá sea cual sea el lugar en el que se encuentre, los enfermos sanarán, se podrá emitir por televisión y quedará una señal permanente que se podrá ver y filmar pero no tocar. La vidente Conchita conoce la fecha exacta, que no puede decir hasta 8 días antes, la hora local en que se producirá será hacia las 20:30, durará alrededor de 15 minutos y coincidirá con la celebración de un acontecimiento único y feliz para la Iglesia —¿Tal vez la esperada proclamación del 5º Dogma Mariano, es decir, el de María Corredentora?—. Si finalmente la humanidad no se convierte, se producirá el «Castigo», vendrá directamente de Dios, será de proporciones desconocidas en la historia y es por ello que el “Gran milagro” será realmente grandioso. Durante uno de los extasis las niñas vieron el «Castigo» y sus gritos fueron tan impresionantes que aterrorizaron a todos los asistentes, que después se confesaron. Durante el éxtasis ellas imploraron que los niños pequeños mueran y que la gente se pueda confesar antes de que se produzca.

(*3) San Benito de Nursia (480-547) fue un monje católico italiano que supo la fecha de su fallecimiento milagroso y feliz con seis días de antelación. Iniciador de la vida monástica en Occidente, fundó la orden de los benedictinos, cuyo fin era establecer monasterios autosuficientes. Se le considera el patrón de Europa y patriarca del monacato occidental. Escribió una regla para sus monjes conocida posteriormente como la «Santa regla» que sirvió de inspiración para muchas de las otras comunidades religiosas posteriores. Es el patrono de los exorcistas, muy popular en la iglesia católica gracias a los milagros que hizo en vida, como descubrir el intento de envenenamiento por parte de un hombre que le envidiaba haciendo salir una serpiente del fondo de una copa, o hacer que un cuervo hablara y confesara quién le había enviado ya que el mismo animal llegó a él con un trozo de pan envenenado en su pico. Es ampliamente conocida y utilizada una medalla sacramental con gran poder de exorcismo que refleja estos milagros en su anverso y cuyo uso aprobado por el papa Benedicto XIV en el año 1742 se empezó a popularizar en una fecha indeterminada de la Edad Moderna.

(*4) En mi anterior relato «Datos inesperados sobre el katejón y la palabra de Dios» cuento mi primera experiencia asombrosa de este año relacionada con los números y el código ASCII, que es un estándar universal utilizado por computadoras y otros dispositivos electrónicos para su correcto funcionamiento. Dicho código esconde información asombrosa que Dios mediante se me ha revelado de forma inesperada tras momentos de oración. Una hermana en la fe muy especial llamada Elena a quien el Señor ha puesto recientemente en mi camino, a quien he contado tanto ésta como algunas otras experiencias preciosas naturalmente inexplicables que he vivido durante los últimos años relacionadas con los números o con coincidencias lógicas asombrosas, me dijo hace poco lo siguiente: «No creo en las casualidades y mucho menos ahora. Creo que por la forma en que funciona tu mente matemática, Dios le dio el pistoletazo de salida a tu mente. Creo que te va a suceder más veces. Eres una persona muy culta que investiga mucho, hay datos que tu mente tiene como dormidos y en un momento dado te hace buscar. Dios nos conoce y todo lo que estás descubriendo es muy importante.»

(*5) La festividad de San Pio V se celebra el 30 de abril si se sigue el calendario litúrgico del Novus Ordo y se celebra 5 días más tarde, el 5 de mayo, si se sigue el del Vetus Ordo.

(*6) Al profeta Daniel se le apareció el arcángel San Gabriel para darle la profecía en la que Dios da una cronología resumida de su plan salvífico, dirigida primeramente al pueblo escogido, Israel, y luego, tras la crucifixión de Cristo y la apostasía del pueblo judío, a la Nueva Israel, es decir, a la cristiandad. San Gabriel le dijo a Daniel que transcurrirían 70 semanas de años, es decir, 490 años (70 x 7), para acabar con la iniquidad y traer la justicia eterna, es decir, para que venga a nosotros el Reino de Cristo —como pedimos cada vez que rezamos la oración del Padre Nuestro— con los nuevos Cielos y la nueva Tierra, que no tendrá fin —como dice el Credo de Nicea—. Así se daba por finalizada la visión profética sobre las dos venidas de Cristo para instaurar su Reino en la Tierra tras la Parusía o Segunda Venida.

El primer día del cómputo de esos 490 años se corresponde con el edicto del rey Artajerjes en el año vigésimo de su reinado a Nehemías, dándole permiso para volver a Jerusalén a reedificar la ciudad (en el 444 a.C.) y desde entonces comienzan a transcurrir los siguientes 3 segmentos de tiempo bien diferenciados por su distinto significado:

  • 7 semanas en las que se reconstruyen las murallas y plazas de Jerusalén.
  • 62 semanas hasta que sea crucificado Jesús, el Mesías, y quitado de en medio su pueblo, Israel.
  • 1 semana en la que se manifiesta el anticristo, que suprime la Eucaristía a la mitad de la misma, y una vez finaliza, se produce la Parusía o Segunda Venida de Jesús.

El último de estos segmentos comienza después de detenerse el cronómetro tras la crucifixión durante casi 2.000 años, dado que el pacto era con el pueblo judío, y tal como resuelve en San Mateo 24:32-34 al mencionar la señal de la higuera, que los exégetas explican que se refiere al resurgimiento de Israel como nación en 1948, pasaría desde ese momento una generación —es decir, entre 70 y 80 años— antes de que comenzase la semana final.

(*7) Desde que el falso profeta usurpó el trono de Pedro en marzo de 2013 ya llevamos varios años viviendo un aumento progresivo de una apostasía generalizada dentro de la Iglesia Católica que está llegando poco a poco al punto culminante en el que el nuevo misal anticrístico que pronto entrará en vigor hará que todas las misas Novus Ordo oficiadas por sacerdotes que no se resistan sean inválidas debido a un cambio en las palabras de la consagración que ya me consta que se realiza de manera no oficial en algunas parroquias. Sabiendo que desde hace un tiempo cada vez hay más iglesias donde las misas Novus Ordo se celebran mal y teniendo en cuenta que la Santa Misa Tridentina la misa de siempre se mantiene pura a perpetuidad y no se puede cambiar gracias a San Pío V, es de suponer que el día exacto en que se produzca oficialmente la abolición del sacrificio perpetuo y sea instalada en el templo la abominación desoladora será el día en que entre en vigor su prohibición y se persiga, quedando sólo las celebraciones tridentinas en catacumbas. Además, como las misas Novus Ordo son aquellas en las que participa casi todo el mundo, parece lógico pensar que la fecha en la que se suprima el sacrificio perpetuo sea la misma en la que quede prohibida la misa de siempre y comience la persecución despiadada del «Remanente fiel». La experiencia que he tenido con la fecha soñada es para mi una clara exhortación para que todos los católicos del «Remanente fiel» busquen participar en la Santa Misa Tridentina, la defiendan de forma radical, entiendan su capital importancia y eviten en la medida de lo posible la Novus Ordo, sobre todo teniendo en cuenta que ya estamos viviendo tiempos en los que se corre un grave riesgo de asistir a misas inválidas en las que no se produzca la transubstanciación.

(*8) El Padre Gobbi fue un excepcional sacerdote nacido en Dongo (Italia) el 22/03/1930 que tras recibir el encargo en Fátima en 1972 fundó el Movimiento Sacerdotal Mariano, que se extendería por todo el mundo organizando cenáculos de oración en los 5 continentes y animando a todos a consagrarse al Inmaculado Corazón de María. Es muy conocido por recibir en forma de locuciones interiores varios mensajes anuales impresionantes recogidos en el libro «A los sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen» en los que la Virgen María marcaba el camino que debemos recorrer. Además, entre el 6 de mayo y el 24 de diciembre de 1989, la Virgen le explicó detalladamente el libro de Apocalipsis a través de una serie de mensajes impresionantes.

(*9) A lo largo de la historia numerosos santos, beatos, videntes y místicos católicos muy conocidos como Ana Catalina Emmerick, Marie-Julie Jahenny o incluso el Padre Pío entre otros, han profetizado acerca de 3 días de oscuridad con los que culminará el periodo de la «Gran tribulación». Según algunas revelaciones, todo el planeta quedará cubierto con una gran oscuridad y sólo las velas benditas arderán en las casas de los justos, que deberán rezar continuamente y no deberán ni asomarse a las ventanas ni salir ni abrir a nadie hasta que todo haya pasado. También hay revelaciones que dicen que durante los 3 días quedarán libres todos los demonios del infierno para llevarse a los suyos, y muchos imitarán las voces de seres queridos con la intención de engañar a la gente encerrada en sus casas para que abran la puerta y puedan apoderarse de su alma. Es recomendable tener velas benditas, y mejor aún si son bendecidas el 2 de Febrero, día en que se celebra la Fiesta de la Candelaria. Hay quienes asocian los 3 días de oscuridad con el «Castigo» profetizado en las apariciones de Garabandal.

(*10) Esta cumbre se celebró para poner en marcha el programa mundial de identificación digital biométrica ID2020 vinculado a la vacunación con la implicación de GAVI y el apoyo de la OMS, lo cual fue confirmado en enero de 2020 por el Foro Económico Mundial en Davos. Esto me parece que tiene mucho sentido porque ID2020 va claramente referido a la marca de la bestia de la «Gran tribulación» si tenemos en cuenta que el código de patente que está a nombre de Microsoft en la base de datos de patentes es WO2020/060606 y en su descripción técnica pone claramente que dicha tecnología utiliza la energía del cuerpo humano para minar criptomonedas. Recordemos que la Biblia dice en Apocalipsis 13:17 que la marca tiene la cifra del nombre de la bestia, o sea, el 666 de Bergoglio.

(*11) El «Gran aviso» también conocido como «Iluminación de las conciencias» será un fenómeno de caracter sobrenatural donde se producirá un encuentro personal místico con Cristo que vivirán simultáneamente durante alrededor de 15 minutos todos los seres humanos mayores de 7 años, sean creyentes o ateos, pertenezcan a la raza, cultura o religión que pertenezcan, sin distinción, en el mundo entero. Será muy duro porque cada ser humano verá su alma tal como lo ve Dios las buenas obras y los pecados y nadie sufrirá ningún daño ni será condenado, pero cada uno sabrá dónde iría si muriese en ese momento. Es un regalo de la misericordia divina, para que todo el mundo tenga la certeza de que Dios existe y la humanidad tenga la oportunidad de pedir perdón y convertirse. Se producirá tras un cataclismo cósmico que hará que se forme una gran cruz en el cielo. Este fenómeno fue profetizado por la Virgen en Garabandal, pero en realidad se puede encontrar en la Biblia nombrado de otras maneras según estudios de exégetas. Este acontecimiento precede al «Gran milagro».

(*12) Ruth es una incansable luchadora apóstol de los últimos tiempos que puso en marcha un canal de Telegram disidente llamado Amanecer Celestial de Noticias, Supervivencia, Salud y Apostolado, además de otro proyecto de un grupo de Telegram llamado Chat provida de asesoramiento con información sobre ayudas a la maternidad cuya principal intención es la de evitar que las mujeres aborten.

(*13) Quienes por oponerse al anticristo den su vida por Cristo durante la «Gran tribulación» serán los primeros en ser resucitados el último día con cuerpos gloriosos incorruptibles y pasarán al «Reino de Cristo» junto con los justos que hayan sobrevivido, que serán arrebatados y transformados. También serán resucitados y pasarán al «Reino de Cristo» todos los justos que murieron en Cristo durante estos casi 2.000 años de historia desde su resurrección. Esto queda claro en I Tesalonicenses, 4:13-17: «Hermanos, no queremos que estéis en la ignorancia respecto de los muertos, para que no os entristezcáis como los demás, que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y que resucitó, de la misma manera Dios llevará consigo a quienes murieron en Jesús. Os decimos eso como Palabra des Señor: Nosotros, los que vivamos, los que quedemos hasta la Venida del Señor no nos adelantaremos a los que murieron. El Señor mismo, a la orden dada por la voz de un arcángel y por la trompeta de Dios, bajará del cielo, y los que murieron en Cristo resucitarán en primer lugar. Después nosotros, los que vivamos, los que quedemos, seremos arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro del Señor en los aires. Y así estaremos siempre con el Señor.».

(*14) La «Profecía de los papas» goza de gran popularidad y es atribuida a San Malaquías, un obispo nacido en Armagh (Irlanda) en el año 1094. Consiste en una serie de 111 lemas en latín que aluden alegóricamente a los 111 papas que habría en la Iglesia Católica desde Celestino II (1143-1144) hasta el último cuyo lema es “De Gloria Olivae” y se corresponde con Benedicto XVI. Cada lema se corresponde con algo claramente relacionado con el papa en cuestión. Tras los 111 lemas, la profecía incluye adicionalmente un párrafo de tono apocalíptico que traducido al español dice lo siguiente: «En la persecución extrema de la Santa Iglesia Romana ocupará la Sede Pedro el Romano, que apacentará a su rebaño en medio de muchas tribulaciones, al término de las cuales la ciudad de las siete colinas será destruída y el Juez tremendo juzgará a su pueblo. Fin.». Teniendo en cuenta esta profecía, cualquier papa posterior a Benedicto XVI sería falso. La vidente Conchita de Garabandal cuenta que el 03/06/1963 escuchó en su interior la inconfundible voz de Nuestra Madre y le dijo «Después de este papa, ya solo quedan tres; y después el fin de los tiempos» y al poco le aclaró en otro mensaje que en realidad habría otro más pero que no lo contaba porque gobernaría la Iglesia por muy poco tiempo. Es evidente que dicho papa sería Juan Pablo I, cuyo pontificado sólo fue de 33 días. Estos mensajes dados por la Virgen a Conchita refuerzan la profecía de San Malaquías y certifican con más claridad que estamos viviendo el «Fin de los tiempos».

(*15) La gematría es la suma aritmética de cada letra de una palabra o frase en los idiomas hebreo o griego. Como en estos idiomas no existen símbolos específicos para representar los números, éstos se representan mediante el uso de las letras de sus respectivos alfabetos, al igual que hacían los romanos. Por lo tanto, tanto en hebreo como en griego, cada letra tiene un valor numérico para unidades, decenas y centenas, y en el caso del idioma griego, que es el original de la mayoría de los libros del Nuevo Testamento, el nombre de Jesús Ἰησοῦς suma 888, mismo número que el obtenido para el nombre del katejón en español Benito XVI en ASCII, el código universal de caracteres propio del mundo de la Informática en el que también se obtiene la suma 666 para el falso profeta utilizando su apellido en mayúsculas BERGOGLIO.

 

 

 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: