Agostino Nobile: la crisis ucraniana es la guerra del régimen mundialista. Contra Putin

Los únicos que ganan con este enésimo fratricidio son los que, por razones económicas y geopolíticas, no quieren la natural unión euro-rusa que la convertiría en la primera potencia mundial.

1 2.741

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

Nos hacemos eco y compartimos el articulo de Agostino Nobile  publicado por Marco Tosatti en su blog  Stilum   Curiae . Un análisis lúcido y penetrante sobre la crisis que estamos viviendo en estos momentos en el mundo.

 

EL RÉGIMEN MUNDIALISTA 

La guerra es siempre una monstruosidad, pero no podemos dejar de analizar las razones que han causado el conflicto en Ucrania.

En 2002, en el histórico encuentro de Pratica di Mare, Berlusconi intentó acercar la Rusia de Putin a Europa y a Washington. Como sabemos, Berlusconi tuvo la oposición de los señores de las altas finanzas. Luego de una caída vertical, se convirtió en su lacayo.

Desde la caída del Muro de Berlín, contraviniendo sus promesas, la OTAN ha rodeado literalmente a Rusia con bases misilísticas. Desde el golpe de Estado de 2014, dirigido por Estados Unidos, el gobierno títere de Ucrania ha perpetrado un auténtico genocidio en la región prorrusa de Donbass. Unos catorce mil muertos, la mayoría civiles. Todo para provocar la reacción de Putin. No lo consiguieron, pero con Ucrania sí, dado lo que estaba en juego, porque Rusia estaría totalmente cercada por misiles.

Esta guerra es nada menos que la obra maestra de los señores de la élite. Han acorralado a Putin para darle sólo dos salidas: rendirse al globalismo o la guerra.

Para Putin, también han llegado las sanciones más peligrosas, como el bloqueo del Swift, el sistema internacional de pagos. Para Rusia, China, Irán y otros Estados que nunca han digerido el monopolio estadounidense probablemente ha llegado la hora de crear otra fórmula para las transacciones internacionales. Por otro lado, Europa tendrá que hacer cuentas con el trigo producido en Rusia y Ucrania, que representa un tercio del trigo comercializado en todo el mundo. Las empresas exportadoras italianas perderán siete mil millones de euros a manos de Rusia.

Si Putin corta el suministro de gas, veremos mucho más de esto. Preparémonos, pues, para una dramática caída económica. Todo para hacer un favor a los globalistas que nos han impuesto los confinamientos y las vacunas, pagadas con millones de dólares (nuestro dinero) a la Gran Farmacia. Pero no teman. A cambio, podemos olvidarnos de votar, porque el gobierno de Draghi seguirá con la emergencia. ¡Y, loco, el pueblo italiano se defiende con garra manifestándose, no contra Draghi, sino contra Putin!

Los únicos que ganan con este enésimo fratricidio son los que, por razones económicas y geopolíticas, no quieren la natural unión euro-rusa que la convertiría en la primera potencia mundial.

¿El comediante/presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, está realmente convencido de que puede enfrentarse a una potencia a las puertas como Rusia? Será inconsciente, pero no loco. Sin duda, ha tenido órdenes de prolongar la guerra todo lo posible mediante el uso de francotiradores -como en el golpe de Estado ucraniano, querido y dirigido por la élite- y la guerra de guerrillas ad libitum. El hecho de que Zelenskyy haya desplegado tanques y vehículos antiaéreos en pleno centro habitado de Kiev hace pensar en los consabidos escudos humanos. Si Putin intenta abatirlos se arriesga a una masacre de civiles, lo que haría que la élite, el presidente ucraniano y la OTAN se regodeasen. Y a quién le importa que hombres, mujeres y niños inocentes sean masacrados por las bombas. Acusar al “cruel” Putin es mucho más importante que las vidas de ucranianos inocentes. El Estado profundo, por lo tanto, apunta precisamente a una guerra prolongada para destruir la imagen de Putin y finalmente comerse a Rusia de un solo bocado.

Estamos en la era de los mediocres en el poder. Draghi, después de haber impuesto leyes dignas de las peores dictaduras, quitando puestos de trabajo y libertad a los italianos, quiere dar lecciones de democracia a Putin.

Al día siguiente del estreno de La reina de espadas, el alcalde de Milán, Sala, amenazó al gran director de orquesta ruso Valery Gergiev, ordenándole que condenara a Putin “o que se despidiera de la Scala”. En la práctica, un enano intelectual y culturalmente insignificante se permite intimidar a un gigante de la interpretación musical. ¿Y Salvini, ex amigo de Putin? Escucha lo que decía en 2016 sobre la OTAN: https://www.youtube.com/watch?v=vUXJH2UQIjM 

Putin, dicen los medios de comunicación, acusa al presidente de Ucrania de ser un nazi, pero como Zelenskyy es judío no puede serlo. De hecho, hay tropas ucranianas, como las que están cosechando víctimas en el Donbass, que se inspiran en los nazis. El batallón Azov, formado también por militantes de otras nacionalidades europeas y reconocido por el gobierno ucraniano, es una unidad militar abiertamente nazi. Véase: https://www.nbcnews.com/storyline/ukraine-crisis/german-tv-shows-nazi-symbols-helmets-ukraine-soldiers-n198961. Pero, como sabemos, la confusión es la mejor táctica para domesticar a los pueblos atontados por periodistas delirantes y una televisión digna del Gran Hermano orwelliano.

La política de los globalistas está más que clara, sobre todo después del acoso covidiano devastador para la salud, la economía, el espíritu y la cordura de millones de personas. Los que empujaron a Putin y a Ucrania a la guerra son los mismos que llevan dos años poniendo al mundo de rodillas. Personas sin escrúpulos que basan su política en el lavado de cerebro masivo. Dirigen los grandes medios de comunicación del mundo, los gobiernos y el Vaticano, difundiendo mentiras tan pesadas como montañas como la verdad. Probablemente la élite y sus secuaces se están moviendo para iniciar la Tercera Guerra Mundial. Pero esta vez, al menos escuchando los discursos de Putin, perderían todos.

Lo temo por dos razones. La élite tiene como objetivo la reducción de la población mundial, y no hay nada más “refrescante” que una guerra después de una falsa pandemia que puede eliminar a millones de seres humanos. Segundo. En la historia de la política, de la Iglesia, de los medios de comunicación y de las escuelas, nunca ha habido un porcentaje tan alto de imbéciles peligrosos.

 

Agostino Nobile         

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

1 comentario
  1. Alberto Ramón Althaus says

    La muerte de la Iglesia, creatura divinizada
    Después de más de dos siglos sin que la Espada Espiritual esté sobre la Espada Temporal y sin que los gobiernos occidentales sean católicos siendo, en cambio, anticatólicos y masones estamos llegando al necesario final de esta política eclesiástica.
    Hace más de doscientos años la Espada temporal de gobiernos anticatólicos ha estado sobre la Iglesia y la Espada Espiritual no corta ni pincha y ha, en la práctica, desaparecido (en teoría quedó la Doctrina Social de la Iglesia pero sin partido que pueda ser su representante).
    La Iglesia, ante las presiones del Mundo, incapaz de actuar en política de manera decisiva y fuerte, ha cedido a la tentación de subirse o montarse sobre los poderosos de este mundo, era eso o desparecer, había que prostituir o adulterar la religión y la Iglesia para pasar desapercibidos, para ser aceptados.
    Lo contrario, implicaría empezar a construir de nuevo la Espada Espiritual en la democracia por medio de partidos políticos que se denominaran “católicos” y eso para la Iglesia la llevaría a estar partida así que quedó partida por partidos políticos anticatólicos y masones con lo que la modernidad se infiltró en las venas mismas de la Iglesia.
    El Señor del Mundo entró en la Iglesia cuando les abrieron sus puertas al Mundo. ¿Quién otro iba a entrar?
    Cristo estaba dentro de la Iglesia, en su seno, en su vientre, para que Ella lo diera al Mundo pero en el Mundo no reinaba Cristo sino el Señor del Mundo, o sea, Satanás.
    Al abrirle las puertas de la Iglesia al Mundo con el Concilio Vaticano II no podía pasar otra cosa que entrara el humo de Satanás.
    Entró, con Satanás, en la Iglesia, la suma de todas las herejías o de todas las mentiras que es el progresismo, hijo taimado del modernismo.
    ¿Qué otra cosa podía suceder?
    La Iglesia admiró al Mundo más que a Dios y quiso parecerse al Mundo y ser del Mundo y se mundanizó, pasó a ser dominada por el Mundo, se unió y sentó sobre los poderosos del Mundo y entró en relaciones carnales con el Señor del Mundo.
    Pero esto se llevó a cabo de una manera paulatina para que pocos se opusieran, primero con el Concilio Vaticano II, luego, con la misa de Pablo VI y la teología de la liberación, después, con los encuentros de Asís por Juan Pablo II.
    Esta adulteración de la fe eran las concesiones que los papas daban a los poderosos de este Mundo para que dejaran vivir a la Iglesia terrenal, eran las apostasías de los papas y del Pueblo de Dios primero insignificantes y pequeñas y, luego, cada vez más manifiestas.
    Mientras tanto esta ruptura de la tradición era presentada por la hermenéutica de la continuidad de Ratzinger como un desarrollo de los dogmas anteriores.
    Benedicto XVI trató de hacer algo con la santa Misa restableciendo lo que llamó la santa Misa del Rito Extraordinario.
    Muchos creímos que había continuidad y no ruptura en la tradición porque no estudiamos suficientemente el fenómeno del Concilio Vaticano II y sus consecuencias y no éramos teólogos.
    Con Bergoglio la ruptura se hizo manifiesta. “Hoy somos todos reformistas” dijo Bergoglio y es una de las pocas verdades que dijo.
    Ni la Fraternidad ni los tradicionalistas se salvaron: “hoy son todos reformistas”.
    Estamos ante un fenómeno similar al de Lutero o a la de la Iglesia anglicana.
    Las reformas han sido tales que estamos ante una ruptura de la tradición y ante lo que es evidente que es una nueva Iglesia católica reformista, mejor dicho, ante lo que pronto será una nueva legión de Iglesias y religiones católicas reformistas separadas con Alemania y China a la cabeza.
    Ni los tradicionalistas ni la Fraternidad se salvan de ser reformistas porque les falta una cabeza, un verdadero papa. No se trata de ser crítico sino de no aprobar lo que no debe ser aprobado.
    La mentira no debe ser aprobada y dada por buena pero hoy todos mienten.
    La muerte de la Iglesia terrenal en lo que se llama la Iglesia de la Publicidad es evidente puede ser que exista una Iglesia santa y del Silencio pero no la conozco, así, como también puede ser que como en los tiempos del paganismo exista una ciudad de Dios opuesta a la ciudad de Satanás, después de la Iglesia de Laodicea el Apocalipsis no habla más de Iglesias sino de Mujeres, una Buena Mujer y una Mala Mujer, además, de una Bestia de la Tierra nueva religión e Iglesia ecuménica global, pero la Bestia no es Mujer, y hay una Bestia del Mar o un nuevo gobierno global.
    Uno de las principales características de los cristianos ante los paganos es que los cristianos tenían respuestas más razonables y verdaderas que las de los paganos, un niño cristiano tenía más respuestas verdaderas que un adulto pagano.
    Hoy eso ha cambiado, la tradición se ha roto, la sal ha perdido su sabor y no sirve para nada. La luz ya no está en lo alto del candelabro para alumbrar al Mundo.
    En la Iglesia ha entrado el misterio de iniquidad.
    Hoy en la Iglesia nadie sabe nada de lo que debe saber en comunidad de fe, esa es la consecuencia de las mentiras y de las malas acciones en la Iglesia.
    Hoy no pueden dos tradicionalistas, conservadores y progresistas sentarse y llegar a una verdad absoluta sobre los principales problemas de la Iglesia, hoy los católicos no tienen respuestas y verdades, la jerarquía les ha robado las verdades y se han perdido con ellas.
    Sólo basta sentar juntos dos tradicionalistas y hacerles preguntas importantes para poder señalar las rupturas entre ellos y la ausencia de comunidad de fe.
    Preguntas como:
    ¿El problema de la Iglesia lo generó Pío IX con el Concilio Vaticano I y la declaración de la infalibilidad del papa? ¿Son o no ultramontanos? ¿Los ultramontanos generaron los problemas de la Iglesia? ¿Debería la Iglesia pasar a la forma de una monarquía constitucional en la que los que gobiernen fueran los obispos con el papa? ¿Podría la presenta jerarquía presentar una propuesta diferente que la que ha consentido de Bergoglio si cogobernara la Iglesia? ¿Si quitamos la infalibilidad quitamos los dogmas?
    Sentemos a dos católicos aunque sean tradicionalistas y no llegarán a una conclusión común sobre estos temas.
    ¿Cómo hacemos para evitar que desaparezca completamente la cultura y civilización católica? ¿La cultura y civilización católica no existe o existen resabios? ¿Cuál es la causa o las causas que generaron los presentes problemas sexuales y morales de la Iglesia? ¿Cómo evitar que la Iglesia católica sea vencida por la evangélica y ésta, a su vez, por la cultura de la muerte y el ateísmo? ¿Es la Iglesia actual la misma que siempre y en qué sentido? ¿Debemos aceptar el presente proceso y pensar en una Iglesia pequeña en un pequeño rebaño? ¿Debemos aceptar que este pequeño rebaño llegó para quedarse o que vendrán tiempos de una nueva primavera o esperar la segunda Venida?
    Sentemos a dos católicos aunque sean tradicionalistas y no llegarán a una conclusión común sobre estos temas.
    ¿Es Bergoglio el papa de la Iglesia católica? ¿Es Bergoglio un hereje? ¿Puede un papa ser hereje? ¿Qué hacemos con un papa hereje? ¿Y con un papa tirano? ¿Qué se debe hacer con Bergoglio y con la jerarquía? ¿Es Benedicto el verdadero papa? ¿La renuncia de Benedicto fue una renuncia total al papado? ¿Los cardenales designados por Bergoglio son cardenales y pueden estar en el próximo cónclave para elegir al nuevo papa? ¿Existe el papado emérito? ¿Se equivocó Benedicto al renunciar? ¿Pecó Benedicto al renunciar? ¿Hay que hacerlo renunciar de nuevo para estar seguro? ¿Pero si lo hacemos renunciar de nuevo qué hacemos con Bergoglio y con los cardenales que Bergoglio ha nombrado y cómo hacemos el nuevo cónclave? ¿Quién debe resolver esto? ¿Habrá alguien interesado en resolver esto? ¿No tratar este tema y omitirlo es lo mejor para no mentir? ¿Podremos omitir para siempre este tema? ¿Hasta qué punto debe ser ignorante un católico y un obispo para que la omisión del tema no socave la fe?
    Sentemos a dos católicos aunque sean tradicionalistas y no llegarán a una conclusión común sobre estos temas.
    ¿Estamos ante una crisis de la Iglesia? ¿Cuáles son las causas próximas y lejanas de la presente crisis de la Iglesia? ¿Estamos ante los signos de los últimos tiempos? ¿Estamos próximos al Apocalipsis o estamos ante una próxima primavera como prometió el obispo Atanasio Schneider? ¿Cómo se resuelve esta crisis de la Iglesia? ¿En qué consiste y a quiénes abarca esta crisis de la Iglesia? ¿Cuál es la solución a la crisis del camino sinodal en Alemania y del acuerdo secreto en China? ¿Quién debe resolver esto? ¿Habrá alguien interesado en resolver esto? ¿Cómo debe ser resuelto? ¿Es mejor levantarse, caminar y no pensar estos temas como propone Bergoglio? ¿Podemos dejar de pensarlos?
    Sentemos a dos católicos aunque sean tradicionalistas y no llegarán a una conclusión común sobre estos temas.
    ¿Qué hacemos con la santa misa? ¿Tratamos de llegar a un rito intermedio entre el ordinario y el extraordinario como dijo el cardenal Sarah? ¿Eliminamos el rito extraordinario? ¿Eliminamos el rito ordinario? ¿Santifica el rito ordinario o no? ¿Puede llevarse a cabo el rito ordinario de una forma que sea un verdadero culto de Dios? ¿Debe haber silencio en la santa Misa o debemos estar eufóricos cantando y saltando? ¿Quién debe resolver esto? ¿Habrá alguien interesado en resolver esto? ¿Cómo debe ser resuelto?
    Sentemos a dos católicos aunque sean tradicionalistas y no llegarán a una conclusión común sobre estos temas.
    ¿Qué hacemos con los documentos del Concilio Vaticano II y con los documentos de los papas posteriores que se basaron en el Concilio Vaticano II? ¿Eliminamos el Concilio Vaticano II como señala Viganó? ¿Qué hacemos con la Veritatis Splendor de Juan Pablo II fundamentada en el Concilio Vaticano II? ¿La eliminamos con todos los otros documentos y libros que se basan en el Concilio Vaticano II? ¿Si corregimos los errores del Concilio Vaticano II quién los va a corregir? ¿Qué hacemos con el derecho a la libertad religiosa del CVII que considera como derecho elegir una religión falsa cuando antes no era un derecho sino que simplemente se lo toleraba? ¿Qué hacemos con el ecumenismo? ¿Es la religión católica la única verdadera o incluimos también algunas protestantes y ortodoxas? ¿Puede la Iglesia rusa ortodoxa ser superior en santidad a la Iglesia católica? ¿Debemos conceder con el patriarca Kiril que Occidente debe ser cristianizado por la Iglesia ortodoxa o es una excusa para la invasión de Putin? ¿Está bien aprobar la invasión de Ucrania por Putin siendo Ucrania en gran parte católica? ¿Suministra la Iglesia ortodoxa rusa alguna santidad a sus fieles o es una Iglesia cismática? ¿Quién debe resolver esto? ¿Habrá alguien interesado en resolver esto? ¿Cómo debe ser resuelto?
    Sentemos a dos católicos aunque sean tradicionalistas y no llegarán a una conclusión común sobre estos temas.
    ¿Qué hacemos con las familias irregulares en la Iglesia? ¿Qué conducta debe tener la Iglesia con los homosexuales? ¿Qué hacemos con la vacunación realizada y recibida en las que las farmacéuticas utilizaron células de fetos abortados? ¿Qué hacemos con los vacunados, cuál es su condición en la Iglesia? ¿Es pecado o no es pecado vacunarse o haberse vacunado? ¿Y si no es pecado por qué hablar del tema de los fetos y del aborto? ¿Sólo por la salud física? ¿Entonces, no es pecado utilizar productos realizados con fetos abortados si mejora nuestra salud en algún sentido o si no la empeora? ¿La pandemia del Covid era una verdadera pandemia? ¿Qué grado de culpa tuvo la Iglesia en la pandemia? ¿Qué grado de culpa tiene el NOM? ¿Qué grado de responsabilidad tiene la mayoría de la población? ¿Quién debe resolver esto? ¿Habrá alguien interesado en resolver esto? ¿Cómo debe ser resuelto?
    Sentemos a dos católicos aunque sean tradicionalistas y no llegarán a una conclusión común sobre estos temas.
    ¿Puede afirmarse que existen conspiraciones? ¿Puede afirmarse que las masonerías conspiran y que constituyen un poder secreto detrás del manifiesto? ¿Hasta qué punto el NOM gobierna a los gobiernos del mundo? ¿Hasta qué punto el NOM está formado sólo por empresarios ricos y no por político ricos como Putin? ¿Podemos decir que Rusia obedeció al NOM en la falsa pandemia y no obedece el NOM en la guerra contra Ucrania? ¿Podemos decir que Putin es un defensor de la familia (como afirma Viganó) cuando apoyó el aborto y el divorcio y Rusia tiene el mayor índice de divorcios? ¿Podemos decir que Putin es superior a Occidente sólo porque está en contra de la ideología de género y promueve el nacionalismo? ¿Hasta qué punto el nacionalismo de Putin se preocupa del bien común político de los rusos? ¿Podemos estar seguros que Putin no forma parte del NOM? ¿Podemos asegurar que Putin como gobernante con China e Irán tienen más que aportar al Mundo en materia de respeto de los derechos naturales, de la ley natural y de las garantías civiles que otros países occidentales como afirma Viganó y niega de Mattei? ¿Hay dos partes en esta guerra una buena y otra mala o es sólo una continuación por la guerra de la política de la falsa pandemia por el NOM? ¿Quién debe resolver esto? ¿Habrá alguien interesado en resolver esto? ¿Cómo debe ser resuelto?
    Sentemos a dos católicos aunque sean tradicionalistas y no llegarán a una conclusión común sobre estos temas.
    Y así podría seguir y seguir formulando preguntas en las que no hay una comunidad de creyentes que pueda responder de manera cierta o de manera prudencial. Eso significa que en los conservadores, progresistas y tradicionalistas, en cada uno de estos grupos hay una legión de Iglesias y religiones separadas.
    El protestantismo derivó en treinta mil Iglesias y religiones separadas. No existe una sola Iglesia protestante existen treinta mil Iglesias y religiones reformistas separadas.
    Ahora, lo que estamos viendo son los efectos de las reformas y la ruptura de la tradición en la Iglesia por parte de Bergoglio y su jerarquía. Se genera el mismo efecto que con la sola Escritura de los protestantes porque con Bergoglio y su jerarquía lo único que los católicos tienen en común es la Escritura, ya no hay tradición, está rota y no pueden pegarse los pedazos y sin tradición no hay magisterio.
    Los une Bergoglio pero ¿Qué o quién es Bergoglio? ¿Es el verdadero papa o un hereje? ¿Para quién trabaja? ¿Forma parte de la Iglesia profunda? ¿Por qué algunos los llaman santo padre y otros los llaman Bergoglio? ¿Y si la unidad sólo está en Bergoglio y no existe una unidad moral y doctrinal para qué sirve esa unidad? ¿Cuánto aguantará la Iglesia católica unida cuando lo único que la une es una persona que no sabemos qué función cumple en Ella?
    Por eso estamos hablando de una muerte de la Iglesia.
    Creemos que son tiempos finales y creemos que esta es la única forma de encontrarle un sentido a todas las contradicciones existentes en la Iglesia. Si me preguntan cuáles son esas contradicciones les respondo:
    Qué hablemos de comunidad de creyentes cuando no somos capaces de sentar no digo a dos progresistas o conservadores sino ni siquiera a dos tradicionalista y hacerlos que estén en comunidad con ciertas verdades de fe y que puedan responder con esas verdades a los tiempos presentes.
    Hoy a los católicos se les han robado las verdades y no fue el Mundo quién se las robó, dar mentiras al Pueblo de Dios es robarles las verdades y, por eso, por no tener ciertas verdades importantes es que el católico vive angustiado y desesperado salvo el ignorante que no entiende nada, que asiste a misa y que no sabe qué es lo que pasa.
    Pero pronto ese pueblo ignorante se despertará arriano o reformista y no sabrá qué habrá pasado en el camino y no habrá un San Atanasio que nos ayude a abandonar los templos para conservar la fe porque la apostasía es general.
    No vengo a tranquilizar y dar esperanzas, las esperanzas las de la Iglesia y Cristo por medio de su Iglesia pero tengo mi esperanza en el Apocalipsis y en la Segunda Venida.
    Ese es el único regalo que recibiré de la Iglesia, ese y el desprecio de parte de la Iglesia y del Mundo de mi amor a la Verdad y a Cristo porque estoy dando el buen combate por la Verdad y digo cosas que otros no dicen pero Uds. están buscando falsos profetas que les halaguen los oídos y les digan que está todo bien y que la apostasía no es general y que los hombres no están como ovejas sin pastor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: