VITAL COMUNICADO DE VIGANÒ SOBRE LA RECIENTE IMPOSICIÓN DE LA VACUNACIÓN OBLIGATORIA EN ALGUNAS DIÓCESIS AMERICANAS

"El sometimiento de la Jerarquía bergogliana a la farsa pandémica y la imposición de la llamada vacunación ha transformado a los Ministros de Dios en gurús de la pandemia, a los obispos en vendedores de suero experimental y a todo el cuerpo eclesial en víctima de la experimentación masiva" - afirma Viganò dejando en evidencia a quienes torticeramente manifiestan que reconoce a "Francisco" (al que nunca nombra así) como Papa.

0 1.798

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

 

 

 

ACERCA DE LA RECIENTE IMPOSICIÓN
DE LA VACUNACIÓN OBLIGATORIA
EN ALGUNAS DIÓCESIS AMERICANAS

 

 

Todos hemos visto que en algunas Diócesis de los Estados Unidos de América, y en particular en la Arquidiócesis de Chicago, la Autoridad Eclesiástica está obligando a sus clérigos y empleados fieles a vacunarse como condición para asistir a las celebraciones y actividades litúrgicas y pastorales e incluso por el mero hecho de ser sacerdotes con un ministerio. También se imponen medidas despóticas similares en Italia y otros países.

Los sacerdotes que incumplan las disposiciones del Ordinario serán privados de sus facultades sacerdotales y de sus medios de subsistencia. Consecuentemente, muchas iglesias serán cerradas, con gravísimos daños a la salus animarum, debido a la falta de clérigos que puedan reemplazar a los que no serán inyectados con el suero del gen experimental. Por lo que se sabe, no son pocos los pastores de almas que se opondrán, como es su pleno derecho como ciudadanos estadounidenses y católicos, con una clara negativa a disposiciones sacrílegas e ilegítimas, nulas y que exponen a los interesados a inmediatos y concretos efectos secundarios graves y peligrosos, incluido el riesgo de muerte. Sin mencionar las implicaciones morales de aceptar la inoculación de un fármaco para cuya producción se utilizan líneas celulares fetales de abortos.

El sometimiento de la Jerarquía bergogliana a la farsa pandémica y la imposición de la llamada vacunación ha transformado a los Ministros de Dios en gurús de la pandemia, a los obispos en vendedores de suero experimental y a todo el cuerpo eclesial en víctima de la experimentación masiva.

 

 

El sometimiento de la Jerarquía bergogliana a la farsa pandémica y la imposición de la llamada vacunación ha transformado a los Ministros de Dios en gurús de la pandemia, a los obispos en vendedores de suero experimental y a todo el cuerpo eclesial en víctima de la experimentación masiva

 

Esto constituye una traición sin precedentes a la misión divina de la Iglesia de Cristo, al poder de los pastores y al mandato de los sacerdotes, en un proceso de sustitución de la religión revelada por un culto pseudocientífico que raya en la idolatría. Si estos abusos ya son graves si provienen de la autoridad civil -cuya corrupción y conflictos de intereses son ahora universalmente conocidos y denunciados- aún más grave es la cooperación en este crimen global por parte de la autoridad eclesiástica.

Ante tales violaciones de la ley, es necesario denunciar sin dudarlo la deliberada complicidad de la Jerarquía en el diabólico plan globalista del Gran Restablecimiento, y resistir con firmeza y valentía esta opresión ratificada por la Santa Sede.

Renuevo enérgicamente el llamamiento que lancé en el reciente evento celebrado en Dubuque (Iowa) a favor de la Coalición de Sacerdotes Suspendidos, invitando a los laicos a apoyar a sus sacerdotes con iniciativas coordinadas. Es necesario crear una Fundación Internacional que recolecte donaciones y contribuciones de los fieles, distrayéndolos de las parroquias y diócesis que están confabulando con el actual régimen bergogliano. Cuando los obispos se vean afectados en la cuenta bancaria, probablemente se verán inducidos a moderar su trabajo de excluir a los buenos sacerdotes. Iniciativas como la Coalición por Sacerdotes Suspendidos y otros proyectos similares son una necesidad urgente en esta hora de persecución. Cada uno de nosotros, de acuerdo con sus medios, podrá hacer una contribución concreta, no necesariamente solo financiera, incluso simplemente asignando nuestras ofrendas a quienes las merecen y no a quienes las utilizan para hostigar a los buenos clérigos.

Los fieles católicos abren sus casas a los sacerdotes perseguidos por la tiranía de los obispos aliados al globalismo, poniéndolas a disposición para la celebración del Santo Sacrificio de la Misa. Reunidas alrededor de estos altares domésticos, las comunidades refractarias podrán así seguir rindiendo debido culto a la Santísima Trinidad y beneficiarse de la asistencia espiritual de sus ministros.

Y que la caridad fraterna, alimentada por el compartir de la única Fe y la oración, marque el comienzo de un renacimiento de la Santa Iglesia, hoy oscurecida por mercenarios y traidores.

 

+ Carlo Maria Viganò, arzobispo
ex nuncio apostólico en los Estados Unidos

3 de octubre de 2021
Dominica XIX Post Pentecosten

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: