LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO: Segundo Domingo después de Pascua

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juan Donnet

 

 

 

Segundo Domingo después de Pascua

El buen pastor

 

 

 

TEXTOS DE LA SANTA MISA

 

Introito. Salm. 32.5-6,1 .-  Toda la tierra está llena de la misericordia del Señor, aleluya; la palabra del Señor ha hecho los cielos, aleluya, aleluya.  Salmo.- Regocijaos, justos, en el Señor;  a los rectos de corazón conviene alabarle, V/.  Gloria.

 

Colecta.. Oh Dios!, que con la humillación de tu Hijo has elevado al mundo abatido: concede a tus fieles perpetua alegría, para que hagas gozar de una felicidad sin fin a los que libraste de caer en la muerte eterna. Por el mismo Señor nuestro.

 

Epístola. 1 Pdr.2.21-25. Carísimos: Cristo también padeció por nosotros, dándoos ejemplo para que sigáis sus huellas. Él no cometió pecado alguno, ni se halló engaño en su lengua; él, cuando le maldecían, no maldecía; cuando le atormentaban, no amenazaba, antes se ponía en manos del que le sen­tenciaba injustamente; él llevó la pena de nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, a fin de que muertos a los pecados, viviésemos para la justicia; por sus llagas fuisteis sanados. Andabais como ovejas descarriadas, mas ahora os habéis convertido al Pastor y custodio de vuestras almas.

 

Aleluya.- Aleluya, aleluya, V/. Co­nocieron los discípulos al Señor al partir el pan. Aleluya, V/. Yo soy el buen Pastor, conozco mis ovejas, y las mías me conocen a mí, aleluya.

 

Evangelio. Juan 10.11-16.-

En aquel tiempo: Dijo Jesús a los fariseos: Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por sus ovejas. Pero el mercenario, el que no es pastor propio, como no son suyas las ovejas, en viendo venir al lobo, desampara las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y dispersa el rebaño; el mercenario huye, porque es asalariado y no tiene interés en las ovejas. Yo soy el buen Pastor, y conozco mis ovejas, y las mías me conocen a mí, así como me conoce a mí mi Padre y yo conozco a mi Padre. Yo doy mi vida por mis ovejas. Tengo también otras ovejas que no son de este aprisco, las cuales debo recoger; y oirán mi voz, y se hará un solo rebaño y un solo pastor.      Credo.

 

Ofertorio. Salm. 62.2,5  Señor, Dios mío te busco desde la aurora;  yo levanto mis manos invocando tu nombre, aleluya.

 

Secreta.-  Confiéranos siempre, ¡oh Señor!, esta oblación santa una bendición saludable a fin de que produzca realmente el efecto del misterio que representa. Por nuestro Señor.

 

Prefacio de Pascua.- En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, que en todo tiempo, Señor, te alabemos; pero con más gloria que nunca en este tiempo en que se ha inmolado Cristo, nuestra Pascua. El cual es el verdadero Cordero que quitó los pecados del mundo y que, muriendo, destruyó nuestra muerte, y, resucitando, reparó nuestra vida. Por eso, con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con toda la milicia del ejército celestial, cantamos un himno a tu gloria, diciendo sin cesar: Santo.

 

Comunión. Juan 10.14.- Yo soy el buen Pastor, aleluya; y conozco mis ovejas y las mías me conocen a mí, aleluya, aleluya.

 

Poscomunión. Te pedimos, ¡oh Dios todopoderoso! Nos concedas que, habiendo recibido la gracia de tu vivificación, podamos siempre gloriarnos de conservar este don divino. Por nuestro Señor JEsucristo.

 

 

TEXTOS EN LATÍN

Dominica Secunda post Pascha
II Classis

Introitus: Ps.xxxii: 5-6

Misericórdia Dómini plena est terra, allelúja: verbo Dómini cæli firmáti sunt, allelúja, allelúja. [Ps. ibid., 1]. Exultáte justi, in Dómino: rectos decet collaudátio. Glória Patri. Misericórdia.

Oratio:

Deus, qui in Fílii tui humilitáte jacéntem mundum erexísti: fidélibus tuis perpétuam concéde lætítiam; ut, quos perpétuæ mortis eripuísti cásibus, gáudiis fácias pérfrui sempitérnis. Per Dóminum.

 

1 Petr. ii 21-25

Léctio Epístolæ beáti Petri Apóstoli.
Caríssimi: Christus passus est pro nobis, vobis relínquens exémplum, ut sequámini vestígia ejus. Qui peccátum non fecit, nec invéntus est dolus in ore ejus: qui, cum maledicerétur, non maledicébat: cum paterétur non comminabátur: tradébat autem iudicánti se injúste, qui peccáta nostra ipse pértulit in córpore suo super lignum: ut peccátis mórtui, justítiæ vivámus: cujus livóre sanáti estis. Erátis enim sicut oves errántes, sed convérsi estis nunc ad pastórem et epíscopum animárum vestrárum.

Allelúja, allelúja. [Luc. xxiv: 35] Cognovérunt discípuli Dóminum Jesum in fractióne panis. Allelúja. [Joann. x: 14] Ego sum pastor bonis: et cognósco oves meas, et cognóscunt me meæ. Allelúja.

Joann. x: 11-16
9 Sequéntia sancti Evangélii secúndum Joánnem.

In illo témpore: Dixit jesus pharisǽis: “Ego sum pastor bonus. Bonus pastor ánimam suam dat pro óvibus suis. Mercenárius autem et qui non est pastor, cujus non sunt oves própriæ, videt lupum veniéntem, et dimíttit oves et fugit: et lupus rapit et dispérgit oves: Mercenárius autem fugit, quia mercenárius est, et non pértinet ad eum de óvibus. Ego sum pastor bonus et cognósco meas et cognóscunt me meæ. Sicut novit me Pater et ego agnósco Patrem: et animam meam pono pro óvibus meis. Et álias oves hábeo, quæ non sunt ex hoc ovíli: et illas opórtet me addúcere, et vocem meam áudient, et fiet unum ovíle et unus pastor.”

Credo.

Offertorium: Ps. lxii: 2 et 5.

Deus, Deus meus, ad te de luce vígilo: et in nómine tuo levábo manus meas, allelúja.

Secreta:

Benedictiónem nobis, Dómine, cónferat salutárem sacra semper oblátio: ut, quod agit mystério, virtúte perfíciat. Per Dóminum.


Præfátio Paschalis

Communio: Joann. l0: 14

Ego sum pastor bonus, allelúja: et cognósco oves meas, et cognóscunt me meæ, allelúja, allelúja.

Postcommunio:

 

Præsta nobis, quǽsumus, omnípotens Deus: ut vivificatiónis tuæ grátiam consequéntes, in tuo semper múnere gloriémur. Per Dominum.

 

 

COMENTARIO

 

Introducción Litúrgica

 

Los antiguos cristianos de Roma se reunían hoy en San Pedro. Es el Domingo del Buen Pastor, el cual, después de su Resurrección, nombró a San Pedro, Pastor visible  de todas sus ovejas y corderos. Es el día de acordarnos lo que el Buen Pastor ha hecho por nosotros; «la tierra está llena de la misericordia del Señor. Justos (bautizados, reconciliados, co-resucitados), alegraos en el Señor» (Introito). La Misa revela una unidad perfecta. En la Oración volvemos a encontrar al Buen Pastor salvando a sus ovejas de toda suerte de peligros; en la Epístola aparece otra vez el mismo tema en boca de San Pedro. En el Evangelio es el mismo Cristo quien nos dice: «Yo soy el Buen Pastor…». En la consagración de la Misa el Buen Pastor se hace presente real, personal y sustancialmente ante nuestros ojos bajo la apariencia de pan y vino para inmolarse en el altar. De este sacrificio fluyen hasta nosotros todas las misericordias, todas las gracias y fuerzas de la vida sobrenatural. La parábola del Evangelio de hoy fue pronunciada por Jesús después de curar al ciego de nacimiento. Habiendo expulsado los judíos a este ciego de la sinagoga, Cristo le ofrece como asilo su Iglesia y compara a los fariseos con los malos pastores que abandonan a sus ovejas. La alegoría del buen Pastor ha sido siempre muy saboreada por las generaciones cristianas, y por eso vemos tantas veces representado a Cristo en las Catacumbas del siglo II y III como divino Buen Pastor, que carga con la oveja perdida.(1)

 

 

 

……………………………………………………………………………………………………………

 

Vamos a copiar el corto y jugoso comentario del Padre Castellani;  siempre una referencia importante. Luego haremos nuestras propias consideraciones:

<<“Yo soy el Buen Pastor” (Jn X).  Esta afirmación de Cristo y la Parábola del Pastor y el Mercenario que la continúa en los oídos de los que la escucharon equivale neta y simplemente a esta otra afirmación capital: “Yo soy el Mesías, aquel que los Profetas prenunciaron.”  De hecho, Cristo terminó este sermón proclamándose no solamente Mesías sino también Hijo de Dios, y Dios como el Padre: “Yo y el Padre somos uno”; en donde algunos de los fariseos lo llamaron “endemoniado y quisieron darle muerte. Esto ocurrió en el último año de su vida publica, antes de lo que se llama las “Ultimas excursiones” y del viaje a la Perea.  Pastor es el principal de los nombres que los profetas dieron del Cristo, del Ungido de Dios. Aun cuando lo llaman Rey, que es el nombre más frecuente –Mesías en hebreo significa “Ungido”, así como Christós en griego–, aluden de hecho a su condición de Pastor, puesto que los antiguos llamaban a los reyes pastores de pueblos, como vemos en Homero. Los Apóstoles Pablo y Pedro llaman a Cristo en sus epístolas el “Gran Pastor” y el “Protopastor” o “Príncipe de los Pastores, como traduce la Vulgata latina.  Sabemos que Cristo tiene muchos nombres: Fray Luis de León escribió un libro sobre ellos, el libro religioso mejor escrito que hay en castellano; por ejemplos: Pimpollo o Retoño, Rostro de Dios, Camino, Monte, Rey de por Dios, Pujanza de Dios, Hijo, Verbo, Salvador, Jesús (Jeshoah), Cordero de Dios, Esposo, Amado, Padre del Siglo Venidero, Príncipe de la Paz, Profeta Sumo… y Camino, Verdad y Vida, Viña, Hijo del Hombre se llamó El a sí mismo. Pero ese nombre de Pastor es el que se impuso El solemnemente al final de su predicación y lo explicó largamente; para lo cual no tuvo más que entretejer los dichos de Isaías y Ezequiel, y de un profeta menor, Zacarías. Esto es lo que hacían los buenos recitadores de estilo oral y éste era su procedimiento literario. No salían con una cosa rara enteramente sacada de su cabeza, como los poetas de hoy: se apoyaban en la tradición literaria –en este caso no literaria– usando por lo común las mismas frases hechas (o sea, los hallazgos verbales ya acuñados, como cuando nosotros hablamos con refranes) de los maestros precedentes: y dándoles el toque personal; que a veces podía ser genial, como en Cristo. Y el toque personal en este recitado, además de la composición nueva, fue la nota que ningún profeta antiguo se atrevió a poner: “El Buen Pastor muere por sus ovejas”, que Cristo añadió inmediatamente.  Por no hacer caso de la tradición literaria –por pura ignorancia o pereza a veces– son tan raros, efímeros, infructuosos e intrascendentes los poetas de hoy día. No así los grandes poetas antiguos.  Todos los nombres proféticos que Cristo se aplicó explícitamente son dulces, mansos y amorosos; parecería que, aunque no los niega, no le gustan los nombres pujantes y terribles, que también son verdaderos, como los de Pujanza de Dios, Hombre-Montaña, León de Judá, o el Rey de Reyes y Señor de los Ejércitos del Apokalypsis y del profeta Daniel armado de espada bífida y montado en un caballo blanco overo de sangre enemiga hasta el ijar. Hizo parábolas acerca de ese Rey: una especie de temible sultán, que bruscamente aplica castigos tremendos por una desobediencia en apariencia fútil, como la de venir a su Convite sin vestido de bodas; o el castigo de destruir a sangre y fuego ciudades enteras que no aceptan su dominación. Pero nunca añadió: “Yo soy ese Rey.” Parecería que un divino pudor se lo vedaba.  “Yo soy el Buen Pastor… El Buen Pastor da su vida por sus ovejas.”

Mucho pudiéramos extendernos acerca de la dulzura de esta palabra, y las cualidades del Pastor Hermoso –porque la palabra exacta que usó Cristo fue kalós, que significa hermoso, y no agathós, que significa solamente bondadoso–; pero eso ya lo hizo Fray Luis.  Mas lo que hemos de advertir aquí, brevemente, dada la carencia de espacio, es que Cristo añadió inmediatamente que había “malos pastores” –y un Pastor Malo por antonomasia– a los cuales llamó “mercenarios”. Eso está en el Evangelio. Yo no tengo autoridad para suprimirlo. Si predicamos el Evangelio, o predicamos todo o no predicamos nada.  Las notas de los Malos Pastores que dio Cristo son éstas: 1) No son de ellos las ovejas; 2) no las conocen una a una por su nombre; 3) ellas no los siguen y se apartan de ellos; 4) no les importa mucho de las ovejas; 5) si ven venir al lobo, disparan; 6) lo que quieren es medrar o lucrar con las ovejas y aun a costa de ellas; 7) no hay el menor peligro que vayan a morir por sus ovejas. Y en otro lugar dijo que en el fondo son ladrones, que no entran en el redil por la puerta sino saltando la ventana, y que son como lobos disfrazados de ovejas –o de carneros–; aludiendo a la costumbre de los pastores palestinos de ponerse una chaqueta de piel de oveja (zamarra) para hacerse seguir por el olor. El se puso la zamarra de nuestra carne para que lo siguiéramos; pero en Él no era disfraz, era realidad. El Mundo, que es el Mal Pastor por antonomasia, cuando usa palabras cristianas, fórmulas religiosas o chácharas altisonantes, es el gran loto con piel de oveja.  El primer sermón que hice a los 23 años en Villa Devoto fue sobre este evangelio. Hice un sermón romanticón, retórico y sentimental, que ahora lo leo y me da vergüenza; pero la idea fundamental era buena comparé el Buen Pastor a los pastores del Viejo Mundo y el Mal Pastor a los pastores de la Patagonia. En Europa he visto a los pastores de Italia y de Cataluña con su cayado, su silbato y su perro, que conocen a su rebañito pequeño, cabeza por cabeza; y llevan sobre sus hombros al cordero recién nacido o a la oveja quebrada. A ellos les cabe la pintura del pastor que hacen los profetas hebreos: Sube a un alto monte – anuncia a Sión la Buena Nueva. Alza tú la voz bien alto – que llevas a Salen la Buena Nueva. Decid a las ciudades de Judá Viene Dios. Su Brazo66 dominará. Ved que viene Dios con sus tesoros – y por delante va mandando su Fruto. Él pacerá su grey como Pastor – Él lo reunirá con su Brazo. Él llevará en su seno a los corderos – y cuidará de las recién paridas”. (Is XL, 9-11).

 

Pero los profetas no sabían un gran misterio: que ese pastor moriría por sus ovejas; y que siendo Pastor sería también su Pasto.  En cambio los pastores de la Patagonia llevan manadas de cien a mil ovejas a caballo con un látigo, no las conocen sino como un montón, no van a estar esperando un parto, y si se manca un corderito les conviene más acabarlo de un garrotazo que alzarlo en ancas. A ellos se les parece más el retrato del Mal Pastor que hace Ezequiel en XXXIV, 1:

 “Recibí la palabra de Jahué diciendo: “Hijo del Hombre, profetiza contra los pastores de Israel.” Así habla el Señor Jahué [Dios]: “¡Ay de los pastores que se apacientan a sí mismos! ¿Los pastores no son para apacentar ovejas? Pero vosotros coméis la grosura, esquiláis la lana, matáis a las mejores, no apacentáis realmente. No confortasteis a las flacas, no curasteis a las enfermas, no vendasteis a las heridas, no buscasteis a las extraviadas, no cuidasteis a las paridas; sino que con violencia las dominasteis. Y así andan desorientadas, mis ovejas por falta de pastor, errantes por montes y por cañadas, desperdigadas por la haz del mundo…”.  Por tanto, oíd, pastores, la palabra de Jahué: “Estoy contra los pastores, para reclamarles mis                                                          

66“Brazo de Dios “ o “Pujanza de Dios “ es otro nombre de Cristo; lo mismo que el “Monte Alto” en Isaías o Daniel es la Iglesia.

ovejas. No les dejaré ovejas a apacentar, a esos que se apacientan a sí mismos. Les arrancaré hasta de la boca las ovejas, que no sean más pasto suyo.” Porque esto dice el Señor Jahué mismo: “Yo mismo las iré a buscar, yo reuniré mis ovejas.”

 

¿Y cuándo será esa reunión, y “no habrá más que un solo redil y un solo pastor?”. ¿Se ha verificado ya? Sólo potencialmente o virtualmente hasta ahora. Nosotros creemos que el cumplimiento perfecto de esta profecía de Cristo será “después que haya sido predicado el Evangelio en todo el mundo”, y “después que haya sido vencido el Pésimo Pastor, el Hijo de la Perdición”; es decir, el Anticristo, que como castigo de las negligencias y faltas de los pastores de su Iglesia permitirá Dios aparezca y domine el mundo entero por un poco de tiempo; ante el cual estarán los pueblos –como dice el Zend-Avesta, el libro sagrado de los Persas– aterrados y mudos como ante el lobo los rebaños de ovejas. >> (Hasta acá Castellani) (2)

 

 

EL VERDADERO PASTOR Y EL ESPÍRITU DE SACRIFICIO

Dice el Evangelio:

 Dijo Jesús a los fariseos: Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por sus ovejas. Pero el mercenario, el que no es pastor propio, como no son suyas las ovejas, en viendo venir al lobo, desampara las ovejas y huye, y el lobo las arrebata y dispersa el rebaño; el mercenario huye, porque es asalariado y no tiene interés en las ovejas.

Pastor por antonomasia es Cristo, pero también los designados por Él en la Iglesia: Papa, Cardenales, Obispos y Sacerdotes, también religiosos en la medida que dan ejemplo, y también un escalón mas abajo, padres de familia. Si se quiere hasta los políticos tienen cierta responsabilidad de pastores, habida cuenta de que sus decisiones afectan el plano espiritual.

Jesús vino al mundo despojado y a despojarse; a humillarse por el hombre de cara a su rescate; a sufrir y ser levantado en la Cruz. A negarse a si mismo.

FILIPENSES II, 6-11

«5. Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo: 6. El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. 7. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; 8. y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz. 9. Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. 10. Para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos, 11. y toda lengua confiese que Cristo Jesús es SENOR para gloria de Dios Padre.»

En el Evangelio de San Juan, en Jerusalén, inmediatamente antes de la Pasión:

 

Si el grano de trigo no muere, no tiene fruto…

 

Y en los sinópticos:

 

El que gane su vida en el mundo, la perderá; y el que pierda su vida por Mí, la ganará.

 

Queda absolutamente claro que el Pastor debe sacrificarse por sus ovejas.

 

El que quiera ser mi discípulo, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame…

 

Hasta el discípulo está bajo el sino de la entrega de sí mismo en orden a la salvación; cuanto mas el Pastor.

 

Ahora bien, luego del II Concilio Vaticano la interpretación progremodernista, rhaneriana y personalista de la Escritura, ahora con un mundo que deja de ser enemigo y se vuelve amiguito genial y Maestro al que hay que seguir y al que hay que ser fiel (Cf. Rhaner), el espíritu de sacrificio cristiano, aquel que surge en respuesta al rechazo, el vilipendio, la segregación, la persecución y el martirio por parte del mundo, dejó de tener sentido. Es una rémora oscurantista, pesimista y negativa de aquella iglesia arcaica, violenta y torpe, fanática y poco comprensiva anterior al II Concilio: Iglesia que se equivocó por 1962 años pero fue rectficada por el Concilio y su luz.

Ya vemos que esta idea tan insensata que ha perdido el rastro no solo de la buena Doctrina y el sensus fidei, sino hasta del sentido común,  queda plasmada en el Discurso de Inicio del II Concilio Vaticano (3), donde se proclama que

 

Ha llegado la Era de la Misericordia

 

No se penalizarán los errores..

 

La Iglesia no quiere ser mas profeta de desgracias…

 

Los hombres se dan cuenta solos de los errores…

 

Pelagianismo, buenismo insensato y estúpido, abdicación de la Potestad correctiva, optimismo histórico theilardiano…Este espíritu informará a los pastores post conciliares…

 

El pastor conciliar, impregnado de ecumenismo y admiración por el Mundo, tiene como prioridad quedar bien con el mundo, antes que cuidar un rebaño de enemigos que para él no existen…

 

Hay que mencionar también que para el progremodernismo, la oración perseverante ante el Santísimo (en el cual no suele creer); la penitencia, la austeridad, no tienen sentido: son resabios absurdos de culturas arcaicas y poco evolucionadas.

 

Pues bien, con estas premisas iniciales, ya cae el espíritu de sacrificio de los Pastores. Ese espíritu cristiano fuerte y viril para afrontar incomprensiones y rechazos, para nadar contracorriente y afrontar, segregaciones, persecuciones y martirio.

Cae el espíritu de sacrificio porque se adopta un buenismo ingénuo de cara al mundo, ese mundo que en la Revelación, pero también, en la realidad de la Historia del cristianismo, es siempre el que pone al cristiano en situaciones que reclaman para ser fiel, espíritu de sacrificio.

Entonces los pastores imbuidos de las premisas conciliares, del espíritu conciliar -aquella especie de metamagisterio que va mas allá de los textos haciendo pie en las premisas, y que se vuelve Dogma- ya están privados del esencial espíritu sacrificio.

Agreguemos a esto que el progremodernismo que invadió los seminarios y la teología católica ya no cree en el Lobo (el Diablo), entonces desaparece el peligro para el Rebaño…

Tenemos también la mentalidad modernista, vago panteísmo donde se borran las dualidades: Trascendente-Inmanente; Gracia-Naturaleza, Sobrenatural-Natural; Dios-creación….y en ciertas influencias de Carl Jung, Bien-Mal…..

El mismo Ratzinger admite que Gaudium et Spes es el Contra-Syllabus, puesto que anula a aquel viejo Magisterio que sirvió para una época, pero ya no sirve, en el cual La Iglesia hacía énfasis en las dualidades fatídicas….(4)

Lo que queda al pastor con esta fe es procurar insertarse en la Historia; ser un hombre de su tiempo y su paradigma; ser un Ciudadano del Mundo…Ya que el Mundo, en esta idea integradora y neohegeliana, ocupa el lugar de Dios…

En las condiciones de esta cosmovisión, el clásico, realista y revelado espíritu de sacrificio cristiano, no tiene cabida obviamente.

Por lo cual se cae de madura la conclusión que el II Concilio Vaticano, con sus textos y su Espíritu, fue un fabricante en serie de pastores sin espíritu de sacrificio. De pastores incompletos…..por calificar con suavidad…

 

Finalmente podríamos decir que para el pastor progremodernista conciliar el enemigo deja de ser el Lobo y es enfocado en el católico tradicional y fiel, que sigue con sus advertencias, soteriologías y escatologícas apocalípticas, siendo profeta de desgracia y juzgando errores doctrinales. Sobre todo, el enemigo se focaliza en el Pastor Fiel, verdadero, hacia quien los pastores incompletos apuntan su artillería pesada. Cualquier semejanza de esto con la realidad de la época de Lefebvre, no es coincidencia.

 

Con esta clase de pastores, no es necesario explicar porqué las ovejas, como nunca, deambulan ciegas, inermes, presas fáciles del lobo.

 

Están como ovejas sin Pastor….

 

Sabemos sin lugar a dudas que hoy la enorme masa de bautizados -que va decreciendo por la apostasía, en proporción a la población mundial total- es como nunca ignorante de la Fe que dice profesar. Y ni hablar de su alejamiento de la práctica cristiana.

 

Hace falta decir, que hacen falta Pastores verdaderos? Fieles a la Verdad, a la Sana Doctrina, al sano culto, a los Sacramentos?

 

Sin estos pastores en serio, la masa de ovejas es devorada por el Lobo que tiene mas libertad y mas alimento que nunca.

El pastor conciliar progremodernista ya no busca recompensa en un Cielo trascendente que para él no existe. Eso es alienación. La recompensa la da la Realidad Actual: el Mundo.

El pastor conciliar progremodernista no quiere ser profeta de desgracias; no quiere ser pesimista, no quiere ser aguafiestas, no quiere ser fanático, no quiere ser antiguo….Por lo tanto, no denuncia, no alerta a los fieles de peligros espirituales, que agreguemos, para él tampoco existen. Solo quiere difundir buena onda, optimismo,…espíritu positivo de integración con la realidad del mundo.

 

Veamos algunas consideraciones de los Santos Padres sobre esto:

 

San Gregorio, ut supra

Hay muchos que con razón no merecen el nombre de pastor, porque prefieren la recompensa terrestre a las ovejas. No puede llamarse pastor, sino mercenario, aquel que apacienta las ovejas del Señor por una recompensa pasajera y no por un amor íntimo; es mercenario el que ocupa el lugar del pastor, pero no busca el bien de las almas, desea con ansia las comodidades de la tierra, y se alegra con los honores de la prelacía.

 

 

San Agustín, in Joanem tract 46

He aquí que el lobo coge a la oveja por la garganta; el diablo induce al adulterio al alma fiel; debe rechazársele, pero rechazado, será enemigo, pondrá asechanzas, hará tanto mal cuanto pudiere. Te callas, no le increpas; has visto venir al lobo y has huido; permaneciste con el cuerpo, huiste con el ánimo, porque el alma se mueve por los sentimientos, ensanchándose con la alegría, constriñéndose por la tristeza, marchando por el deseo y huyendo por el temor.

 

 

UN SOLO REBAÑO Y UN SOLO PASTOR

 

El Rebaño de Cristo no puede ser otro que la Iglesia Católica. Los judíos conversos que se integren a ella, aceptando plenamente a Cristo con todo su bagaje en la Iglesia, así como los incrédulos, ateos, dubitantes, herejes y cismáticos que también se conviertan, conformarán un único rebaño.

 

San Gregorio, ut supra

El ha hecho de dos rebaños un solo redil, reuniendo en su fe al pueblo judío y al gentil.

 

 

 

MIS OVEJAS ME CONOCEN Y YO LAS CONOZCO

 

El bautizado que es de Cristo tiene sensus fidei. Se da cuenta quien es el buen o mal pastor.

 

El conocimiento es mucho mas que información, es una relación de amor recíproca con Cristo.

 

El pastor que es fiel a la Revelación de Cristo, dada en la Escritura, vivida por la Tradición e interpretada por el Magisterio, hasta 1962, en que se mantuvo incólume, ese pastor es de Cristo.

 

El pastor que introduce cambios y novedades que van mas allá del desarrollo lícito de la Verdad revelada; el pastor que pregona un nuevo evangelio; que pregona sorpresas del Espíritu, ese es un impostor, un mentiroso.

 

Cristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos de los siglos.

 

La Verdad es Inmutable.

 

Cielo y tierra pasarán, pero mi Palabra no pasará.

 

Si nosotros o un ángel del cielo, predicara otro evangelio, sea maldito!

 

Escuchemos estas Escrituras de San Pablo a Timoteo, tan vigente hoy:

 

II Tm 4, 3

 

Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos;

 

Y II Tm 3

 

1 Pero debes saber esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. 2 Porque los hombres serán amadores de sí mismos, avaros, jactanciosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, irreverentes, 3 sin amor, implacables, calumniadores, desenfrenados, salvajes, aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, envanecidos, amadores de los placeres en vez de amadores de Dios; 5 teniendo apariencia de piedad, pero habiendo negado su poder; a los tales evita. 6 Porque entre ellos están los que se meten en las casas y llevan cautivas a mujercillas cargadas de pecados, llevadas por diversas pasiones, 7 siempre aprendiendo, pero que nunca pueden llegar al pleno conocimiento de la verdad. 8 Y así como Janes y Jambres se opusieron a Moisés, de la misma manera éstos también se oponen a la verdad; hombres de mente depravada, reprobados en lo que respecta a la fe. 9 Pero no progresarán más, pues su insensatez será manifiesta a todos, como también sucedió con la de aquellos dos. 10 Pero tú has seguido mi enseñanza, conducta, propósito, fe, paciencia, amor, perseverancia, 11 persecuciones, sufrimientos, como los que me acaecieron en Antioquía, en Iconio y en Listra. ¡Qué persecuciones sufrí! Y de todas ellas me libró el Señor. 12 Y en verdad, todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, serán perseguidos. 13 Pero los hombres malos e impostores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. 14 Tú, sin embargo, persiste en las cosas que has aprendido y de las cuales te convenciste, sabiendo de quiénes las has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús. 16 Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.

 

Hoy suele darse una increíble y trágica convergencia: Pastores mundanos, apóstatas, afeminados, cobardes, que lo único que buscan es acomodarse con el Sistema;  y una masa que solo quiere oír novedades que agüen la austeridad de la Doctrina y la hagan mas cómoda justificando la miseria y el pecado.

 

Pidamos al Señor por intercesión de su buena Madre, la Santísima Virgen María, Madre especialmente de los buenos Pastores; que envíe un Pastor fiel, viril, firme, veraz, a la Iglesia, y que rejunte las ovejas, hoy absolutamente disperas. Que infunda a estas amor a la Verdad.

 

 

NOTAS

 

  1. (http://www.fsspx-sudamerica.org/sites/sspx/files/29.2pascua.pdf)
  2. (https://radiocristiandad.files.wordpress.com/2017/12/re-a124-el-evangelio-de-jesucristo-pe-castellani.pdf)
  3. (http://w2.vatican.va/content/john-xxiii/es/speeches/1962/documents/hf_j-xxiii_spe_19621011_opening-council.html)
  4. (https://www.fsspx-sudamerica.org/es/errores-fundamentales-del-concilio?fbclid=IwAR3DAjjCb-P9-jUM8FxG7sSjNQYUPdYSGkZlLcwk9LZkhTJUMtpQsg_sV_Y)

 

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo en:

Consultas generales: info@adoracionyliberacion.com
Redacción: redaccion@adoracionyliberacion.com
Donativos: donativos@adoracionyliberacion.com
Vicente Montesinos (Director) : director@adoracionyliberacion.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a info@adoracionyliberacion.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.



Categorías:LA PALABRA DE DIOS DEL DOMINGO

Etiquetas:, ,

1 respuesta

  1. El II Concilio, industria de malos pastores. Buenísimo. Las razones expuestas son convincentes, irrefutables creo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: