FIRMA INVITADA: Un conductor por una carretera prohibida (hacia ONU 2030)


Luciano Cap Dejoseph

Entendamos la cruda realidad que vivimos y padecemos desde una parábola.

Se trata de un padre de familia numerosa. Va conduciendo el vehículo familiar con toda la familia dentro: mujer e hijos. Pero con una particularidad, transita una carretera prohibida. No se puede circular por ahí. Su final es un despeñadero donde todos caerán y morirán sin remisión alguna.

Uno de los hijos, y seguramente alguno más, se da cuenta del gravísimo error. Porque quiere pensar que su padre no lo hace de mala fe. Y da la voz de alarma:

  • Papa, vas por un camino equivocado. De hecho está prohibido. ¡Vamos a terminar mal, muertos, despeñados!

El padre hace oídos sordos y sigue. El hijo insiste. Hasta uno de los hermanos se une al aviso:

  • Sí, papa, vamos mal. Este camino está prohibido, no se puede circular, el final será la muerte. Yo mismo vi un cartel que lo avisaba.

Papa sigue a su aire, haciendo oídos sordos: firme, entusiasmado, cantando y reprimiendo la rigidez de los que le dicen que cambie de ruta.

Pues bien señores, en esas estamos hoy en la Iglesia.

La nave de Pedro la dirige un conductor que hace oídos sordos a las advertencias de los hijos de la Iglesia, que le dicen de muchas maneras: pare, dé un giro de 180 grados, no siga por ese camino. ¿Qué camino? La hoja de ruta de la ONU.

Desde hace años Francisco/Bergoglio apoya con firme entusiasmo la hoja de ruta de la ONU, la diabólica agenda 2030. En ella se expresa todo el pensamiento único, globalista, mundialista, masónico, al servicio del Nuevo Orden Mundial. Y lo hace ciertamente con insistente entusiasmo. Tener claro que esto es así hace que uno entienda absolutamente toda la realidad eclesial.

Por ejemplo, la última cumbre de Roma, supuestamente para combatir los abusos y la depravación sexual que campa a sus anchas en la Iglesia. Ahora el Cardenal Brandmüller ha dicho que está “muy decepcionado” por el resultado de la reunión, y que no se discutieron las causas fundamentales. “El silencio sobre la homosexualidad es un problema real” – afirma.

Pero señor mío, ¿cómo van a hablar sobre la homosexualidad y señalarla como causa principal, si Francisco/Bergoglio sigue la agenda 2030 de la ONU?

Poco antes de dicha cumbre, los Cardenales Burke y Brandmüller ya habían pedido a los obispos de la Cumbre sobre los abusos que defendieran las enseñanzas de la Iglesia y que no permanecieran en silencio. Y reprocharon el silencio de obispos y cardenales sobre las verdaderas causas de los abusos, que no son tanto el clericalismo (usado como tapadera, excusa, cortina de humo) como «el haberse alejado de la verdad del Evangelio y la negación, también pública, con palabras y hechos, de la ley divina y natural».

Pues bien, resumamos:

Hay un conductor. Que pretende conducir a la Iglesia. Por un camino prohibido: la agenda 2030 de la ONU.

Es un camino diabólico, pues promueve un pensamiento globalista, mundialista, masónico, con fines absolutamente perversos y contrarios a la doctrina cristiana,  a las enseñanzas de la Iglesia: supresión de la Verdad revelada por Dios, y apoyo masivo y total al homosexualismo, aborto, y educación pervertida de los niños al margen de los padres a los que se ningunea y quita autoridad.

Es un pensamiento donde las verdades no las dicta Dios, sino las autoridades mundiales con sus leyes y “las verdades consensuadas”.

A ese conductor se le dice que pare. Que se dé cuenta de a dónde está llevando al pasaje: a la muerte. Que dé un giro de 180 grados. El conductor silva, canta, dice que no sean tan rígidos, que todo va bien, que no sean de mente estrecha. Y los Cardenales y Obispos, en su inmensa mayoría, miran para otro lado. Unos tan a gusto con esa agenda, otros aterrados, otros superados por la situación…todos emborrachados por la apostasía reinante.

Conclusión:

¿Qué hacemos?  ¿Nos hacemos los locos?

¿Seguimos subidos en ese vehículo que nos conduce por un camino prohibido a un precipicio con final de muerte?

¿Reaccionamos, cómo?

¿Alguien que dé un volantazo a esta deriva firme y macabra que nos conduce al abismo?

Entiendo que hace tiempo llegó, pero ahora ha llegado ya de modo inexcusable, el momento de EXIGIR AL CONDUCTOR que rompa definitivamente de una vez con la diabólica agenda 2030 de la ONU.

Que tras romper con ella, la denuncie como totalmente diabólica y anticristiana.

Que después haga una declaración formal de la fe de la Iglesia, donde deje nítida y sin error alguno, cuál es la sana doctrina de la Iglesia, al margen del virus modernista con todos sus errores y mentiras.

Que defienda la Verdad del evangelio y la moral, pues es el Camino que la Iglesia ha de transitar, y ningún otro.

Si no lo hace, como viene ocurriendo… ¿cómo habremos de considerar a ese conductor? ¿Asesino? ¿Y a los que van en él, a sabiendas de que les está conduciendo a una muerte segura, kamikaces?

Ustedes me dirán, pero es muy obvio que no puede ser Papa quien se empeña en seguir conduciendo a la Iglesia por una hoja de ruta diabólica. No está sirviendo a Dios, sino a Satanás. Yo, desde luego, no quiero ser su cómplice.

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo en:

Consultas generales: info@adoracionyliberacion.com
Redacción: redaccion@adoracionyliberacion.com
Donativos: donativos@adoracionyliberacion.com
Vicente Montesinos (Director) : director@adoracionyliberacion.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a info@adoracionyliberacion.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.



Categorías:Firma invitada

Etiquetas:, , , ,

5 respuestas

  1. Muy buen símil. Muy certero. Muchas gracias Luciano.

  2. ¿ No os parece muy certera esta crítica a Juan Manuel de Prada, que tiene mucho bueno, pero ..?

    https://infovaticana.com/blogs/cristo-era-sabio/critica-a-juan-manuel-de-pravda/

  3. ¿Puede un Papa encubrir a un abusador sexual y dar consejos inmorales?
    Por José Arturo Quarracino

    https://image-media.gloria.tv/placidus/h/87/czvrd1bkv96mfnsij55b1xdhqfnsij55b1xdl.jpg

    Hace pocos días publicamos un artículo en el que anticipábamos que el caso del ex obispo de Orán (Salta/Argentina) y asesor especial de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), monseñor Gustavo Óscar Zanchetta, estaba a punto de convertirse en un verdadero dolor de cabeza para el papa Francisco, porque en su caso se repetía en forma casi idéntica lo acontecido con el ex cardenal y ex sacerdote Theodore McCarrick: de formar parte del círculo áulico y de amistad del pontífice, denunciado por abusador sexual consuetudinario, encubierto y protegido por las más altas jerarquías vaticanas, hasta caer en desgracia en forma irreparable.

    Decíamos en nuestro artículo que lo que diferenciaba un caso del otro era que el “problema McCarrick” había sido heredado por Francisco, pero que el “problema Zanchetta” había sido creación personal y exclusiva del pontífice, fue uno de los primeros obispos argentinos designados por él, a quien conocía muy bien desde varios años antes.

    Con McCarrick quedó en evidencia que el “obispo de Roma” lo encubrió, a pesar de que el entonces nuncio en Estados Unidos, el arzobispo Carlo Maria Viganò, lo había advertido a los tres meses de haber comenzado su pontificado. No sólo están los testimonios del prelado dados a conocer el año pasado. En estos días el escritor Frederic Martel ha revelado en su libro Sodoma: poder y escándalo en el Vaticano, que el entorno que rodea al Papa le había informado que él había sido “informado inicialmente” que el defenestrado prelado “había tenido relaciones homosexuales con seminaristas mayores de edad”, pero que eso “no era suficiente a los ojos de Francisco para condenarlo” (¿¿¿).

    Cuando el arzobispo Viganò dio a conocer su famoso Testimonio, toda la corte mediática bergogliana intentó descalificarlo por todas las formas posibles, hasta atreverse a negar que el ex nuncio había informado al Papa sobre McCarrick. Pero el escritor francés recién mencionado, admirador de Francisco y furibundo anticatólico, ha dado a conocer que Bergoglio había sido informado y que no le había dado importancia al homosexualismo activo del otrora cardenal estadounidense. Es decir, Bergoglio hizo lo que ahora pretende condenar en otros: encubrió a un predador sexual consagrado.

    Es sabido que cuando el mismo Francisco fue interrogado por esta denuncia de encubrimiento, en un vuelo de regreso a Roma, fiel a su estilo, ni negó ni confirmó el Testimonio de Viganò, pero hizo hablar a sus más fieles subalternos, quienes negaron que él estaba en conocimiento de los crímenes de McCarrick. Si bien el “obispo de Roma” no mintió, hizo afirmar mendacidades a otros, para cubrirse.

    Lo mismo ha pasado en el caso del ex obispo de Orán, monseñor Gustavo Óscar Zanchetta.
    Invocando “una razón de salud” no identificada, el prelado argentino huyó de la diócesis de Orán en julio de 2017, reapareciendo dos meses después en Roma, para ser inventado como “asesor” de la APSA vaticana por decisión del propio Francisco.

    A fines del 2018 se hizo público, a través de denuncias judiciales civiles, que el verdadero motivo de la huida de Zanchetta había sido por denuncias de abusos e inconductas sexuales en su contra, ya desde el año 2015. A comienzos de este año, el nuevo vocero vaticano, Alessandro Gissoti, informó que las denuncias sexuales contra el prelado argentino llegaron a Roma después de su nombramiento vaticano. Pero al igual que en el caso McCarrick, las más altas cimas del Vaticano tomaron la decisión de hacerle afirmar mendacidades al neo vocero de prensa vaticano.
    Que se trataron de mentiras para disimular el encubrimiento lo prueban los documentos dados a conocer por la periodista Silvia Noviasky en el diario El Tribuno de Salta, en su edición del 21 de febrero (cfr. http://www.eltribuno.com/…/2019-2-21-0-0-0…), donde se dan todos los detalles relacionados con una gran cantidad de “imágenes pornográficas de sexo explícito homosexual entre jóvenes y autofotografías de desnudos del propio Zanchetta, grabados en su celular, circunstancia que fue descubierta el 22 de setiembre del 2015 por un secretario del obispado, quien puso en conocimiento de todo ello al entonces vicario general, monseñor Gabriel Acevedo.

    Estos documentos eclesiásticos afirman que estas repudiables novedades fueron transmitidas al rector del Seminario Mayor diocesano de Salta, al ex obispo de Orán, Marcelo Colombo, al arzobispo de Salta, Mario Cargnello, al arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Mario Alberto Poli, y al nuncio en Argentina, monseñor Emil Paul Tscherrig.

    También dejan constancia estos documentos que en octubre del 2015 monseñor Zanchetta fue llamado para que se presentara en forma urgente en Roma, para encontrarse con el papa Francisco. No se conoce el contenido de lo conversado entre ambos. Pero Zanchetta se mantuvo en su cargo de obispo titular de Orán hasta julio de 2107, momento que, como dijimos antes, se escapó a Roma, con una estadía intermedia en Madrid (España).

    En síntesis: ya desde el 2015 el Papa había sido informado de las fechorías sexuales de monseñor Zanchetta, pero al igual que en el caso de McCarrick, eso no fue suficiente para condenar al obispo cuestionado.

    Pero los mencionados documentos presentan casi al final otra noticia que puede resultar en otra bomba a punto de explotar en el rostro del mismo pontífice. Esa noticia no sólo menciona ciertos manejos financieros del entonces titular de la diócesis en forma arbitraria -venta de un inmueble por u$s 200.000 en una localidad salteña y venta de un inmueble donado en Buenos Aires por un valor de u$s 800.000-, sino que menciona también la posible influencia de Francisco en este caso, aconsejándole personalmente que no hiciera figurar la operación inmobiliaria en ningún lado, según palabras de Zanchetta.

    Todos estos datos surgen del documento elaborado por vicarios y personal de la curia de Orán, quienes no sólo han dejado constancia de las inconductas y fechorías sexuales del ex obispo argentino, encubiertas por el mismo pontífice. También dejan constancia del inmoral consejo financiero del “obispo de Roma”, recomendando el ocultamiento de una operación comercial de 800.000 dólares.

    Surge en este punto una gran pregunta: ¿todos esos dólares quedaron en las manos de monseñor Zanchetta, o parte de esa suma habrá llegado a las arcas vaticanas? ¿Será este el motivo que explicaría su inexplicable nombramiento en la APSA?

    Y “la pregunta de todas las preguntas”: ¿puede un Papa dar consejos inmorales en materia económica y financiera a uno de sus pastores?

  4. Esos niños no se dan cuenta que ese no es su padre sino uno que está puesto ahí justamente para llevarlos al despeñadero, pero el mal conductor no es solo bergoglio … cuando entenderán que ese conductor no se hubiera podido encaramar en el vehículo sin los anteriores desde el traidor comunista roncalli.
    La culpa es de los que pusieron a los niños en el vehículo y les mintieron con que ese era su padre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: