CARTAS AL DIRECTOR: “No temas por juzgar los hechos”

 

12 de febrero de 2018

 

 

Ánimo, Vicente, no temas por denunciar todas estas MENTIRAS pronunciadas por Jorge Mario Bergoglio. Teme si en algún momento te ves tentado por ser convencido por ellas.

No temas por juzgar los hechos. Juzgar es propio del hombre, es la segunda operación de la Lógica: el juicio. La primera, la simple aprehensión, es decir, asumir un concepto.

El juicio lo hace el hombre constantemente al unir o separar dos conceptos, por eso es la segunda operación. Ejemplo: “el agua es un líquido”. Mediante el juicio, UNO dos conceptos, ‘agua’ y líquido; o los separo: “el agua no es un sólido.

Pues bien, del juicio cabe decir es ‘verdadero’ o ‘falso’, en función si se adecúa o no a la realidad. De ahí que la definición clásica de la ‘verdad’ haya sido “adecuación del entendimiento a la realidad”.

La tercera y última operación es el raciocinio, por el cual el hombre, relaciona dos juicios para concluir un tercero. Dos proposiciones que dan una conclusión. Ejemplo:

P1: El agua es un líquido.
P2: El líquido no es sólido.
C: EL AGUA NO ES UN SÓLIDO.

Todo eso es un razonamiento, y de estos cabe decir que o bien son ‘correctos’ o son ‘incorrectos’. El ser verdadero o falso no es atribuible a un razonamiento, sino a un juicio.

El juicio es esencial en el hombre para la comprensión de la realidad porque es lo que vincula a la VERDAD o al ERROR.

El razonamiento por su parte, cuando es correcto, proporciona conclusiones verdaderas ya que la conclusión a su vez es un juicio.

Esto es Filosofía Aristotélica pura, asumida íntegramente por Santo Tomás y no depende de la fe, sino de la Razón, la Lógica, por lo que cualquier hombre de buena voluntad lo puede sostener. Y digo con buena voluntad, porque como sabemos, la mala voluntad, oscurece la razón hasta el punto en que se toma lo verdadero como falso y viceversa.

Y como siempre sucede, las verdades de la razón son siempre corroboradas por las verdades de la fe.

Me remito a las palabras del Apóstol San Pablo: “14 Pues el hombre natural no capta lo que es propio del Espíritu de Dios, le parece una necedad; no es capaz de percibirlo, porque solo se puede juzgar con el criterio del Espíritu. 15 En cambio, el hombre espiritual lo juzga todo, mientras que él no está sujeto al juicio de nadie. 16 «¿Quién ha conocido la mente del Señor para poder instruirlo?». Pues bien, nosotros tenemos la mente de Cristo.” (1Co 2, 14-16).

Opino que se han tergiversado mucho las palabras del Señor “no juzguéis y no seréis juzgados”. Más bien quiso decir lo que encontramos en otras traducciones: “NO CONDENÉIS Y NO SERÉIS CONDENADOS”. La diferencia es absoluta.

Mientras que en el primer caso, parece que el Señor nos pidiera renunciar a nuestra razón, lo cual es IMPOSIBLE y ABSURDO, en el segundo lo que nos aconseja es renunciar pretender decidir el destino eterno de alguien, lo cual también es IMPOSIBLE y ABSURDO para nosotros, solo es posible para Dios y completamente coherente con Su Ser.

Por eso, hermano querido, te animo a seguir juzgando todo, como dice el Apóstol, para no caer en el error y evitar que otros caigan en él.

Yo también estoy escandalizado con todo lo que llevo viendo estos casi seis años desde la supuesta cátedra de San Pedro en Bergoglio.

También sostengo que pronuncia errores leves y graves, sutiles y explícitos, antiguos y nuevos. Y o bien es por ignorancia, o bien es por enfermedad mental, o bien es por malicia. No hay más posibilidades. Y pueden ser varias a la vez.

Para juzgar eso hace falta conocer no solo el hecho o materia, sino también la intención y las circunstancias, las cuales solo conoce Dios.

Pero sabemos que para que una acción sea mala, basta con que una de los tres condicionantes, materia, intención y circunstancia, sea malo.

Y está claro que la materia de las declaraciones ORALES y ESCRITAS, son malas porque no declaran verdades sino errores.

Dios te bendiga hermano, unidos en la Pasión de Cristo con María

César

Anuncios


Categorías:Cartas al Director

Etiquetas:, , ,

18 respuestas

  1. Además el propio Bergoglio nos invita al discernimiento y la parresía, aunque sea para perseguirnos. Yo me quedo con la invitación y procuraré eludir la consecuencia.

    Le gusta a 1 persona

  2. Un cum laude para César. Yo ya he juzgado: cum laude.

    Le gusta a 1 persona

  3. Filosofía de la buena, indudablemente.
    No recuerdo cuáles, pero han sido varios los Papas que han escrito claramente que hay que estudiar a Santo Tomás y que el abandono de su filosofía y de su teología traería grandes males.

    Ah!!! Y la cita evangélics encajaría mejor pensando en “No prejuzguéis y no seréis prejuzgados”

    Le gusta a 1 persona

  4. Más vale que aprendamos a juzgar correctamente: 1Cor 6,2-3: “¿No sabéis que los santos han de juzgar al mundo?(…) ¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? Y ¡cómo no las cosas de esta vida!”
    Quien no juzga no discierne y se lo traga todo.
    Gracias por el repaso, César

    Le gusta a 1 persona

  5. No hace falta mucho ,juicio para percatarse que se está promocionando la comunión en pecado mortal, las profanaciones eucarísticas, con la bendición de Roma, que sentó las premisas en la funesta Amoris y en la elevación a rango de doctrina de la demoledora pastoral de los obispos bonaerenses.

    http://www.lanuovabq.it/it/divorziati-risposati-il-nuovo-inizio-sa-di-condanna

    Le gusta a 1 persona

  6. No está llegando. Ya ha llegado, para quien quiera verlo.

    https://gloria.tv/photo/7bFzF7Xxn39uAQnesrmouvJXm#

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: