III. Del primer elemento esencial sobre el que “se le ha metido mano” a la Santa Misa

 

 

 

Vicente Montesinos

 

 

Asistimos impasibles en las Misas, sin darnos cuenta, o sin querer darnos cuenta, de que se ponen las manos sobre ella como si fuera algo no Sagrado.

¿Y eso porque? Porque se alteran todo tipo de cosas esenciales en la Santa Misa.

La primera de ellas, que se altera y se modifica sin pudor, hasta desfigurarla absolutamente, es el sentido verdadero de la misa, el del Sacrificio.

La Santa misa es un Sacrificio. Un Sacrificio no es un banquete, pero hoy se ha querido desterrar incluso la palabra sacrificio. A lo más hondo. A lo más lejano.

Se nos habla de todo menos de Sacrificio: cena eucarística, comunión eucarística, banquete eucarístico, etc..

Pero la misa es básicamente el Sacrificio de la cruz. ¡No es otra cosa!

El Sacrificio de la cruz y el Sacrificio de la Misa son la misma cosa. ¡Son el mismo y único Sacrificio!

Aseguraría, y me van a permitir la osadía, que incluso algunos de los que están leyendo esto, no lo sabían. Ya muchos falsos pastores se han ocupado de que no lo sepan. Pero ellos sí que lo saben. ¡Y lo omiten!

¡Y esto es gravísimo!

 

 

 

 

El Sacrificio de la Cruz y el Sacrificio de la Misa, insisto, son la misma cosa. Esta es la verdadera doctrina y la verdadera enseñanza y el verdadero dogma de la Iglesia santa durante casi 2000 años.

No hay ninguna diferencia más que en la forma de oblación: Cristo se ofrece de una forma sangrante y cruenta en el altar de la cruz, siendo Él mismo el sacerdote y la víctima.

Y sobre los altares de la Santa Misa se ofrece, siendo igualmente el sacerdote y la víctima, por ministerio de los sacerdotes.

El sacerdote únicamente es un ministro consagrado por el sacramento del orden, configurado, por el carácter, al sacerdocio de Cristo. Por lo tanto, ofrece el sacrificio de la misa en persona de Cristo. In persona Christi!

Hablaremos de muchos puntos sobre los que se mete mano a la misa si ningún tipo de pudor, pero…. ¿Cómo no se va a hacer, si se manosea en el punto principal, el hecho de que la Misa es un Sacrificio, lo cual se oculta y se desfigura?

Pues eso, junto con la Verdadera Presencia Real de Nuestro Señor Jesucristo en las especies eucarísticas, son los dos puntos esenciales que desde el concilio Vaticano segundo han sido atacados de forma constante y progresiva; y que solo quienes defienden, a pesar de todas las dificultades, la Misa de siempre, entienden.

O peor… todos lo entienden, pero solo algunos obedecen a Cristo. Unos pocos. Todos los demás… ¿Qué están haciendo con la Misa?

Recuerda, católico fiel… ¡La Misa es un Sacrificio! ¡Que no te la roben!

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Anuncios


Categorías:ADORACIÓN Y EUCARISTÍA, BLOG HASTA EL CIELO NO PARAMOS

Etiquetas:, , , , , , , ,

8 respuestas

  1. «Toda la Trinidad está presente en el Sacrificio del Altar. Por voluntad del Padre, cooperando el Espíritu Santo, el Hijo se ofrece en oblación redentora». Cada vez que la Iglesia celebra la Eucaristía, el Señor se hace presente en los signos sacramentales del pan y del vino, en el acto de ofrecer la propia vida al Padre para liberar la entera humanidad de la esclavitud del pecado. En Cristo y con Cristo se hace presente su obra salvífica, el Sacrificio de nuestra redención en la plenitud del Misterio Pascual, es decir, de su Pasión, Muerte y Resurrección. No se trata de una presencia estática, puramente pasiva, del Señor, ya que Él se hace presente con el dinamismo salvífico de su Muerte y Resurrección gloriosa; se hace presente como Persona que viene a nuestro encuentro para redimirnos, para manifestarnos su amor, para darnos su misma vida con el Pan de la vida eterna y el Cáliz de la eterna salvación, para unirnos a Sí y hacer posible que en Él —en Cristo y bajo la acción del Espíritu Santo— restituyamos al Padre, en acción de gracias, todo lo que del Padre proviene.

    https://opusdei.org/es/article/josemaria-escriva-misa-centro-y-raiz-de-la-vida-del-cristiano/

    Le gusta a 1 persona

  2. Tímidamente en el Ofertorio, se menciona: “te ofrecemos el sacrificio de la Iglesia” y justo antes de la distribución de la Comunión…” nos acerquemos recibir a *Jesús, hijo del carpintero* .
    OMITEN que es la SEGUNDA PERSONA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD, ENCARNADO EN LA PURÍSIMA VIRGEN MARÍA POR OBRA Y GRACIA DEL ESPÍRITU SANTO.
    resaltan lo de CARPINTERO, sin mencionar siquiera que se trataría de SAN JOSÉ, EL CASTÍSIMO ESPOSO DE SU MADRE, LA SANTÍSIMA Y SIEMPRE VIRGEN MARÍA.
    Es un resaltar el tono psico-socio-cultural. Y ocultar, obviar la NATURALEZA DIVINA DE QUIÉN SE OFRECE COMO OBLACIÓN PROPICIATORIA AL PADRE.
    DIOS NOS ASISTA.

    Le gusta a 1 persona

  3. Ob argentino: muchos comulgan en pecado mortal

    El obispo argentino Laise, defensor a ultranza de la piadosa práctica de la comunión en la boca:

    “Muchos se acercan a la comunión sin haber confesado los pecados mortales”

    La mayor frecuencia en la recepción de la Sagrada Comunión, desafortunadamente, no se ha traducido en una mayor unión con Cristo, sino simplemente en una trivialización de recibir la Comunión, según el jubilado obispo argentino Juan Rodolfo Laise, 92.

    Laise hizo esta observación en una nueva sección titulada “La comunión espiritual y el estado de gracia”, publicada en la quinta edición de su libro sobre “La comunión en la mano”

    Laise se da cuenta de la triste paradoja de que, en otros tiempos, las personas piadosas hacían frecuentes comuniones espirituales y pocas pero fervientes comuniones sacramentales: “Ahora, en cambio, proceden a recibir el Cuerpo del Señor cada vez que asisten a misa, pero da la impresión de que muchas veces es con menos unión espiritual con Cristo y menos reflexión sobre la vida de uno, de lo que se podría hacer con una buena comunión espiritual “.

    Laise agrega que “muchas personas, al menos por lo que manifiesta su actitud externa, no parecen” distinguir el pan eucarístico del pan ordinario “, ni tienen” devoción o reverencia al recibirlo “, que son precisamente los motivos aducidos por El Catecismo de Trento para no dar la Comunión a los niños pequeños, un criterio que fue reafirmado por el Código de Derecho Canónico de 1983.

    Luego, Laise explica “lo que es peor”, que “muchos se acercan a la comunión sin haber confesado los pecados mortales”, y agrega: “la difusión de esta práctica y la falta de insistencia en este punto en la predicación y la catequesis, hace que para tanta gente, ante la gravedad de la reciente propuesta [de Amoris Laetitia] de admitir a la Comunión a personas que viven habitualmente en un estado objetivo de pecado, no sea evidente (que no se puede comulgar) cuando se está en pecado del sexto o noveno mandamientos, ya que muchos han estado recibiendo la Comunión por un mucho tiempo estando en pecado grave con respecto a algunos de los otros ocho mandamientos “.

    Laise se refiere a Alemania, donde la comunión se da a aquellos que viven juntos sin estar casados, mientras que al mismo tiempo se les niegan los Sacramentos a aquellos que no asignan sus impuestos a la Iglesia.

    El Concilio de Trento es mal interpretado

    Laise analiza una frase del Concilio de Trento declarando (Sesseion XXII, 17 de septiembre de 1562) que el Concilio “ciertamente desearía que en cada Misa los fieles que están presentes comulguen no solo a través del deseo espiritual, sino también a través de la recepción sacramental del Eucaristía para que los frutos de este Sacrificio los alcance abundantemente…”.

    Laise advierte acerca de sacar esta oración del contexto, ya que el capítulo no es sobre la defensa de la comunión frecuente. Sino que aprueba y recomienda, contra Lutero y el protestantismo, precisamente lo contrario: que haya Misas en las que solo el sacerdote celebrante comulgue de manera sacramental.

    El pasaje completo del Concilio dice: “El Concilio Sagrado ciertamente desearía que en cada Misa los fieles que están presentes comulguen no solo a través del deseo espiritual, sino también a través de la recepción sacramental de la Eucaristía, para que los frutos de este sacrificio les alcancen más abundantemente: sin embargo, incluso aunque esto no siempre suceda, no condena como privadas e ilegales las Misas en las que solo el sacerdote comulga sacramentalmente, sino que las aprueba e incluso las recomienda, ya que estas Misas también deben considerarse como verdaderas.

    Laise entiende el Concilio de Trento así: “El Concilio desea que los fieles lleven una vida de piedad y hagan el esfuerzo de estar preparados adecuadamente para recibir la Comunión en cada misa a la que asisten; aunque esto no siempre suceda a menudo.”

    Pío X es el punto de inflexión.

    Finalmente, Laise señala que la promoción de la comunión frecuente comenzó en la segunda mitad del siglo XIX. Una fuerte campaña promovió la comunión frecuente y llevó a un decreto aprobado por Pío X el 20 de diciembre de 1905. Este decreto establecía que “la comunión frecuente y diaria … debe ser accesible a todos los fieles cristianos”. Laise analiza que a partir de este decreto “las condiciones para la recepción frecuente y diaria de la Eucaristía se redujeron al mínimo “.

    en.news. https://religionlavozlibre.blogspot.com/2019/02/ob-argentino-muchos-comulgan-en-pecado.html

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: