Tres victorias de Cristo…

Vicente Montesinos

 

 

  • Acabo de mantener una conversación con una hermana en fe. Es de mi tierra; y nos une lo más fuerte… La fraternidad en el Señor… “Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la practican” (Mt.12, 46-50)… Solos, muy solos entre pequeños grupos de humildes resistentes a la apostasía generalizada, a la papolatría imperante, al relativismo y a la mundanidad del modernismo. Solos, muy solos, pero con el Señor. Y con esos pequeños regalos que el Señor va poniendo en tu camino como tropezones gozosos de vida.

 

  • Ella me estaba precisamente hablando de un sacerdote español, como Dios manda. Tradicional, valiente, defensor de la verdad. Viril. Católico, vamos. Por cosas de Dios dicho sacerdote se interesaba por este humilde portal y mi hermana en la fe le hablaba de que, mira por donde, ella me conocía. Cosas de Dios. Sacerdotes santos. Los que sostienen la Iglesia trayendo a Dios cada día… Salvando nuestras almas del pecado.

 

  • Me llegan noticias esperanzadoras desde Argentina. Desde esa atribulada y querida Argentina desgobernada, política y eclesialmente, por toda esa banda de cachivaches. Las noticias vienen del gran sacerdote, vocero de la verdad, reverendo pero por merecimiento y Sacerdote de Cristo por vocación, ejercicio y autenticidad, que es el Padre Christian Viña. ¡Qué maravilla de cura! Aquí les dejo la belleza que publicaba él hoy, que es un bálsamo para nuestros atribulados corazones:

 

 

¡Duc in altum! (Lc 5, 4).

Queridos amigos y hermanos en Cristo:

Con enorme gratitud al Señor, por todos sus dones, les comparto este testimonio de lo que vivimos este miércoles 24 de octubre de 2018, memoria de San Antonio María Claret, en la Casa de Ejercicicios Espirituales “Ceferino Namuncurá”, en 44 y 163, de Olmos; con motivo de los 25 años de la llegada de las Hermanas Reparadoras del Sagrado Corazón de Jesús, y las Bodas de Plata de Profesión Religiosa de la Hna. Fe, y de la Hna. Fátima, ambas filipinas. ¡Fue una verdadera fiesta católica; en la que participaron, también, otras congregaciones femeninas, religiosos como los Franciscanos de la Inmaculada, varios sacerdotes del clero diocesano, y numerosos fieles laicos y colaboradores!.
Las religiosas, que además de atender dicha casa realizan una gran labor misionera en las villas de emergencia, y en las quintas de la zona, llevan como puede verse impecable hábito; son dueñas de un fervor y una pasión por Cristo admirables, y siempre buscan nuevos desafíos para anunciar más y mejor el Evangelio. Su servicialidad en los retiros y encuentros que se realizan en su casa son admirables. Y, por eso, tienen su agenda, gracias a Dios, cada vez más cargada.
Por cierto, están bien lejos de la ideología y de cualquier visión inmanente de la Iglesia. ¡No se hicieron monjas para ser parte de una ONG multinacional!. Por eso, lentamente, el Señor las va bendiciendo con vocaciones… En las distintas casas que tienen en nuestro país hay monjas de Filipinas y de la tiranizada por el comunismo, Venezuela. Y, en verdad, son una bocanada de aire puro en estos momentos de dolorosísima purificación para nuestra amada Iglesia.
¡Gracias, muchísimas gracias, queridas Hermanas!. ¡Son un maravilloso regalo de Dios para nosotros!. ¡Ad multos annos!…
Con mi bendición en Cristo Rey…

+ Pater Christian Viña

 

 

 

Ya ven… En unos minutos, tres buenas nuevas. Tres victorias de Cristo… No lo olviden nunca… Nuestro Señor no pierde batallas. Y estas pequeñas victorias de cada día con que el Señor nos mima; no son más que el prolegómeno de la Gran Victoria Final. La que el Señor consiguió en la Cruz (esa tan denostada y burlada hoy) por la que se llegó a la Luz. Y la que se manifestará nuevamente triunfante en su próxima venida.

El desgraciado de Satanás no sabe aún que por mucho que nos dañe; y por mucho que ahora mismo tenga auténticos ejércitos a su servicio, fuera y dentro de la Iglesia; la guerra la tiene perdida.

 

In saecula saeculorum

Si Christus pro nobis quis contra nos

Christus vincit Christus regnat Christus imperat. 

Non praevalebunt

 

 

 

Anuncios


Categorías:BLOG, Editorial

Etiquetas:,

5 respuestas

  1. VIGANÓ APUNTA A LOS NOVÍSIMOS, ESAS REALIDADES QUE LA MISERICORDITIS PRETENDE OSCURECER, PARA COMPLACER AL MUNDO Y MANDARLO AL INFIERNO

    Mons. Viganò e l’ora del giudizio.

    https://www.corrispondenzaromana.it/mons-vigano-e-lora-del-giudizio/

    Le gusta a 1 persona

  2. BERGOGLIO QUIERE DERRIBAR LOS MUROS AJENOS, PERO NO LOS PROPIOS ¡ HIPOCRESÍA AL CUADRADO.

    http://religionlavozlibre.blogspot.com/2018/10/no-hay-nada-mas-catolico-que-los-muros.html

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: