Jesús presente en la Misa; Jesús Sacramentado es el Portento de los portentos.
Quizás, después de él, el portento mas grande no es el paso del Mar Rojo, ni la detención del Sol por Josué, ni el derrumbe de las paredes de Jericó; ni la expulsión del Demonio de los poseídos, ni la resurrección del hijo de la viuda de Naím, o la de Lázaro (pregunto en estos últimos caso): quizás el portento mas grande es el perdón de los pecados graves; esos que separan al hombre de Dios.

 

 

Juan Donnet

 

 

 

 

DOMINGO DECIMOCTAVO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS (II Clase)

EL PORTENTO DE PERDONAR PECADOS

(Comentario después del Evangelio y oraciones de la Liturgia)

 

 

COLECTA

Te rogamos Señor, que tu gracia, dirija nuestros corazones; pues sin tí, no podemos serte gratos. Por Nuestro Señor Jesucristo….

 

EVANGELIO (Mt 9 1-8)

“1. Subiendo a la barca, pasó a la otra orilla y vino a su ciudad. 2. En esto le trajeron un paralítico postrado en una camilla. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: «¡ Animo!, hijo, tus pecados te son perdonados.» 3. Pero he aquí que algunos escribas dijeron para sí: «Este está blasfemando.» 4. Jesús, conociendo sus pensamientos, dijo: «¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: 5. “Levántate y anda”? 6. Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados – dice entonces al paralítico -: “Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa”.» 7. El se levantó y se fue a su casa. 8. Y al ver esto, la gente temió y glorificó a Dios, que había dado tal poder a los hombres.”

 

POSCOMUNIÓN

Fortalecidos, Señor, con el Don sagrado, te damos gracias, suplicando que tu misericordia, nos haga dignos de seguir participando del mismo. Por Nuestro Señor Jesucristo…

 

COMENTARIO

Jesús ha curado muchos enfermos en su vida pública y varios de estos constan en los Evangelios. No a todos los trata de la misma manera. Los hombres son diferentes entre sí y su actitud hacia Dios, y sus pecados, sus apegos malsanos a sí mismos y al mundo son distintos. Pero vamos a circunscribirnos a aquellos en los que gravita el pecado; es nombrado el pecado por Cristo.

 

Al de la piscina donde se agitaban las aguas y el enfermo hacía treinta y ocho años que estaba postrado y no podía entrar a la pileta curativa porque otros iban antes que él, luego de curarlo, diciéndolo simplemente: Toma tu camilla y anda; y al estar aquel ingrato curado en diálogo no santo con los fariseos, Jesús le advierte: Oye, no peques mas, no sea que te suceda algo peor todavía.

Al leproso que le pide con fe: Si quieres puedes limpiarme! Jesús le responde: Quiero; queda limpio; y queda curado. La lepra simbolizaba la impureza y el pecado, por eso el enfermo y Cristo mismo utilizan el término LIMPIAR, que va mas allá de la sacar la suciedad física de la lepra; es sinónimo de purificación espiritual.

Pero al paralítico de este Evangelio de hoy, lo cura viendo la fe de sus amigos, que representan la Iglesia: la que pone al enfermo pecador ante el Señor para su sanación. No es la Fe del paralítico, sino la de sus amigos, lo que lleva al señor a hacer el milagro. Ese es un importante tema lateral a la curación. Pero exclusivamente aquí, precede la curación con el perdón de los pecados: Animo hijo! tus pecados te son perdonados. Y luego de discutir con los fariseos termina con aquello de: Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. La camilla, su lecho de tortura, su cárcel, es llevada por el pecador curado como signo de triunfo, igual que de la piscina de Siloé.

Jesús ha mostrado de muchas maneras su Divinidad. Leyendo pensamientos ocultos de los corazones; curando enfermos, resucitando muertos, expulsando al demonio, calmando la tempestad, caminando sobre las aguas….Prueba que es Dios por su poder sobre la enfermedad, la muerte, el Demonio y la Naturaleza. Pero acá, en este episodio, prueba su Divinidad -no rebate la afirmación de los fariseos de que solo Dios puede perdonar pecados, porque es verdad- prueba su Divinidad decíamos, perdonando pecados. Y cierra el círculo de manifestación de poder.

Jesús presente en la Misa; Jesús Sacramentado es el Portento de los portentos.
Quizás, después de él, el portento mas grande no es el paso del Mar Rojo, ni la detención del Sol por Josué, ni el derrumbe de las paredes de Jericó; ni la expulsión del Demonio de los poseídos, ni la resurrección del hijo de la viuda de Naím, o la de Lázaro (pregunto en estos últimos caso): quizás el portento mas grande es el perdón de los pecados graves; esos que separan al hombre de Dios.

Ese poder de Cristo que lo tenemos a la mano en el Sacramento de la Confesión, hoy devaluado no solo en la cultura de Occidente, sino en la iglesia (o esa estructura que otrora fue la de la Iglesia Católica); Sacramento que se llega a creer innecesario sencillamente porque se ha perdido la conciencia de Pecado. Incluso en documentos y exhortaciones verbales del actual pontífice, que llega afirmar ambigua, confusa, extrañamente, que el confesionario no es una cámara de torturas; que el adulterio -manifestado en los divorciados vueltos a casar, y analizado en Amoris Laetitia- no es pecado grave, se nota esta pérdida de respeto al Sacramento de la Confesión. Devaluación que se extiende a gran parte de la jerarquía y ciertamente la masa de bautizados.

Viviendo la relación con Dios en serio, con los Sacramentos bien vividos; conociendo la Fe en la Escritura, vivida por la Tradición e interpretada por el Magisterio bimilenarios, deberíamos recobrar la conciencia de Pecado, y a la vez la de la importancia del portento mas impresionante: El Sacramento de la Confesión. La Misericordia verdadera de Dios que perdona pecados, cuando hay Fe verdadera, aunque sea mas en la Iglesia que en el fiel, siempre que este tenga una humilde y sincera disposición de entrega al Señor como el paralítico, al que Jesús llama “hijo”, manifestando así de alguna manera la docilidad del pecador, mas allá de su indigencia espiritual.

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Anuncios