Juan Donnet

 

 

 

 

SÉPTIMO DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

Guárdense de los Falsos Profetas, que vienen a ustedes con piel de oveja, pero por dentro son lobos rapaces! Por sus frutos los conocerán!

Era de Misericordia, de Ternura, de sonrisas, abrazos y osculaciones (comillas a discreción), que los gurús del nuevo paradigma religioso no acaban de exaltar y que empezó con el Discurso de Inauguración del II Concilio Vaticano.

Era de falsos pastores con piel de oveja, con frutos calamitosos de Apostasía generalizada; vaciamiento de órdenes religiosas, disminución alarmante de vocaciones sacerdotales; Seminarios sacerdotales que imparten enseñanza-basura-modernista; liturgia degradada circense, asquerosa y profanatoria; relativismo, indiferentismo, blasfemias por doquier de miembros conspicuos de la Jerarquía; confusión generalizada; ignorancia supina de la Fe católica en la masa de bautizados y en la misma clerecía. Cobardía, silencio cómplice con el Mal; genuflexión abyecta, servil, obscena ante el Poder del Sistema. Desbande y desintegración de la otrora estructura de la iglesia católica, que hasta el nombre ha mudado, para que quede bien claro: Iglesia del Nuevo Paradigma, ya con Magisterio de la ONU y Club Bildelberg; discurso políticamente correcto Nuevo Orden Mundial; fomento y secuacidad de la embestida LGTB a toda sodomía y gomorrería, como frutilla del postre.

Se llenan la boca de almíbar empalagoso con los conceptos antes mencionados y persiguen con saña diabólica a la poca clerecía y religiosos fieles; tratan de aniquilar toda publicación que denuncie su infame entrega de lo que queda de la iglesia al Enemigo.

Los frutos de esta era los tenemos bien a la vista. Hay que ser realmente muy estulto, muy necio para no verlos.
Pero el número de los estultos es infinito, ya lo alertaban los Libros Sapienciales de la Escritura.

Este Domingo la Palabra tiene una pertinencia exacta: a nosotros está dirigida.

COLECTA

Oh Dios, cuya providencia no se engaña jamás en sus disposiciones: humildemente te suplicamos que apartes de nosotros todo lo dañoso, y nos condedas todo lo saludable. Por Nuestro Señor Jesucristo….

EVANGELIO (Mt 7 15-21)

“«Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? 17. Así, todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos. 18. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. 19. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y arrojado al fuego. 20. Así que por sus frutos los reconoceréis. 21. «No todo el que me diga: “Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial.”

Anuncios