FIRMA INVITADA: El nefasto concepto de «acompañamiento»

Juan Donnet

 

 

 

 

 

 

LA IGLESIA MODERNISTA MUNDANA DE HOY HA TRASTOCADO SU MISIÓN

Hoy ya lastima los oídos y la inteligencia el tema del «acompañamiento», que una cantidad de borregos-zombies progresmodernlight, con o sin mala intención, cual coro de cotorras, repite como un Mantra.

¿Acaso -haciendo la debida update- Cristo o los Apóstoles, o la Tradición de la Iglesia han usado este concepto, a secas, o al menos como se lo entiende hoy?

Jamás.

¡Dios no «acompañó» al pueblo de Israel por el desierto en ese sentido, SINO QUE LE MARCÓ UNA META Y UN CAMINO, Y LA MAYORÍA QUE NO LE GUSTÓ ESE CAMINO, MURIÓ EN EĹ Y NO ENTRÓ EN LA TIERRA PROMETIDA!

Como hoy se concibe a la Iglesia en la cosmovisión modernista-monista-panteísta de Theilard, un mero furgón de cola, o poco menos, de la «evolución» del Mundo, se pretende que la Iglesia, como ONG funcional al Mundo, apéndice aquiescente del Mundo, «acompañe» convalidando todo y poniendo paños tibios a todo.

Horrible Sacrilegio y Apostasía! La Iglesia de Cristo convertida en la vomitiva Sardes, o Laodicea del Apocalipsis.

La Iglesia no está para «acompañar» cualquier camino, SINO EL CAMINO DE CRISTO; para ser punta en el Camino hacia Dios y llamar a la Conversión en el nombre de Jesucristo, predicando el Evangelio e impartiendo los Sacramentos como lo mandó el Señor!

 

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards



Categorías:Firma invitada

Etiquetas:, ,

8 respuestas

  1. Los modernistas,son aventajados hijos de Protágoras,el sofista que hacia juegos de magia con las palabras,sacando falsas palomas de su chistera.
    Practican un terrorismo semántico a base de trucar las palabras,en un intento de vestir de luces sus cadávere putrefactos.Y lo del «acompañamiento» es un ejemplo más de lo que digo.Suele ser denominador común de los palabros que usan tener una buscada y querida ambivalencia equívoca,con la que petenden meter de matute todo lo malo,con la aquiescencia y tranquilidad de los supuestamente buenos,que son los manifiestamente tontos…
    «Armen lío!».
    Pero…¿qué tipo de lío?.Y dirigido ¿a quién?.
    Porque se puede armar lío a lo san Felipe Neri,cantando alegremente y a voz en grito aquello de «Morir habemos.Ya lo sabemos»,buscando despertar conciencias,…,o armar lío para depredar la sana Doctrina y las sanas costumbres del Pueblo Santo de Dios.

  2. Un acompañamiento que no condena previamente el error ni el pecado necesariamente es un acompañamiento al infierno. Un discernimiento incapaz de discernir el pecado pues eso es la respuesta generosa que Dios pide en la complejidad de los límites y situaciones por ahora ( AL 303 ) deja al pecador en la miseria camino del infierno, con comunión sacrílega incluida. Un encuentro que no encuentra a Jesucristo, al desfigurarlo con los recortes de los pasajes evangélicos molestos a la misericorditis y la mundanalidad, como los de conversión, juicio e infierno, tampoco encuentra al hombre para salvarlo sino para acompañarlo al infierno. Los puentes con todos menos con los católicos no llevan sino a desfigurar el catolicismo. El diálogo desde las medias verdades y medias mentiras lleva hacia atrás, muy atrás, al Antiguo Testamento o al protestantismo. Todo en la misericorditis es falsedad, engaño, fraude, mentira, dar gato por liebre. Hay que expulsarla de la Iglesia Católica, para lo que que retratarla, como hizo Weinandy, el mejor retratista hasta ahora.

  3. Magnifico, directo y al grano como suele ser el estilo de Donnet. Sin pelos en la lengua. Poner el dedo en la llaga es lo que hace falta en esta Iglesia dormida, casada con el mundo y el mirar para otro lado, en esa amistad con el mundo que nos hace enemigos de Dios. Hay que ser como el buen doctor, que ve donde esta el mal, de donde viene, lo que lo causa, y asi poner el tratamiento de choque. Porque ya no valen medias tintas ni eso que aqui se ha denunciado, es decir el falso acompañamiento!! No:
    «La Iglesia no está para “acompañar” cualquier camino, SINO EL CAMINO DE CRISTO; para ser punta en el Camino hacia Dios y llamar a la Conversión en el nombre de Jesucristo, predicando el Evangelio e impartiendo los Sacramentos como lo mandó el Señor!»
    Gracias Donnet. La Virgen te ayude a continuar la senda, a seguir el buen camino en el Camino. Amen.

  4. El Déspota
    22/06/18 12:01 AM por Fray Gerundio de Tormes
    Francisco ha dedicado su catequesis de los miércoles a los Mandamientos. Y nos ha hecho saber que en realidad, los mandamientos no son mandamientos. Hubo hasta ahora un error de interpretación, o más bien una descarada mala intención en la Iglesia de los veinte siglos anteriores. Nos engañaron diciendo que hay normas que cumplir, obligaciones que atender y criterios o fórmulas que poner en práctica. Y unas obligaciones morales que vivir. Pero de eso nada. En realidad hay sugerencias, proposiciones, que indican algo, pero sin imponerlo. Vaguedad de vaguedades, todo vaguedad, que decía el clásico.

    Nos la dieron con queso y nos estafaron aquellos malditos catecismos antiguos al hablar de los mandamientos que debemos cumplir. Nos dieron el timo del tocomocho aquellos antiguos libros de Moral en los que se hablaba de los deberes para con Dios, deberes para con el prójimo, deberes con uno mismo y todas aquellas verborreas asfixiantes. La tentación de la serpiente en el Paraíso quería mostrar –dice Bergoglio-, a un Dios envidioso del hombre que le dictaba normas, cuando en realidad Dios no quiso hacer eso, sino dialogar con el hombre -y con la mujer-, sin imponer: Podéis comer de todos los frutos del jardín, pero debemos entablar un diálogo constructivo para ver si os parece –no quiero forzaros, por favor-, que comer del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, sería algo inadecuado e incoherente con vuestra dignidad humana.

    Y es que –dice Francisco, en su habitual manejo de las palabras-, Dios no es un déspota. En eso estamos de acuerdo. Es que Su Santidad sabe muy bien lo que es un déspota, porque conoce gente muy cercana que sin duda lo es. Un déspota es un dictador. Un tirano. Tiene razón Francisco al decir que Dios no es como Fidel Castro, o Maduro, o Evo Morales a los que él conoce bien. Creo que nunca se lo ha echado en cara a ellos, pero ha sido porque no ha tenido ocasión de hacerlo. Cuando estaba frente a ellos, se le olvidaba hablar de eso. Incluso fue a visitar a Fidel en su lecho de pre-muerte, pero no era el momento de tocar ese tema. Pero el caso es que Dios no es un déspota y Bergoglio lo sabe bien. El Dios de los musulmanes (ese que dicen que es igualico al nuestro), sí es un déspota y Francisco lo sabe bien, pero tampoco es el momento de decir eso, no se vayan a enfurruñar los muslimes.

    Comentaba yo con mis hermanos frailes, que en mi larga vida monástica y sacerdotal, nunca me he encontrado católicos que piensen que Dios es un opresor y mandón. Mucho menos después del bendito y bonachón concilio Vaticano II: pocos católicos habrá que piensen que Dios es un déspota. La catequesis almibarada de los años setenta y siguientes –hasta la fecha-, más bien ha insistido en la idea de que no hay que preocuparse porque ancha es Castilla, y Dios es más bien un compi-yompi, un colega guay, una especie de cardenal Osoro con algo más de categoría, acomplejado y dispuesto a llegar a un consenso para mandar a la porra sus propias exigencias, si así lo piden –y lo reivindican-, las bases. No faltaba más.

    Mi abuela palentina solía repetir aquel refrán del Quijote: Le dijo la sartén a la caldera: ¡Quítate allá ojinegra!, para referirse a aquellas personas que ven fácilmente los defectos ajenos y no ven el suyo propio. Y eso es lo que pasa. Francisco ha demostrado suficientemente en este lustroso pontificado (ya llevamos cinco años), que él sí es un déspota. Porque de diálogo, nada. Bueno, sí. Ha dialogado con los ateos, con los musulmanes, con los valdenses, con los gays, con los transferatus, con los agnósticos, con los kasperitas, con todo bicho viviente (sobre todo si es bicho), pero actúa despóticamente con los rígidos y dubitativos que le mandan cartas de las que se entera por los periódicos.

    Entonces, ¿por qué dice esto Francisco en plena catequesis de miércoles? ¿Lo dice para los presentes? ¿O como suele hacer habitualmente, lo dice para enviar otro mensajito a los estáticos encastillados en los mandamientos tradicionales, en las normas y costumbres, en las arenas movedizas de la tradición que impide volar y desarrollarse para evolucionar hacia homo franciscus, especie de punto omega ante el cual toda rodilla se doble…?

    Le encomendaré a alguno de mis novicios que haga un trabajillo sobre los actos despóticos de Francisco: eliminar milagros para las beatificaciones (yo decido cuándo son suficientes y cuándo no), inventarse mártires marxistas e imponer su canonización (son mártires porque yo lo digo, aunque hayan muerto en la bañera), eliminar doctrinas que estorban (llegado YO, esto se quita de enmedio), desprenderse o no de Obispos (éste con 75, al paro; éste con 84, en activo); cerrar u hostigar seminarios que no simpaticen con el modernismo; clausurar la vida de clausura –valga la redundancia-, y así podríamos continuar.

    Decididamente, estoy de acuerdo. Dios no es un déspota.

    Bergoglio, sí.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: