ABERASTURI DIXIT (7): ¿Ecumenismo? ¿A cualquier precio?

José Luis Aberasturi (Febrero de 2016)

 

En la Iglesia Católica se está pretendiendo imponer, por parte de algunos sectores representantes de la progrez eclesial, un “nuevo” ecumenismo, dado que el que se puso sobre la mesa a partir del Vaticano II, ha dado unos resultados más bien escasos.

La verdad es que, con palabras del papa emérito Benedicto XVI -al que nadie podrá acusar de tibieza en este horizonte-, no podía darlos muchos mejores, porque el Ecumenismo en sí mismo, y especialmente su fin específico, que es la unidad de la Iglesia, “es cosa de Dios”.

Con estas palabras tan clarificadoras, que ponen las cosas es su sitio y en sus justos términos, la progrez no está de acuerdo. “Esto va a ser cosa nuestra”, y está dispuestos a todo: incluso a celebrar con los luteranos lo de Lutero, que ya es celebrar.

Es lo mismo que si los españoles pretendiéramos invitar a los turcos a conmemorar la batalla de Lepanto, que supuso el fin de la hegemonía turca en el Mediterráneo. No me extrañaría que nos declarasen la guerra por provocadores o por imbéciles. O por las dos cosas.

Pues eso. Ahí están algunos diciendo que no hay que derribar puentes, que hay que mantener las puertas siempre abiertas, y no sé cuántas memeces más. Incluso alguno más leído intenta “argumentar” con que Jesús alabó al buen samaritano -un “hereje” para los judíos- frente a los “buenos” oficiales u oficialistas.

Cada uno coge el rábano por donde quiere. Alabar una acción buena -una acción ficción, porque está contenida en una parábola-, de una persona que ha actuado bien en su conducta con otra, no significa alabar su herejía.

Por ejemplo: cuando Jesús habla con la samaritana -y, por cierto, no para hasta convertirla-, no alaba su “herejía”; y, además, le responde cuando la mujer le plantea dónde hay que adorar verdaderamente, y no le da la razón: le contesta por elevación, desde Él mismo, porque Él es la “solución”; y para rematar bien la faena -hasta el final-, le pone el dedo donde le escocía, a modo como para curarnos, a veces, tienen que hacernos “daño”: “anda, tráeme a tu marido”. Y no se corta -Jesús- a la hora de recordarle la colección que llevaba como curriculum.

Lo mismo hace el padre -que representa a Dios Padre-, con el hijo menor que le pide la herencia para largarse a dilapidarla: se la da. Supongo que, si fuese un caso real, le haría sus recomendaciones para que no se fuese, le haría ver los peligros a los que se exponía, lo que tenía en su casa, el cariño de padre y hermano…: pero se la da, y le deja irse.

Por cierto: no se va detrás de él. Ni, cuando pasa el tiempo, se va en su busca. Espera y, supongo que si fuese un caso real, nadie le ganaría en rezar por aquél hijo. Pero se queda en su casa.

Eso sí: cuando el hijo vuelve, y empieza a desgranar aquel precioso y dolido acto de contrición, su padre -Dios mismo- se le echa al cuello, y se lo come a besosY monta una fiesta como no se conocía: “porque este hijo esta muerto y ha resucitado; estaba perdido y ha sido hallado”.

Esto es “la” Misericordia: la divina, la que anida en el corazón de Dios Padre. Es la que hemos de ejercer en la IglesiaY hemos de reprimir la tentación -lo digo de propósito: ¡tentación! porque no viene de Diios-, en el ecumenismo y en la pastoral, de pretender ser más “dios” que Dios mismo. Como no se puede ser más “cristo” que Jesucristo.

Amén.

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Anuncios


Categorías:BLOG

Etiquetas:, ,

9 respuestas

  1. El ecumenismo del todo es lo mismo
    considera pecado el proselitismo,
    pecado contra el ecumenismo
    porque todo es lo mismo,
    menos la misericorditis,
    que es más de lo mismo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Es más de lo mismo, protestantismo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Este es el negocio de la inmigración ilegal, fomentado por el misericordismo, para impulsar el ecumenismo y extinguir el catolicismo, como el mayor enemigo del ecumenismo del todo es lo mismo. http://www.lanuovabq.it/it/migranti-irregolari-un-business-da-7-miliardi-di-dollari

    Le gusta a 1 persona

  4. Echo en falta en el artículo una definición del ecumenismo de retorno, el único posible.

    Le gusta a 1 persona

    • Sí, así es; es el único posible. Todo ecumenismo que no esté llamado a que vuelvan al seno de la santa madre iglesia católica, la única de Cristo, todos los apartados, es un fraude, y por tanto, una herejía. No hay otra. El verdadero ecumenismo, como el purgatorio, solo tiene una puerta de salida.

      Me gusta

  5. Osoro: “Hay que dejar de mirar al otro como una amenaza”
    Efectivamente, sólo que el otro, hoy día, es el católico, al que la misericorditis persigue denodadamente en santa alianza con el pensamiento único y el islam-religión-de-paz y algún tonto útil con mitra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: