Vicente Montesinos

 

 

Virgen de Luján, ruega por nosotros…

 

 

Cuando ya se ha producido la votación en Argentina; a falta de la media sanción del Senado; y ya no puede influir en el sentido del voto; el Papa sale, tarde y mal, a “quedar bien” con el católico de siempre; para que no se diga…

Después del vergonzoso silencio de semanas; Francisco llega ahora y dice, con el éxito de los planes mundialistas encima de la mesa, aún calentito, que “el siglo pasado todo el mundo estaba escandalizado por lo que hacían los nazis para cuidar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo pero con guantes blancos“. Eso es lo que ha tenido que decir, y en el momento que lo ha tenido que decir, el Papa de la Iglesia Católica. Por cierto, que no se donde ve Bergoglio los guantes blancos… Un guante blanco se lleva un maletín de dinero… Cuando se asesina niños, los guantes siempre son rojos… Muy rojos…

No le han quedado a la zaga los cobardes obispos argentinos, callados y escondidos, hasta que la votación había terminado, salvo honrosas excepciones, como la de Monseñor Aguer; mártir de la misericorditis.

Y tras ella, sacan un comunicado (no antes, no se fuera a enfadar el “mundo”, o Argentina se jugara los créditos de la diabólica comunidad internacional), en el que además se lucen con frases como: “nos duele esta decisión“. Que dolor. Ya lo hemos visto durante la campaña, ya…

No reproduzco el comunicado de la C.E.A. Me hastía. Me quedo con que ahora a los prelados argentinos les duele (no sabemos qué); y con la frase que pone el corolario a su infamia: “Que María de Luján, que conoció la incertidumbre de un embarazo inesperado, interceda por el pueblo argentino“.

¿Eso es lo que se les ocurre decir, a nuestros ojos y oídos de por si ya atribulados?

¿Un embarazo inesperado?

María era la consagrada del Señor desde el comienzo de la creación. ¿Es el modo de hablar de algo tan recónditamente santo y eminentemente sagrado como la Encarnación del Hijo del Padre eterno en su vientre por obra del Espíritu Santo?

¿Se puede sospechar que la Madre de Dios haya padecido “incertidumbre” mientras gestaba al Verbo hecho carne, ella que declaró al Arcángel: “He aquí la Servidora del Señor; hágase en mi según tu palabra?

¿Ella que cantó en su Magníficat: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava; desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones”?

Son lamentables. Discúlpenme que se lo diga. O no me disculpen. Sinceramente me da absolutamente igual.

En el nombre de Cristo, se despide este pecador, que confía incesantemente, eso sí, en la Misericordia de Dios para con él. ¡Santos o nada! Y porque hasta el cielo no paramos, ¡que Dios les bendiga, y la Santísima Virgen de Fátima nos auxilie!

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Anuncios