ABERASTURI DIXIT (5): Las palabras las carga el diablo…

Jose Luis Aberasturi – Enero de 2016

 

11111

El Padre Jose Luis Aberasturi en una imagen de archivo

 

“Las palabras las carga el diablo…, y las disparan sus acólitos”. Este sería su título completo. Se lo he robado al refrán español que dice: “Las armas las carga el diablo”, sin más añadidos. Pero he apostado por ese alargamiento: me parece aún más expresivo, por más exacto y más real.

¡Cuántas veces, en efecto, se ha producido una desgracia irreparable con un arma de fuego que se suponía descargada, o con el seguro echado! Por supuesto, no había ninguna intención de herir o de matar; como mucho, imprudencia, porque con las armas -“que las carga el diablo”- toda prudencia es poca.

Pero es mucho peor -y no solo en el plano moral, también en el plano antropológico- disparar, no con balas y sin intención malévola, sino con las PALABRAS, con lo que representan, con la realidad que encierran, para corromper -intencionadamente- voluntades, entendimientos y corazones. A lo que hay que añadir todos los efectos colaterales, a corto y más largo plazo, que son imposibles de predecir, de abarcar y de valorar…, aunque las cosas -¡qué duda cabe!- se hacen siempre con una intención precisa; pero sus efectos nunca se circunscriben a lo querido y previsto.

Pongo un ejemplo: el ABORTO. Mucho hay que corromper a una mujer -y a un médico: ¡qué cinismo y qué sarcasmo!; y a unos políticos; y a unos periodistas, etc- para “convencerla” de que la “solución”, necesaria y única, es MATAR al niño -su HIJO- que está en camino: tan en camino que, si no le matan, nacería naturalmente.

Se corrompen así, para lograr la deconstrucción de la persona humana,  palabras como “mujer”, “hijo”, “dar a luz”, “seno materno” y “maternidad”, “matrimonio” -lo que es, para qué es-, las mismas relaciones “normales” entre hombre y mujer, la “dignidad de la persona humana”, empezando por el mismo “lenguaje” y “significado” del “cuerpo”, el sentido del “amor conyugal”, el valor y el sentido del “sexo”, etc., etc.

Desde el mismo momento en que se instala legalmente el aborto, todas esas palabras, y más que podríamos añadir -“moral”, “bien” y “mal”, por ejemplo-, dejan de significar lo que significaban: quedan “tocadas”; más aún: “corrompidas”. Y se convierten en trampas dialéticas, en meros “sonidos guturales”. Y la comunicación entre las personas para en nada, porque se ha roto. ¿Qué nos vamos a “comunicar” si, con las palabras vaciadas, ya no hay posibilidad de comunicar “nada”? Como no se puede dar de beber a nadie de una botella vacía.

El mismo empeño existe en la Iglesia, especialmente desde el último Concilio. Y han reverdecidos esos intentos, después de haber estado invernados -enterrados- durante más de 30 años, con los Pontificados de san Juan Pablo II y de Benedicto XVI.

Hemos llegado a un punto en el que, en la Iglesia, ya no se sabe muy bien qué significan realidades que hasta no hace mucho estaban claras en todas partes; y si uno pretendía pasarse de listillo, pues se le decía, y se reconducían las cosas más o menos a corto plazo.

Así, palabras como “pecado” y “gracia”, “vocación cristiana”, “católico” y “lo católico”, “sacramentos” y las condiciones para recibirlos con fruto espiritual, “Iglesia Católica” -su ser y su misión; sus notas de autenticidad-, “conversión”, “ecumenismo”, “pastoral”, “Papado y Jerarquía”, “Fe”, “misericordia”, “pobres”, “sacerdote” y “sacerdocio”, “vida consagrada”…, y muchas otras -aunque sobran con estas-, ya no se sabe qué significan, ni para qué están.

Nos hemos metido en un marasmo de buenismo, de infantilismo, de ignorancia, de falta de convicciones, de “luteranismo”, de irenismo, de dejación en la “defensa de la Verdad” -a la que se pretende mostrar como “ofensa” a los demás-: Verdad, por cierto, que NO ES NUESTRA, SINO RECIBIDA de Dios mismo… que se está instalando, en la gente buena, un estupor y un no saber a qué carta quedarse que más se parece a desconcierto que a otra cosa. Y, por cierto, así se cargan el “ecumenismo”, término con el que se les llena la boca a los mismos que vacían y liquidan a la Iglesia.

¿Cómo va un sacerdote bueno, con sentido de su sacerdocio, a sentarse en el confesonario para atender almas, si se le han quitado los criterios doctrinales y morales para hacerlo? Si basta con el “fuero interno”, ¿qué pinta la Confesión, y la Dirección Espiritual? Si se puede comulgar en pecado mortal, ¿a qué se reduce la eucaristía? No puede ponerse ya con mayúscula, porque no significa nada, porque queda reducida a nada: a lo mismo que la supuesta “eucaristía” de algunas  otras “iglesias”.

Si unos luteranos finlandeses, de gira por Roma junto a otros fieles católicos, también finlandeses, asisten a la Misa del grupo católico, y se acercan a comulgar -como ha pasado hace unos días en Roma-, y el sacerdote católico -sabiéndolo: iba en el grupo- les da la Comunión como si tal cosa… Pues ¡apaga y vámonos!

Es un ejemplo que pone indignación y vergüenza en el corazón de muchos católicos que quieren ser fieles a la Iglesia, y luchan por serlo.

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que ¡Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Anuncios


Categorías:BLOG

Etiquetas:,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: