Vicente Montesinos

 

Francesco-Cavina-Carpi
Monseñor Francesco Cavina, Obispo de Carpi

 

¿Conocen a Monseñor Cavina?

Les cuento: allá por mayo de 2015, cuando todavía muy pocos se atrevían a emitir cualquier palabra que pusiera mínimanente en juicio las palabras y actos de Bergoglio (bueno, tampoco es que ahora seamos muchos más, pero los desprópositos vaticanos han ido tan en aumento que cada vez se les pone más difícil el asunto a los que quieren seguir mirando a otro lado), el Obispo de Carpi, Monseñor Francesco Cavina, en una reunión del Papa con obispos, con la franqueza que Francisco “pedía”, le manifestó al Papa su decepción sobre algunos aspectos del pontificado. Y también le dio algunos consejos. 

El obispo manifestó con total sinceridad que la imagen mediática del Papa era tan abrumadora que eclipsaba totalmente el papel de la iglesia local; y que determinadas declaraciones del Santo Padre, recogidas en televisión y medios escritos, ponían a los Obispos en aprieto en sus Diócesis.

Cavina dijo a Bergoglio que las expresiones que vertía, fruto de su espontaneidad, podían causar sufrimiento y desconcierto.

Parece que tal grado de franqueza, que se supone que Francisco pedía a sus hermanos en el Episcopado, no fue del agrado del Pontífice; quien, después de una serie de tejemanejes a puerta cerrada, de cuya existencia pudimos conocer de forma velada e incompleta, consiguió mantener a Cavina en un silencio que dura, al parecer, hasta ahora.

Pues bien, traigo a colación al mencionado obispo italiano porque según ha podido saber Adoración y Liberación, en la Vigilia Pascual del pasado sábado, Cavina promovió que se rezase en la Catedral por la “salvación de la vida del pequeño Alfie Evans“, así como por la de “todos los niños que están privados del derecho a la vida“.

Ciertamente no pudieron ser más acertadas sus palabras, porque eso es lo que se ha hecho con el pequeño Alfie; “privarle de su derecho a la vida”; contra la voluntad de sus padres, en una decisión tomada por médicos y jueces, que en este momento están dejando morir lentamente a esta criatura amada de Dios.

No es mucho, evidentemente, lo que cuento. No hubo atrevimiento a cuestionar directamente la falta de actuación de la Iglesia en este caso; ni siquiera, que sepamos, una petición expresa de que se haga algo, y se pare esta barbarie.

Pero al menos, un Obispo se ha atrevido a rezar por el pequeño Alfie. ¿Que nos hubiera gustado que hubiese ido mucho más allá de la oración? Pues sí, para que voy a engañarles.

Pero bueno. Imagino que no le podemos pedir más a Monseñor Cavina, si hace tres años, por decir lo que dijo, cayó en un silencio, claramente impuesto, del que todavía no ha salido.

Entre tanto, Alfie, sobre el que no podemos acceder a más noticias, sigue subiendo el camino del Calvario con 23 meses.

Gracias por sus oraciones, Cavina, puesto que a nadie se le niega una oración, y entre tanto silencio, es un pequeñísimo consuelo. Aunque en este grave momento hubiéramos querido ver aquello de “a Dios rogando, y con el mazo dando”,

Pero aquí el mazo nadie se atreve a moverlo. Quieto el mazo. Prietas las filas.

Y porque hasta el cielo no paramos; que Dios les bendiga, y una vez más, que bendiga con todo su Corazón Misericordioso a Alfie y su familia.

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

 

 

 

Anuncios