Vicente Montesinos

Los 300 jóvenes, católicos, ateos y apóstatas, que van a decidir el futuro de nuestra Iglesia.

Y mientras siguen abiertos todos los frentes que nos desangran, con la “Amoris Laetitia” a la cabeza, y la muerte de Alfie en ciernes; ya tenemos el nuevo ataque a las puertas.

Los ingenieros de la misericorditis no dejan de trabajar, haciendo acopio de “misericordia” y “compasión”, que venden adulteradas a los que han de condenar al infierno.

Y es que lo que faltaba es una nueva pantomima de “apertura” y de “lío”, de las que tanto gustan a este pontificado, pero en una escala “top”: Bergoglio ha propuesto un pre-sínodo y un sínodo para que los “jóvenes” decidan en la Iglesia de Cristo según dispongan; con la circunstancia añadida, que no es baladí, de que los proponentes van a ser católicos (debidamente seleccionados, claro), ateos y apóstatas. Sobre ellos va a dejar el Vaticano el legado bimilenario de la Iglesia.

El pre-sínodo ya se califica por los inventores e invitados como “un cambio de juego en las reglas de la Iglesia” (como si de una Asociación que puede variar sus estatutos cuando le venga en gana se tratara), y que debe de resultar en un “movimiento sísmico”(¿Más sismicidad, Bergoglio?)

Como ejemplo, las declaraciones de uno de los “padres sinodales”, un tal Sandro Bucher, un delegado ateo de Suiza, que dijo en una breve entrevista que se sentía “muy bienvenido”  y se alegró de que tanto los jóvenes católicos como los no creyentes compartan esta tarea.

¿No les resulta increíble? ¿De novela de terror? ¿Cañizares, seguimos en plena continuidad con Benedicto?

Todo tipo de cambios en las reglas morales vienen incorporados a este nuevo  “sínodo democrático”, que va a sustituir a las Sagradas Escrituras, a la sana doctrina, al magisterio bimilenario y a la tradición.

Imaginamos que a partir de ahí, se retirará tranquilamente la inmoralidad de los actos pecaminosos que les venga en gana a los jóvenes ateos y a los obispos guays; y a seguir, paso a paso, pero ya ni siquiera lentamente, el desmontaje de la Iglesia de Cristo.

Ahí tienen el nuevo sínodo que decidirá el negro futuro de nuestra Iglesia: a él hemos invitado al demonio, mientras que expulsamos al espíritu Santo por la puerta de atrás.

Son los nuevos tiempos…

—————————————————————

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Anuncios