Hoy, en el día de Nuestra Señora de los Ángeles, más que nunca, recomendamos esta oración, tan apta para siempre; que fue dictada por la propia Virgen, el 13 de enero de 1863, al Padre Cestac, Fundador de la Congregación de las Siervas de María en Anglet; para combatir y derrotar las potencias del infierno, después de que tuviera una visión de los “destrozos indescriptibles” causados por los demonios en la Tierra.

 

cestac-300x501
Beato Luis Eduardo Cestac

 

Ha sido recomendada por el papa Pío IX, y enriquecida de indulgencia por los papas León XIII y San Pío X.

 

 

 

¡Oh Augusta Reina de los Cielos
y Señora de los Ángeles!
Pues habéis recibido de Dios el poder y la misión de aplastar la cabeza de la serpiente infernal; dignaos escuchar benigna las súplicas que humildemente os dirigimos; enviad la santas legiones para que, bajo vuestras ordenes, combatan a los demonios, donde quiera repriman su audacia y los persigan hasta precipitarlos al abismo.

¿Quién como Dios?
Santos Ángeles y Arcángeles, defendednos y guardadnos. ¡Oh buena y tierna Madre! Vos seréis siempre nuestro amor y nuestra esperanza. ¡Oh divina Madre! Enviad los Santos Ángeles para defendernos y rechazar lejos al demonio, nuestro mortal enemigo. Amén.

 

 

464-GR-nuestra-seniora

Anuncios