Pero no estoy solo, porque el Padre está conmigo. Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo».



Que impactante, y a la vez maravilloso, es escuchar en labios de nuestro señor Jesucristo, esa palabra, dirigida a nosotros: ¡ánimo!

Muchas veces nosotros nos quedamos solo en la tristeza, la soledad, y la derrota; y no nos damos cuenta de que nos espera la alegría, la compañía, y la victoria.

Que estas palabras del Señor resuenen en nuestra mente y espíritu. Señor, únenos a ti para vencer al mundo.
                                        Vicente Montesinos

Anuncios