«A esos miserables les dará una muerte miserable y arrendará la viña a otros labradores, que le paguen los frutos a su tiempo». Y Jesús les dice: «¿No habéis leído nunca en las Escrituras: La piedra que los constructores desecharon, en piedra angular se ha convertido; fue el Señor quien hizo esto y es maravilloso a nuestros ojos? Por eso os digo: se os quitará el Reino de Dios para dárselo a un pueblo que rinda sus frutos»



Señor Jesus, a veces me cuesta ser fiel a lo que Tú me pides y a mis obligaciones habituales. ¡Es difícil es cargar la cruz de mi vida! A veces quisiera echar todo por la borda y hacer con mi vida lo que yo quiera, pero sé que al final, eso dejaría vacío y seco.

Pero sé, que en esos momentos de dificultad, aunque yo te haya dado la espalda, Tú me ayudas y me proteges más que en ningún otro momento de mi vida.

Gracias Señor, por tu compañía y tu amistad.

Concédeme abrir los ojos para ver y darme cuenta del gran amor que Tú me tienes.
Amen.

Anuncios