Para todos, pero especialmente para los amigos sacerdotes, esta semblanza de este gran santo y patrón de los sacerdotes católicos, el Santo Cura de Ars, cuya fiesta celebramos en el día de hoy.

Esta pasada noche, entre el 3 y 4 de agosto de 2015, durante toda la noche se han celebrado en la Iglesia de Ars adoración y confesiones.


Adoración al Santísimo la pasada noche en Ars


Celebramos además con gozo el 200 aniversario de su ordenación como diácono y presbítero.

Y además es por ello este año en el que nos encontramos año jubilar.

Esta misma mañana el Cardenal Oullet celebraba misa en Ars; dando la relevancia que merece a una celebración tal.

TODAS LAS FOTOS QUE ADJUNTAMOS EN ESTE REPORTAJE HAN SIDO TOMADAS ESTA MISMA NOCHE EN LA IGLESIA DE ARS.


Cuerpo incorrupto del Santo cura de Ars, la pasada noche.



Juan Bautista María Vianney (* Dardilly, 8 de mayo de 1786 – † Ars-sur-Formans, 4 de agosto de 1859), conocido como el Santo Cura de Ars, fue un presbítero francés proclamado patrono de los sacerdotes católicos, especialmente de los que tienen cura de almas (párrocos).

En el siglo pasado, Ars, una pequeña villa francesa fue por muchos años el hogar de la vida religiosa de todo el país. Entre el año de 1818 y el 1859, su nombre estuvo en los labios de miles de personas, y tan grande era la afluencia de peregrinos, que la compañía de trenes que servía el distrito, tuvo que abrir una oficina especial en la ciudad de Lyons, para poder lidiar con el tráfico entre esta gran ciudad y el pequeño pueblo de Ars.  ¿El causante de todo esto?, un sencillo y sin embargo incomparable sacerdote, de quien hablaremos brevemente en esta historia: San Juan Bautista Vianney.

En los círculos clericales, Ars era mirado como un tipo de Siberia. El distrito era torpe, la desolación espiritual era aún mayor que la material. En los primeros días de Febrero de 1818, que el Abbe Vianney recibió la notificación oficial de su traslado a Ars. El Vicario General le dijo: “No hay mucho amor en esa parroquia, tu le infundirás un poco”. El 9 de febrero, M. Vianney se dirigió hacia el lugar que sería por los siguientes 41 años el lugar de su sorprendente y sin precedente actividad. Caminó 38 Km. desde Ecculy hasta Ars. Le seguían en un carretón una cama de madera, un poco de ropa y los libros que le dejó el Padre Balley. Cuando pudo divisar la pequeña villa, hizo un comentario de su pequeñez y al mismo tiempo hizo una profecía: “La parroquia no será capaz de contener a las multitudes que vendrán hacia aquí”.

Y así fue dado su santo trabajo de décadas. Desgastándose. Santificandose.


Pila donde bautizaba el Santo Cura de Ars (4 de agosto de 2015)


Pasaron 41 años desde el primer día en el que el Cura llegó a Ars, fueron años de actividad indescriptible. Después de 1858 decía con frecuencia: “Ya nos vamos; debemos morir; y muy pronto“. No cabe duda de que él sabía que su fin estaba cerca. En Julio de 1859, una señora muy devota de San Etienne vino para confesarse. Cuando se despedía de él le dijo: “Nos veremos de nuevo en tres semanas”, ambos murieron en ese tiempo, y se encontraron en un mundo mucho más feliz.

El mes de Julio de 1859 fue extremadamente caluroso, los peregrinos se desmayaban en grandes cantidades, pero el santo permanecía en el confesionario. El viernes 29 de Julio, fue el último en el que apareció en la iglesia. Esa mañana entró en el confesionario como a la 1:00 a.m. Pero después de haberse desmayado en varias ocasiones, le pidieron que descansara. A la 11:00 dio catecismo por última vez. Esa noche con mucha dificultad pudo arrastrarse hasta su cuarto. Uno de los Hermanos Cristianos le ayudó a subirse a su cama, pero el santo le pidió que le dejase solo.



Anoche, en Ars.


Una hora después de medianoche, aproximadamente, pidió ayuda: “Es mi pobre fin, llamen a mi confesor“. La enfermedad progresó rápidamente. En la tarde del 2 de Agosto recibió los últimos sacramentos: “Qué bueno es Dios; cuando ya nosotros no podemos ir más hacia El, El viene a nosotros” .

Veinte sacerdotes con velas encendidas escoltaron al Santísimo Sacramento, pero el calor era tan sofocante que tuvieron que apagarlas. Con lágrimas en los ojos dijo: “Oh, que triste es recibir la Comunión por última vez“.

En la noche del 3 de Agosto llegó su obispo. El santo lo reconoció pero no pudo decir palabra alguna. Hacia la medianoche el fin era inminente. A las 2:00 a.m. del Sábado 4 de Agosto de 1859, cuando una tormenta azotaba el pueblo de Ars, el Obispo M.Monnin leía estas palabras: “Que los santos ángeles de Dios vengan a su encuentro y lo conduzcan a la Jerusalén celestial“, el Cura de Ars encomendó su alma a Dios.

Su cuerpo permanece incorrupto en la iglesia de Ars


Cuerpo incorrupto de San Juan María Vianney


El 8 de Enero de 1905, el Papa Pío X, Beatificó al Cura de Ars; y en la fiesta de Pentecostés el 31 de mayo de 1925, en presencia de una gran multitud, el Papa Pío XI pronunció la solemne sentencia: “Nosotros declaramos a Juan María Bautista Vianney que sea santo y sea inscrito en el catálogo de los santos“.


Anuncios