EL COMENTARIO DEL PADRE HUGO VALDEMAR