Lo que me costó la defensa de las profecías de la Virgen de Fátima (Por Lorenzo Ramírez)

1 1.458

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

Por Lorenzo Ramírez M.

Corresponsal en Paraguay

 

 

 

CARTA A UNA COMUNIDAD QUE SERVI CON MUCHO AMOR.

MI DEFENSA A LAS PROFECIAS DE LA VIRGEN DE FATIMA (1917) ME COSTO EL ALEJAMIENTO DE LA MISMA. S

IGO ORANDO POR LA C.M.S.F.J.

 

 

Queridos hermanos en Cristo:

Como católico, laico comprometido y aprendiz de misionero ( decir lo que nadie quiere decir por temor a represalias) mi granito de arena consiste en defender la Verdad que es Cristo, la Sana Doctrina, la Tradición y el Magisterio bimilenario de nuestra Santa Madre Iglesia.

Con profundo respeto me dirijo a ustedes amados hermanos laicos y consagrados para expresar cuanto sigue:

Como escatólogo investigador y conocedor del Secreto de Fátima en sus tres partes (dos conocidas por el mundo católico y el tercero por unos pocos) en el transcurso de estos 10 años rogué al Espíritu Santo que me regale el don del discernimiento, especialmente en todo lo que tenga relación con mis lecturas de Profecías Bíblicas y Marianas.

Aunque la Reina de las Profecías, según el Papa Juan Pablo II es el de la Virgen de la Salette (19-IX-1846), la que muy detalladamente estudié, es el atacado y adulterado “Tercer Secreto de Fátima”, de pleno cumplimiento en nuestro tiempo, es actualísimo.

Tal es así que estamos soportando 3 cosas gravísimas que ofenden y hieren al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María

1. Apostasía generalizada en la Iglesia.
2. El dominio de Satanás a la cúspide de la jerarquía eclesiástica (salvo milagrosas excepciones)
3. La llegada del maldito Anticristo, luego de que sea quitado del medio el que le detiene (katejon)

Hoy 25 de marzo de 2022 que debería ser una fecha de alegría para todo buen católico al recordar la Anunciación del Arcángel Gabriel a la Virgen María de la Encarnación del Hijo de Dios nos encontramos con una fabricada y falsa consagración de toda la humanidad, de Rusia y Ucrania al INMACULADO CORAZON DE MARIA.

Hermanos no caigan en esta trampa mortal y demoniaca, repito, por el Amor a Dios NO CAIGAN EN ESTA TRAMPA MORTAL DEL MALIGNO ENEMIGO.

Existen sobradas y bastantes pruebas de que es una gran mentira lo que Jorge Mario Bergoglio está por realizar en la fecha de hoy.

El perjuicio para las almas que aceptan esta falsa consagración es gravísima y hasta me atrevo a decir que serían irreparables.

En ningún párrafo del escrito de la falsa consagración, que será leída por Francisco, se refiere a la Virgen de Fátima. En cambio muy sutilmente expresa agradecimiento y ruegos a la Virgen desatanudos, deletreemos esta palabra

*DE ‘SATAN’ UDOS*.

Como dice la canción del Profeta Jeremías:

Proclamarás…tengo que arriesgar, tengo que gritar, ay de mi si no lo hago….como escapar de ti, como no hablar, si tu vos me quema dentro!!!!

En fin queridos hermanos católicos, estamos viviendo el final de los tiempos y por entrar al tiempo de la Gran Tribulación.

Justamente esta falsa consagración precipitará los acontecimientos finales que la Santísima Virgen María nos estuvo alertando, advirtiendo desde 500 años atrás, (advocación de Guadalupe – México).

Sigamos rezando y orando para que algún día ya en plena y dolorosa Gran Tribulación “Pedro el Romano” el Papa número 112 de la lista de San Malaquías consagre Rusia al Inmaculado Corazón de María como “literalmente” lo pidió la Virgen de Fátima en la Cova da Iría – Portugal desde el 13 de mayo al 13 de octubre de 1917 (día del Milagro del Sol)

A continuación les paso el mamarracho masónico de la falsa consagración; consagración a la casa común, a la fraternidad humana que más apunta a la deidad satánica de la Pachamama (favor buscar en internet esa adulterada consagración leída por Bergoglio)

 

Vuestro hermano
en Cristo y María
Lorenzo Ramírez M.
25 – III – 2022

 

 

ACTO DE CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

 

Oh María, Madre de Dios y Madre nuestra, nosotros, en esta hora de tribulación, recurrimos a ti. Tú eres nuestra Madre, nos amas y nos conoces, nada de lo que nos preocupa se te oculta. Madre de misericordia, muchas veces hemos experimentado tu ternura providente, tu presencia que nos devuelve la paz, porque tú siempre nos llevas a Jesús, Príncipe de la paz.

Nosotros hemos perdido la senda de la paz. Hemos olvidado la lección de las tragedias del siglo pasado, el sacrificio de millones de caídos en las guerras mundiales. Hemos desatendido los compromisos asumidos como Comunidad de Naciones y estamos traicionando los sueños de paz de los pueblos y las esperanzas de los jóvenes. Nos hemos enfermado de avidez, nos hemos encerrado en intereses nacionalistas, nos hemos dejado endurecer por la indiferencia y paralizar por el egoísmo. Hemos preferido ignorar a Dios, convivir con nuestras falsedades, alimentar la agresividad, suprimir vidas y acumular armas, olvidándonos de que somos custodios de nuestro prójimo y de nuestra casa común. Hemos destrozado con la guerra el jardín de la tierra, hemos herido con el pecado el corazón de nuestro Padre, que nos quiere hermanos y hermanas. Nos hemos vuelto indiferentes a todos y a todo, menos a nosotros mismos. Y con vergüenza decimos: perdónanos, Señor.

En la miseria del pecado, en nuestros cansancios y fragilidades, en el misterio de la iniquidad del mal y de la guerra, tú, Madre Santa, nos recuerdas que Dios no nos abandona, sino que continúa mirándonos con amor, deseoso de perdonarnos y levantarnos de nuevo. Es Él quien te ha entregado a nosotros y ha puesto en tu Corazón inmaculado un refugio para la Iglesia y para la humanidad. Por su bondad divina estás con nosotros, e incluso en las vicisitudes más adversas de la historia nos conduces con ternura.

Por eso recurrimos a ti, llamamos a la puerta de tu Corazón, nosotros, tus hijos queridos que no te cansas jamás de visitar e invitar a la conversión. En esta hora oscura, ven a socorrernos y consolarnos. Repite a cada uno de nosotros: “¿Acaso no estoy yo aquí, que soy tu Madre?”. Tú sabes cómo desatar los enredos de nuestro corazón y los nudos de nuestro tiempo. Ponemos nuestra confianza en ti. Estamos seguros de que tú, sobre todo en estos momentos de prueba, no desprecias nuestras súplicas y acudes en nuestro auxilio.

Así lo hiciste en Caná de Galilea, cuando apresuraste la hora de la intervención de Jesús e introdujiste su primer signo en el mundo. Cuando la fiesta se había convertido en tristeza le dijiste: «No tienen vino» (Jn 2,3). Repíteselo otra vez a Dios, oh Madre, porque hoy hemos terminado el vino de la esperanza, se ha desvanecido la alegría, se ha aguado la fraternidad. Hemos perdido la humanidad, hemos estropeado la paz. Nos hemos vuelto capaces de todo tipo de violencia y destrucción. Necesitamos urgentemente tu ayuda materna.

Acoge, oh Madre, nuestra súplica.

Tú, estrella del mar, no nos dejes naufragar en la tormenta de la guerra.
Tú, arca de la nueva alianza, inspira proyectos y caminos de reconciliación.
Tú, “tierra del Cielo”, vuelve a traer la armonía de Dios al mundo.
Extingue el odio, aplaca la venganza, enséñanos a perdonar.
Líbranos de la guerra, preserva al mundo de la amenaza nuclear.
Reina del Rosario, despierta en nosotros la necesidad de orar y de amar.
Reina de la familia humana, muestra a los pueblos la senda de la fraternidad.
Reina de la paz, obtén para el mundo la paz.

Que tu llanto, oh Madre, conmueva nuestros corazones endurecidos. Que las lágrimas que has derramado por nosotros hagan florecer este valle que nuestro odio ha secado. Y mientras el ruido de las armas no enmudece, que tu oración nos disponga a la paz. Que tus manos maternas acaricien a los que sufren y huyen bajo el peso de las bombas. Que tu abrazo materno consuele a los que se ven obligados a dejar sus hogares y su país. Que tu Corazón afligido nos mueva a la compasión, nos impulse a abrir puertas y a hacernos cargo de la humanidad herida y descartada.

Santa Madre de Dios, mientras estabas al pie de la cruz, Jesús, viendo al discípulo junto a ti, te dijo: «Ahí tienes a tu hijo» (Jn 19,26), y así nos encomendó a ti. Después dijo al discípulo, a cada uno de nosotros: «Ahí tienes a tu madre» (v. 27). Madre, queremos acogerte ahora en nuestra vida y en nuestra historia. En esta hora la humanidad, agotada y abrumada, está contigo al pie de la cruz. Y necesita encomendarse a ti, consagrarse a Cristo a través de ti. El pueblo ucraniano y el pueblo ruso, que te veneran con amor, recurren a ti, mientras tu Corazón palpita por ellos y por todos los pueblos diezmados a causa de la guerra, el hambre, las injusticias y la miseria.
Por eso, Madre de Dios y nuestra, nosotros solemnemente encomendamos y consagramos a tu Corazón inmaculado nuestras personas, la Iglesia y la humanidad entera, de manera especial Rusia y Ucrania. Acoge este acto nuestro que realizamos con confianza y amor, haz que cese la guerra, provee al mundo de paz. El “sí” que brotó de tu Corazón abrió las puertas de la historia al Príncipe de la paz; confiamos que, por medio de tu Corazón, la paz llegará. A ti, pues, te consagramos el futuro de toda la familia humana, las necesidades y las aspiraciones de los pueblos, las angustias y las esperanzas del mundo.

Que a través de ti la divina Misericordia se derrame sobre la tierra, y el dulce latido de la paz vuelva a marcar nuestras jornadas. Mujer del sí, sobre la que descendió el Espíritu Santo, vuelve a traernos la armonía de Dios. Tú que eres “fuente viva de esperanza”, disipa la sequedad de nuestros corazones. Tú que has tejido la humanidad de Jesús, haz de nosotros constructores de comunión. Tú que has recorrido nuestros caminos, guíanos por sendas de paz. Amén.

 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

1 comentario
  1. Alberto Ramón Althaus says

    ¿Qué debe hacer la Iglesia santa?
    Escuché en una conferencia que el resto fiel puede ser más representativo que todo el “Pueblo de Israel” y es el verdadero Pueblo de Israel.
    Para Dios la cantidad no prima sobre la calidad, un pequeño grupo puede representar más a la Iglesia y puede ser la Iglesia santa mucho más que un número democráticamente mayor de “supuestos fieles”.
    El pueblo de Dios puede estar representado adecuadamente por muy pocos.
    Entonces, Santo Tomás de Aquino representa más la Iglesia santa para mí que todos los obispos y cardenales de esta generación y lo mismo sucede con San Francisco de Asís y con Juana de Arco.
    Dios es superior a la Iglesia santa, la Iglesia celestial es superior a la Iglesia terrenal y dentro de la Iglesia terrenal están los que estaban con nosotros pero no eran de los nuestros como dijo San Pablo, la ciudad de Satanás dentro de la Iglesia terrenal o el partido del Mundo en la Iglesia.
    No todos los que aparentemente están en la Iglesia terrenal forman parte de la Iglesia santa, primero los que han cometido pecados mortales quedan fuera de la Iglesia santa si no se arrepientes y enmiendan su vida y reciben los sacramentos correspondientes permanecen fuera.
    La Iglesia es Creatura divinizada y no es Dios, es creatura no Dios.
    La Iglesia en la parte jerárquica debe elegir entre Dios y los poderosos de este Mundo.
    Este Mundo está en pecado y no puede la Iglesia docente estar con Dios y con el demonio, no puede estar con los hijos de la luz y con los hijos de la oscuridad, no puede estar con la ciudad de Dios y con la ciudad de Satanás al mismo tiempo sin desparramar.
    Si una parte jerárquica de la Iglesia elige estar con los poderosos de este Mundo, entonces, sea que hayan apostatado por temor a que la Iglesia terrenal sea perseguida y al martirio o para conseguir riquezas y poder, lo cierto es que esa parte jerárquica de la Iglesia se ha puesto contra Dios y todo lo que el católico sepa que son mandamientos de Dios y que la Iglesia de la Publicidad ordene en contra de esos mandamientos no debe nunca ser obedecido.
    No existe una moral de la situación para la Iglesia ni para nadie.
    No existe una moral de la situación para que aquellos fieles católicos puedan seguir mandatos de la Iglesia de la Publicidad o de la jerarquía en contra de la moral y de la religión y que son pecados mortales, sin caer ellos en pecado mortal y pérdida de sus almas.
    Estamos hablando de mandatos y enseñanzas de una Iglesia de la Publicidad opuestos a los mandamientos de Dios porque esos mandamientos no sólo fueron revelados por Dios a Moisés y confirmados por Cristo sino que han sido inscriptos en los corazones de los hombres de manera que ninguno puede decir que no comete pecado mortal si lo comete.
    No hay una moral de la situación que permita al católico seguir órdenes o mandatos de la Iglesia de la Publicidad que el católico sabe que son contrarios a los mandamientos de Dios sin pecar gravemente y sin quedar fuera de la Iglesia santa.
    Si los gentiles pueden saber lo que está bien y lo que está mal según su conciencia mucho más debe saber el católico lo que es o no pecado mortal.
    O está con Cristo o contra Cristo o junta o desparrama.
    No existe ninguna obediencia debida ante el mal y el pecado mortal que libre al hombre de las consecuencias del pecado.
    No hay moral de la situación que justifique el pecado mortal de nadie y menos que libre a los católicos, por orden supuesta de la Iglesia jerárquica, del pecado grave y sus consecuencias.
    No existe ninguna institución humana o divina que pueda convertir lo que es pecado grave en otra cosa que no sea ese pecado grave.
    Si se trata de pecados graves el que decide es Dios pero tampoco Dios es capaz de hacer del mal un bien, puede sacar del mal un bien mayor pero eso no hace que lo malo sea bueno.
    La omnipotencia de Dios no es tal que pueda dejar de ser la Verdad, el Bien, la Belleza y el Justo para convertirse en lo que no Es, o sea, para cometer o permitir el pecado mortal. En las Sagradas Escrituras ello está claro pues dice Cristo “eso lo permitió Moises por la dureza de vuestros corazones” no dice eso lo permitió Dios o eso lo permitió Moisés por orden de Dios.
    Pero observen que no se encuentra la Misericordia de Dios entre los transcendentales del ser y que Dios como todo el Ser no supone la miseria humana ni crea la miseria humana sino que eso lo construyeron los hombres con influencia del demonio y por medio del pecado.
    Ante la miseria del hombre, Dios responde con su Misericordia pero no le niega al hombre la posibilidad de seguir siendo miserable por propia voluntad desde lo espiritual e incluso desde lo material porque Dios no suprime por la gracia la naturaleza humana y el libre albedrío y el hombre puede elegir la miseria del infierno libremente y Dios permite esa libertad para el mal por un bien mayor que es la libertad del hombre para el bien y la colaboración del hombre en la Historia de Salvación.
    La Iglesia de la Publicidad no es Dios, la jerarquía de la Iglesia no es Dios y si mandan algo contra Dios hay obligación de no pecar y no obedecer a los hombres frente a los mandatos de Dios.
    Ahora, aunque ya ha empezado el gobierno global de anticristos y haya aparecido la Bestia del Mar de gobiernos globales bestiales en la falsa pandemia y la Bestia de la Tierra en los encuentros de Asís de una nueva religión ecuménica global y relativista (en la práctica politeísta), lo cierto es que todavía no estamos en el período de tres años y medio o en el gobierno del Anticristo.
    Ese período de tres años y medio será señalado por varios signos: 1) cesará el sacrificio perpetuo por tres años y medio, o sea, la santa Misa y la Eucaristía (ha cesado durante la falsa pandemia pero no ese tiempo y por orden de la Iglesia jerárquica) es muy posible que la eucaristía se convierta en una fiesta de muchas religiones e Iglesias (politeísmo con Pachamama incluida) en que se la da a los pecadores de este Mundo y al Dragón; 2) habrá un gobierno global manifiesto del Anticristo que será una figura política que encarnará a este gobierno global del NOM y que como el Cesar o el faraón se sentará en el templo haciéndose llamar dios y entrará la abominación de la desolación en el lugar santo, o sea, todavía tiene que formarse un gobierno global del Anticristo y una Iglesia y religión global ecuménica que incluya a todas las otras y como el politeísmo de la Roma pagana se unificarán con la figura y el culto al Anticristo aunque existan diversos monoteísmos los mismos reconocerán a las otras religiones como válidas y por ello serán politeístas por relativismo religioso y moral, 3) habrá guerra y rumores de guerra pero todavía no es el fin (todavía no estamos en los tres años y medio) esas guerras y rumores de guerra servirán para que la masonería implante un gobierno global anticristiano desde arriba, es la excusa similar a la falsa pandemia o el ecologismo radical y la salvación del Planeta pero mucho más fuerte en la cuál pensaron Soloviev y Hugo Benson pues algunas bombas atómicas tiradas en específicos lugares puede servir a estos fines y va a servir a estos fines de justificar la implantación de un gobierno global, 4) antes de todo ello el pequeño cuerno de la masonería cabalista debe vencer a tres gobiernos bestiales y el resto se le someterá, etc.
    Llegado el gobierno global a la designación del Anticristo o Presidente del Mundo es el momento de que la Iglesia santa huya a la soledad y al desierto porque el templo será destruido, las naves y el atrio serán destruidas y sólo se salvará el tabernáculo.
    Durante este período de tres años y medio el que cree en que Cristo vuelve pronto y huye al desierto se salvará y el que permanece en el templo y come y bebe se condenará.
    Será la fe en la segunda Venida la que separará al católico del hereje y apóstata, a la Iglesia de la Publicidad de la Iglesia del silencio, el trigo de la cizaña serán separados antes de la ciega.
    El Dragón o Satanás vomitará las tres tentaciones del desierto hacia Cristo y esta vez serán enviadas para ahogar en pecado a la buena Mujer o darle muerte.
    Primera tentación, estilo Viganó, Schneider, etc. “convertir las piedras en pan”, si piden a Dios que la jerarquía se convierta o que el Apocalipsis pase de largo sabiendo que esto depende de la voluntad de Dios no se reza como debería dejando este tema a la divina Providencia, es decir, “si Dios quiere” sino que se afirma que los santos por medio de la oración van a vencer, lo cual contradice la revelación de que los santos serán vencidos.
    El Apocalipsis va a suceder, no es algo que el hombre pueda cambiar por rezos, sí puede lograr que se posponga el momento pero si bien el Apocalipsis es malo ese mal es permitido por Dios porque de él sacará Dios grandes bienes ya que la Historia de Salvación debe terminar y deben morir el Mundo y la Iglesia terrenal para dar lugar a los bienes de lo extratemporal y eterno de Dios.
    El Apocalipsis dará lugar a la segunda Venida de Cristo, a la resurrección de los muertos y a la creación de nuevos Cielos y nuevas Tierras, a que la Jerusalén celestial baje del Cielo y toda la felicidad les sea entregada a los santos como la visión beatífica y la participación en la vida divina.
    Se puede caer por medio de una oración como la presentada y sin dejar las cosas en la voluntad de Dios, o sea, sin afirmar “si Dios quiere” en un pecado de soberbia y en una rebelión que se parece a un mesianismo optimista y progresista de un Reino de mil años, o sea, de una Iglesia que recupera la santidad y gobierna por mil años sólo por la oración del resto fiel y con la oposición de toda la jerarquía de la Iglesia y de todos los poderosos de este Mundo.
    Ello puede parecer imposible y alguno podría decir que todo es posible para Dios pero Dios no actúa en contra de la naturaleza humana y trata al hombre con magna reverencia.
    Por otro lado, está la revelación de que los santos serán vencidos signo del Apocalipsis y la orden de cesar en el intento de convertir a los demás, o si se quiere, que los santos se santifiquen y que los pecadores colmen las medidas de sus pecados o no arrojar las perlas a los cerdos.
    Una afirmación de estos falsos profetas de que el Apocalipsis no va a ser pronto y de que saldremos de esta crisis de la Iglesia es imprudente e impiadosa a diferencia de la posición contraria que mira los signos de los tiempos y espera la segunda Venida.
    Es más, una oración que niega la voluntad de Dios y que establece que Dios está obligado a darnos cuanto pedimos es una oración contra Dios pues desconoce que Dios sabe mejor que nosotros lo que nos es conveniente y se opone a la voluntad de Dios y a lo que Dios permite para un bien mayor.
    En ese sentido, el hombre que así reza no se santifica por muchos sentimientos y estimas sobre sí mismo que tenga o ponga en la oración.
    Todo pedido a Dios debe incluir el conocimiento de que Dios no está obligado a darnos lo que pedimos siempre y menos si no está en sus planes y si no es conveniente para nosotros.
    Oponerse a la voluntad de Dios por la oración y oponerse a la divina Providencia es oponerse a Dios y por allí vamos por mal camino.
    Los que se llamaron hijos de Abraham, hoy hay otros que se llaman hijos de Dios y Cristo les dice que hagan buenas obras porque de esas piedras puede sacar hijos de Dios.
    Lo que significa que no hay que rezar para convertir las piedras en pan o a los hijos de la oscuridad en hijos de Dios o a una jerarquía apóstata en una serie de santos.
    Hay que aceptar los signos de los tiempos y la Providencia y esperar la Segunda Venida. No hay que buscar convertir las piedras en pan.
    La segunda tentación que Satanás enviará a esta Iglesia del silencio o Iglesia santa es que se manifieste.
    “Súbete a lo alto del templo”.
    Querrá alcanzarla, sacarla del desierto y hacerla volver a la civilización anticristiana, identificarla, sacarla de la soledad y, para ello, la tentará con manifestarse por ejemplo por medio de grandes manifestaciones piadosas bajo la promesa que si se realiza oración la sal que ha perdido el sabor volverá a salar, la jerarquía que ha caído en apostasía será convertida a la santidad.
    Satanás puede inducirla a hacer milagros peligrosos porque los santos serán vencidos, por supuesto, con la ayuda de la Iglesia de la Publicidad.
    Los hombres no querrán escuchar la santa doctrina y se volverán a las fábulas.
    Afirmar que por medio de la oración se pueden realizar milagros de índole pública para facilitar una conversión sin fe de los poderosos del Mundo y de la Iglesia jerárquica que ha cedido a la apostasía es ceder a un falso mesianismo, siempre que se reza o se realiza oración debe aceptarse la voluntad de Dios, “no mi voluntad sino la tuya” hay que decir como nos enseñó Cristo.
    Pero aquí los hombres afirman más de lo que pueden dar, afirman que Dios está obligado a hacer milagros asombrosos para evitar la segunda Venida.
    Cuidado con la soberbia y la rebelión.
    Entonces, puede ser una gran tentación rezar de rodillas en las principales ciudades del planeta con la convicción de que seremos vencedores en lo intrahistórico y sin tener en cuenta los signos de los tiempos y la Revelación o Apocalipsis.
    Una manifestación de estas puede entrar en la zona del pecado de presunción de creerse como dioses capaces de hacer cambiar la voluntad y la divina Providencia por los rezos.
    Cuidado con ello. Cuidado con la forma en que se reza sin incluir: “que se haga tu Voluntad y no la nuestra” y sin enseñar por medio de grave pecado de omisión la parte de las Sagradas Escrituras relacionadas con la Segunda Venida de Cristo pronto y con la obligación de todo católico de ver los signos de los tiempos bajo pena de perder su alma.
    La tercera tentación de Satanás es aquella en que cayó el lefebvrismo y caerá el viganocismo si no se enseña la segunda Venida.
    Es decir, caer en la tentación de Satanás no tanto en que nos ofrezca los reinos de este mundo sino en tanto nos ofrezca una parte en una Iglesia global ecuménica o en una Iglesia adulterada o de la Iglesia de la Publicidad.
    Nos dirá: “te daré una quinta para que practiques tu liturgia y tu moral si me adoras.”
    “Te daré una parte de la Iglesia (Iglesia partida en conservadores, progresistas, tradicionalistas, lefebvristas, etc.) si entras conmigo en la Iglesia ecuménica global si reconoces una Iglesia superior que me adora a mí y de la que formarás parte.”
    Las tentaciones son muchas pero van en una dirección: seréis como dioses y por tu propia voluntad y esfuerzo.
    No aceptar la voluntad de Dios y no aceptar no sólo los mandamientos sino la misma Palabra de Dios y a Dios mismo, no aceptar las Sagradas Escrituras y el Apocalipsis y negarse a enseñarlo y predicarlo son la misma cosa. Se puede caer en pecado de apostasía por omisión.
    Todavía no, dame un tiempo mundano más, todavía no quiero ser santo, déjame vivir esta vida terrenal y deja que la Iglesia terrenal y el Mundo sigan por siempre.
    Corregirle la plana a Dios.
    No queremos la crucifixión de Cristo ni su sacrificio y no queremos que la Iglesia terrenal y el Mundo mueran.
    Pero si no mueren no se cumplirán las promesas de Dios y quieres algo contra Dios o mejor no quieres que se haga la voluntad de Dios.
    Linda forma de convertirnos y aumentar en santidad ante los signos de los tiempos finales endurecer nuestro corazón e ir detrás de las fábulas y de las mentiras lo que es lo mismo que ir al pecado y a la segunda muerte del infierno.
    Y aparecerán falsos profetas capaces de engañar a los elegidos si ello fuera posible.
    Los tiempos serán tan malos que si no fueran acortados ninguno se salvaría pero por amor a los elegidos Dios acortará esos tiempos. Cuidado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: