Andrea Cionci: El Código Ratzinger: el “anillo impedido” de Benedicto XVI y el falso de Bergoglio

Recibimos de él, y publicamos con gusto, el último artículo de nuestro colega Andrea Cionci, autor de "Código Ratzinger". Santa lectura. Vicente Montesinos

1 1.716

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

 

Andrea Cionci

Traducción autorizada: Maria Luisa Perez Gherlone

13 de octubre de 2022

 

Después de la rotunda admisión del Papa Benedicto “ yo estoy impedido”, con su referencia al Libro de Jeremías, es el momento de abordar la gran cuestión de su Anillo Piscatorio. Esta joya pontificia, con San Pedro sosteniendo las redes de un “pescador de almas”, no debe confundirse con el anillo papal que, en la mayoría de los casos, lleva el escudo del Papa.

El anillo papal de Juan Pablo II fue, de hecho, donado a la iglesia polaca de Wadowice y hoy adorna el dedo anular de San José.

El anillo del pescador, que antiguamente se utilizaba para sellar el lacre, es un símbolo de la autoridad del Papa y de su tarea de custodiar la fe: es el verdadero sello de un pontificado.

Según la vulgata mainstream-bergogliana, el anillo piscatorio de Benedicto habría sido CANCELADO según la práctica habitual, tras su “renuncia”, sancionando, incluso a nivel simbólico, el “fin de su pontificado”. La cosa fue muy diferente, como veremos.

En primer lugar: en la película de la rueda de prensa del Padre Lombardi del 26 de febrero de 2013, el entonces portavoz del Vaticano dijo textualmente: “El anillo del pescador, como el sello de plomo, dice la Constitución, que deben ser anulados. El anillo, que actualmente es el del pescador, el Papa (Benedicto XVI ed.) no lo usará más”.

Típico código Ratzinger: como se puede leer, entre las dos declaraciones NO dice que se cancele el anillo de pescador del Papa Benedicto, (como han informado las fuentes escritas excepto Il Sole 24 ore AQUÍ). El padre Lombardi se limita a decir que el Papa “no utilizará más el anillo piscatorio”, no que será anulado. No podemos decir si el padre Lombardi (ahora presidente de la Fundación Ratzinger) lo sabía todo desde el principio, o si simplemente leyó un comunicado proporcionado por el Papa Benedicto con extrema diligencia.

Pero cuidado: la tradición de la Iglesia dicta que a la muerte (o abdicación) del Papa, el anillo piscatorio debe ser sometido a DOS OPERACIONES. Con un cincel de plata, primero hay que hacer una muesca (“BIFF”) con una marca en forma de X en la placa, y luego hay que romperlo con un martillo.

Sin embargo, las nuevas normas para la elección del Papa fueron codificadas por Juan Pablo II en la Constitución Apostólica Universi Dominici Gregis de 1996, en la que se prescribe que a la muerte del Papa o a su “renuncia VÁLIDA” (los cardenales) “deben procurar que se anulen el Anillo del Pescador y el Sello de Plomo, con los que se envían las Cartas Apostólicas”. Pero NO SE ESPECIFICAN LAS FORMAS EN LAS QUE SE DEBE ANULAR ESTE ANILLO .

A pesar de que la destrucción del anillo ya no era formalmente obligatoria desde 1996, el anillo de Juan Pablo II, a su muerte en 2005, seguía roto como confirma este artículo en Il Post: “Desde el pontificado de Juan Pablo II el ritual ha cambiado y el cardenal Camerlengo tiene ahora la tarea de “anular” el anillo: es decir, ya no es obligatorio destruirlo físicamente. SIN EMBARGO, LA COSTUMBRE HA PERMANECIDO INALTERADA HASTA NUESTROS DÍAS. El anillo de Juan Pablo II fue INFRINGIDO por el Cardenal Camerlengo Eduardo Martínez Somalo”.

Así pues, mientras que todos los anillos piscatorios de los papas anteriores se han roto-incluido el del papa Wojtyla-, como confirma La Repubblica, el anillo piscatorio del papa Benedicto sólo ha sido MELLADO, es decir, se le han hecho dos muescas en forma de cruz, pero NO SE HA ROTO.

 

El anillo piscatorio impedido

La costumbre de destruir el anillo quedó, por tanto, INTERRUMPIDA con Benedicto XVI: la tradicional anulación se interrumpió y esta excepción SÓLO PODÍA HABERLA SOLICITADO EL MISMO PAPA BENEDICTO. ¿POR QUÉ?

De hecho, su anillo, ahora cicatrizado, no podría más “sellar” documentos, según el uso antiguo, pero aún podía ser UTILIZADO por el Santo Padre (si los prelados decidieran convocar un sínodo provincial para verificar la Sede impedida y, por tanto, liberarlo).

La explicación de esta extraña incompletud está en el canon 335 del Derecho Canónico: “Mientras la Sede Romana esté vacante o TOTALMENTE IMPEDIDA, no se cambie nada en el gobierno de la Iglesia universal”.

En la sede impedida se suspende toda actividad jurisdiccional, pero el Papa sigue siendo Papa.

Dado que Benedicto XVI no ha abdicado por las conocidas razones canónicas expuestas en el bestseller “Código Ratzinger” (ed. Byoblu, mayo de 2022), y dado que está impedido, la única muesca ha sido dispuesta o permitida por él para significar que nadie más, en su ausencia, tiene derecho a promulgar leyes o cambiar nada en el gobierno de la Iglesia, pero que su pontificado NO HA TERMINADO.

Dado que, por supuesto, no hay ninguna ley que prescriba nada sobre el anillo del papa impedido, su cicatriz NO FUE UN ANUNCIO PARA EL FIN DE SU PONTIFICIO, sino una desfiguración sin ningún valor jurídico-ritual que, sin embargo, desde un punto de vista simbólico, es perfectamente coherente con la sede impedida. ¿Entienden lo que es un rigor extraordinario? En la Iglesia, todos los aspectos, canónicos, litúrgicos, simbólicos, formales, deben encontrar una perfecta coherencia.

 

La preparación de Juan Pablo II

Lo que también parece, muy evidente, es que, como ya hemos ilustrado en el artículo sobre la modificación del derecho canónico en 1983 , el Papa Juan Pablo II HABÍA PREPARADO DÉCADAS ANTES, junto con el Card. Ratzinger, el plan de retirada a la sede impedida (incluida la cuestión del anillo piscatorio) tanto que a principios de los años 90 incluso hizo construir el “fuerte” en el que el papa del futuro habría tenido que autoexiliarse a la sede impedida. Nos referimos al Monasterio DE CLAUSURA “Mater Ecclesiae”, donde aún hoy reside el Santo Padre Benedicto XVI.

En resumen, Juan Pablo II, con la Universi Dominici Gregis echó un velo sobre las modalidades de la anulación del anillo piscatorio para que su sucesor, una vez obligado a mancharse en la Sede impedida, pudiera evitar que se le rompiera el anillo, sin así proporcionar así inevitablemente a la opinión pública una señal inequívoca del final de su pontificado.

 

El anillo piscatorio de Benedicto XVI deberá por lo tanto romperse definitivamente después de su muerte.

Estamos en presencia de operaciones de pre enmascaramiento de la sede impedida que se organizan desde hace décadas con una inteligencia sobrehumana: un poco como cuando el recién elegido Benedicto XVI renunció a la tiara papal de su escudo por una inofensiva mitra de obispo. En previsión de su retiro a la sede impedida, una engorrosa tiara tradicional en su escudo debería haber obligado a Benedicto a cambiar su escudo, como de hecho le propuso el cardenal di Montezemolo. Obviamente, los tradicionalistas-sedevacantistas no entendieron nada (entonces como ahora) y se escandalizaban por la novedad, pero la inofensiva mitra pseudomodernista le daba al Papa “emérito” la oportunidad de mantener su propio escudo papal, coherente con la Sede impedida.

 

El falso anillo piscatorio de Bergoglio

A la inversa, para confirmar la otra cara de la moneda, Bergoglio se encargó de ello, con un falso anillo piscatorio, declaradamente de plata dorada.

Bajo la habitual retórica pauperista, buena para embaucar a las masas, se esconde una señal para los compañeros con delantal y un significado esotérico. El anillo no es de oro real, es sólo una baratija, además la plata, un metal lunar, (a diferencia del oro, que es solar) “en todo el mundo se identifica con las manifestaciones lunares de la “Gran Madre”

De vuelta a la habitual y agotadora Gran Madre, que Bergoglio les endosa en la mágica “María que desata nudos”, en la Pachamama, o en la Abuela Araña de los nativos americanos

Por otra parte, el antipapa Francisco apenas utiliza su pseudo anillo piscatorio, sino que lleva su anillo episcopal, también de plata, sistemáticamente ya que sigue siendo obispo al no ser el papa. Un obispo vestido de blanco, para ser exactos

 

El nuevo anillo de “emérito”

¿Y hoy? ¿Qué anillo lleva Benedicto XVI, el papa emérito, es decir, el que merece ser papa? Otro anillo, pero siempre con San Pedro. De hecho, es una copia del anillo entregado a los Padres del Concilio en los años 60 . Haciendo, como siempre, “contentos” los modernistas, (y sedevacantistas) el Papa Benedicto, lleva un anillo en aparente homenaje al desastroso Concilio Vaticano II modernista que le permite mantener la efigie de San Pedro en su dedo anular, como el verdadero Papa que es.

¿Han entendido lo que estamos presenciando, a la ignominiosa indiferencia del periodismo mainstream y a una cum? Un plan anti usurpación preparado durante décadas, un abismo luminoso de genio sagrado y absoluto que deja sin aliento y sobre el que se escribirá durante los siglos venideros.

Pubblicato il 13 ottobre 2022 alle 20:34

 

 

 

A LA VENTA EN ESPAÑOL EN EL SIGUIENTE ENLACE

 

 

 

VERSIÓN ORIGINAL EN PAPEL

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

1 comentario
  1. Alberto Ramón Althaus says

    Interesante afirmación con la que termina el artículo sosteniendo que el hecho de que Benedicto haya dejado el poder a Bergoglio y éste haya mantenido el poder y ejercido como pontífice nombrando la mayoría de los cardenales no siendo papa no afecta en nada a la continuidad de la Iglesia pues aunque Bergoglio haya nombrado falsos cardenales éstos cuando se produzca el próximo cónclave van a nombrar un papa verdadero todo se soluciona sabiendo que Benedicto es el papa.
    O sea, Bergoglio como obispo y no como papa porque no lo es, nombra falsos cardenales estos designan un papa sucesor de ¿quién? no de Benedicto porque no son cardenales los designados por Bergoglio.
    La ruptura de la tradición de la Iglesia es tan evidente como la de Lutero y la de los anglicanos, una Iglesia y religión nueva con un nuevo reinicio.
    No hablemos de la crisis y de los cismas presentes en la Iglesia, ni del lío doctrinal o moral todo se reduce al anillo o a la falsa renuncia de Benedicto y a saber que Benedicto es el verdadero papa eso sólo nos salva y salva a la Iglesia de toda la nueva jerarquía que quiere llevarla por mal camino.
    Llena de euforia el articulista afirma que tenemos muchos siglos de Iglesia católica por delante y eso en la parte final como una conclusión y como una sentencia: “Un plan anti usurpación preparado durante décadas, un abismo luminoso de genio sagrado y absoluto que deja sin aliento y sobre el que se escribirá durante los siglos venideros.”
    Estamos salvados porque Benedicto es el papa y Bergoglio no.
    Esa verdad corrige todo el proceso de apostasía general en la Iglesia corrige toda la crisis doctrinal y moral corrige la formación de una jerarquía revolucionaria y sinodal y todo el proceso cismático.
    Tienen ojos pero no ven y orejas pero no escuchan.
    La gente no querrá escuchar la sana doctrina y se volverá a las fábulas.
    Se toma un tema y con él se soluciona todos los temas.
    Un “milagro” sólo para la imaginación puesto al servicio de la necedad de muchos.
    Gracias pero paso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: