María el Espejo de la Justicia. Por Cardenal Burke.

En una cultura totalmente secularizada, el ejercicio del poder judicial se convierte simplemente en una manera de lograr ciertos fines sin respeto por el orden con el que Dios nos ha creado y el mundo para el que somos Sus administradores.

0 1.641

 

SIGUENOS EN TELEGRAM

 

 

Especulum Iustitiae

María el Espejo de la Justicia

 

¡Alabado sea Jesucristo!

Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Uno de los títulos por los que nos dirigimos a Nuestra Santísima Madre en la Letanía de Loreto es el Espejo de la Justicia (Especulum Iustitiae). El título nos recuerda que vemos en María la imagen de cómo vivir en obediencia a la ley de Dios y así crecer a semejanza de Cristo, es decir, crecer en el amor puro y desinteresado de Dios y de nuestro prójimo. Tal vez no hayamos acostumbrados a considerar la relación de Nuestra Santísima Madre con la administración de justicia, pero es real y esencial. Por su Inmaculada Concepción, la Madre de Dios participa en la justicia de Dios, que encuentra la plenitud de su expresión en la Encarnación Redemptiva, en el envío de Su Hijo unigénito al mundo, para que Él sufra y muera para salvarnos del pecado y la muerte eterna.

Cuando la Madre de Dios se apareció a San Juan Diego en diciembre de 1531, se identificó inmediatamente como “la Santa Virgen María siempre perfecta” (Nican Mopohua, no. 26). Luego anunció su misión, a saber, construir una capilla, en la que manifestara la misericordia y el amor de Dios a aquellos que venirían a ella en peregrinación. De hecho, por la escritura milagrosa de Dios de su imagen en el manto de San Juan Diego, Nuestra Señora continúa su misión.

En la Santísima Virgen María, vemos la perfección del discípulo de Cristo que, en palabras del apóstol Santiago, mira el espejo de “la ley perfecta, la ley de la libertad, y persevera, sin ser oyente que olvida sino un hacedor que actúa” (Jas 1, 25). En otras palabras, cuando María mira el espejo de la justicia, el espejo de la santidad de la vida, reconoce a Cristo y, al mismo tiempo, se reconoce a sí misma, como Su primer y mejor discípulo, como la que, por favor de Dios, compartió en Su Redención incluso antes de haberlo concebido en su vientre.
Como Es Espejo de la Justicia, lleva a sus hijos a mirar al espejo y a reconocer su verdadera identidad en Cristo y no a olvidar esa identidad, sino a esforzarse por reflejarla en cada pensamiento, palabra y obra. En la Santísima Virgen María, vemos el modelo de la búsqueda constante de la santidad de la vida, la perfección de la misericordia y el amor del Padre, que contemplamos en Su Hijo un encarnado, Hijo de Dios e Hijo de María. Consideramos en Cristo nuestra verdadera identidad como hijos e hijas de Dios, llamados a la vida en Su Hijo unigénito.

En una cultura totalmente secularizada, el ejercicio del poder judicial se convierte simplemente en una manera de lograr ciertos fines sin respeto por el orden con el que Dios nos ha creado y el mundo para el que somos Sus administradores. En sus peores manifestaciones, se vuelve absoluta y deja a la sociedad privada de toda justicia y en el camino hacia la autodestrucción. El ministerio de justicia, por otro lado, está exclusivamente al servicio del orden inscrito por Dios Padre en la creación y, sobre todo, en el corazón humano, y restaurado por la Encarnación Redemptiva de Su Hijo unigénico. Protege y construye al individuo y a la sociedad en unidad y paz. Nuestra Santísima Madre nos inspira y nos guía al servicio de nuestros hermanos y hermanas a través de la administración de justicia. Dada a nosotros como nuestra Madre por su Hijo Divino, mientras murió sobre la Cruz por nuestra salvación eterna, la siempre vírgenes María nos atrae con amor materno a su Inmaculado Corazón, bajo el cual Dios el Hijo tomó un corazón humano, como nos recordó el Papa San Juan Pablo II (Angelus Dirección, 14 de julio de 1985). Ella nos lleva a colocar nuestros corazones, con su Inmaculado Corazón, totalmente en Su Sagrado Corazón. Ella nos guía a confiar en la misericordia nunca fracasada de Dios, para confiar, como confiaba, en que las promesas de Dios para nosotros se cumplirán.

Su cuidado materno de todos los hombres se manifiesta en sus últimas palabras registradas en los Evangelios. Los habló con los administradores del vino en la Fiesta de Bodas de Caná que vino a ella angustiada por la falta de vino suficiente para los huéspedes de los recién casados. Ella abordó su gran angustia llevándolos a su Hijo Divino, también invitado en la Fiesta de Boda, e instruyéndoles: “Haz lo que te diga” (Jn 2, 5). Ella manifestó el significado más profundo de su consejero materno, cuando se puso de pie de la Cruz a la muerte de su Hijo Divino, uno de corazón con Su Sagrado Corazón, perforado por la lanza del soldado romano después de haber muerto por nuestra salvación.

Sus simples palabras en Cana expresan el misterio de la Maternidad Divina por la cual la Virgen María se convirtió en la Madre de Dios, llevando a Dios el Hijo encarnado al mundo para nuestra salvación. Por el mismo misterio, ella sigue siendo el canal de todas las gracias que derraman inconmensurable e incesantemente del glorioso Corazón perforado de su Hijo Divino en el corazón de Sus hermanos y hermanas, adoptado a través del Bautismo, mientras se dirigen a la peregrinación terrenal a su hogar duradero con Él en el Cielo. Somos hijos e hijas de María en su Hijo, Dios el Hijo Encarnado. Con cuidado materno, ella atrae nuestros corazones a su glorioso Inmaculado Corazón y los lleva a Él, a Su Sagrado Corazón, y ella nos instruye: “Haz lo que él te diga”.

Colocando nuestros corazones, con el Inmaculado Corazón de María, en el glorioso Corazón de Jesús, recibimos la gracia de llevar a cabo nuestra misión de la administración de justicia. Nuestro amor por Nuestro Señor Jesús, expresado en devoción a Su Sagrado Corazón, no es un estado o sentimiento estático. Es, más bien, una relación con Dios el Hijo hecho al hombre, en la que nosotros, con Su Inmaculada Madre, llevamos consigo la misión que le ha dado el Padre, para que todos los hombres sean salvos y nuestro mundo pueda estar preparado para darle la bienvenida en Su venida del Último Día. Colocando nuestros corazones en el Sagrado Corazón de Jesús, nosotros, con María Inmaculada, estamos necesariamente comprometidos en Su misión rey, en la que reinar es servir, especialmente, servir a nuestros hermanos y hermanas más necesitados (Papa San Juan Pablo II, Carta Encíclica EncíclicaRedemptor Hominis, no. 21). Así que Cristo Rey reine en nuestros corazones, como reinó perfectamente en el Corazón de María desde el momento de su Inmaculada Concepción.

Que María Inmaculada nos guíe y nos proteja siempre, atraiéndonos incesantemente para hacer nuestros corazones, como su Corazón, uno con el Sagrado Corazón de Jesús. Así que crecamos en un amor cada vez más profundo por Nuestro Señor y en un servicio cada vez más puro y desinteresado de Él y de nuestro prójimo, especialmente nuestro prójimo que más lo necesita.

Implorando a Nuestro Señor, a través de la intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe, para bendecirte a ti, a tus hogares, a tus familias y a todos tus trabajos, sigo

Tuyo en el Sagrado Corazón de Jesús y en el Inmaculado Corazón de María, y en el Corazón Puro de San José,

 

 

Raymond Leo cardenal Burke

 

 

 

 

 


…AYUDA A AyL A PODER SEGUIR
Únete ahora a ayl.tv y ayúdanos a seguir y crecer:
Canal de Telegram: t.me/adoracionyliberacion
 DIRECCIÓN POSTAL: «Adoración y Liberación». Apartado de Correos nº 5 – 46113 ESPAÑA
  E-MAIL CONTACTO: info@ayl.tv
 E-MAIL PEDIDOS DE ORACION Y SECRETARÍA: miguelgomez@ayl.tv
——————
MODOS DE COLABORAR CON EL SOSTENIMIENTO DEL PROYECTO
Todo el contenido de la plataforma independiente y propia AYL.TV es gratuito para todos. Sin embargo para poder ser una alternativa real necesitamos medios. Puedes apoyar a AYL.TV con una suscripción de pago en la propia plataforma, aquí:
Si lo prefieres también puedes hacer una donación, puntual o periódica, en Cuenta bancaria Openbank (Banco de Santander) : ES2500730100570163476193
Y también puedes desde cualquier rincón del mundo hacer tu aportación puntual o periódica por Paypal en paypal.me/adoracionyliberacion
Si deseas colaborar de otras formas, o tienes dudas, escribe a: info@ayl.tv
Dios te bendiga. ¡Gracias por unirte a nosotros!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: