¡ÚLTIMA HORA! VIGANÒ: ¿POR QUÉ EL VATICANO NO ME LLAMÓ A TESTIFICAR? ¡TREMENDO!

 

 

     

 

 

 

 

 

Estimados hermanos de Adoración y Liberación:

El pasado día 11 les compartíamos la información en un apasionante vídeo, sobre el bochornoso informe del Vaticano de Jorge Mario Bergoglio tras dos años de espera; y de un primer análisis de urgencia realizado por Monseñor Viganò, por medio del cual nos llegaba, una vez más, la verdad. Pueden ver ese vídeo a continuación, antes de pasar a narrarles las últimas y contundentes novedades.

 

 

 

 

Pues bien; a continuación les compartimos el texto de la entrevista que el arzobispo Carlo Maria Viganò ha concedido a Raymond Arroyo, ayer día 12 de noviembre; traducido al español por Laura Moheno, subdirectora de Adoración y Liberación. ¡No tiene desperdicio!

 

 

Su Excelencia, el informe afirma que usted «no acudió» para presentar pruebas para esta investigación del Vaticano: ¿se le pidió que proporcionara información? ¿Alguien se acercó a usted?

Me sorprende descubrir que un Informe en el que se me menciona 306 veces me acusa de no haberme presentado para testificar en esta investigación del Vaticano sobre Theodore McCarrick. Pero de acuerdo con la norma del derecho canónico, la citación de testigos es responsabilidad del encargado del proceso, en base a las pruebas recabadas en la fase de instrucción.
Mi primera intervención sobre McCarrick, que hice como Delegado para las Representaciones Pontificias en la Secretaría de Estado, se remonta al 6 de diciembre de 2006, tras un informe del entonces nuncio en Estados Unidos, el arzobispo Pietro Sambi. Posteriormente, en 2008, presenté un segundo Memorando que informaba hechos de tal gravedad y con tal detalle que me llevó a recomendar que McCarrick fuera depuesto como Cardenal y que fuera reducido al estado laico. Todos conocen mi testimonio de agosto de 2018, así como mis declaraciones posteriores.
Es completamente incomprensible y anómalo que no se consideró oportuno llamarme a declarar, pero es aún más inquietante que esta omisión deliberada se haya utilizado en mi contra. Y que no me digan que me había vuelto imposible de rastrear: la Secretaría de Estado tiene mi dirección de correo electrónico personal, que sigue activa.
Por otro lado, así como no se me consultó para la redacción del Informe McCarrick, también en 2012, los tres cardenales que Benedicto XVI puso a cargo de la investigación de Vatileaks 1, no me llamaron para dar testimonio, ni siquiera aunque yo también estuve involucrado personalmente. Sólo después de mi solicitud explícita, el cardenal Julián Herranz, jefe de la Comisión, me permitió hacer una declaración con estas palabras: “¡Si realmente quieres …!”.

Además, también me parece significativo que James Grein, la única víctima de los abusos sexuales de McCarrick que tuvo el coraje de denunciarlo públicamente, no aparezca en el Informe, y que no hay rastro de su testimonio, en el que habría También informó del viaje que hizo con McCarrick a St. Gallen a finales de la década de 1950.

De las declaraciones públicas de James Grein se desprende que el inicio de la escalada de McCarrick -entonces era un joven sacerdote recién ordenado- coincidió con esa visita a Suiza, a un monasterio que luego fue el lugar de las reuniones de los conspiradores de el llamado “St. Mafia de Gallen «. Según las declaraciones del fallecido cardenal Godfried Danneels, ese grupo de los prelados decidieron apoyar la elección de Bergoglio tanto después de la muerte de Juan Pablo II como durante el cónclave que siguió a la controvertida renuncia de Benedicto XVI.

Recuerdo que durante una conferencia en la Universidad de Villanova el 11 de octubre de 2013, el entonces cardenal McCarrick admitió haber apoyado la elección del cardenal Bergoglio al comienzo de las Congregaciones Generales antes del cónclave que se había celebrado unos meses antes [en marzo 2013].

Me pregunto qué tipo de confiabilidad puede tener un órgano judicial que tiene un conflicto de intereses tan obvio debido a su relación pasada con el acusado. ¿Cómo pueden Bergoglio y la Secretaría de Estado que depende de él aparentar ser imparciales cuando McCarrick fue al Vaticano con una frecuencia anormal cuándo en junio de 2013 Bergoglio le encargó hacer un viaje diplomático a China? ¿Y cómo no pensar que sus repetidos intentos de encubrimiento y negación de sus responsabilidades son la causa del esfuerzo sistemático por desacreditarme como testigo, para no sacar a la luz la complicidad y connivencia que existe entre ellos y el mismo McCarrick?

 

El Papa, según el informe, sostiene que usted no le informó de las actividades o restricciones de McCarrick en junio de 2013. ¿Su respuesta?

Esta afirmación es absolutamente falsa. En primer lugar, fue el propio Bergoglio, el 23 de junio de 2013, quien me pidió explícitamente mi opinión sobre McCarrick. Como testifiqué en mi Memoria de 2018:

Le respondí con total franqueza […]: “Santo Padre, no sé si conoce al Cardenal McCarrick, pero si le pregunta a la Congregación para los Obispos hay un dossier así de grueso sobre él. Corrompió generaciones de seminaristas y sacerdotes y el Papa Benedicto le ordenó que se retirara a una vida de oración y penitencia ”. El Papa no hizo el menor comentario sobre esas gravísimas palabras mías y no mostró ninguna expresión de sorpresa en su rostro, como si ya conociera el asunto desde hacía algún tiempo, e inmediatamente cambió de tema. Pero entonces, ¿cuál fue el propósito del Papa al hacerme esa pregunta: «¿Cómo es el cardenal McCarrick?» Claramente quería saber si yo era un aliado de McCarrick o no.

Cabe señalar que me enteré por el propio McCarrick de que Bergoglio lo había recibido cuatro días antes de mi audiencia y que Bergoglio lo había autorizado a ir a China. ¿Qué sentido tenía pedirme una opinión, cuando Bergoglio ya tenía a McCarrick en la más alta estima?

Mientras tanto, McCarrick llegó tranquilamente a Roma, recibió asignaciones del Vaticano, incluidas las oficiales, y continuó con sus actividades como si nada hubiera pasado. En mayo de 2014, me enteré por el Washington Times de un viaje realizado por McCarrick a la República Centroafricana en nombre del Departamento de Estado (el Secretario de Estado era entonces John Kerry): este viaje también se menciona en el Informe. Estamos hablando de 2014. Y sin embargo, a partir de 2008, Benedicto XVI le había ordenado al cardenal estadounidense retirarse a la vida privada, no celebrar o asistir a eventos públicos, y no hacer viajes.

Por esta razón, dada la forma en que se estaba tratando a McCarrick, le pregunté al cardenal Parolin si las sanciones contra McCarrick aún se consideraban válidas. Pero no recibí respuesta.
En ese momento, habiendo informado personalmente al Papa y sin haber recibido respuesta del Secretario de Estado, ¿qué podía hacer todavía? ¿A quién puedo apelar?

Por el Informe, me enteré de que el Arzobispo Wuerl e incluso el Nuncio Sambi (fallecido en 2011) consideraron las continuas asignaciones y viajes de McCarricks al extranjero como una «forma suficiente de expulsión» (véase la nota 1013 del Informe). Y me sorprende sinceramente saber del Informe que:

… Las indicaciones no eran “sanciones”; no fueron impuestos por el Papa Benedicto XVI; A McCarrick nunca se le prohibió celebrar misa en público; A McCarrick no se le prohibió dar conferencias; El cardenal Re no impuso a McCarrick “la obligación” de dedicarse a una vida de oración y penitencia; y McCarrick se mantuvo libre para realizar actividades, incluidos viajes, con el permiso de la Santa Sede, incluido el Nuncio (cf. nota 1006, ibidem).

Si es así, significa que a pesar de la reprensible conducta del Cardenal, la Santa Sede no consideró oportuno tomar medidas disciplinarias contra McCarrick, lo que confirma mi denuncia de la corrupción de la Curia.

 

El informe hace un gran esfuerzo para tratar de pintarlo como algo relajado en la investigación de las afirmaciones del Sacerdote 3. (Ellos ignoran el hecho de que fue usted quien llevó estas preocupaciones a la Santa Sede en primer lugar). ¿Evitó ponerse «en posición de comprobar la credibilidad de Sacerdote 3»?

Es obvio cuál fue mi papel en sacar a la luz los escándalos de McCarrick, y que siempre he tomado medidas para informar a la Santa Sede de cualquier información que llegara a mi poder. Recuerdo que estamos hablando de 2012, cuando acababa de ser nombrado nuncio en Estados Unidos.

En el Informe se me acusa de no haber dado seguimiento a la solicitud de información sobre las acusaciones del “Sacerdotet 3” contra McCarrick. ¡Esto es absolutamente falso! Son los propios redactores del Informe los que aportan las pruebas del engaño que han inventado para golpearme y desacreditarme. De hecho, en otro lugar del Informe dice que el 13 de junio de 2013 le escribí al Cardenal Ouellet, enviándole tanto la carta que me había escrito el Obispo Bootkoski, como la carta enviada al “Sacerdote 3”. Le informé que el caso civil de “Priest 3” había sido sobreseído sin posibilidad de apelación. El obispo Bootkoski caracterizó las acusaciones del «Sacerdote 3» como falsas y calumniosas.

Me gustaría enfatizar un aspecto en particular. Quienes me acusan de no haber enviado una comunicación escrita al Obispo Bootkoski, Ordinario del “Sacerdote 3” y Obispo de Metuchen, saben muy bien que esto depende de las instrucciones precisas de la Secretaría de Estado. Y saben igualmente bien -como confirma el Informe- que hubo una comunicación telefónica entre el obispo Bootkoski y yo, de la que yo a mi vez informé al cardenal Ouellet.

No hay que olvidar que en aquellos años había abogados que no se contentaban con llevar a juicio a las diócesis por delitos cometidos por sacerdotes, sino que querían demostrar que la propia Santa Sede -como la sede de una empresa multinacional- tenía la máxima responsabilidad por dar una indemnización a las víctimas de abuso sexual. El abogado Jeffrey Lena sabe algo de esto, que logró en dos juicios separados evitar que la responsabilidad del encubrimiento del abuso recayera sobre el Papa Benedicto XVI.

 

¿Y qué piensa del Informe que atribuye la mayor parte de la culpa del ascenso de McCarrick y su lugar en la Iglesia a los pies de Juan Pablo II y Benedicto XVI?

Las intenciones de quien redactó el Informe son claras: traspasar la responsabilidad de los ascensos de McCarrick a sus predecesores, uno de ellos fallecido y canonizado (Juan Pablo II), el otro anciano y débil (Benedicto XVI). El primero no puede defenderse de la tumba, mientras que el segundo es demasiado manso para desautorizar descaradamente a su sucesor llamándolo mentiroso y desacreditándolo, así como la función que desempeña. Lo inquietante es que dentro del propio Informe – obviamente elaborado por muchas manos – existen numerosas contradicciones, suficientes para hacer que los argumentos expuestos tengan poca credibilidad.

Me pregunto entonces: ¿quién convenció a Juan Pablo II y Benedicto XVI de no tener en cuenta las graves acusaciones contra McCarrick? ¿Quién estaba interesado en que McCarrick ascendiera, para que pudiera obtener una ventaja en términos de poder y dinero?

Probablemente alguien hizo creer a Juan Pablo II que las acusaciones contra McCarrick eran fabricadas, siguiendo el modelo de las operaciones de descrédito que la Polonia comunista ya había realizado contra los buenos obispos y sacerdotes que se oponían al régimen.

En el caso de Juan Pablo II, el principal interesado en la promoción de McCarrick fue definitivamente el cardenal Sodano. Fue secretario de Estado hasta septiembre de 2006: le llegó toda la información. En noviembre de 2000, el nuncio Montalvo le envió su informe y las acusaciones de graves abusos cometidos por McCarrick.

No olvidemos que en este período estalló el escándalo del padre Maciel, que Sodano pretendía encubrir falsificando una declaración de Benedicto XVI, en la que se decía que el Papa daba por cerrado el caso. Benedicto XVI convocó una sesión plenaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe y el cardenal Arinze logró que se condenara a Maciel, a pesar de la oposición del secretario de Estado.

El nombre del cardenal Sodano también apareció en relación con una escandalosa especulación inmobiliaria. En 2003, el sobrino del Cardenal, el ingeniero Andrea Sodano, con cartas de recomendación de su tío el Secretario de Estado y en su calidad de consultor del grupo inmobiliario Follieri (en algunos documentos oficiales también se le indica como vicepresidente del grupo), adquirió propiedades a precios bajísimos en la diócesis estadounidense condenadas para compensar daños por casos de abuso sexual civil, obteniendo una enorme ventaja económica para él en detrimento de la Iglesia. Raffaello Follieri, propietario del grupo, fue condenado por fraude y blanqueo de capitales, precisamente por transacciones imprudentes en la venta de estas propiedades.

No hace falta decir que Follieri tenía una estrecha relación con la Iniciativa Global Clinton y con la familia Clinton, así como con el Partido Demócrata: “El ex presidente y la senadora Hillary son nuestros amigos”, se jactó Follieri.

Siempre se repiten las mismas conexiones, las mismas complicidades, los mismos conocidos: McCarrick, Clinton, Biden, los demócratas y los modernistas, junto a una procesión de homosexuales y abusadores que no es ajena.

En cuanto a Benedicto XVI, quienes tuvieron acceso diario y directo al Papa fueron el secretario de Estado Bertone y el suplente Sandri, quienes pudieron controlar y filtrar información sobre McCarrick y ejercer presión sobre el Santo Padre.

Una vez más, el Informe habla por sí solo. Quien presentó la pregunta directamente al Papa Benedicto XVI fue el cardenal Bertone, quien, contrariamente a lo que había propuesto repetidamente -es decir, que las acusaciones muy graves y detalladas contra McCarrick requirieron un proceso canónico ejemplar que condujo a su destitución del Colegio Cardenalicio y su reducción al estado laico – llevó al Papa Benedicto a decidir que no debería emprenderse ningún proceso canónico ni debería prescribirse ninguna sanción canónica, sino que en su lugar se haría “una simple apelación a la conciencia y al espíritu eclesial de McCarrick”.

Y aquí aparece evidente otra contradicción flagrante: cómo es posible conciliar un simple llamado a la conciencia con las instrucciones formales que se dieron tanto al nuncio Sambi como a mí, según las cuales McCarrick no podía residir en el seminario donde vivía, ¿No pudo participar en actividades públicas, no pudo viajar y tuvo que llevar una vida retirada de oración y penitencia?

La corrupción de las más altas esferas del Vaticano es tan evidente que lleva a considerar el Informe como un intento indigno de hacer que Bergoglio parezca absolutamente ajeno a las manipulaciones de la Curia, incluso como una suerte de perseguidor implacable de los corruptos, mientras que la evidencia de los hechos demuestra lo contrario. Yo diría que Bergoglio es para la iglesia profunda como Biden es para el estado profundo …

Me gustaría señalar también que el hecho de culpar a Juan Pablo II por el nombramiento de McCarrick a pesar de la opinión negativa de la Congregación de Obispos y de su Prefecto Cardenal Re podría aplicarse también al propio Jorge Mario Bergoglio, sobre quien el Superior General de los jesuitas expresaron fuertes reservas. Si Wojtyla se equivocó con McCarrick y por ello se le considera implícitamente responsable de los escándalos ocurridos, ¿qué impide que este juicio se extienda también a la promoción de Bergoglio como Arzobispo de Buenos Aires y luego como Cardenal? Recordemos que en el Consistorio de 2001, además de McCarrick y Bergoglio, otros destacados miembros de la Mafia de Saint Gallen recibieron el sombrero rojo …

¿Hay algo más que debamos cubrir?

Para concluir, me gustaría citar un artículo reciente de Riccardo Cascioli, adoptando su juicio lúcido como mío propio:

Aunque del Informe surge la figura de un McCarrick que era un depredador en serie, no se desencadenó una gran reacción hasta 2017, cuando llegó el primer informe del abuso de un menor. […] En la práctica se nos dice que el “comportamiento inmoral con adultos”, aunque ciertamente no es algo bueno, es sin embargo al final algo que se tolera. La verdadera alarma, la que prevé penas, incluso las más severas, suena sólo si el abusado es menor de edad. Como si las decenas y decenas de futuros sacerdotes que compartían lecho con McCarrick y, por tanto, en su mayor parte condenados a una vida sacerdotal desequilibrada, no contaran mucho. Como si la devastación moral y la destrucción de la fe causada por un obispo- depredador – vocaciones perdidas, sacerdotes quienes a su vez repitieron el abuso, nombramientos episcopales distorsionados por lazos patológicos – fueran únicamente un problema menor.

[…] Se ignoró deliberadamente que lo que permitió el irresistible ascenso de McCarrick es un sistema de poder también conocido como lobby gay, que favorece el nombramiento y carrera de obispos con ciertas características. […]

No, realmente no hay ninguna señal de que la Iglesia haya aprendido algo del caso McCarrick; existe más bien la sensación de que se hizo pagar a una persona para que otras pudieran continuar tranquilamente. Y mientras tanto, avanza la idea de que si un sacerdote tiene tendencias homosexuales, no hay problema.
En esta grotesca farsa, ahora envuelta en una falsa apariencia de legalismo, no hay duda en que arrastra por el barro a toda la Iglesia, su prestigio ante el mundo, su autoridad sobre los fieles, para salvar la imagen ahora comprometida de corruptos, prelados indignos y depravados. Me limito yo mismo a observar que incluso ahora, en el Vaticano, Bergoglio todavía se rodea de notorios homosexuales y personas con reputaciones gravemente comprometidas. Esta es la contradicción más flagrante del supuesto trabajo moralizador de Bergoglio.

 

 

(No te pierdas las lista de reproducción de Adoración y Liberación con los más de 60 vídeos en los que recorremos toda la labor impagable de Monseñor Viganó. Compártela)

 

 

 

 

 

—————————————————————

 

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo en:

Consultas generales: info@adoracionyliberacion.com
Donativos: donativos@adoracionyliberacion.com
Damián Galerón: damiangaleron@adoracionyliberacion.com
Director Espiritual Padre Tamayo: CorIesus@adoracionyliberacion.com
Vicente Montesinos (Director) : director@adoracionyliberacion.com

 

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; suscríbete al Canal en Telegram, en este enlace: https://t.me/adoracionyliberacion ; y quedarás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”.

 

En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

¡Únase al Canal de Adoración y Liberación en Telegram en este enlace!
https://t.me/adoracionyliberacion

A nuestro canal Santos o nada en este:
https://t.me/santosonada

Y a nuestro canal Dando Caña en este:
https://t.me/dandocanya

 

 

 



Categorías:CONSEJO DIRECTIVO, Exclusivas, LAURA MOHENO

Etiquetas:, , , ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: