DAMIÁN GALERÓN: Lunas de Sangre

 



 

 

 

 

 

 

 

 

Damián Galerón

 

 

Esta pasada semana hemos finalizado un ciclo de tres lecciones sobre el cap. 3 del libro del Génesis, donde hemos intentado aproximarnos a ese misterio relacionado con los orígenes de la creación del hombre. La última de las tres lecciones, me centré solamente sobre el vers. 15 de dicho capítulo, donde está escrita la primera profecía de los textos bíblicos y donde se profetiza a los dos personajes que marcarán la historia de la humanidad; hablamos de la semilla de la Mujer que es Cristo, y a continuación, dentro del mismo versículo, menciona también la semilla de la serpiente que es el anticristo. Afirmé igualmente que este personaje ya está en el escenario mundial, pero que todavía no se ha manifestado ni se va a manifestar hasta que no pase un breve periodo de tiempo, pero que n tengo dudas que la actual situación geo-política mundial está siendo manejado desde las sombras por este personaje.

Dije igualmente que nos íbamos a ubicar en qué tiempo histórico estamos viviendo, y en qué momento se puede calcular la aparición de este personaje misterioso del que hablan la mayoría de los textos bíblicos. Para desarrollar este tema no voy a mencionar ningún tipo de documentos históricos.

Todos los datos que voy a dar para conocer el momento histórico que estamos viviendo, están basados en la información que aporta la página web de la NASA. La agencia espacial norteamericana, conocida como la NASA, tiene reflejada en su página de internet, un detallado informe sobre el estudio de todos los eclipses de lunas de sangre desde la muerte de Cristo hasta el presente siglo XXI. Esta va a ser la única fuente de información de esta clase que iniciamos, y esta base de investigación, se trata de un fenómeno astronómico (no astrológico), denominado “tétradas lunares”; por favor, memorizar esta palabra, “tétradas lunares”, conocidas también como “lunas de sangre”, que hasta el presente histórico que estamos viviendo, se están revelando como un reloj cronológico de una exactitud asombrosa.

Aquí surge la pregunta, ¿qué es una tétrada lunar?”. Se trata de un fenómeno astronómico compuesto por una serie de cuatro eclipses de lunas rojas; dos eclipses se producen en un año y, los otros dos eclipses se producen al siguiente año. Esta fase completa de cuatro eclipses lunares, se le denomina “tétrada lunar”.

La NASA, desde la muerte de Cristo hasta la actualidad, tiene reflejadas cada una de las 9 tétradas lunares que se han ido sucediendo hasta el siglo XXI, de manera que, no solo conocemos el año en que se produjeron, sino que también sabemos el mes y el día de cada una de estas misteriosas tétradas lunares.

Estas tétradas lunares, están estrechamente ligados con acontecimientos históricos y políticos relacionados con el pueblo judío. El reloj cronológico de Dios, por decirlo de alguna forma, es el pueblo judío, de manera que, si queremos saber en qué momento de la historia estamos viviendo, no nos queda otra opción que conocer el calendario judío. Conviene recordar que el calendario judío está basado en los ciclos de la Luna, mientras que nuestro calendario gregoriano, está basado en los ciclos del Sol.

Esto quiere decir que, todos los eclipses de lunas de sangre que han acontecido desde el siglo I de nuestra era hasta el día de hoy, coinciden con festividades litúrgicas judías. Por lo tanto, si por las razones que sean, una tétrada lunar coincide con un acontecimiento histórico, como puede ser una guerra, un desastre, una buena o mala noticia, esa coincidencia se trata de una advertencia para Israel; estos eclipses de lunas de sangre, suelen ser avisos de que algo grave se acerca para el pueblo judío. Pero atención a lo que digo, de la misma forma que esos eclipses de lunas de sangre, son una advertencia para el pueblo judío, también son una advertencia para el resto del mundo.

El primer dato a tener en cuenta consiste en que, desde la muerte de Cristo hasta el presente siglo XXI, se han producido un total de 9 tétradas lunares a lo largo de 2.000 años; cada tétrada, como he dicho anteriormente, se trata de cuatro lunas de sangre; dos de estas lunas son observables coincidiendo con la pascua judía y la fiesta de los tabernáculos, y las otras dos, y al año siguiente, durante la misma festividad.

Pues bien, la primera de estas misteriosas 9 tétradas lunares está registrada entre los años 32 y 33 de nuestra era; se inicia con un eclipse de luna de sangre el 14 de abril del año 32 durante la pascua judía, y finaliza el ciclo de cuatro lunas al año siguiente, exactamente el día 27 de septiembre del año 33 durante la fiesta de los Tabernáculos.

Pero atención a lo que voy a decir; durante esta primera tétrada lunar acontece algo que va a marcar la historia de la humanidad, como es la pasión y muerte de Cristo; su muerte está registrada el viernes día 3 de abril, durante el tercer eclipse de luna de sangre del año 33 de nuestra era. Dicho de otra forma, Cristo muere en el año 33, a los 33 años de edad, el tercer día del mes de abril, durante el tercer eclipse de luna de sangre, a la tercera hora de la tarde. Observar que todo es el número 3. Yo siempre he dicho que en la calle puedo encontrarme a un amigo por casualidad, pero en el ámbito del contenido de los números no existe ninguna posibilidad de que sea una casualidad. Quiero recordar a todos que el número 3 simboliza a Dios y más concretamente representa a la Santísima Trinidad.

Por lo tanto, entre la tercera y la cuarta luna de sangre, acontecen tres hechos históricos que van a marcar los siglos futuros:

1.- la muerte y resurrección de Cristo que confirma su naturaleza divina.
2.- a los 50 días de su muerte y resurrección, en la noche de Pentecostés, nace la Iglesia que años más tarde, se instala definitivamente en Roma.
3.- Estos acontecimientos, fueron el inicio a una nueva etapa de la humanidad.

Sin embargo, a todo esto, hay algo que añadir; si esta tétrada de lunas de sangre, ha sido la apertura de una nueva etapa de la humanidad, quiere decir que, en los siglos futuros tendrá que haber otra tétrada lunar que sea la clausura de este periodo histórico que estamos viviendo. A este periodo final, se le conoce como final de los tiempos, que no tiene nada que ver con el fin del mundo.

A partir de aquí, se van sucediendo una serie de tétradas lunares a lo largo de los siglos, pero no las voy a comentar todas para no detenernos en cifras y en datos que harían un poco largo este tema. Solo voy a dar los años.

La 2ª. en los años 162/163;
la 3ª. en los 795/796;
la 4ª. tétrada, en los años 842/843;
la 5ª, en los años 860/861.

Todas estas tétradas lunares coincidieron con acontecimientos que no veo necesario describir ahora, por no ser especialmente significativos.

Sin embargo, es a partir de aquí cuando estas tétradas lunares, apuntan ya de forma directa al pueblo judío. Y esto lo vemos en lo que sucede en la sexta tétrada lunar, acontecido entre los años 1493-1494; pero recordemos lo que sucede un año antes, en el año 1492, que fue el año del descubrimiento de América.

Ese mismo año, por un Decreto Real por parte de la reina Isabel de Castilla y de Fernando de Aragón, se ordena la expulsión de todos los judíos que habitaban en España. Pues bien, los dos años siguientes, es decir 1493 y 1494, se produce la sexta tétrada de lunas de sangre, coincide con el proceso de expulsión de los judíos de toda España, donde residían desde hacía siglos.

Desde esta tétrada lunar que coincide con la expulsión de los judíos de España, ya no hay nada más durante los siguientes 455 años, de manera que nos presentamos poco después de finalizada la II guerra mundial, concretamente en los años 1949-1950. Es entonces cuando sucede algo sorprendente, y es que un año antes, en 1948, se había cumplido exactamente la profecía de Cristo, cuando dijo que Israel regresaría de nuevo a su tierra, y esto acontece en mayo de 1948. Pues buen, los dos años posteriores, es decir 1949 y 1959, en un periodo de plena formación del estado de Israel, se vuelve a observar la séptima tétrada de lunas de sangre, acompañando como señales en el cielo, el cumplimiento de la profecía de Cristo. Cristo nos advierte en el evangelio de Mateo y Lucas, que estos acontecimientos históricos, vendrían acompañados por señales en la luna, el sol y las estrellas.

Alguien puede objetar que lo estoy centrando todo en los eclipses de lunas de sangre, cuando en realidad todos los meses también se observan luna nueva, luna llena, cuarto menguante y cuarto creciente y, por lo tanto, podríamos tenerlo como referencias cronológicas. Sí, correcto, pero el problema es que las fases lunares siguen modelos matemáticos, es decir, todos los meses tenemos luna nueva, luna llena, cuarto menguante y cuarto creciente. Esto se observa todos los meses, todos los años, todos los siglos y todos los milenios. Por el contrario, lo realmente asombroso consiste en que los eclipses de lunas de sangre no se sujetan a ningún modelo matemático, sino que aparecen, por decirlo de alguna forma, cuando las da la gana, pero siempre en estrecha relación con acontecimientos relacionados con el pueblo judío.

Pues bien, solo 17 años después de la tétrada lunar relacionada con la fundación del estado de Israel, vuelve a observarse la octava tétrada lunar que, curiosamente, está estrechamente vinculada con la guerra de los seis días; esa guerra en el Oriente Medio de la guerra relámpago por parte de Israel contra cinco naciones árabes que les declararon la guerra. Israel derrotó a los árabes en solo seis días, por eso se conoce esa guerra como la guerra de los seis días. La tétrada lunar que se observó en el cielo, acontece entre 1967 y 1968.

Y finalmente nos encontramos ante la 9ª. y última tétrada lunar, las cuales, fueron observadas hace muy poco, concretamente entre el año 2014 y 2015. Digo que es la última tétrada lunar porque los datos que aporta la NASA consiste en que ya no habrá más tétradas lunares hasta dentro de 700 años.

He descrito los signos históricos que se produjeron durante la primera tétrada lunar, acontecida entre los años 32 y 33 de nuestra era, con la muerte y resurrección de Cristo, así como el nacimiento de un nuevo ciclo histórico al surgir en la noche de Pentecostés la nueva Iglesia basada en el evangelio.

Conviene matizar que las fechas en las que se producen los eclipses de lunas de sangre de la primera tétrada, en los años 32 y 33 de nuestra era, coinciden exactamente con esta última tétrada lunar de los años 2014 y 2015; y coinciden en el mismo mes y en el mismo día. Solo hay una diferencia de 24 horas, por lo tanto, al ser una diferencia de 24 horas, ambas tétradas se incluyen en la misma cronología del mismo mes y del mismo día. Resulta admirable que, en 2000 años de diferencia cronológica, la primera y la última tétrada coincidan en el mismo mes y en el mismo día.

Repito de nuevo que, salvo desmentido, la NASA no registra más tétradas lunares hasta dentro de 700 años.

Eclipse lunar en Pascua, el 15 de abril de 2014 d.C.
Eclipse lunar en Tabernáculos, el 08 de octubre de 2014 d.C.
Eclipse lunar en Pascua, el 04 de abril de 2015 d.C.
Eclipse lunar en Tabernáculos, el 28 de septiembre del 2015 d.C.»

Esta última tétrada lunar, no apunta de forma directa a Israel, pero sí he afirmado al principio que, si la primera era sin ninguna duda el inició de un ciclo de la historia, tenía que darse otra tétrada lunar en los siglos futuros que, no solo sería la última, sino también la encargada de cerrar este ciclo histórico, el cual fue abierto con la muerte de Cristo, por un lado, y con el surgimiento de la iglesia en la noche de Pentecostés. Las razones que aporto son las siguientes:

1.- Un año antes de esta última tétrada lunar, se le obliga a Benedicto XVI a renunciar como pontífice de la Iglesia; un análisis del documento de su renuncia, confirma que Benedicto XVI solo renunció a la parte administrativa, por lo tanto, Benedicto XVI sigue siendo el único y legítimo Papa. Mientras esto acontecía, se elige de forma claramente fraudulenta a un sustituto de Benedicto XVI, llamado Francisco.

2.- entre el segundo eclipse de luna de sangre del año 2014 y el cuarto eclipse de luna de sangre del 2015, se llevó a cabo en el Vaticano, un sínodo de la familia bajo la dirección de este falso sustituto de Benedicto XVI, llamado Francisco; el resultado de este sínodo, fue la firma de un documento denominado “Amoris Laeticia”, donde en contra de lo dicho por Cristo en el evangelio, Francisco determinada con su firma que, las personas divorciadas pueden acceder a los sacramentos sin necesidad de que arreglen su estado de vida en contra de lo establecido por el Magisterio de la Iglesia.

3.- Esta firma del citado documento firmado por Francisco, supone que, al aceptar que los divorciados accedan a los sacramentos sin arreglar su situación, confirma un plan previamente establecido para desmontar la doctrina de la Iglesia, quedando tres sacramentos herido de muerte, como son el Matrimonio, la Confesión y la Eucaristía. De nuevo pido mucha atención a lo que voy a decir, en cuanto que este plan para desmontar el Magisterio de la Iglesia a través del sínodo de la familia, se llevó a cabo entre el segundo eclipse de luna de sangre del 2014 y el cuarto eclipse de lunas de sangre del 2015.

Finalmente entramos ya en la recta final; vuelvo a pedir de nuevo la máxima atención. He descrito rápidamente las anteriores ocho tétradas y hemos visto que después de cada tétrada no había nada más, sino solamente esperar a ver cuándo surgía el siguiente.

Es aquí donde viene el verdadero misterio, porque surge de repente y de forma misteriosa una trilogía de lunas de sangre totalmente ajenas a la tétrada, las cuales son observadas el 31 de enero del 2018, el 27 de julio del 2018 y el 21 de enero del 2019. Lo realmente asombroso de esta trilogía de lunas consiste en que, confirman el exacto cumplimiento de los 70 años profetizados por Cristo tras el establecimiento de Israel como estado independiente. Esta trilogía de lunas de sangre acontecidas en solo 12 meses, no se ha dado en ningún momento de la historia anterior desde la muerte de Cristo.

Pero no todo acaba aquí, sino que, nuevamente, la NASA confirma dos nuevas lunas de sangre, la primera para mayo del 2021 y la otra también para el mes de mayo del 2022. Es decir, en solo cinco años desde el 2014 hasta este año 2019, llevamos ya 7 lunas de sangre, teniendo en cuenta que faltan las otras dos del 2021 y 2022.

No recuerdo ahora en qué documento he leído el siguiente informe que cito de memoria, pero repito que no encuentro ahora el documento; dice literalmente:

“Cuando veáis que las lunas de sangre se repiten, esa es la señal que os doy de que los acontecimientos en la humanidad se precipitan”.

En base a todos estos datos aportados, hago un breve resumen que es el siguiente:

1.- Cristo establece el inicio del final de los tiempos en los capítulos 24 y 21 de Lucas, y el inicio de este periodo cronológico, Cristo lo establece sin ninguna duda con la fundación del estado de Israel, lo cual sucede en mayo de 1948, y como he citado, vino anunciado por la 7ª. Tétrada lunar.

2.- Igualmente Cristo confirma que, tras la fundación del estado de Israel, el pueblo judío tiene una prórroga de 70 años, lo cual, se consuma en mayo del 2018, y como he citado, se confirmó con una trilogía de lunas de sangre que es la que he citado antes.

3.- Finalizado el cumplimiento de todo esto, solo queda por cumplirse bíblicamente la última semana de siete años profetizado por Daniel. Estas dos lunas de sangre que la NASA ha confirmado para el 26 de mayo del 2021 y para el 16 de mayo del 2022, COINCIDE EXACTAMETE CON LA MITAD DE LA SEMANA DE SIETE AÑOS PROFETIZADO POR DANIEL.

¿Qué es lo que estoy afirmando? Que, si no hay un error de cálculo de no más allá de un año arriba, un año abajo, en ese periodo cronológico comprendido por la observación de estas dos enigmáticas lunas de sangre de mayo del 2021 y de mayo del 2022, en ese período, insisto de nuevo, será el momento histórico de la manifestación pública del anticristo.

Un dato más que añado; poco antes de la manifestación social y política del anticristo, la humanidad vivirá un verdadero “shock”, causado por el impacto de un despertar de la conciencia personal y mundial, que es también conocido como el Aviso. Estamos viviendo ya en este periodo cronológico y profético que precede a estos acontecimientos anunciados en las Escrituras.

 

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo en:

Consultas generales: info@adoracionyliberacion.com
Redacción: redaccion@adoracionyliberacion.com
Donativos: donativos@adoracionyliberacion.com
Vicente Montesinos (Director) : director@adoracionyliberacion.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a info@adoracionyliberacion.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.



Categorías:BLOG DE DAMIÁN GALERÓN

Etiquetas:, ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: