ABERASTURI: Constitución dogmática “Lumen gentium”, n. 15: un disparatón. II

 

 

 

 

Jose Luis Aberasturi

 

Vamos a analizar este número con detenimiento, ya que es una muy buena muestra de lo que afirmamos -confirmando, aún cuando solo fuese por esto, graves temores en relación al citado documento-, cuya trayectoria hemos relatado en el artículo anterior, siguiendo la introducción que hace la BAC -nada sospechosa de malas intenciones-, cuando publica los documentos del CV II.

Y lo vamos a hacer sin prisas, párrafo a párrafo, para “meternos” a fondo en cada una de las líneas que va señalando, y pensarlos “en católico”, es decir, sin rupturas artificiales aunque nada gratuitas: nos ha salido, y nos está saliendo, carísimo; hasta el punto de que han desaparecido países enteros con más que milenaria tradición católica a sus espaldas. La misma Europa ha perdido sus raíces; esas que Juan Pablo II, desde Santiago, a gritos, recomendó que recuperara cuanto antes mejor: “¡Europa, sé tú misma!”. No hubo mucho eco, que digamos. Y así le va a Europa, y así nos va a los europeos.

“La Iglesia se reconoce unida por muchas razones con quienes, estando bautizados, se honran con el nombre de cristianos [hasta aquí nada que objetar: faltaría más], pero no profesan la Fe en su totalidad o no guardan la unidad de comunión bajo el Sucesor de Pedro”. Pero esto, tal como está escrito, ya no: hay que matizarlo, porque es muy importante.

A simple vista, puede parecer una afirmación positiva y animante; aséptica, en el peor de los casos…, pero no lo es. Que la Iglesia se reconozca unida con todos ellos, con los que “se llaman” cristianos, está muy bien: la Iglesia Católica no tiene enemigos; en todo caso lo serán los que lo quieran ser, pero no porque los señale y los tenga Ella como tales. Para nada.

Pero ya aquí hay una afirmación que no es correcta, teológica y doctrinalmente hablando: no es lo mismo y, por tanto, no están en el mismo plano, ni respecto a sí mismos, ni respecto a la Iglesia, los que “no profesan la Fe en su totalidad” que los que “no guardan la comunión bajo el Sucesor de Pedro”. Estos, son cismáticos; situación que, en el momento del CV II, solo afectaba a los ‘ortodoxos’, y a alguna pequeña iglesia cismática del oriente próximo: a nadie más.

Por el contrario: son miles y miles las sectas que se llaman “cristianas” y que van desde no comulgar en nada con la Fe católica -que contiene y es “la plenitud de la Fe”: que hay que seguir diciéndolo-, hasta compartir alguna cosilla: pero son todos herejes de principio a fin, aunque también haya “clases” entre ellos. Pero poner a todos -cismáticos y herejes- en el mismo saco es una aberración ya desde el mismo plano intelectual; no digamos en otros planos. Por tanto, la relación de la Iglesia Católica con todos ellos no puede ser la misma: no cabe en el mismo saco; y, de hecho, ni lo ha sido, ni lo es.

 

 

 

 

 

 

A continuación, la Lumen gentium, entra a detallar su situación; bueno, o no; y se mete, por tanto, en un buen berenjenal: “Pues hay muchos que honran la Sagrada Escritura como norma de fe y vida, muestran un sincero celo religioso, creen con amor en Dios Padre todopoderoso y en Cristo, Hijo de Dios Salvador; están sellados con el bautismo, por el que se unen a Cristo, y además aceptan y reciben otros sacramentos en sus propias iglesias o comunidades eclesiásticas. Muchos de entre ellos poseen el episcopado, celebran la sagrada Eucaristía y fomentan la piedad hacia la Virgen, Madre de Dios”.

Todo esto, ¿dónde lo ven los redactores y firmantes del documento? Porque esto solo es aplicable, en principio y tal como está descrito, a los ortodoxos, a los cismáticos. Y a nadie más: a ningún círculo herético, de los que la inmensísima mayoría por no tener no tienen ni el bautismo: solo unos pocos, poquísimos, y habría que verlo despacio.

Como no es lo mismo “iglesia” que “comunidad eclesiástica”; el término “iglesia”, tanto en los cismáticos como en los herejes es solo secundum quid, o “según y como”; y esto dependerá de su mayor o menor cercanía a la Iglesia: porque Iglesia-Iglesia no hay más que Una, que además es Santa, Católica y Apostólica. Lo de “comunidad eclesiástica” es más un eufemismo que otra cosa. Y lo de “iglesia” es ciencia ficción en todos los herejes.

¿Qué devoción y piedad a la Virgen, Madre de Dios, tienen los protestantes, los anglicanos, los luteranos y demás especies, si no la pueden ni ver en muchos casos?

¿Dónde ven el “episcopado”, excepto en los ortodoxos y asimilados, si no tienen ni sacerdocio? ¿Y qué “sagrada” Eucaristía celebran si no tienen ni sacerdotes? Ningún “pastor” celebra la Eucaristía: ni la da, ni la recibe.

¿Honrar la Sagrada Escritura como norma de fe y vida es recortarla a su gusto, reescribirla, interpretarla según las entendederas de cada uno y su “libre interpretación”?

¿Qué amor pueden tener en Dios Padre, que nos dice ‘este es mi Hijo bien amado, escuchadle’, y cómo van a amar a Cristo, Hijo de Dios Salvador, si lo que hacen y deciden es salirse de “Su” Iglesia -la que nos ha dado el mismo Cristo por encargo de Dios Padre y con la asistencia del Espíritu Santo-, y se inventan lo que sea?

Pero la bomba viene ahora: “Añádase a esto la comunión de oraciones y otros beneficios espirituales, e incluso cierta verdadera unión en el Espíritu Santo, ya que Él ejerce en ellos su virtud santificadora con los dones y gracias y a algunos de entre ellos los fortalece hasta la efusión de la sangre. De esta forma, el Espíritu suscita en todos los discípulos de Cristo el deseo y la actividad para que todos estén pacíficamente unidos, del modo determinado por Cristo, en una grey y bajo un único Pastor”.

Vamos a ver si lo entiendo: ¿Los cismáticos están alentados por el Espíritu Santo, como “todos los discípulos de Cristo” [o sea, ¿igual que nosotros?: así se explica que “el proselitismo es un gran pecado”, que dijo alguien no hace mucho], al “deseo y la actividad para que todos estén pacíficamente unidos, del modo determinado por Cristo, en una grey y bajo un único Pastor”? ¿De verdad? ¿De verdad de la buena, de la que “va a Misa”? Pues quizá estén asistidos por el Espíritu Santo; lo estarán si se empeñan los padres conciliares, pero, la verdad es que no se les nota pero que en nada, en especial en lo que se refiere a “unidos, del modo determinado por Cristo, en una grey y bajo un único Pastor”. ¡Pero si ni ellos mismos tienen un único pastor, ni lo quieren tener!

¿Y también los herejes, todos y de la marca que sean, sin matiz alguno? Pues menos mal: si no, aún estaríamos en la Guerra de los Treinta Años, que ya estaría durando más que demasiado, ¿no? Vamos que no quedaría ya ni Europa pues haría ya mucho tiempo que se habrían acabado los europeos. Claro que en esto están, ahora también los mismos católicos.

¿No estarían confundiendo -los padres conciliares- sus deseos con la realidad, que es tozudamente clara y pedagógica? Esto no es que sea “teología ficción”: es tout court “teología de la ensoñación”: algo así como un “buenismo” de tal calibre, tan ilógico y desmesurado, que está en las antípodas de la realidad, teológica, doctrinal y eclesial.

Porque, si el Espíritu les mueve al deseo y la actividad para estar pacíficamente unidos bajo una misma grey y un único Pastor, no les queda sino VOLVER a la casa del Padre, VOLVER a la IGLESIA CATÓLICA, de donde se habían ido, que es lo que los papas anteriores al Concilio concebían y predicaban al hablar del ECUMENISMO.

Nada que ver -está en las antípodas-, de este irenismo acomodaticio donde da lo mismo ser cismático, hereje o católico: Cristo está con todos, el Espíritu suscita en todos los mismos deseos -pero solo la Iglesia Católica mueve ficha: porque es la única que las tiene, por otro lado-, y Dios Padre, que se ha olvidado del infierno porque no lo ha creado Él, nos recibe a todos en su Casa Eterna, sin ninguna otra opción o posibilidad.

Por tanto, ¿para qué vamos a estar discutiendo si hay que estar casado o arrejuntado, si se comulga en gracia o en pecado, si se hace apostolado y/o proselitismo, del Cielo y del Infierno, de los Sacramento y de su necesidad, de si hay obispos y obispas, sacerdotes y sacerdotas, pastores y pastoras, monaguillos o diáconos de ambos géneros?

Claro que, alojados en esa lógica, ¿para qué vamos a ocuparnos del Papa, de lo que hace y de lo que dice, de si es el Cristo en la tierra o el fruto de una conjura o una pantomima?

Para mayor abundamiento -aunque no voy a detenerme en ello, ahora al menos- estas afirmaciones contrastan totalmente con otras -dicen lo contrario- en el mismo documento.

Pero, seriamente, ¿importa ya algo en la Iglesia?

Pues esto está escrito en el seno de la Iglesia que debía ser “Lumen gentium”: ¡la luz de las gentes!

Pues, ¡menos mal, y qué bien y qué todo! Venga: “¡apaga y vámonos!”.

 

 

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

Anuncios


Categorías:BLOG DE JOSE LUIS ABERASTURI

Etiquetas:, , ,

18 respuestas

  1. ¿ Porqué nos han querido vender como cercanías lo que son lejanías, tan lejanas, tan lejanas que incluso se alejan más y más con la aceptación de tantas aberraciones morales consecuencia, no ya de su distinta fe, sino de su falta de Fe ? ¿ Somos nosotros quienes tenemos que acercarnos a ellos renunciando a nuestra Fe o son ellos quienes tienen que acercarse convirtiéndose ? El problema es que los lejanos los tenemos dentro y arriba y nos quieren alejar a todos de la verdadera Fe. Esto es sencillamente demoníaco y habrá que decirlo. Conmigo que no cuenten los ecumenistas ecumaníacos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias padre! Siga aclarando!
    Bendicion

    Le gusta a 1 persona

  3. Don José Luis,creciendose.
    Magistral.Valientenente magistral.
    Su análisis de la LG,incide en las incongruencias garrafales del texto,presumiendo que derivan de un buenismo supino.Yo,peor pensado que él,presumo más bien que lo que hubo fue un malismo revestido de buenismo.Cierto que en todas estas realidades tan complejas hay de todo, como en botica.Y seguramente,junto a un gran pelotón de bobos del haba- ésos sí,buenistas-,se dio una minoría activisimamente perperva que sabían muy bien lo que hacían y lo que preparaban.
    Excelente la distinción entre cismaticos y herejes,apuntando que,mientras los primeros tienen una eclesiología cuasi integra,los segundos apenas comparten bautismo,y algunos,ni eso.Excelente tambien incidir en que,ni unos ni otros,buscan la unidad bajo un único pastor,cuando todos sabemos lo que piensan del ministerio petrino.Son francotiradores que van por libre,de los que lo mejor que se les puede presuponer es error sin malicia,pero hasta ahi.
    Estamos en el pomposo octavario por la unión.Yo lo hago,pero por la conversion.Y resulta cuando menos chocante querer reeditar para recomponer la misma aberración que se dio para desgarrar,haciendolo grupalmente,como se hizo en los cismas y herejías.Si se fueron pueblos enteros-cuius regio,eius religio-,ls vuelta ha de ser de uno en uno,personal, intransferible.Y tal cosa sólo se hace por el unico mecanismo que todos los hombres tenemos para hacer tal cosa:Convertirnos al Señor,de corazón y de mente,
    AD-ORARLE literalmente.Que es ponernos al sltura de su Boca,para recibir su Aliento transformador…

    Le gusta a 1 persona

  4. Excelente la crítica al ecumenismo indiferentista. Pero la cita positiva de Juan Pablo II, que contribuyó a ello con las reuniones de Asís….siguió firme con el Novus Ordo, con la colegialidad y con la Libertad Religiosa masónica…es decir, siguió timón firme conciliar hacia la disolución ….mmmmm…..que lástima.

    Le gusta a 1 persona

    • Lo que citas,es un totum revolutum,que se salta a la torera el viejo y ssbio consejo dr discernir cuidadosamente.
      Para nada están al mismo nivel Asís,Novus Ordo y libertad religiosa.
      A pesar de sus errores,hago una enfática defensa de Juan Pablo II.El Aquinatense erró en temas como la Concepcion Inmaculada y el aborto.San Agustín tiene padajes más que dudosos sobre la Gracia y la predestinación.Pascal era jansenistas.Y los tres fueron muy grandes.Peto,naturalmente,TU SOLUS SANCTUS.TU SOLUS DOMINUS…

      Me gusta

  5. No creo en un ecumenismo ecumaníaco bergogliano, que no acerca al lejano, pues le dice que está muy bien como está, al tiempo que espanta al cercano, a base de insultos, como rígido y fariseo, patadas, persecución y exterminio. Son unos hipócritas redomados.

    Le gusta a 1 persona

  6. Al que exclama que el rey está desnudo, le cae la del pulpo.Hay que reconocerlo, en tiempos duros, para ser héroe, solo hay que decir la verdad.,y no hay que salir al campo de batalla, que ya te vendrán a buscar ellos.

    Le gusta a 1 persona

  7. Está Ud. que se sale, D. José Luis. No le doy un abrazo porque no le tengo cerca.
    Siga así. Todavía queda algún justo en el OD.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: