TELEGRAMA: LAS SORPRESAS DE FRANCISCO

 

 

 

 

Valentín Echenique

 

Las sorpresas de Francisco ya las conocemos: Comunión de adúlteros, sodomitas y protestantes; nulivorcio exprés; Lutero testigo de la fe; islam religión de paz; ¿quién soy yo ?; academia pontificia antivida y anti Humanae Vitae; global compact con mucho aborto, mucho anticonceptivo y más gender; migración abaratadora de la mano de obra y desarraigadora; insultos y persecución a los católicos tachados de rígidos; homosexualismo a tope; ecumenismo ecumaníaco; buda tiene mucho que enseñar; sinodalidad manipulada por mí; el infierno no existe, las almas de los malvados se aniquilan; ambientalismo la nueva religión; los muros de Trump son muy malos, los del vaticano perfectos; yo soy el papa y no le debo explicaciones a nadie; las acusaciones a Barros son calumnias; Kasper es un gran teólogo pues hace teología de rodillas, ante el mundo; profano iglesias con excusa de banquetes a los pobres; me enteré por la prensa de las dubia, etc, etc.

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En el mismo mensaje indícanos si prefieres recibir los mensajes por Whatsapp o por Telegram. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

Anuncios


Categorías:Telegrama

Etiquetas:, , , , , , , , ,

9 respuestas

  1. Pastor de Israel, escucha!…Ven a visitar tu viña, la cepa que tu diestra plantó y que tú hiciste vigorosa….Restáuranos, que brille tu rostro y nos salve!

    Le gusta a 1 persona

  2. EL AÑO DE VIGANÓ-EL AÑO DE VIGANÓ- EL AÑO DE VIGANÓ- EL AÑO DE VIGANÓ- EL AÑO DE VIGA

    Por César Félix Sánchez

    Sin lugar a dudas, el acontecimiento del año en el mundo católico han sido las cartas abiertas enviadas por monseñor Carlo Maria Viganò, arzobispo titular de Ulpiana, y antiguo nuncio apostólico en los Estados Unidos (2011-2016), especialmente la primera, fechada el 22 de agosto de 2018 . Allí, con pruebas fehacientes y rompiendo con, lo que Manuel González-Prada llamaba «el pacto infame de hablar a media voz», reveló la complicidad de Francisco con el abusador sexual múltiple y homosexual cardenal Theodore McCarrick, su gran elector, amigo y compañero de chanzas de dudoso gusto.

    Además, señaló, con nombres y apellidos, a los principales aparachtniks de la Santa Sede, involucrados en la supervivencia, promoción y, de no haber mediado esta intervención providencial, futura omnipotencia del llamado lobby gay o lavender maffia en los vértices de los Palacios Apostólicos. Aunque todavía este establo de Augías está lejos de estar medianamente limpio, tales individuos, igual que los espectros de los terrores nocturnos infantiles, se desvanecen apenas les toca un poco de luz y la tea encendida de Viganò ha señalado el inicio del fin de sus días. Quizá no lo parezca todavía, pero ha sido el inicio de su destrucción. Vengativos, difamadores y adictos al poder, son, sin embargo, terriblemente cobardes y, ante la situación desatada, están procediendo a autodestruirse en medio del pánico y el naufragio psíquico absolutos. Varios indicios hay de esto.

    Cuando pasen los años y pueda hacerse una valoración histórica de esta ocasión, más allá de su condición de inicio de un cambio de época y de liquidación de toda una generación eclesiástica, uno de los principales legados de la carta será cómo, de manera implícita, confirmó los mecanismos del presente faccionalismo en la Jerarquía Eclesiástica, que ya venían siendo anunciados por voces solitarias como las de monseñor Luigi Marinelli

    Por otro lado, en esa suerte de extraña mezcla de esquizofrenia con infestación preternatural que es la vida pública del papa Francisco la carta hizo también reveladores estragos. Lo llevó, en primer lugar, a lanzar, en un tono corleoneano, una velada amenaza sibilina contra Viganò, al invocar el silencio de la omertà y a la vez ordenar a los periodistas «hacer su trabajo». Y algunos empezaron a hacerlo. Luego, esa criatura –quizá católica o algo cristiana- que habita dentro de Francisco y que lo lleva, de cuando en vez a condenarse a sí mismo, reaccionó invocando a la Iglesia Universal entera el rezo de la oración a San Miguel Arcángel para defenderla de los Ataques del Maligno, en gesto y lenguaje gravemente preconciliares. Pero, finalmente, la conclusión, a cargo de la personalidad más visible del Pontífice –aquella que mezcla, en una suerte de oxímoron permanente lo siniestro con lo ridículo– reapareció y se proclamó a sí mismo, casi horas después, como, ni más ni menos, que el mismísimo Diablo.

    Pero, más allá de confirmar y revelar el verdadero rostro de la Curia francisquista y de Francisco, el legado más inmediato de la carta de Viganò y por lo que los fieles católicos debemos estar agradecidos es haber evitado la casi inevitable deriva homosexualista del Sínodo de la Juventud. Ante la agitación, confusión e indignación entre el laicado y en el mundo entero, estos revolucionarios de papel toalla, temerosos de que más esqueletos en sus clósets aparecieran, prefirieron la misma ambigüedad repulsiva de siempre, pero no la definición que algunos archiheréticos alemanes esperaban y parecían tener prometida.

    Por eso, por desarticular un sacrilegio de esas consecuencias, que hubiera sido una afrenta más, pública y universal, al rostro de Cristo y de la Iglesia y que hubiera terminado por arrastrar a millones al infierno al pretender mediáticamente generar la «tendencia» de la definitiva aceptación del homosexualismo, ha escrito Viganò su nombre en el crédito de Dios. Los jacobinos han conocido un pequeño Termidor, que si bien no los aniquilado todavía, los ha dejado cojos. Todavía «gozaremos» un poco más de sus iniquidades disfrazadas de cursilerías seudopastoralistas y ternura siniestra y pervertida, pero ya saben que ni siquiera el mundo secular los soporta. Y esto último los angustia profundamente.

    Los opositores de Viganò hasta ahora no han podido refutar las acusaciones principales de su carta –el conocimiento por parte de Bergoglio de los abusos y de las sanciones a McCarrick y su protección, así como las redes de corrupción, encubrimiento y poder en el Vaticano- y lo único que han podido aducir es que esas acusaciones también comprometerían al papa emérito Benedicto XVI y a «San Juan Pablo II», mecanismo barato en que revelan involuntariamente su compromiso no con la verdad o con la razón sino con la posible manipulación sentimental de algunos oligofrénicos, y que Viganò también las conocía desde tiempo atrás y también calló. Bueno, si calló, dejó de hacerlo y habló, como se debe. Si por un mal entendido espíritu de cuerpo, Viganò se mantuvo por algún tiempo «cerrando filas» con los demoledores de la Iglesia y con sus mafias, quizá menos grotescas que las actuales pero malignas al fin y al cabo, pues en grande y buena hora que dio el paso de denunciarlos, no teniendo en cuenta solamente asuntos de mínima justicia humana, sino principalmente pensando en el grave daño que hacen a la Fe.

    En la aprobación al libro Instrucción de sacerdotes con aplicación individuada a curas y eclesiásticos de las Indias (1671), de monseñor Juan de Almoguera, obispo de Arequipa, obra en la que se denuncia con autoridad y rigor los escándalos del clero de entonces, el doctor Gaspar Ortiz de Moncada S. J decía: «Lo que singularmente venero en este libro, es el santo brío y christiana libertad con que refiere y reprehende los extraordinarios desórdenes de mucha parte de los Sacerdotes y Parrochos de aquellas tierras». En efecto: se requiere santo brío y cristiana libertad para reprender los desórdenes que han casi demolido a la Sede Apostólica. Lamentablemente estamos en una época en que el poder ha acabado usurpando el lugar de Dios e, incluso entre algunos ortodoxos, prima el cálculo por sobre la denuncia profética e incluso sobre el silencio penitente. Y algunos, luego de un primer momento de vacilación observando el desenlace de la pelea, como si se trata del patio de una cárcel, se lanzaron a denostar de todas las formas posibles a Viganò. Aun por ellos, aunque no lo reconozcan, el arzobispo titular de Ulpiana ha combatido, y harían bien reconociéndolo, en algunos años cuando las aguas se apacigüen.

    https://adelantelafe.com/el-ano-de-vigano/

    Me gusta

  3. Los pobres son una mera excusa para profanar iglesias católicas, objeto del odio de la misericorditis bergogliana, por la presencia real de Jesucristo en la eucaristía, que tanto molesta a quien nunca se arrodilla ante ella. Bastante tiene con arrodillarse ante los poderes del mundo.

    https://religionlavozlibre.blogspot.com/2019/01/otro-cardenal-que-pierde-los-papeles.html

    Le gusta a 1 persona

  4. Hay que abrirse a la Novedad del Evangelio hermanos! Desconfiad de los rígidos! (hace falta que aclare que es sarcasmo?

    Le gusta a 1 persona

  5. Piden la extradición del protegido Zanchetta. El caso salpica más y más a su protector, Bergoglio, jefe de la mafia sodomítica de la misericorditis.

    https://religionlavozlibre.blogspot.com/2019/01/socialistas-piden-extradicion-del.html

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: