Tal y como adelantó en exclusiva Adoracion y Liberación, Angelelli será beatificado el 27 de abril de 2019

Vicente Montesinos

 

 

Les dimos hace unos días dos exclusivas mundiales.

Algunos dijeron que no podían ser ciertas. Que no podíamos manejar esa información.

Algunos otros esperaron, como casi siempre últimamente, a que otros medios, aun de línea más lejana a ellos que la nuestra, las copiaran, para hacerse eco. Debe de ser que siguen, a pesar de hablar de la Iglesia, lógicas mundanas. Es una pena. Porque aquí estamos para lo que estamos. La gloria toda a Cristo. Y las celotipias y otros sentimientos tóxicos no son propios del Señor.

En todo caso, nosotros a trabajar por el Reino, que es lo único que nos mueve. Entre tanto, y como siempre, la verdad y el trabajo se abren camino.

Adelantamos que un Obispo más, además de Aguer, iba a oponerse a la pérfida beatificación de Angelelli. Nos dijeron que no era posible. Hace unos días se pudo confirmar que así iba a ser y les dimos también la primicia de la nota de Monseñor Baseotto oponiéndose a tal barbaridad.

Y adelantamos la fecha de la beatificación. Y nos dijeron que esa beatificación no se iba a producir y que de producirse no era posible que ya se supiera la fecha. Y menos que la supiéramos nosotros. Les dijimos el 26 de abril de 2019. Bueno, es el 27. Da igual. El mismo fin de semana. A efectos prácticos es lo mismo y demuestra una vez más que jamas que hemos adelantado una exclusiva de alcance, no sólo no hemos mentido (lo cual está fuera de toda posibilidad en este portal) sino que ni siquiera nos hemos equivocado.

Así es que aquí va la confirmación oficial de todo lo que les adelantamos en relación a este segundo asunto:

Y es que la diócesis de La Rioja ha dado a conocer la fecha de beatificación de monseñor Enrique Angelelli y los mártires riojanos: será el 27 de abril de 2019 en La Rioja, y estará presente, como representante del papa Francisco, el cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

El papa Francisco dispuso que el rito de beatificación de los “venerables siervos de Dios” Enrique Ángel Angelelli Carletti, obispo de La Rioja, Gabriel Longueville, sacerdote diocesano, Carlos de Dios Murias, sacerdote profeso en la Orden de los Frailes Menores Conventuales y Wenceslao Pedernera, padre de familia, tenga lugar en la ciudad de La Rioja, el 27 de abril de 2019. En un primer momento tal rito había sido fijado para el 15 de diciembre de 2018.
Así lo anuncia una comunicación dirigida al obispo emérito de La Rioja, monseñor Marcelo Colombo, y actual arzobispo de Mendoza, firmado por el sustituto para los asuntos generales de la Secretaría de Estado del Vaticano, monseñor Edgar Peña, y fechada el 17 de octubre, fiesta de San Ignacio de Antioquía, obispo y mártir.

En la comunicación, monseñor Peña solicita que la diócesis establezca contacto con la Congregación para las Causas de los Santos y con el postulador de la causa, padre Damián Pátrascu OFM, postulador general de la orden de los Hermanos Menores Conventuales, para lo concerniente a la organización de la celebración.

Aquí les dejamos la verificación documental.

 

Pues eso.
Que desgraciadamente, una vez más, no nos equivocamos.
Y a Dios pongo por testigo que, para regocijo de alguno, pero bien de las almas, ya me habría gustado equivocarme, ya.
In Domino
Anuncios


Categorías:Actualidad religiosa, BLOG ADORACIÓN Y LIBERACIÓN, Editorial, Exclusivas

Etiquetas:

37 respuestas

  1. Iniquidad marxista.
    Poner por ejemplo a un montonero y así condenar a los militares, sin pruebas.
    Ni por odio a la fe, ni asesinado.
    Mysterium iniquitatis.
    Descrédito vaticano.

    Le gusta a 1 persona

  2. Los santos de la misericorditis no tienen nada que ver con Los santos de la Iglesia Católica verdadera. La misericorditis no pide las virtudes de la pureza y castidad. Hasta las detesta. Basta con que luchen por los pobres, sobre todo a base de multiplicarlos y con buenas dosis de terrorismo, si hace falta. Resulta estimulante que haya obispos que se opongan, pero también resulta desalentador que sean tan sólo dos. Todos temen al Bergoglio dictador, mucho más que a Dios, con el que se toparán tarde o temprano. No les arriendo la ganancia a los temerosos.

    Le gusta a 1 persona

  3. Enhorabuena a AyL y mi más sentido pésame a la Iglesia Católica.

    Le gusta a 1 persona

  4. No será el 27 de abril 2019?????

    Le gusta a 1 persona

  5. Espero que Dios nos conceda la Gracia de jamás “acostumbrarnos” a las profanaciones, blasfemias y pecados que claman al cielo.
    Que el resto del mundo ande al revés, es de esperarse, pero la Iglesia, no señor.

    Le gusta a 1 persona

  6. No es que se beatifique a un montonero.
    Es que el Vaticano está okupado por otro montonero.

    Le gusta a 1 persona

  7. Al inicio del sínodo en desarrollo, Francisco, dijo: sólo el diálogo puede hacernos crecer como Iglesia y construir un futuro lleno de esperanza. Afirmó que el sínodo es un ejercicio eclesial de discernimiento, porque una Iglesia que no escucha está cerrada a la novedad, cerrada a las sorpresas de Dios, y no será creíble, sobre todo para los jóvenes, que inevitablemente se alejarán en lugar de acercarse, en efecto, de acuerdo a la enseñanza y práctica eclesial actual una política pastoral animada por la misericordia y que escucha al rebaño debe ejercer un discernimiento que pueda diagnosticar las situaciones experimentadas por las ovejas.

    Tradicionalmente discernimiento es la capacidad de emitir un juicio o elegir un comportamiento de acuerdo con los requisitos de una situación. Esto permite juzgar personas y eventos para unir lo que debe unirse y dividir lo que debe dividirse, requiere no solo el conocimiento de una persona en su situación particular sino también, y especialmente, en referencia a un criterio recto de juicio y un estándar objetivo de evaluación con el objetivo de alcanzar el justum, es decir, una verdad ética. Por otro lado, esto requiere distinguir entre varias personas y situaciones que deben ser juzgadas de manera diferente, una percepción que a menudo se critica ahora como discriminación.

    Uno no puede discernir sin juzgar. La famosa prohibición evangélica del juicio (cf.: San Lucas 6, 37) solo afecta el juicio precipitado, que a menudo resulta ser incorrecto e injusto porque busca examinar la conciencia interna de una persona.

    La teología actual, postula la primacía de la pastoral sobre la doctrina, de la conciencia sobre la Ley, de escuchar sobre la enseñanza.

    La nueva política pastoral emplea el discernimiento como método de diagnóstico para analizar situaciones problemáticas, como la familiar y la social.

    La primacía de escuchar sobre la enseñanza se traduce en una primacía paralela y consecuente de discernimiento sobre el juicio que advierte en contra de juzgar y plantea la pregunta retórica: ¿Quién soy yo para juzgar?

    Así, el sínodo a la medida de Jorge Mario Bergoglio y su staff, no sólo deja de ser católico al utilizar el lenguaje del enemigo, sino en su arco completo que saca la Verdad católica para situarla en un engañoso discernimiento.

    https://adelantelafe.com/el-lenguaje-del-enemigo/

    Le gusta a 1 persona

  8. LA NUOVA BÚSSOLA NOS CITA HASTA CON ENLACE. SEGUIMOS CRECIENDO. AMDG Y DE LA VERDAD.

    http://www.lanuovabq.it/it/angelelli-beato-sbagliato-fara-vacillare-la-fede

    Le gusta a 1 persona

    • La llamada pistola fumante no se encontró , es decir, una orden tomada desde arriba por un graduado que admitió el mandato de matar a un pastor que se había sentido incómodo.

      Pero tanto la carta del obispo argentino como la del periódico La Nación intervienen precisamente en los detalles del odium fidei . Básicamente, incluso si acepta la versión de que fue un asesinato, debe demostrarse que esto sucedió debido a un odio a la fe y no a una rivalidad política ya que Angelelli estaba muy cerca de los grupos terroristas que en esos años estaban enfureciendo el país sudamericano

      Como fueron los hechos. Probablemente será difícil averiguarlo. Es por esta razón que para muchos prelados en Argentina esta beatificación es un bocado amargo para ser digerido. Sobre todo, sería interesante entender cómo se hicieron las cosas en la Congregación para las Causas de los Santos. En la positio super martyrium, ¿cómo es el complejo proceso judicial que llevó a la condena? ¿Y cuáles son las motivaciones a través de las cuales la Congregación ha diseñado una causa en odium fidei ? Quién sabe de las causas de la beatificación en odium fidei sabe que el elemento político ideológico, así como las posibles sentencias de condena de los asesinos, deben armonizarse con la evidencia de una hostilidad manifiesta hacia la Iglesia en referencia a la víctima y sus verdugos.

      En este punto, sería necesario que emergieran todos los elementos de los cuales los padres de la Congregación tomaron su decisión.

      Le gusta a 1 persona

    • Así es Echenique! Seguimos creciendo por lucha, trabajo y gracia de dios! Y por gente como tú! Adelante! Hasta el cielo no paramos!

      Me gusta

  9. Esta beatificación nos confirma que cada vez vamos conociendo mejor a la misericorditis sodomita: Losa homosexuales tienen mucho que aportar; los masones tienen mucho que aportar, los montoneros tienen mucho que aportar, los inmigrantes tienen mucho que aportar, los protestantes tienen mucho que aportar, los comunistas chinos tienen mucho que aportar. Todas esas “aportaciones” son muy bien recibidas. Por el contrario los católicos no tienen nada que aportar, pues son la mar de rígidos. Hay que marginarlos o echarlos.

    Le gusta a 1 persona

  10. Algunos, como Andrea Tornielli, se empeñan en no querer ver lo que cada día resulta más evidente: la estrecha relación entre sodomía clerical, lobby gay y abusos sexuales.Si más del 80% de los abusos sexuales son homosexuales, cuando los homosexuales son el 3% de la población, la vinculación es palmaria. Esto lo ven todos menos los bergoglianos, seguramente porque forman parte del problema y no de la solución. Ya os vamos desenmascarando.
    http://www.lanuovabq.it/it/nuova-chiesa-e-abusi-sessuali

    Le gusta a 1 persona

  11. VALLI-VIGANÓ, PARA SALVAR LA IGLESIA. NECESITAMOS MÁS VALLIS, MÁS VIGANÓS.

    Adelanto que la traducción es manifiestamente mejorable, pero se entiende.

    El caso Viganò, la Iglesia, la fe, los medios. Una entrevista

    Con motivo del lanzamiento del libro Il caso Viganò (Fe y cultura), Alessandro Gnocchi me entrevistó para Riscossa cristian en: https://www.riscossacristiana.it/il-caso-vigano-libro-valli-gnocchi/
    Per gentile Concesión del autor, propongo aquí el texto del diálogo.

    El caso Viganò contado en un libro de Aldo Maria Valli. Una charla con el autor
    de Alessandro Gnocchi
    En general, los editores se vuelven locos cuando se proponen publicar una colección de artículos o ensayos publicados en periódicos o revistas. Es cierto que, a estas alturas, los editores se vuelven locos cuando se propone simplemente publicar un libro, pero en el caso de las colecciones a menudo están en lo cierto. No sé si Giovanni Zenone, que es Faith & Culture, lo hizo cuando Aldo Maria Valli propuso reunir en un volumen lo que escribió sobre las revelaciones de Monseñor Viganò sobre la cobertura del Vaticano de los escándalos sexuales que sacudieron a la iglesia estadounidense. En cualquier caso, aquí hay una nueva impresión.El caso Viganò. El dossier que reveló el mayor escándalo dentro del editor de Church : Fede & Cultura, es Giovanni Zenone, el autor Aldo Maria Valli. No es una simple colección de artículos que se han publicado desde el 26 de agosto sobre un tema de noticias candentes, sino que es una pieza de la historia de la Iglesia que los historiadores no pueden prescindir de comenzar hoy. Pero también es la historia escrita por un cristiano que puede y debe ser leída por todos los cristianos, incluso antes que los historiadores, porque tiene un valor excepcional: ser escrito con amor a la verdad, con todas las dificultades que esto conlleva. Precisamente de esto quería hablar con Valli para contarles qué es el libro, pero sobre todo, quién es su autor.

    AG – Empecemos por el abc del comercio: el control de las fuentes. Ya ha hablado de sus reuniones con monseñor Viganò. Pero me gustaría saber lo que su instinto como periodista le dijo inmediatamente y lo que hizo cuando encontró la noticia en sus manos.

    AMV – Más que un instinto de periodista, hablaría de un simple instinto humano. Por naturaleza, me llevan a confiar en la gente, pero creo que también tengo un sentido del olfato que me permite reconocer el mal, la maldad y la falsedad. Incluso te diré que cuando siento la presencia del mal es un sentimiento muy físico para mí, y en esos casos, ¿sabes lo que estoy haciendo? Huir! Así es: me voy, me alejo de lo que siento como la fuente del mal. Podría contarte algunos episodios al respecto, pero no quiero alargarlo.
    Ahora, en el caso de Monseñor Viganò, por el contrario, inmediatamente sentí una acusación de verdad en él. Verá, el antiguo nuncio no tiene un carácter fácil, no sabe cómo ser “empático”, como suele decir hoy. Y no hizo nada para congraciarse conmigo. Me impresionó el obvio sufrimiento y el temor de Dios, una mercancía rara hoy en día, incluso entre los prelados. No ha decidido hablar, como alguien ha insinuado, por venganza, porque se ha agriado debido a una promoción fallida al cardenal. Dijo: “Soy viejo, me acerco a la muerte; No me interesa el juicio de los hombres, sino el del Padre, y cuando el Padre me pregunta qué he hecho por la Iglesia, quiero poder decir que he hecho todo lo posible para salvarlo “. No, en él no he visto a un hombre resentido, sino a un sirviente doloroso de la Iglesia, diría postrado. Y como yo también,
    Cuando el monseñor me dio su primer testimonio, quería que lo leyera de inmediato, junto a él, para que pudiera hacerle preguntas de inmediato e informar cualquier duda o perplejidad. Estaba totalmente a mi disposición, y obviamente no faltaban las preguntas. Fechas, nombres, circunstancias. Creo que lo sometí a un interrogatorio auténtico, y ni siquiera por un momento se ha retirado, ni se le ha confundido ni contradicho. Sin embargo, honestamente, a veces contestaba: “No recuerdo esto”. Además, como ya he dicho en otra parte, quería que nuestras dos primeras reuniones tuvieran lugar en mi casa, en presencia de mi esposa e hijos, porque quería que las personas que amo me retroalimentaran y que, de muchas formas, mi propia sensibilidad,
    Recuerdo que cuando el monseñor se fue, después de saludarlo, le dije a mi esposa: “Piensa en lo que debes intentar ahora. Toda su vida ha sido dedicada a la Iglesia. Quien, como él, está entrenado en la carrera diplomática, tiene un vínculo especial con el papa. El espíritu de abnegación en estas personas es total. Bueno, si un hombre así, con tal entrenamiento, ha decidido revelar lo que sabe, significa que está conmovido por razones extremadamente serias “.

    AG: Me gustaría que dibujara un breve retrato de Monseñor Viganò, para que los lectores comprendan por qué decidió darle crédito, publicar su memorial y seguir apoyándolo.

    AMV – Algo que ya te dije. Agrego que el monseñor sabe cómo ser, cuando sea necesario, un administrador y administrador auténtico. Con un pinchazo, una cura y, diría, un sentido del deber que es (o al menos era) un rasgo típico de nosotros Lombard (él es de Varese, yo de Rho), Viganò asume cualquier compromiso con una extraordinaria seriedad. Y nunca es complaciente.
    Cuando lo pusieron a cargo de la gobernación, hizo que todos se subieran a las sillas. Quería comprobar todo y poner su nariz en todas partes: contratos, colaboraciones, facturas. Y cuando se dio cuenta de la negligencia y los intrallazzi, pasó inmediatamente a la acción, sin problemas de oportunidad y sin temor a pisar a alguien. Tanto es así que se hizo un montón de enemigos. Si le pregunta al Vaticano, si todavía recuerdan: ni siquiera se podría comprar un alfiler sin que Monseñor haya verificado la necesidad real de comprarlo y comparar las distintas ofertas. Cuando se dio cuenta de que incluso las obras muy importantes se asignaban a “amigos”, sin pedir estimaciones diferentes, se quedó atónito y cambió las reglas. De hecho, le ahorró mucho dinero al Vaticano. Y en los Estados Unidos se comportó de la misma manera,
    Me hacen sonreír a los que dicen: “Pero en una reunión pública con el cardenal McCarrick no dijo nada en su contra y, en cambio, lo saludó cordialmente”. Quien habla así no sabe lo que significa ser un nuncio, es decir, el representante papal del papa, un rol que implica la capacidad de mantener separadas las reacciones privadas y el comportamiento público, especialmente si hablamos, como en el caso, de una gala en presencia de cientos. de invitados. Por supuesto, ni siquiera Viganò es perfecto, lo extrañaríamos. Él mismo me dijo que había cometido tantos errores. Pero creo que puedo decir que él es un hombre, no un hominicchio, ni un medio hombre ni un quaraquaquà.

    AG – ¿Alguna vez ha tenido alguna duda antes de publicar lo que vino a conocer?

    AMV – Yo tenía dos, sobre todo. La primera: ¿pero esta denuncia realmente ayudará? El segundo: ¿es realmente necesario, por parte de Viganò, llegar a pedir la renuncia del Papa? La primera perplejidad fue, y está, motivada por la conciencia de que la Iglesia ha visto tantos a lo largo de los siglos y siempre ha estado acostumbrada a hacer, por así decirlo, resistencia pasiva: dejar pasar la tormenta, sin reaccionar. La segunda perplejidad fue, y está, motivada por una pregunta: dado que el Papa, aun cuando está equivocado, sigue siendo el vicario de Cristo y el garante de la unidad de la Iglesia, pedir un paso atrás no es un forzamiento. ¿Y no puede dar la impresión de que hay un resentimiento personal por parte del arzobispo contra el papa?
    Debo decir que las dos perplejidades siguen vivas en mí. Sin embargo, en el caso del segundo, también sobre la base de lo que me explicó el Monseñor, creo que quería obligarlo a subrayar que la Iglesia no es del Papa, sino de Cristo. De esta manera, quiso responder a una cierta “papolatría” que hoy es la más importante pero que no tiene nada de católico, porque el Papa es servus servorum Dei , no es el “maestro” de la Iglesia.

    AG – Para muchos de los que hacen nuestro trabajo, escribimos algo con la conciencia de que, después, nada habría sido más como antes. El momento en que decides hacerlo es liberador, pero solo por un momento … ¿Para ti qué pasó después?

    AMV – Mira, soy tímido. Pero, como saben, los tímidos a veces pueden ser muy determinados. Entonces, una vez, después de haber orado y consultado a mi esposa e hijos, tomé la decisión de publicar, seguí mi camino y sentí una gran serenidad. Sabía que pagaría en persona, de diferentes maneras, pero ya no tenía ninguna duda. Y así sigue siendo ahora, dos meses después de la publicación del primer memorial.
    Alguien me preguntó: “¿Estás seguro de que no has sido explotado? ¿Estás seguro de que no te conmovió el deseo de hacer una primicia? “. Instrumentalizado, no lo creo. Viganò nunca me obligó y respondió a todas mis preguntas y dudas. En cuanto al deseo de sacar, creo que no tengo esta enfermedad. Estoy de acuerdo con lo que Benny Lai dijo una vez, uno de los maestros de nosotros en el Vaticano: “Un Vatican Scoop no anticipa noticias. Es más bien dar la lectura correcta de una noticia. Hoy, pocos son capaces de entenderlo “. Aquí, me alegro no cuando doy las noticias primero, sino cuando puedo darle al lector las claves para leer. Que es lo que trato de hacer en mi blog Duc in altumy también en Christian Redemption, ya que son lo suficientemente amables para retomar mis artículos. Creo que hoy una de las tareas más importantes de nosotros, vaticanisti, es hacer contrainformación con respecto a cierta “narrativa” que no solo la institución, sino también la gran prensa intenta imponer.

    AG – Pienso que quien escribe concienzudamente debe decir toda la verdad sin pecar de omisión. Pero también estoy convencido de que este gran pantano burocrático que se ha convertido en la Iglesia Católica puede envolver todo. En su opinión, ¿es posible desencadenar un mecanismo que da alguna esperanza?

    AMV – Sinceramente, no lo sé. Hay días en que tengo algunas esperanzas y otras donde, en cambio, me parece que el pantano puede tragar y cubrir todo bajo aguas negras e impenetrables. Sin embargo, recibí un gran estímulo de parte de los lectores, quienes me agradecen y me piden que siga adelante. Junto con la fe, son mi verdadero propulsor. Por supuesto, también recibo muchos insultos, a menudo terribles, pero me di cuenta de que los que me atacan nunca tienen argumentos: solo pegan etiquetas (“tradicionalista”, “ultratradizionalista”, “traidor”) sin desarrollar un razonamiento digno de este nombre

    AG – ¿Qué idea hiciste sobre el origen de lo que sucedió?

    AMV – El origen es definitivamente una falta de fe. “Vi a Dios en un hombre”, dijo un peregrino después de conocer al Curé d’Ars. He aquí: digamos que hoy ver a Dios en un hombre de la Iglesia no es tan obvio. “Quien quiera ser amigo de este mundo se hace enemigo de Dios” (Jn 4, 4) leemos en las Escrituras. En cambio, vemos muchos pastores que quieren ser amigos de este mundo. También cito al santo cura de Ars: “Cuando nos dejamos guiar por Dios, haciendo lo que Él quiere, no podemos equivocarnos … El ojo del cristiano que hace la voluntad de Dios ve el fondo de la eternidad”. Bueno, hoy tenemos pastores que hablan como sociólogos, economistas, psicólogos, pero rara vez hablan de Dios y de la eternidad. Todos los problemas, hasta los extremos de abuso, surgen de esta dramática falta de fe.

    AG – En su opinión, ¿con qué debería comenzar para remediar esta situación?

    AMV: en primer lugar, deberíamos decidir enfrentarnos a la realidad, por aterrador que sea. Tres elementos son ahora claros y deben tomarse en consideración: a) la corrupción y la corrupción moral no son episódicas, sino sistemáticas y generalizadas; b) el lobby gay juega un papel decisivo en todo esto; c) el silencio de muchos “buenos” que no hablan por “el bien de la Iglesia” en realidad ayuda a que los malos sigan actuando sin ser molestados. Sobre la base de esta conciencia, debemos comenzar a reconstruir a partir de la figura del sacerdote y la centralidad de la Eucaristía. Todo lo demás necesita ser podado. Y los pastores deben volver a ser tales. Deberían volver a ser hombres de Dios, lo que implica que tienen el temor sagrado de Dios. Justo lo que veo en Viganò y en muy pocos otros.

    AG: ¿La estrategia y la actitud de la curia romana frente a una bomba como la que lanzó Monseñor Viganò son las que esperaba?

    AMV: desafortunadamente, sí, y lo lamento porque es una actitud, en mi opinión, equivocada. Salvo raras excepciones, no veo una reacción sincera y, sobre todo, no siento un verdadero deseo de conversión espiritual. Hablamos de “planes de acción”, “comisiones”, “protocolos”, pero no vamos a la raíz: la fe en Dios, la intimidad con Él, el rechazo del pecado. El mismo Papa, al identificar la raíz del mal en el “clericalismo”, no ayuda a enfrentar el problema, porque se refiere a una abstracción. Es un poco como cuando, ante todo lo que está mal en el mundo, decimos que la culpa está en la sociedad. No significa nada. Y luego está este manto insoportable de silencio, de cubierta. No se entendió que en la era de la comunicación esta estrategia no paga. Hablamos mucho sobre la transparencia, pero no actuamos en consecuencia. La ideología del secreto y el subterfugio ya no es aplicable. Por el contrario, debilita a la Iglesia porque socava su credibilidad.

    AG: ¿Cuál es el hecho y la consideración que te dan más miedo en este asunto? ¿Y cuáles son los que más te consuelan?

    AMV: no puedo decir que siento miedo, porque estoy seguro de que el Señor, si nos envía una prueba, lo hace por nuestro bien, por la salud de nuestra alma. Pero me preocupa el silencio de los pastores, su ambigüedad, la falta de claridad, la confusión cada vez más extendida en la Iglesia y las profundas divisiones entre los hermanos en la fe. Me preocupa el hecho de que durante algún tiempo me he dado cuenta de que no puedo confiar en mí mismo, ni siquiera del pastor supremo. He visto y escuchado tantas, y recibo tantas y tantas noticias, que ahora la cultura de la sospecha se ha deslizado en mí, y eso no me gusta. Es como si una cierta inocencia se hubiera perdido para siempre. La consolación proviene de la oración y la amistad de muchas personas que expresan mi cercanía y afecto y me piden que siga adelante.

    AG – No solo eres crítico ahora para este pontificado. Si miras tu historia, tu relación con la fe y con la Iglesia, ¿qué te enseña este asunto?

    AMV: Me doy cuenta de que ahora, en comparación con un tiempo, incluso hace unos años, miro más a lo esencial y dejo todo el esquema. Lo esencial es la Palabra de Dios, es la relación con Jesús, es la fe. Me permito condicionarme mucho menos por cuestiones de oportunidad y respeto humano. Pienso mucho más sobre el juicio de Dios y la vida eterna. Es por estas razones que, a pesar de todas mis limitaciones, siento cada vez más la necesidad de probar lo que viene del magisterio, para ver si y hasta qué punto confirma mi fe.
    El punto de inflexión, en lo que a mí respecta, fue después de Amoris laetitia.. Ya tenía algunas perplejidades, pero ese documento las sacó a la luz. Cuando comprendí que había un intento de introducir el subjetivismo en el pensamiento de la Iglesia y de codificarlo, sentí la necesidad de intervenir. Porque en ese punto en juego ya no hay solo una evaluación humana, sino que existe la misma ley divina. Está el intento de poner al hombre en el lugar de Dios. El hecho de que en Amoris laetitia este intento tenga lugar de manera subrepticia, a través del uso sutil de una nota al pie, me ha puesto aún más en evidencia. alarma. Vi una malicia ( Amoris furbitia pasó a llamarse la exhortación apostólica) que no pertenece, no puede pertenecer a nuestra madre Iglesia.
    De manera más general, veo un grave peligro en esta propagación de la misericordia, que libera a la pastoral de la doctrina, deja a la sombra la cuestión del juicio divino y reduce la fe a un factor sentimental, un instrumento para el bienestar psicofísico y no para la salvación del alma. . Veo que estamos llegando a la teorización de un supuesto deber de Dios al perdón frente a un presunto derecho de la criatura a ser perdonada. Ya no hablamos de la conversión y el temor de Dios. El concepto mismo de pecado es opaco debido a un relativismo cada vez más evidente. Todo esto no puede dejarme indiferente.

    AG – ¿Qué puede hacer hoy un periodista que ama a la Iglesia?

    AMV – ¡Dar las noticias! Y créeme, no es una broma. Muy a menudo los periodistas ya no hacemos nuestro trabajo. Y en la historia de Monseñor Carlo Maria Viganò lo noté aún más. A menudo, el problema no es la censura o el condicionamiento que viene de afuera, sino la autocensura. Además, siempre es necesario proponer, junto a las noticias, las claves de lectura, para que el lector pueda orientarse. Como dije antes, es en gran parte un trabajo de contrainformación en comparación con una visión impuesta tenazmente por la gran prensa. Esto implica mucho estudio y la disponibilidad de múltiples fuentes, incluso a nivel internacional, porque nosotros, en Italia, teniendo el Vaticano en casa, somos muy “papistas”. Finalmente, debemos discutir y nunca caer en la trampa de la oposición frontal entre “partidos”,

    https://www.aldomariavalli.it/2018/10/23/il-caso-vigano-la-chiesa-la-fede-i-media-un-colloquio/

    Le gusta a 1 persona

      • Para empezar, tiene en mente la condición moral de las almas. El arzobispo advierte en varios puntos del peligro que representan para las almas de los fieles el silencio y las acciones confusas de muchos obispos y sacerdotes y del Papa. Se lamenta de que esto, junto con la subcultura homosexual en la Iglesia, “continúa causando graves daños a la Iglesia, daños a muchas almas inocentes, a jóvenes vocaciones sacerdotales ya los fieles en general”.

        Le gusta a 1 persona

      • El problema es que Bergoglio y sus secuaces las almas les importan un comino

        Me gusta

      • Finalmente, el Arzobispo Viganò, en cierta manera paulina, asumió la tarea necesaria de oponerse al comportamiento de Pedro (es decir, del Papa Francisco) de manera franca y pública. Mientras que algunos se preguntan por qué esto no se hace en privado, la respuesta seguramente debe ser: “¿Cómo podría dirigirse al Papa Francisco en privado?” El Papa Francisco se ha negado firmemente a enfrentarse a sus interlocutores. Ha emprendido una política de “ambigüedad armada” y cuando se hacen preguntas legítimas, se aceptan con silencio. Lejos de responder a su rebaño, a menudo se refiere a ellos como monstruos, acusadores, creadores de escándalos y, lo que es peor, cuando insisten en la claridad y buscan respuestas y responsabilidades.

        Le gusta a 1 persona

      • MONS CHARLES POPE

        Le gusta a 1 persona

    • AG – En su opinión, ¿con qué debería comenzar para remediar esta situación?

      AMV: en primer lugar, deberíamos decidir enfrentarnos a la realidad, por aterrador que sea. Tres elementos son ahora claros y deben tomarse en consideración: a) la corrupción y la corrupción moral no son episódicas, sino sistemáticas y generalizadas; b) el lobby gay juega un papel decisivo en todo esto; c) el silencio de muchos “buenos” que no hablan por “el bien de la Iglesia” en realidad ayuda a que los malos sigan actuando sin ser molestados. Sobre la base de esta conciencia, debemos comenzar a reconstruir a partir de la figura del sacerdote y la centralidad de la Eucaristía. Todo lo demás necesita ser podado. Y los pastores deben volver a ser tales. Deberían volver a ser hombres de Dios, lo que implica que tienen el temor sagrado de Dios. Justo lo que veo en Viganò y en muy pocos otros.

      AG: ¿La estrategia y la actitud de la curia romana frente a una bomba como la que lanzó Monseñor Viganò son las que esperaba?

      AMV: desafortunadamente, sí, y lo lamento porque es una actitud, en mi opinión, equivocada. Salvo raras excepciones, no veo una reacción sincera y, sobre todo, no siento un verdadero deseo de conversión espiritual. Hablamos de “planes de acción”, “comisiones”, “protocolos”, pero no vamos a la raíz: la fe en Dios, la intimidad con Él, el rechazo del pecado. El mismo Papa, al identificar la raíz del mal en el “clericalismo”, no ayuda a enfrentar el problema, porque se refiere a una abstracción. Es un poco como cuando, ante todo lo que está mal en el mundo, decimos que la culpa está en la sociedad. No significa nada. Y luego está este manto insoportable de silencio, de cubierta. No se entendió que en la era de la comunicación esta estrategia no paga. Hablamos mucho sobre la transparencia, pero no actuamos en consecuencia. La ideología del secreto y el subterfugio ya no es aplicable. Por el contrario, debilita a la Iglesia porque socava su credibilidad.

      AG: ¿Cuál es el hecho y la consideración que te dan más miedo en este asunto? ¿Y cuáles son los que más te consuelan?

      AMV: no puedo decir que siento miedo, porque estoy seguro de que el Señor, si nos envía una prueba, lo hace por nuestro bien, por la salud de nuestra alma. Pero me preocupa el silencio de los pastores, su ambigüedad, la falta de claridad, la confusión cada vez más extendida en la Iglesia y las profundas divisiones entre los hermanos en la fe. Me preocupa el hecho de que durante algún tiempo me he dado cuenta de que no puedo confiar en mí mismo, ni siquiera del pastor supremo. He visto y escuchado tantas, y recibo tantas y tantas noticias, que ahora la cultura de la sospecha se ha deslizado en mí, y eso no me gusta. Es como si una cierta inocencia se hubiera perdido para siempre. La consolación proviene de la oración y la amistad de muchas personas que expresan mi cercanía y afecto y me piden que siga adelante.

      Le gusta a 1 persona

    • El punto de inflexión, en lo que a mí respecta, fue después de Amoris laetitia.. Ya tenía algunas perplejidades, pero ese documento las sacó a la luz. Cuando comprendí que había un intento de introducir el subjetivismo en el pensamiento de la Iglesia y de codificarlo, sentí la necesidad de intervenir. Porque en ese punto en juego ya no hay solo una evaluación humana, sino que existe la misma ley divina. Está el intento de poner al hombre en el lugar de Dios. El hecho de que en Amoris laetitia este intento tenga lugar de manera subrepticia, a través del uso sutil de una nota al pie, me ha puesto aún más en evidencia. alarma. Vi una malicia ( Amoris furbitia pasó a llamarse la exhortación apostólica) que no pertenece, no puede pertenecer a nuestra madre Iglesia.
      De manera más general, veo un grave peligro en esta propagación de la misericordia, que libera a la pastoral de la doctrina, deja a la sombra la cuestión del juicio divino y reduce la fe a un factor sentimental, un instrumento para el bienestar psicofísico y no para la salvación del alma. . Veo que estamos llegando a la teorización de un supuesto deber de Dios al perdón frente a un presunto derecho de la criatura a ser perdonada. Ya no hablamos de la conversión y el temor de Dios. El concepto mismo de pecado es opaco debido a un relativismo cada vez más evidente. Todo esto no puede dejarme indiferente.

      Me gusta

  12. Ni se conocen ni se hace que se conozcan, para que la mafia de la misericorditis rosagay siga prevaleciendo y mangoneando.
    https://infovaticana.com/2018/10/24/el-problema-del-futuro-conclave-es-que-los-cardenales-no-se-conocen/

    Le gusta a 1 persona

  13. Hoy es el día 60 en el que el pontífice reinante aún no ha respondido.
    “¿Cuándo supiste que McCarrick era un hombre perverso, un depredador homosexual en serie?”
    “Es verdad, o no es verdad, que Msgr. ¿Viganò le advirtió el 23 de junio de 2013? ”
    Joseph Fessio, sj: “Se un hombre. Levántate y responde “.

    Le gusta a 1 persona

  14. Entre el cura de Ars, patrón de los sacerdotes de verdad, y este obispillo de juguete tengo muy claro con quien quedarme, con el que indica el camino al cielo.
    http://religionlavozlibre.blogspot.com/2018/10/ob-bergogliano-critica-al-cura-de-ars.html

    Le gusta a 1 persona

  15. “Irónicamente, toda la cultura clerical a menudo está orientada hacia el heroísmo individual y el chovinismo masculino. El Cura de Ars, Juan Vianney, san Juan, él era un hombre duro, ¿no? Denunció los bailes entre otras cosas. Es un santo patrón por excelencia para este tipo de heroísmo individual sacerdotal. No es de extrañar que muchos de nosotros suframos de agotamiento ministerial, depresión y soledad “, dijo.

    En lugar de la Iglesia que hemos conocido en el pasado, Long sugiere un “viaje de conversión” pero nada concreto:

    “Debemos abandonar el viejo paradigma de una iglesia fortaleza propensa a la exclusividad y al heroísmo. Debemos aprender a elevarnos, al modo de la humildad, inclusividad, compasión e impotencia (?)semejantes a las de Cristo, y este es el modo que propongo, que postulo. Ese es el camino a seguir; para volver al lienzo en bruto del Evangelio, amigos míos: el lienzo en bruto del Evangelio. Y volver a aprender la forma de kenosis parecida a la de Cristo, reaprender la forma de humildad y vulnerabilidad (?) a la manera de Cristo “, dijo a sus subordinados.

    ????!!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: