Arturo Picatoste

 

 

 

 

Un día me llegó este enlace a mi whatsapp:

 

Enlace

 

Lo abrí. Era la carta del Obispo de Córdoba, España, Don Demetrio Fernández, al Papa Francisco.

Tras leerla sentí una enorme decepción. No me lo podía creer. Era como una especie de puñalada trapera. ¡TU QUOQUE! ¡Tú también! ¡Tu quoque Brutus fili mi! ¡Tú también, Bruto, hijo mío! ¿Usted también, Don Demetrio? ¿Usted también se suma al carro de los aduladores de Francisco, al carro de los que aprueban la nueva doctrina de la Iglesia del Nuevo Paradigma y lo hace con su más firme adhesión involucrando a toda su Diócesis?

Don Demetrio, sinceramente que lo siento y mucho, y usted me va a perdonar, pero así me sonó, a adulación. Y digo, con riesgo a equivocarme, que se suma a los que se dedican a la adulación (Alabanza exagerada y generalmente interesada que se hace a una persona para conseguir un favor o ganar su voluntad) porque si no, ¿cómo se entiende que usted firme esa carta el pasado 29 de septiembre, día de los arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael?

No voy a entrar en detalles de estos últimos cinco años de pontificado porque esto sería interminable, pero sí me hago esa pregunta por esta sencilla razón: usted el 26 de diciembre de 2010 escribió y pronunció una homilía con motivo de la fiesta de la Sagrada Familia, y que tiene publicada en la web de su diócesis, donde dice textualmente:

El “ministro” de la familia en el gobierno del Papa, el cardenal Antonelli, me comentaba hace pocos días en Zaragoza que la Unesco tiene programado para los próximos 20 años hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual. Para eso, a través de distintos programas, irá implantando la ideología de género, que ya está presente en nuestras escuelas.”

Por eso, me pregunto:

Si usted hace ocho años ya denunciaba a la ONU a través de su brazo ejecutor, la Unesco, respecto de un siniestro plan para homosexualizar a la mitad de la población mundial para el año 2030, ¿cómo es posible que ahora apoye a Francisco en esa carta con estas palabras?

Querido Santo Padre:
La diócesis de Córdoba/España, sus fieles laicos, los religiosos, sus sacerdotes y su obispo queremos expresarle nuestra más firme adhesión a su Persona y a su doctrina, como Vicario de Cristo.

Don Demetrio, sabía usted de ese plan de la ONU a través de la Unesco, ¿y no sabe que Francisco apoya con entusiasmo la diabólica agenda 2030 de la ONU?

¿Acaso no sabe que la agenda 2030 de la ONU es quien promueve la ideología de género en los colegios de todo el mundo, en las leyes de los países, y es quien quiere lograr esa homosexualización masiva de la sociedad?

La diabólica agenda 2030 de la ONU a través de la Unesco y de todos sus brazos ejecutores promueve el aborto, la esterilización de mujeres en países del tercer mundo, la contracepción, la agenda LGTBi, la carta de la Tierra en sustitución de los diez mandamientos. En definitiva, la total traición a la Revelación dada por Jesucristo y a la sana doctrina promovida durante dos mil años por la Iglesia. Lo crea o no, lo sepa o no, es así. Y esa agenda es apoyada por Francisco y la Santa Sede de manera pública y notoria. Algo que todos pueden comprobar, porque no se esconden.

Me cuesta mucho pensar que usted ignore todo esto, usted que ya nos advertía en el 2010. Le recomiendo en todo caso un magnífico trabajo de una Institución Católica de fieles laicos, VOICE OF THE FAMILY, y que puede leer en este link con detenimiento:

 

Enlace

Por tanto, Don Demetrio, una vez que usted compruebe y confirme la veracidad de lo que le estoy diciendo, y vea que Francisco apoya la diabólica agenda 2030 de la ONU, le suplico por el bien de sus ovejas y de la Iglesia a la que usted ama, y para la que pide unidad (supongo que en la Verdad, sin la cual no hay nada) lo siguiente:

1. Reconozca públicamente su grave error. La doctrina de Francisco NO SE PUEDE APOYAR en tanto en cuanto no rompa drásticamente con su alianza con la ONU y su agenda 2030.

2. Exprese públicamente su rechazo a dicha agenda 2030, absolutamente contraria a la doctrina católica. No se puede servir a dos señores. O sirve a Cristo, o sirve al diablo (agenda 2030). Y pida a Francisco que rompa con dicha agenda y que la denuncie de una vez, porque es enemiga de Jesucristo y del Evangelio. No nos deje solos en esta tarea de denuncia.

 

En sus manos está. Toca elegir dramáticamente. Pero es así: o con Cristo, o contra Cristo. Nadie dijo que fuera fácil ser cristiano. Recuerde que “todo el que quiera servir a Dios en Cristo Jesús será perseguido” II Tim.3,12.

Hay que estar con los perseguidos o con los perseguidores. Con Cristo o contra Cristo.

Hace pocos meses, en junio, el Cardenal Pietro Parolin acudió a las reuniones secretas de los amos de este mundo, del Club Bilderberg, donde se dirime cómo acabar con la resistencia de la Iglesia Católica a sus siniestros planes. ¿Lo sabía o se le había olvidado, o acaso le parece bien que acuda a esas reuniones secretas? Quizás por eso apenas tres meses después Parolin nos dio la noticia del acuerdo con China que para la Iglesia mártir de aquél país supuso una gravísima traición.

¿Y todo eso le parece bien, estupendo? ¿A todo ello que bendice y alienta Francisco ofrece usted como dice en su carta, NUESTRA MÁS FIRME ADHESIÓN?

No, no soy yo quien está creando división al denunciar estas incongruencias e incompatibilidades tan enormes e injustificables. Un amigo mío me decía así:
Espero que Don Demetrio haya hecho alguna reserva mental… Se prima la apariencia de unidad sobre la verdad. Hay que entenderlo, pero ¿hasta cuándo será admisible esta política?”

Viendo el panorama en España, es obvio que estamos como ovejas sin Pastor. No hay Obispos ni Cardenales en España, al menos eso me parece, que sean verdaderamente libres y coherentes, sin miedo a perder sus privilegios, sus poltronas. El acomodamiento se ha instalado como virus mortífero entre lo más granado de nuestro clero. Falta mucho amor a la Verdad, a la única Verdad que salva. Y si los hubiere, no los veo. Callan enmudecidos. Porque si es para escribir cartas de esta ralea, sinceramente, mejor que callen para que sigamos al menos manteniendo la esperanza de que callan por miedo, pero que igual un día por la gracia de Dios y sus bemoles se liberarán y hablarán como verdaderos profetas… y no que descubramos que hablan para adular o vaya usted a saber por y para qué.

Una pena muy grande Don Demetrio, una pena muy grande. Eso sí, me uno a las oraciones para que la Iglesia tenga más unión en la Verdad, y nunca en los meros intereses humanos. Más unión en la entrega al verdadero Evangelio y en su valiente defensa al precio del martirio si preciso fuera, y nunca al calor de las componendas e intereses más tibios y oscuros que pretenden eliminar del horizonte la cruz, único Camino de Salvación.

Cuando a usted o a mí nos sienten en el banquillo los perseguidores de la cruz de Cristo, si así tuviéramos ese honor, no nos obligarán a renegar de que gritemos ¡viva el papa Francisco! como usted hace en su carta. Porque a ellos no puede molestarles que demos vítores a uno de los suyos, a aquél que apoya una agenda que coincide con la de los amos de este mundo. Más bien nos matarán si gritamos ¡viva Cristo Rey!

Pido humildemente y con todo mi corazón a Nuestro Señor que nunca nos llame o grite a la cara, como lo hizo con Pedro, con el peor insulto posible: ¡Satanás! Y lo haría porque pensemos como hombres en vez de como Dios, por nuestro cobarde rechazo a la cruz.

No, por Dios bendito, no lo permita la Virgen Santísima, martillo de herejes y auxilio de los que quieren ser verdaderos cristianos y discípulos de la Verdad. Así sea.

 

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Anuncios