URGENTE: LES OFRECEMOS EN ESPAÑOL EL NUEVO COMUNICADO DE MONSEÑOR VIGANÓ REAFIRMÁNDOSE EN TODAS SUS DENUNCIAS Y CONTESTANDO AL SILENCIO DEL PAPA FRANCISCO, CON NUEVOS DATOS, MÁS PRUEBAS, Y EL DESAFÍO AL CARDENAL OUELLET DE QUE SAQUE TODO A LA LUZ.

La falta de voluntad del Papa para responder a mis acusaciones y su sordera a las llamadas de rendición de cuentas por parte de los fieles difícilmente concuerdan con sus llamadas a la transparencia y la construcción de puentes.
Además, el encubrimiento de McCarrick por parte del Papa claramente no fue un error aislado. Recientemente se han documentado muchos casos más en la prensa, lo que demuestra que el Papa Francisco ha defendido al clero homosexual que cometió graves abusos sexuales contra menores o adultos.

 

Vicente Montesinos

 

El arzobispo Carlo Maria Viganò acaba de emitir un nuevo comunicado, refiriéndose a la negativa del Papa Francisco a responder a la acusación de que conocía los abusos sexuales del Cardenal Theodore McCarrick, a pesar de lo cual convirtió a McCarrick en “uno de sus principales agentes en el gobierno de la Iglesia “.

En el documento de cuatro páginas, el ex Nuncio Apostólico en los Estados Unidos también responde a las recientes homilías del Papa que parecen ponerle en el papel de Cristo y a Viganò como el diabólico “Gran Acusador”.

“¿Acaso Cristo se ha vuelto invisible para su vicario? ¿Tal vez está siendo tentado a tratar de actuar como un sustituto de nuestro único Maestro y Señor? “,- Pregunta el Arzobispo Viganò en su nuevo comunicado. Fechado el 29 de septiembre, fiesta litúrgica de San Miguel Arcángel, y con el escudo y lema episcopal del Arzobispo, Viganò explica por qué cree que tenía el deber de hablar y agrega que “el motivo de cualquier secreto, incluido el pontifical, es proteger a la Iglesia de sus enemigos, no encubrir y convertirse en cómplice de crímenes cometidos por algunos de sus miembros

Y de nuevo, y sin vacilar, reafirma con vigor su acusación central de que “desde al menos el 23 de junio de 2013, el Papa sabía por mí lo perverso y malvado que era McCarrick en sus intenciones y acciones, y en lugar de tomar las medidas que todo buen pastor habría tomado, el Papa hizo de McCarrick es uno de sus principales agentes en el gobierno de la Iglesia, con respecto a los Estados Unidos, la Curia e incluso China, ya que estamos viendo estos días con gran preocupación y ansiedad por esa Iglesia mártir “.

Viganó resalta la respuesta inicial del Papa de que “no diría una palabra”, pero luego nota como se contradice a sí mismo, al comparar su silencio con el de Jesús en Nazaret ante Pilato, y a Viganò como “al gran acusador, Satanás, quien siembra el escándalo y la división en la Iglesia, aunque nunca pronuncia mi nombre “.

Por otra parte, expresa su gran preocupación por las revelaciones de que el Papa Francisco desempeñó un papel fundamental en el  encubrimiento o bloqueo de las investigaciones sobre otros sacerdotes y prelados, incluido el Padre. Julio Grassi, el padre Mauro Inzoli y el cardenal Cormac Murphy-O’Connor.

Por si fueran pocos los datos que el ex-nuncio aporta, afirma que fue el cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos, quien le habló de las sanciones del Papa Benedicto contra McCarrick.

Mi decisión de revelar esos graves hechos fue para mí la más dolorosa y seria que he tomado en mi vida“, escribe Viganò. “Lo hice después de largas reflexiones y plegarias, durante meses de profundo sufrimiento y angustia, durante un crescendo de noticias continuas de terribles acontecimientos, con miles de víctimas inocentes destruidas y las vocaciones y vidas de jóvenes sacerdotes y religiosos perturbadas“.

El silencio de los pastores que podrían haber proporcionado un remedio y evitar nuevas víctimas se volvió cada vez más indefendible, un crimen devastador para la Iglesia“, afirma.

Consciente de las enormes consecuencias que podría tener mi testimonio, porque lo que estaba a punto de revelar involucraba al sucesor de Pedro mismo, decidí hablar para proteger a la Iglesia, y declaro con la conciencia tranquila ante Dios que mi el testimonio es verdadero “.

En la declaración, el Arzobispo Viganò también alienta a los fieles a que nunca se desanimen, y exhortándonos a todos escribe:

Hagan suyo el acto de fe y confíen plenamente en Cristo Jesús, nuestro Salvador, como San Pablo en su segunda Carta a Timoteo, Scio cui credidi , que elegí como mi lema episcopal. Este es un tiempo de arrepentimiento, de conversión, de oraciones, de gracia, para preparar a la Iglesia, la novia del Cordero, a que esté lista para luchar y ganar con María la batalla contra el viejo dragón “.

Les proporcionamos abajo el texto completo en español, traducido para ustedes por Adoración Y Liberación:

 

——————————————————————

 

Nuncio Apostólico del Arzobispado de Ulpiana

Scio Cui credidi
(2 Tim 1:12)

 

Antes de empezar a escribir, ante todo quisiera dar gracias y gloria a Dios Padre por cada situación y prueba que Él ha preparado y preparará para mí durante mi vida. Como sacerdote y obispo de la santa Iglesia, cónyuge de Cristo, soy llamado como todo bautizado a dar testimonio de la verdad. Por el don del Espíritu que me sostiene con alegría en el camino que estoy llamado a viajar, tengo la intención de hacerlo hasta el final de mis días. Nuestro único Señor también me ha dirigido la invitación: “¡ Sígueme! “, Y tengo la intención de seguirlo con la ayuda de su gracia hasta el final de mis días.

 

“Mientras tenga vida, cantaré al Señor,
cantaré alabanzas a mi Dios mientras viva.
Que mi canción sea agradable para él;
Porque me regocijo en el Señor “
(Salmo 103: 33-34)

 

 

Hace un mes que ofrecí mi testimonio, solo por el bien de la Iglesia, sobre lo que ocurrió en la audiencia con el Papa Francisco el 23 de junio de 2013 y sobre ciertos asuntos que me fueron dados conocer en las tareas que se me confiaron en el Secretaría de Estado y en Washington, en relación con aquellos que tienen la responsabilidad de encubrir los crímenes cometidos por el ex arzobispo de esa capital.

 

Mi decisión de revelar esos hechos graves fue para mí la decisión más dolorosa y seria que haya tomado en mi vida. Lo hice después de largas reflexiones y oraciones, durante meses de profundo sufrimiento y angustia, durante un crescendo de noticias continuas de terribles acontecimientos, con miles de víctimas inocentes destruidas y las vocaciones y vidas de jóvenes sacerdotes y religiosos perturbadas. El silencio de los pastores que podrían haber proporcionado un remedio y evitar nuevas víctimas se volvió cada vez más indefendible, un crimen devastador para la Iglesia.

Consciente de las enormes consecuencias que podría tener mi testimonio, porque lo que estaba a punto de revelar involucraba al sucesor de Pedro mismo, decidí hablar para proteger a la Iglesia, y declaro con la conciencia tranquila ante Dios que mi testimonio es verdad. Cristo murió por la Iglesia, Servus servorum Dei , y me siento llamado a servir a la esposa de Cristo.

Ciertamente, algunos de los hechos que iba a revelar estaban cubiertos por el secreto pontificio que había prometido observar y que había observado fielmente desde el comienzo de mi servicio a la Santa Sede. Pero el objetivo de cualquier secreto, incluido el secreto pontificio, es proteger a la Iglesia de sus enemigos, no ocultarla y convertirse en cómplice de los crímenes cometidos por algunos de sus miembros. Fui testigo, no por mi elección, de hechos impactantes y, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica (2491), el sello del secreto no es vinculante cuando un daño grave puede evitarse únicamente al divulgar la verdad. Solo el sello de la confesión podría haber justificado mi silencio.

 

Ni el Papa ni ninguno de los cardenales en Roma han negado los hechos que afirmé en mi testimonio. “Qui tacet consentit” seguramente se aplica aquí, ya que si niegan mi testimonio, solo tienen que decirlo y proporcionar documentación para respaldar esa negación. ¿Cómo se puede evitar concluir que la razón por la que no proporcionan la documentación es porque saben que confirma mi testimonio?

El centro de mi testimonio fue que desde por lo menos el 23 de junio de 2013, el Papa sabía por mí lo perverso y malvado que era McCarrick en sus intenciones y acciones, y en lugar de tomar las medidas que todo buen pastor hubiera tomado, el Papa hizo de McCarrick uno de sus principales agentes en el gobierno de la Iglesia, con respecto a los Estados Unidos, la Curia e incluso China, y estamos viviendo estos días con gran preocupación y ansiedad por esa Iglesia mártir.

Después, la respuesta del Papa a mi testimonio fue: “¡No voy a decir una palabra!”

Pero luego, contradiciéndose a sí mismo, comparó su silencio con el de Jesús en Nazaret y ante Pilatos, y me comparó con el gran acusador, Satanás, que siembra el escándalo y la división en la Iglesia, aunque sin pronunciar mi nombre.

Si él hubiera dicho: “Viganò mintió”, habría desafiado mi credibilidad al tratar de afirmar la suya.

Al hacerlo, habría intensificado la demanda del pueblo de Dios y del mundo de la documentación necesaria para determinar quién ha dicho la verdad.

En cambio, puso en su lugar una sutil calumnia contra mí: calumniar es una ofensa que a menudo ha comparado con la gravedad del asesinato. De hecho, lo hizo repetidas veces, en el contexto de la celebración del Santísimo Sacramento, la Eucaristía, donde no corre el riesgo de ser desafiado por los periodistas.

Cuando habló con periodistas, les pidió que ejercitaran su madurez profesional y sacaran sus propias conclusiones.

Pero, ¿cómo pueden los periodistas descubrir y saber la verdad si los que están directamente involucrados en el asunto se niegan a responder alguna pregunta o a publicar algún documento?

La falta de voluntad del Papa para responder a mis acusaciones y su sordera a las llamadas de rendición de cuentas por parte de los fieles difícilmente concuerdan con sus llamadas a la transparencia y la construcción de puentes.

 

Además, el encubrimiento de McCarrick por parte del Papa claramente no fue un error aislado. Recientemente se han documentado muchos casos más en la prensa, lo que demuestra que el Papa Francisco ha defendido al clero homosexual que cometió graves abusos sexuales contra menores o adultos.

Estos incluyen su papel en el caso del Padre Julio Grassi en Buenos Aires, la reincorporación del  padre Mauro Inzoli después de que el Papa Benedicto lo había sacado del ministerio (hasta que fue a prisión, momento en el cual el Papa Francisco lo laicizó), y la detención de la investigación de acusaciones de abuso sexual contra el Cardenal Cormac Murphy O’Connor.

Mientras tanto, una delegación de la USCCB, encabezada por su presidente, el cardenal DiNardo, fue a Roma para solicitar una investigación del Vaticano sobre McCarrick. El cardenal DiNardo y los otros prelados deben decirle a la Iglesia en América y en el mundo: ¿se negó el Papa a llevar a cabo una investigación del Vaticano sobre los crímenes de McCarrick y de los responsables de encubrirlos?

Los fieles merecen saber.

 

Me gustaría hacer un llamamiento especial al Cardenal Ouellet, porque como nuncio siempre trabajé en gran armonía con él, y siempre tuve gran estima y afecto hacia él.

Recordará cuándo, al final de mi misión en Washington, me recibió en su apartamento en Roma por la noche para una larga conversación.

Al comienzo del pontificado del Papa Francisco, él había mantenido su dignidad, como lo había demostrado con valentía cuando era arzobispo de Québec.

Más tarde, sin embargo, cuando su trabajo como prefecto de la Congregación para los Obispos estaba siendo socavado porque dos amigos homosexuales de su dicasterio pasaban directamente al Papa Francisco las recomendaciones para los nombramientos episcopales, eludió al cardenal y se dio por vencido.

Su largo artículo en L’Osservatore Romano, en el que se manifestó a favor de los aspectos más controvertidos de Amoris Laetitia, representa su rendición.

Su Eminencia, antes de irme a Washington, usted fue quien me contó las sanciones del Papa Benedicto sobre McCarrick.

Tiene a su disposición documentos clave que incriminan a McCarrick y muchos en la curia por sus encubrimientos.

Su Eminencia, le insto a que testifique de la verdad.

 

Finalmente, deseo alentartes, queridos fieles, mis hermanos y hermanas en Cristo: ¡nunca se desanimen!

Hagan suyo el acto de fe y completa confianza en Cristo Jesús, nuestro Salvador, de San Pablo en su segunda Carta a Timoteo, Scio cui credidi, que elegí como mi lema episcopal.

Este es un tiempo de arrepentimiento, de conversión, de oraciones, de gracia, para preparar a la Iglesia, la novia del Cordero, a estar lista para luchar y ganar con María la batalla contra el viejo dragón.

 

“Scio Cui credidi” (2 Tim 1:12)
In you, Jesus, my only Lord, I place all my trust.
“Diligentibus Deum omnia cooperantur in bonum” (Rom 8:28).

 

 

 

Para conmemorar mi ordenación episcopal el 26 de abril de 1992, conferida por San Juan Pablo II, elegí esta imagen tomada de un mosaico de la Basílica de San Marcos en Venecia.

Representa el milagro de la calma en la tormenta.

Me llamó la atención el hecho de que en el barco de Pedro, movido por el agua, la figura de Jesús se presenta dos veces.

Jesús está profundamente dormido en la proa, mientras Pedro intenta despertarlo: “Maestro, ¿no te importa que estamos a punto de morir?”

Mientras tanto, los apóstoles, aterrorizados, miran cada uno en una dirección diferente y no se dan cuenta de que Jesús está parado detrás de ellos, bendiciéndolos y seguro al mando del bote:

“Se despertó y reprendió al viento y le dijo al mar: ‘¡Silencio! Quédate quieto, ‘… entonces él les dijo,’ ¿Por qué tienen miedo? ¿Todavía no tienen fe? ‘”(Mc 4, 38-40).

La escena es muy oportuna al retratar la tremenda tormenta que atraviesa la Iglesia en este momento, pero con una diferencia sustancial: el sucesor de Pedro no solo no ve al Señor con el control total del barco, ya que parece que ni siquiera tiene la intención de hacerlo, ni para despertar a Jesús dormido en la proa.

¿Acaso Cristo se ha vuelto invisible para su vicario?

¿Quizás está siendo tentado a tratar de actuar como un sustituto de nuestro único Maestro y Señor?

¡El Señor tiene el control total del bote!

¡Que Cristo, la Verdad, siempre sea la luz en nuestro camino!

 

+ Carlo Maria Viganò
Titular Archbishop of Ulpiana
Apostolic Nuncio

 

 

DOCUMENTO ORIGINAL AQUÍ

 

—————————————————————

¡MÁS QUE NUNCA NECESITAMOS TU AYUDA!

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

 

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

 

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Categorías:Actualidad religiosa, BLOG ADORACIÓN Y LIBERACIÓN, Exclusivas

Etiquetas:, , ,

25 respuestas

  1. Grandísimo Vigano, Dios le guarde, le colme de bendiciones y le reciba en la Vida Eterna.

  2. Vicente, ?como consigues estás primicias informativas?

  3. QUIEN CALLA OTORGA. ES OTRO BOMBAZO. GRACIAS VIGANÓ. IN VIGANÓ VÉRITAS.

    Viganò: “Papa Francesco, perché non rispondi? Chi tace acconsente”
    Saved in: Blog by Aldo Maria Valli
    A un mese dalla pubblicazione del suo memoriale, monsignor Carlo Maria Viganò torna a parlare. Lo fa attraverso un testo, che pubblichiamo qui, fattoci pervenire dalla località segreta nella quale vive.

    Nel nuovo documento l’ex nunzio negli Stati Uniti ribadisce di essersi deciso a parlare dopo lunga meditazione e unicamente per il bene della Chiesa, convinto che non ci fosse altra via per infrangere il silenzio dei pastori su peccati e crimini che hanno rovinato migliaia di vite e di vocazioni.

    Certo, dice monsignor Viganò, sono consapevole di aver infranto il segreto pontificio, ma tale segreto è stato stabilito per difendere la Chiesa. Nel momento in cui, al contrario, il rispetto del segreto si traduce in un danno per la Chiesa, occorre uscire allo scoperto e rivelare la verità.

    Ma il punto centrale del documento è la dove Viganò imputa a Francesco di non aver risposto alle sue contestazioni. Il papa, osserva l’arcivescovo, ha dato ai giornalisti il compito di fare chiarezza, ma come possono farlo se egli non risponde? La mancata risposta non è forse in contraddizione con la richiesta, più volte avanzata dal papa, di essere trasparenti nella vita della Chiesa e di costruire ponti e non muri?

    Nel testo c’è poi un appello che Viganò rivolge all’amico Marc Ouellet, il cardinale canadese che dal 2010 è prefetto della Congregazione per i vescovi: “Eminenza, prima che io partissi per Washington, lei mi parlò delle sanzioni di papa Benedetto nei confronti di McCarrick. Lei ha a sua completa disposizione i documenti più importanti che incriminano McCarrick e molti in curia che lo hanno coperto. Eminenza, le chiedo caldamente di voler rendere testimonianza alla verità!”.

    Ma ecco qui di seguito il testo completo di monsignor Carlo Maria Viganò.

    AMV

    ***

    Scio Cui credidi

    So in Chi ho creduto

    (2 Tim. 1, 12)

    All’inizio di questo mio scritto desidero innanzitutto ringraziare e rendere gloria a Dio Padre per ogni situazione e prova che ha disposto e che vorrà disporre per me durante la mia vita. Come ogni battezzato, come sacerdote e vescovo della santa Chiesa, sposa di Cristo, sono chiamato a rendere testimonianza alla verità. Per il dono dello Spirito che mi sostiene con gioia nella strada che sono chiamato a percorrere, intendo farlo fino alla fine dei miei giorni. Il nostro unico Signore ha rivolto anche a me l’invito: “Seguimi!”, ed intendo seguirlo con l’aiuto della sua grazia fino alla fine dei miei giorni.

    “Finché avrò vita, canterò al Signore,

    finché esisto, voglio inneggiare a Dio.

    A Lui sia gradito il mio canto;

    In Lui sarà la mia gioia”.

    (Sal. 103, 33-34)

    È trascorso ormai un mese da quando ho reso la mia testimonianza, unicamente per il bene della Chiesa, di quanto avvenuto nell’udienza con papa Francesco il 23 giugno 2013 e al riguardo di certe questioni che mi è stato dato di conoscere negli incarichi che mi furono affidati in Segreteria di Stato e a Washington, con relazione a coloro che si sono resi responsabili di aver coperto i crimini commessi dal già arcivescovo di quella capitale.

    La decisione di rivelare quei fatti è stata per me la più sofferta e grave che abbia mai preso in tutta la mia vita. La presi dopo lunga riflessione e preghiera, durante mesi di profonda sofferenza e angoscia, in un crescendo di continue notizie di terribili eventi, con migliaia di vittime innocenti distrutte, di vocazioni e di giovani vite sacerdotali e religiose sconvolte. Il silenzio dei pastori che avrebbero potuto porvi rimedio, e prevenire nuove vittime, diventava sempre più insostenibile, un crimine devastante per la Chiesa. Ben consapevole delle enormi conseguenze che la mia testimonianza avrebbe potuto avere, perché quello che stavo per rivelare coinvolgeva lo stesso successore di Pietro, ciò nonostante scelsi di parlare per proteggere la Chiesa e dichiaro con chiara coscienza davanti a Dio che la mia testimonianza è vera. Cristo è morto per la Chiesa, e Pietro, Servus servorum Dei, è il primo chiamato a servire la sposa di Cristo.

    Certo, alcuni dei fatti che stavo per rivelare erano coperti dal secreto pontificio che avevo promesso di osservare e che ho fedelmente osservato fin dall’inizio del mio servizio alla Santa Sede. Ma la finalità del secreto, anche di quello pontificio, è di proteggere la Chiesa dai suoi nemici, non di coprire e diventare complici di crimini commessi da alcuni suoi membri. Io ero stato testimone, non per mia scelta, di fatti sconvolgenti, e come sta scritto nel Catechismo della Chiesa Cattolica (par. 2491), il sigillo del segreto non è vincolante quando la custodia del segreto dovesse causare danni molto gravi ed evitabili soltanto mediante la divulgazione della verità. Solo il sigillo del segreto sacramentale avrebbe potuto giustificare il mio silenzio.

    Né il papa, né alcuno dei cardinali a Roma hanno negato i fatti che io ho affermato nella mia testimonianza. Il detto “Qui tacet consentit” si applica sicuramente in questo caso, perché se volessero negare la mia testimonianza, non hanno che farlo, e fornire i documenti in supporto della loro negazione. Come è possibile non concludere che la ragione per cui non forniscono i documenti è perché essi sanno che i documenti confermerebbero la mia testimonianza?

    Il centro della mia testimonianza è che almeno dal 23 giugno 2013 il papa ha saputo da me quanto perverso e diabolico fosse McCarrick nei suoi intenti e nel suo agire, e invece di prendere nei suoi confronti quei provvedimenti che ogni buon pastore avrebbe preso, il papa fece di McCarrick uno dei suoi principali agenti di governo della Chiesa, per gli Stati Uniti, la Curia e perfino per la Cina, come con grande sconcerto e preoccupazione per quella Chiesa martire stiamo vedendo in questi giorni.

    Ora, la risposta del papa alla mia testimonianza è stata: “Io non dirò una parola!” Salvo poi, contraddicendo se stesso, paragonare il suo silenzio a quello di Gesù a Nazareth davanti a Pilato e paragonare me al grande accusatore, Satana, che semina scandalo e divisione nella Chiesa, ma senza mai pronunciare il mio nome. Se avesse detto: “Viganò ha mentito” avrebbe contestato la mia credibilità e cercato di accreditare la sua. Così facendo però avrebbe accresciuto la richiesta da parte del popolo di Dio e del mondo dei documenti necessari per determinare chi dei due avesse detto la verità. Egli ha invece posto in essere una sottile calunnia contro di me, calunnia da lui stesso tanto spesso condannata persino con la gravità di un assassinio. Per di più, lo ha fatto ripetutamente, nel contesto della celebrazione del sacramento più sacro, l’Eucaristia, in cui non si corre il rischio di essere contestati come davanti ai giornalisti. Quando ha parlato ai giornalisti, ha chiesto loro di esercitare la loro professione con maturità e di tirare le loro conclusioni. Ma come possono i giornalisti scoprire e conoscere la verità se quelli che sono direttamente implicati si rifiutano di rispondere ad ogni domanda o di rilasciare qualsiasi documento? La non volontà del papa di rispondere alle mie accuse e la sua sordità agli appelli dei fedeli ad essere responsabile non è assolutamente compatibile con la sua richiesta di trasparenza e di essere costruttori di ponti e non di muri.

    Ma c’è di più: l’aver coperto McCarrick non sembra essere stato certamente un errore isolato da parte del papa. Molti altri casi sono stati recentemente documentati dalla stampa, mostrando che papa Francesco ha difeso preti omosessuali che hanno commesso gravi abusi sessuali contro minori o adulti. Incluso il suo ruolo nel caso del padre Julio Grassi a Buenos Aires, l’aver reinstallato padre Mauro Inzoli dopo che papa Benedetto lo aveva rimosso dal ministero sacerdotale (fino al momento in cui è stato messo in carcere, e allora a questo punto papa Francesco lo ha ridotto allo stato laicale), e per aver fermato le indagini per accuse di abusi sessuali contro il cardinale Cormac Murphy O’Connor.

    Nel frattempo, una delegazione della USCCB (la Conferenza episcopale degli Stati Uniti, ndr), guidata dal suo presidente, il cardinale DiNardo, è andata a Roma per chiedere un’indagine del Vaticano su McCarrick. Il cardinale DiNardo e gli altri prelati devono dire alla Chiesa in America e nel mondo: il papa si è rifiutato di svolgere un’indagine in Vaticano sui crimini di McCarrick e dei responsabili di averli coperti? I fedeli hanno diritto di saperlo.

    Vorrei fare un appello speciale al cardinale Marc Ouellet, perché con lui come nunzio ho sempre lavorato in grande sintonia e ho sempre avuto grande stima e affetto nei suoi confronti. Ricorderà quando, ormai terminata la mia missione a Washington, mi ricevette la sera nel suo appartamento a Roma per una lunga conversazione. All’inizio del pontificato di papa Francesco aveva mantenuto la sua dignità, come aveva dimostrato con coraggio quando era arcivescovo di Québec. Poi, invece, quando il suo lavoro come prefetto della Congregazione per i vescovi è stato virtualmente compromesso perché la presentazione per le nomine vescovili da due “amici” omosessuali del suo dicastero passava direttamente al papa, bypassando il cardinale, ha ceduto. Un suo lungo articolo su L’Osservatore Romano, in cui si è schierato a favore degli aspetti più controversi dell’Amoris Laetitia, ha rappresentato la sua resa. Eminenza, prima che io partissi per Washington, lei mi parlò delle sanzioni di papa Benedetto nei confronti di McCarrick. Lei ha a sua completa disposizione i documenti più importanti che incriminano McCarrick e molti in curia che li hanno coperti. Eminenza, le chiedo caldamente di voler rendere testimonianza alla verità!

    In fine, desidero incoraggiarvi, cari fedeli, fratelli e sorelle in Cristo: non scoraggiatevi mai! Fate vostro l’atto di fede e di completa fiducia in Cristo Gesù, nostro Salvatore, di San Paolo nella sua seconda Lettera a Timoteo, Scio Cui credidi, che ho scelto come mio motto episcopale. Questo è un tempo di penitenza, di conversione, di grazia, per preparare la Chiesa, sposa dell’Agnello, ad essere pronta e vincere con Maria la battaglia contro il drago infernale.

    “Scio Cui credidi” (2 Tim. 1, 12)

    In Te, Gesù, mio unico Signore, ripongo tutta mia fiducia.

    “Diligentibus Deum omnia cooperantur in bonum” (Rom. 8, 28).

    Come ricordo per la mia ordinazione episcopale, conferitami da san Giovanni Paolo II il 26 aprile 1992, avevo scelto un’immaginetta presa da un mosaico della basilica di San Marco, a Venezia. Essa riproduce il miracolo della tempesta sedata. Mi aveva colpito il fatto che nella barca di Pietro, sballottata dalle acque, la figura di Gesù è riprodotta due volte. A prua Gesù dorme profondamente, mentre Pietro dietro di lui cerca di svegliarlo: “Maestro, non t’importa che moriamo?”. Mentre gli apostoli, atterriti, guardano ciascuno in una direzione diversa e non si avvedono che Gesù è ritto in piedi dietro di loro, benedicente, ben al comando della barca. “Destatosi, sgridò il vento e disse al mare: taci, calmati… Poi disse loro: perché siete così paurosi? Non avete ancora fede?” (Mc. 4, 38-40).

    La scena è quanto mai attuale per ritrarre la tremenda bufera che sta attraversando in questo momento la Chiesa, ma con una differenza sostanziale: il successore di Pietro non solo non vede il Signore a poppa che ha sicuramente il pieno controllo della barca, ma nemmeno intende svegliare il Gesù dormiente a prua.

    Cristo è forse diventato invisibile al suo vicario? È tentato forse di improvvisarsi come sostituto del nostro unico Maestro e Signore?

    Il Signore è ben saldo al comando della barca!

    Cristo, Verità, possa essere sempre luce nel nostro cammino.!

    29 settembre 2018

    Festa di San Michele, Arcangelo

    + Carlo Maria Viganò

    Arcivescovo tit. di Ulpiana

    Nunzio Apostolico

  4. NO TENGO NINGUNA DUDA DE QUE VIGANÓ ES UN HOMBRE DE DIODS, ENVIADO EN SU MOMENTO PARA ENDEREZAR UNA BARCA QUE BERGOGLIO SE EMPEÑA MÁS Y MÁS EN DESVIAR DEL PUERTO DE LLEGADA.

  5. IN VIGANÓ VÉRITAS

    Explica por qué cree que era su deber hablar pese al juramento de secreto, ya que el propósito del secreto es proteger a la Iglesia de sus enemigos, no amparar y convertirse en cómplice de crímenes de sus miembros
    Se confirma en su acusación principal, que explicó con detalle a Francisco lo perverso y vil que era McCarrick y que el Papa, en lugar de tomar medidas, lo rehabilitó y le encomendó misiones en EEUU, en la Curia e incluso en China.
    Señala la contradicción del Papa de no decir una sola palabra y dedicar luego varias homilías a presentarse como Cristo en su silencio y a presentarle a él, Viganò, como Satán, el Gran Acusador.
    Apunta a las revelaciones de que Francisco participó en el encubrimiento de casos o bloqueo de investigaciones sobre abusos (Grassi, Inzoli, Cormac Murphy-O’Connor)
    Recuerda a Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos que fue él quien le habló de la sanción de Benedicto contra McCarrick y le anima a hablar y a mostrar los documentos pertinentes.

    https://infovaticana.com/2018/09/27/vigano-responde-al-extrano-silencio-del-papa-sobre-sus-acusaciones/

  6. VIGANÓ NO TE CALLES. YA HAY DEMASIADOS SILENCIOS, TODOS CULPABLES.

    http://religionlavozlibre.blogspot.com/2018/09/vigano-vuelve-hablar.html

  7. PARA REL VIGANÓ NI ESTÁ NI SE LE ESPERA. SE VAN A IR AL INFIERNO, POR ESCONDER LA VERDAD SOBRE UN PAPA PERVERSO.

    https://www.religionenlibertad.com/

  8. UNA PENA QUE INFOCATÓLICA NO ADMITA COMENTARIOS. ? A QUÉ TIENE MIEDO ? ¿ A TENER QUE MODERAR EL HARTAZGO DE LOS FIELES DE TANTO PASTOR QUE NO EJERCE ?

    http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=33225

  9. Enhorabuena por este magnífico artículo y extraordinaria noticia. Dios premie este trabajo . Y rezo, además de pedir oración, para que el cardenal que cita Vigano (Oullet, o algo así) tenga la gracia de revelar la verdad con sus documentos.

  10. MIRAD CÓMO PERSIGUE A LOS SACERDOTES CATÓLICOS LA MAFIOSA MISERICORDIS ROSAGAY.

    Bandera del arco iris en foco, la víctima del sacerdote dos veces
    ECCLESIA09/28/2018
    La verdadera historia del sacerdote que quemó la bandera del arco iris con la cruz en la parroquia. El cardenal Cupich amenazó con suspenderlo, de hecho había llevado a cabo un exorcismo en la nueva parroquia que se le había confiado: su predecesor fue encontrado muerto después de una fiesta gay y solía usar esa pancarta en misa para reiterar la causa homéretique. Pero ahora está arriesgando el trabajo, que, entre otras cosas, fue víctima de abuso cuando era niño.

    Un cura católico de la diócesis de Chicago abusado de niño y de adolescente por un sacerdote católico homosexual, que ya no está vivo, decidió junto con sus feligreses para quemar una bandera con los colores del arco iris con la escritura en un crucifijo. Es una bandera simbólica, y explicaremos por qué. El cardenal Blase Cupich, que se convirtió en arzobispo de Chicago, gracias a la “cadena” McCarrick, amenaza con suspender del ministerio, para tomar su parroquia a llamar a la policía, y enviarlo a un centro de salud mental si se realiza el gesto. La bandera se quema y el sacerdote, el padre Paul Kalchik, desaparece; de acuerdo con Church Militant se esconde para escapar de la retribución del cardenal, a quien públicamente se agradece en Twitter por conocidos activistas LGBT por su decisión.

    Olvidemos el diálogo , los puentes, la misericordia (en palabras) de la cual muchos, demasiados, hombres de la Iglesia están llenos. Olvidemos el lado folclorista de la historia; vemos el contexto en el que esta historia ha madurado. Es decir – y no se puede olvidar – lo que el escándalo de McCarrick, el informe del Gran Jurado de Pensilvania, y que un obispo ha llamado “el omnipresente clero homosexual”; en los Estados Unidos pero no solo, que es un componente esencial de la tragedia del abuso.

    De los cuales, como hemos visto, el padre Kalchik fue una víctima . Kalchik lo encontró en el almacén parroquial, el de la Resurrección. El boletín de la parroquia explica: “La bandera salió a la luz justo cuando se difundió la noticia de las depredaciones homosexuales del ex cardenal McCarrick, y fue encontrada por un sacerdote que también fue víctima de un depredador similar”. Y agrega: “Si no le gusta el hecho de que el padre Paul quema la bandera, al menos pregúntese qué podría representar para él como víctima”.

    No podemos entender la historia si no entendemos que no fue solo una bandera LGBT. “Esa” bandera se había exhibido en el santuario de la iglesia de la Resurrección en el momento del cardenal pro-gay Bernardin. Church Militant escribe: “Él no era inocente. Era una señal de que esta parroquia debería haber sido una parroquia gay, ya que la anterior del padre Daniel Montalbano, San Sebastiano, que albergaba a las masas homosexuales, había sido destruida por el fuego “.

    Montalbano, párroco de la Resurrección, amigo del cardenal Joseph Bernardin, colgó la bandera en el altar el día de la misa inaugural. Montalbano era un homosexual, que organizaba fiestas gay en la parroquia. Y a los 50 años, su cuerpo había sido encontrado en su habitación atado a una máquina sexual. Una persona del personal de la parroquia habló con Church Militant y confirmó este hecho. Como Montalbano no respondió, el personal de la parroquia entró y lo encontró muerto, desnudo y atado al automóvil. La diócesis ha cubierto el incidente, dando la causa de la muerte a “un ataque al corazón”.

    Rod Dreher ha encontrado algo más. Después de la muerte de Montalbano, la parroquia fue confiada a Jesu “Jesse” Garza. Una nota interna, escrita por el padre Dan Coughlin, entonces vicario de sacerdotes, y luego acusado de cubrir a los sacerdotes abusados, dice: “He vuelto a comprobar que ha desechado todo. Esperamos que nunca se encuentre, que esté conectado con el pasado, y que ya no sea utilizado por nadie en el futuro. Él me dijo que lo hizo. No fue fácil, llenó su camioneta más de una vez “.

    Dreher se pregunta: “¿Cuáles fueron estos horribles objetos, con suerte nunca más se volvió a encontrar, estos objetos que fueron tan numerosos que llenaron la camioneta más de una vez? ¿Máquinas sexuales de algún tipo? Juguetes sexuales? La pornografía? ¿Todo esto junto? “. No podemos entender el gesto de los feligreses, y del padre Paul, si nos abstraemos de este contexto. Daniel Montalbano, el sacerdote encontrado muerto vinculado a la máquina del sexo, es el que, con el apoyo de la tarjeta. Bernardin instaló la bandera del arcoíris con el crucifijo para indicar qué parroquia debería ser, según él. ¿Qué estaba pasando en la parroquia? ¿Qué dejó el sacerdote detrás de él? que el vicario diocesano nunca quiso ser encontrado otra vez? ¿Tenían esos objetos algo que ver con la oración de exorcismo pronunciada por el padre Kalchik mientras ardía la bandera? Estas son todas las preguntas formuladas por Rod Dreher, quien hace hincapié en cómo la arquidiócesis y la tarjeta pro-gay. Cupich prefiere no ser tocado.

    La bandera del arco iris superpuesta al crucifijo era un recordatorio de aquellos tiempos. El padre Kalchik dirigió a siete parroquianos en una oración de exorcismo, y luego algunos laicos quemaron la bandera en un hogar portátil. Los vicarios para los sacerdotes de la diócesis hablaron con el sacerdote antes del evento. Amenazándolo, en nombre del cardenal, a suspenderlo del ministerio y enviarlo al Instituto San Luca por “razones psiquiátricas”. Exactamente por razones psiquiátricas, los disidentes y las personas incómodas fueron encarceladas en la Unión Soviética o en China.

    El padre Kalchik deja claro en el boletín parroquial del 2 de septiembre que la parroquia ahora está purificada, después del exorcismo y la destrucción del símbolo que significó la unión del cristianismo y la homosexualidad. Y dado el momento en que vive la Iglesia de los Estados Unidos, y la Iglesia en general, con acusaciones y acusaciones de la presencia de un vasto lobby homosexual que llega a la cumbre, es difícil clasificar lo que sucedió en la parroquia de la Resurrección como un simple gesto de Desobediencia por parte de un sacerdote. Como el padre Dwight Longenecker, un conocido escritor y bloguero estadounidense, escribe: “La amenaza de llamar a la policía fue lo suficientemente grave en sí misma, pero ¿qué pasa con la amenaza de ‘trasladarse a un centro pastoral para la evaluación psiquiátrica’? Esto es cosa deAlguien voló sobre el nido del cuco y los campos de reeducación de Gulag. ¿Le pasará esto a alguien que no esté de acuerdo con la agenda gay? Sólo se ve así. “Este desastre contribuye a la impresión de que toda la jerarquía, desde el papa hasta abajo, intenta continuar cubriendo a los abusadores sexuales homosexuales y usar todos los medios posibles para silenciar la disidencia de sus desastrosas decisiones”.

    Todo esto mientras el cardenal, elegido gracias a McCarrick, es el sujeto de una campaña que exige su renuncia. Y a medida que los activistas LGBT le dan las gracias públicamente en Twitter por haber protestado contra el padre Kalchik, y exigió su castigo. Mientras tanto, el padre Kalchik ha desaparecido, escondido en algún lugar. Pero Rod Dreher no duda en llamarlo “un mártir blanco” por la causa de la Iglesia y de la fe. “Habrá otro padre Kalchik. Y necesitarán fieles laicos católicos para protegerlos y apoyarlos. Comience a construir esas redes ahora. Tarjeta Cupich ha convertido al padre Kalchik en un “mártir blanco”, un cristiano que no ha derramado sangre, pero que de lo contrario ha perdido todo para defender las verdades proclamadas por la fe “. En una entrevista con Church Militant, el padre Kalchik explicó que no había recibido ninguna comunicación de la tarjeta. Cupich, por lo que respecta a su oficina en la parroquia, pero decidió esconderse después de que los emisarios del cardenal amenazaron con llamar a la policía y pedirle que se lo llevaran. Sin embargo, no había ningún documento de la arquidiócesis.

    http://www.lanuovabq.it/it/bandiera-arcobaleno-a-fuoco-il-prete-vittima-due-volte

  11. LO DE OUELLET YA HUELE. Y NO MUY BIEN

    Viganò pone a Ouellet contra las cuerdas

    El denunciante Viganò ejerce una fuerte presión sobre el cardenal Ouellet

    El 27 de septiembre, el Arzobispo Carlo Maria Viganò publicó una segunda declaración en la que defiende su primer testimonio sobre la participación del Papa Francisco en el escándalo de McCarrick y apela al Cardenal Marc Ouellet, el Prefecto de la Congregación para los Obispos.

    Señala que el trabajo de Ouellet fue socavado porque fue “ignorado” por dos “amigos” homosexuales de su dicasterio “, quienes pasaron unas recomendaciones para nombramientos episcopales directamente a Francisco.

    Viganò también le recuerda a Ouellet: “Antes de irme [como Apostólico Nuntio] a Washington, fuiste tú quien me habló de las sanciones del Papa Benedicto sobre McCarrick”.

    Y, “tienes a tu disposición documentos clave que incriminan a McCarrick y muchos en la curia por sus encubrimientos”.

    “Su Eminencia, le insto a que testifique la verdad”.

    en.news http://religionlavozlibre.blogspot.com/2018/09/vigano-pone-ouellet-contra-las-cuerdas.html

  12. QUI TACET CONSENTIRE VIDETUR

    niciamos el día con la nueva sorpresa, o no tanta para quienes conocen bien a Viganò, de una nueva carta sin moverse un ápice se sus principios y ratificándose en todo como mucha más fuerza que hace un mes. Podemos decir que está crecido. Son acusaciones tan serias y razonadas que alargarlas en el tiempo solo puede complicarlo todo. Nos suponemos que no estará en vigor el decreto de Bonifacio VIII (Decretale di Bonifacio VIII, Libro V, Tit. 12, reg. 43) “Qui tacet, consentire videtur”, que podemos traducir como “quien calla parece que otorga” , indicando que quien no responde a una pregunta que le viene propuesta significa que comparte su contenido, es el viejo principio que silencio = asentimiento.

    La historia de la humanidad es sabia y fuente de sabiduría y sin duda ilumina los sucesos que estamos viviendo. El silencio en temas tan serios no hace otra cosa que dar la razón al acusador. Mucho nos tememos que tendremos mucha más información antes del turrón y mucho antes de la reunión de ‘presidentes’ del lejano febrero, casi marzo de 2019. A estas alturas de la película, vistos los nerviosísimos y silencios, nadie duda de la veracidad del contenido del testimonio y solo es cosa de tiempo que tengamos los documentos en la mano. Viganò le pide al cardenal Marc Oullet un imposible. Es evidente que Oullet sabe con precisión tantas cosas por su delicado cargo. Los informes de los nombramientos de obispos pasan todos por sus manos y el bien sabe que en estos últimos tiempos se han dejado de lado demasiadas cosas porque ha primado la ideología del candidato sobre sus cualidades morales demasiado conocidas. Se está queriendo imponer al pueblo de Dios, con el que nunca se cuenta para nada, a unos obispos que ya son nombrados con defecto de fábrica y ya son demasiados casos de devolución. La ordenación sacerdotal, no digamos la episcopal, son cosas serias , muy serias , y en la iglesia actual se ha frivolizado demasiado. Dejando a un lado la teoría de que la culpa es del demonio , el gran acusador, que actúa a través de seres humanos concretos que salvo que se demuestre una infestación o posesión diabólica, que todo es posible, alguna responsabilidad personal queda. El tambaleante pontificado se quiere salvar echando la culpa a los anteriores pontífices. En Roma hasta las piedras saben que Papa Benedicto era inflexible y analizaba las cosas a fondo. En este caso si es justo afirmar que era rigorista empedernido y nunca hablaba de ningún gran acusador y alucinaciones similares. Baste recordar el caso Maciel que fue bloqueado y que en que llegó a Papa actuó de forma inmediata. Papa Francisco se ha empeñado en no investigar los casos de cardenales abusadores y hoy sabemos que el pretendido tribunal para abusos de obispos fue bloqueado directamente por él.

    https://infovaticana.com/blogs/specola/qui-tacet-consentire-videtur-vigano-ataca-de-nuevo-y-van-dos-la-flota-naval-pontificia-el-matrimonio-expres/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: