NOTA: CON ESTE ESTUPENDO ARTÍCULO QUE LES OFRECEMOS A CONTINUACIÓN INCORPORAMOS A ADORACIÓN Y LIBERACIÓN Al REVERENDO PADRE DON EDUARDO MONTES, QUE SE ESTRENA EN “FIRMA INVITADA” REGALÁNDONOS UNA MAGNÍFICA REFLEXIÓN. GRACIAS PADRE, Y QUE DIOS LE BENDIGA.

 

 

Padre Eduardo Montes, pbro.

 

 

Imagen dantesca de mujeres y niños cristianos asesinados a machetazos por islamistas nigerianos.

 

Creo firmemente en lo bien fundado de mi convicción de que el tema de la persecución de los cristianos en el mundo actual es de una importancia enorme:

 

1) por la cantidad de los afectados

2) por elementales consideraciones humanitarias

3) por las consecuencias teológicas.

 

En cuanto al primer aspecto cuantitativo es imposible hacer una relación satisfactoria en espacio tan reducido. Espero no equivocarme recurriendo al viejo dicho de que para muestra basta un botón.

Y el ejemplo va a ser el de Nigeria, el país más poblado de África y el séptimo país más poblado del mundo (190.000.000 de habitantes) que es una antigua colonia británica situada en el Norte de África y con un total de 923.768 km2.

En tan enorme extensión la situación de los cristianos varía de una zona a otra pero incluso donde son mayoritarios están amenazados de desaparición por los ataques constantes de la etnia de pastores peuls que son responsables de le pérdida de nada menos que de 4.000 vidas sólo desde los comienzos de este año (Christianophobie hebdo, nº 176)

Téngase presente que dichos pueblos pastores –peuls- son musulmanes y practican la yihad o guerra santa porque, como nos recuerda el profesor James V. Schall, titular de la cátedra de Filosofía política de la Universidad de Georgetown, “La violencia es intrínseca a la naturaleza del Islam mismo, y no es solo un síntoma de extremismo” (Cfr. Infovaticana, El genocidio musulmán contra los cristianos comenzó hace 1.400 años).

Por ampliar el cuadro de estos horrores añadiré que el citado órgano –Christianophobie- nos informa de cómo precisamente con ocasión de fiestas del calendario cristiano los ataques criminales se intensifican: “Los ataques con ocasión del Año nuevo fueron seguidos de muchos otros que han costado centenares de vidas, incluidas, por supuesto, las de dos sacerdotes católicos y diecisiete fieles en una iglesia de la localidad de Gwer en marzo de 2018”(Christianophobie hebdo, nº 178)

Por si los citados peuls fueran pocos los cristianos nigerianos han de sufrir los ataques del grupo terrorista islámico Boko Haram del que Wikipedia nos ofrece la siguiente “perla”: “En febrero de 2014, en un nuevo ataque, Boko Haram quemó vivos a cerca de 60 estudiantes en una escuela cristiana”. Sobra decir que las autoridades nigerianas no hacen absolutamente nada eficaz para detener la masacre –estamos hablando de miles de vidas inocentes- hasta el punto de que una asociación cristiana nigeriana cuyo presidente se llama Salomon Asemota ha advertido que la actual generación cristiana está en peligro de ser la última en Nigeria (Christianophobie hebdo, nº 178).

¿Basta este botón para muestra? Desde luego que no porque el panorama perseguidor es tan vasto que la insuficiencia de lo narrado es patente. Y lo es porque resulta que no sólo el Islam sino que los especialistas nos informan de que también los “pacíficos” budistas se agregan a la matanza con entusiasmo digno de mejor causa. Y aquí de nuevo me veo obligado a escoger, entre tantos ejemplos posibles, el de Laos: estado soberano situado en el interior de la península de Indochina, en el Sudeste Asiático. Limita con Birmania y China al noroeste, Vietnam al este, Camboya al sureste, y Tailandia al oeste y suroeste. Su capital y ciudad más poblada es Vientián. Posee una superficie de 236 800 km² y una población estimada en 2016 de 6 758 353 habitantes. Aunque gobernado por un régimen ateo se promueve el budismo como “elemento característico de la nación” y… los cristianos son considerados como “agentes subversivos y enemigos del estado”.

Las persecuciones afectan principalmente a los cristianos de la etnia hmong… según el Media Newswire 6.500 civiles hmongs habrían sido asesinados entre marzo y abril de 2009 en medio de la indiferencia general de la comunidad internacional…” (Alexandre del Valle, Pourquoi on tue des chrétiens dans le monde aujourd’hui, Edit. MAXIMA, París 2011, 265)

Y no sigo -aunque no excluyo la posibilidad de hacerlo en el futuro- sino que paso al segundo punto: la urgencia del apoyo humanitario. Porque tal como están las cosas creo que estaremos de acuerdo en que el mandamiento de ayudar a la Iglesia en sus necesidades no puede tener mejor destinatario que el de estos hermanos en la fe tan terriblemente probados.

Y concluyo con esta consideración: Nuestros medios de comunicación –y hablo sobre todo de los declaradamente católicos- están absorbidos por el tema de los delitos eclesiásticos y su ocultación por gran parte de la Jerarquía.

Sin duda es conveniente que sea así porque no se cura mal alguno sin conocer sus causas, su extensión y elaborar el diagnóstico que permita tratarlo eficazmente.

¿Pero no nos damos cuenta que tras estos masivos holocaustos no es forzar para nada las cosas el presumir que la presencia de cristianos heroicos en la actualidad es más numerosa que quizás nunca antes en la Historia? ¿O que, en el peor de los casos, nuestra época puede resistir la comparación en esta materia con cualquiera de las precedentes en 2000 años? ¿Y que es precisamente el recuerdo vivo de este testimonio masivo, que más que histórico es actual porque actualmente está sucediendo, el contrapeso que no sólo puede salvar sino incluso aumentar nuestra Fe sacudida un día sí y otro también por los terribles escándalos que se van descubriendo?

Miré y vi una muchedumbre grande, que nadie podía contar, de toda nación, tribu, pueblo y lengua, que estaba delante del Trono y del Cordero vestidos con túnicas blancas y con palmas en sus manos. … Tomó la palabra uno de los ancianos y me dijo… Estos son los que vienen de la gran tribulación y lavaron sus túnicas y las blanquearon en la Sangre del Cordero. Por eso están delante del Trono de Dios y le sirven día y noche en su templo…Ya no tendrán hambre ni tendrán ya sed, ni caerá sobre ellos el sol ni ardor alguno porque el Cordero que está en medio del Trono los apacentará y los guiará a las fuentes de aguas de vida y Dios enjugará las lágrimas de sus ojos”.(Apocalipsis 7, 9-17)

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en adoracionyliberacion.com

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.
.

 

Adoración y Liberación es un proyecto sin ánimo de lucro, cuyo único objetivo es el de luchar por Jesucristo y su Santa Madre Iglesia Católica en estos momentos de confusión; y frente a tantos que nos intentan callar. Gracias por formar parte de esta gran familia de fieles católicos en adoración a nuestro Señor Jesucristo, y defensa de su Santa Madre Iglesia, una, católica y apostólica, y de la Verdad atemporal. Sólo te pedimos tus oraciones para que podamos seguir adelante con esta labor, a pesar de las dificultades. Si además nos ayudas con tu donativo, para sostener los gastos de conexión, investigación, comunicaciones, infraestructura, redes, hosting, dominios, derechos, etc…; nos permitirás seguir adelante. Condiciones: el monto de las donaciones revertirá en el funcionamiento de la web y el servidor, así como gastos de hosting, dominios, investigación, comunicaciones e infraestructura del portal. Y porque ¡Hasta el cielo no paramos! que Dios te bendiga!


Donate Button with Credit Cards

Si prefieres, además de pinchando en el anterior botón para Pay Pal o tarjeta de crédito; puedes hacer tu donativo, puntual o periódico, por trasferencia a la cuenta número ES2500730100570163476193, indicando en el concepto “Donativo Adoración y Liberación”.

Anuncios